Campus VirtualTodas las CapacitacionesIniciar Sesión MENÚ

Prescripción de ejercicio físico para los especialistas en obesidad

Javier Butragueño Revenga

Prescripción de ejercicio físico para los especialistas en obesidad

Desde la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) se recuerda que la prescripción de ejercicio físico debe hacerse de manera individual atendiendo a las características, estado físico y capacidad de adaptación y respuesta del propio paciente. Sin embargo, hace unos meses la propia SEEDO recordaba que " La prescripción de ejercicio físico, es la asignatura pendiente de los médicos especialistas en obesidad". Si bien es cierto, que pensamos que no sólo de los médicos, sino que los propios entrenadores deben conocer mejor la fisiopatología de la obesidad y tener un conocimiento práctico de lo que nos puede pasar con personas que necesitan de nuestra ayuda.


Desde la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) se recuerda que la prescripción de ejercicio físico debe hacerse de manera individual atendiendo a las características, estado físico y capacidad de adaptación y respuesta del propio paciente: "A la hora de prescribir ejercicio físico todo profesional debe tener presente que el principal objetivo es LOGRAR LA ADHERENCIA del paciente al programa físico y conseguir una frecuencia semanal”, indica el Dr. Diego Bellido, vicepresidente de la SEEDO.

De manera preliminar deberá hacerse una valoración inicial del paciente para determinar tanto la conveniencia del tratamiento como las consideraciones propias en cada caso. Se deberá, por tanto, tener en cuenta tanto el IMC, como el perímetro de cintura pero también las co‐morbilidades asociadas. “No podemos olvidar que hay pacientes obesos que pueden padecer enfermedades vinculadas al exceso de peso como diabetes, hipertensión, artritis… que condicionarán decisivamente la prescripción del ejercicio físico según el tipo de patología”, afirma el vicepresidente de la SEEDO.



El Dr Bellido tiene toda la razón del mundo. Nos encontramos ante una patología que puede tener asociadas otras patologías que deben ser controladas. Por otro lado, requieren de un conocimiento específico y una planificación tanto deportiva, como nutricional o de asistencia psicológica que a veces es escasa en los tratamientos de pérdida de peso. De hecho, desde PRONAF vemos en miles de ocasiones que estas pautas no son tan individuales. Básicamente se acaba con dietas hechas para todo el mundo igual, sin ningún tipo de individualización. Se termina dando recomendaciones básicas de la ACSM o consejos de Coach que sólo hacen sentirse bien en el momento de recibir la sesión.

Desde la parte de entrenamiento, la grandes preguntas son:

  • ¿Qué ejercicio es el ideal para una persona que quiere perder peso?
  • ¿Cuándo debemos introducir cada tipo de entrenamiento?
  • ¿Todos los ejercicios son buenos para un objetivo concreto?
  • ¿Algún tipo de entrenamiento sirve más que otros?


La mejor forma de entenderlo es poner un EJEMPLO PRÁCTICO* para que se entienda mejor.

*(Todos los datos que mostramos son reales pero de diferentes casos, simplemente nos sirven de ayuda para entender la dificultad del trabajo de equipo y del profesional de cada especialidad)


Después de hacer valoraciones de prueba de esfuerzo y analíticas vemos que hay alguna variable que debemos tener en cuenta a la hora de entrenar, como por ejemplo que su capacidad aeróbica (VO2max) es muy bajita (<30 ml/min/kg) y eso nos va a condicionar en los entrenamientos.



Por otro lado, el médico recoge en la anamnesis datos donde se especifican dolores en la rodilla y tobillo, además de molestias continuadas al intentar correr. En alguna ocasión lo ha intentado pero a la semana lo ha dejado por dolores en la espalda y rodilla.




Según lo que hemos estado estudiando y trabajando. Debemos tener cuidado con el impacto que pueden sufrir las articulaciones al andar y correr. Además, tendremos que observar si la técnica de carrera es buena y si la persona cuando hace ejercicio aeróbico como correr, se roza en la zona interior de los muslos pudiendo hacer daño a la hora de entrenar.

El DXA nos confirma que la masa grasa es muy elevada y que su masa libre de grasa está por debajo de personas en "normopeso" (Obesidad sarcopénica) según datos que tenemos en nuestra base de datos. Las analíticas aunque no salen datos alarmantes nos hacen pensar que podemos encontrarnos posibles riesgos de inflamación crónica de bajo grado. Algo que deberá determinar el médico con el que estemos trabajando.


Si tenemos sospechas o el médico ve riesgos, debemos tener cuidado a la hora de seleccionar cierto tipo de ejercicios y sobre todo, debemos cuidar mucho la planificación de los objetivos y el tipo de entrenamiento en cuanto a volumen e intensidad se refiere. Buscaremos el más adecuado a la persona y que pueda conseguir mejores resultados desde la evidencia científica.



Ahora bien, ya sabemos los riesgos y también conocemos los condicionantes externos que nos podemos encontrar. ¿Cómo seleccionamos ahora el tipo de entrenamiento?


Antes de nada deberíamos tener una reunión previa con la persona para explicarle la situación en la que se encuentra, utilizaremos la entrevista motivacional y el sistema de FRAMES para intentar que la persona se sienta responsable de las decisiones que debe tomar para conseguir el cambio.


Le explicaremos el motivo del tipo de entrenamiento que hemos elegido y las consecuencias sobre su estado de salud. Debemos conseguir el compromiso de la persona para que se adhiera al programa y a un nuevo estilo de vida, pero sobretodo, tiene que entender cómo hacer las cosas para incluirlo en su día a día y mantener el peso perdido durante años.

A continuación, explicaremos los diferentes tipos de entrenamiento que existen y cuál es la mejor opción para esta persona en concreto.



Marcaremos unos objetivos específicos para cada fase del entrenamiento. Según la técnica SMART. Para Juan los objetivos de los 3 primeros meses son claros. *Vamos a mostrar solo los objetivos que tiene en el entrenamiento, aunque en las otras áreas de trabajo tiene unos específicos

1. Perder un 5% de grasa durante los 3 primeros meses de intervención.

2. Aumentar 2% la masa muscular.

3. Llegar a los 12350 pasos diarios. Aumentando un 5% cada dos semanas.

4. Moverse al menos 1000 pasos durante 3 momentos diferentes del día.




A partir de este momento, todos nuestros esfuerzos se deben centrar en el cuidado de la persona. Llegando a unos objetivos realistas y sin caer en que simplemente el entrenamiento es el responsable del cambio. La actividad física diaria también se debe controlar durante todo el tiempo que podamos y hacerle ver a la persona que es importante.

Ahora debemos ver cuando queremos dar más intensidad al entrenamiento a lo largo de la semana y cuando haremos que sea más suave en función del estímulo que queramos.






Durante estos meses habrá recomendaciones de entrenamiento que serán online, para que se hagan sin supervisión de un profesional. Debemos tener un control del mismo mediante las tecnologías que existen actualmente. Y por otro lado, habrá sesiones presenciales en las que debemos conseguir que la persona aprenda el control de la técnica correcta y la ejecución de los ejercicios para que no se lesionen y disfruten del entrenamiento además de proporcionarles el estímulo deseado.



Tenemos que ser conscientes que además de saber elegir adecuadamente los ejercicios y la planificación del mismo. Debemos ser capaces de comprender los mecanismos por los que el ejercicio tiene un papel fundamental en el mantenimiento del peso cuando se termine el programa de intervención, y cómo afecta el mismo en nuestra adaptación.

En el caso de Juan se ha decido que hará un mes de adaptación anatómica con ejercicios de fuerza (15 RM) y aeróbicos ( al 60%) en bici o elíptica. Dos veces presenciales y uno online. Durante ese mes nos centraremos y focalizaremos en aspectos psicólogicos y nutricionales que afianzarán el entrenamiento posterior.

Luego durante el siguiente mes se decide trabajar sobre la actividad física diaria, implementando objetivos concretos que debe cumplir al acabar el día y un entrenamiento específico de bici ( es donde menos sufre al rozarse los muslos) y fuerza de tren superior (Brazos, hombros, espalda y pecho). En todas las sesiones incluiremos una parte de técnica de carrera y ejercicios de fortalecimiento de tobillos


El tercer mes cambiaremos la rutina. Ya hemos bajado casi 8 kg, la persona se encuentra mejor de ánimo y se siente más a gusto en el gimnasio después de reforzar en varias sesiones de psicólogo un trabajo de autoestima y autopercepción de la imagen que nos impedía entrenar adecuadamente en el gimnasio.


Comenzamos con un entrenamiento de hipertrofia clásico durante 4 semanas. El objetivo es que aprenda 2 rutinas fullbody para que pueda desarrollarla con una buena técnica de ejecución y sepa trabajar al menos 2 ejercicios para cada grupo muscular. Esta rutina se complementa con recomendaciones de actividad física diaria y un control de la alimentación teniendo en cuenta este tipo de entrenamiento. Por la parte psicológica se hará un esfuerzo en el control del apetito y la planificación de momentos clave que pueden tener mayor riesgo.


Durante estos meses, el equipo de trabajo sabe exactamente lo que está ocurriendo en otras áreas y ajustamos en función de lo que vaya ocurriendo o de las barreras que nos vayamos encontrando. Los siguientes 3 meses de trabajo y el mantenimiento del peso, es otro tema del que hablaremos con más tranquilidad en esta nueva formación de PRONAF.


Si quieres aprender a tu ritmo durante el verano. Te esperamos

http://g-se.com/es/org/pronaf/blog/prescripcion-de...

Docentes:

Dr. Miguel A. Rojo Tirado PhD.

http://g-se.com/es/usuario/perfil/miguel-angel-rojo-tirado

Dr. Javier Butragueño Revenga PhD
http://g-se.com/es/usuario/perfil/javier-butragueno-revenga

Centro PRONAF.

LEARN HEALTH IS POSSIBLE

4345 visitas