Activación del glúteo mayor y de los isquiotibiales durante ejercicios seleccionados de fuerza con soporte del cuerpo.

Activación del glúteo mayor y de los isquiotibiales durante ejercicios seleccionados de fuerza con soporte del cuerpo.
Aunque el reclutamiento del glúteo mayor (GM) y del grupo de los isquiotibiales (HG) controla la estabilidad y movilidad de la rodilla y de la cadera, un rol primario de estos músculos es extender la cadera. Un reciente estudio de Dr. Kevin Mc Curdy, de la Texas State University (EEUU) Texas State University, tuvo como propósito, comparar los niveles de activación electromiográfica (EMG) del glúteo mayor (GM) y del grupo de los isquiotibiales (HG) entre ejercicios de fuerza con soporte del peso corporal seleccionados.



Dieciocho mujeres adultas jóvenes con experiencia en entrenamiento de la fuerza previa completaron el estudio. La fuerza se evaluó en sentadilla bilateral (BS) (3 RM), sentadilla con una pierna modificada o sentadilla ‘búlgara’ (MSLS) (3RM), y peso muerto con piernas extendidas (SLDL) (8RM) para determinar una carga de 8RM para todos los levantamientos. La EMG de superficie fue recolectada después de 48 horas de descanso usando Sensores Trigno IM inalámbricos que utilizan un software EMMA (Delsys), que también recogió y sincronizó el movimiento en 3D de cadera y de rodilla. Una contracción isométrica voluntaria máxima fue determinada para el GM y el HG para normalizar los datos de la EMG. Durante la recolección de datos de la EMG, se completaron 3 repeticiones usando una carga de 8MR en todos los 3 ejercicios.



La EMG del glúteo mayor fue significativamente mayor que la EMG del grupo de los isquiotibiales en la BS (40.3 vs 24.4%, p,0.001), en MSLS (65.6 vs 40.1%, p,0.012), y en SLDL (40.5 vs 29.9%, p, 0.047). El ejercicio MSLS produjo una EMG del grupo de isquiotibiales significativamente mayor (p = 0.001) comparado con el ejercicio SLDL, mientras que el ejercicio SLDL fue significativamente mayor (p = 0.004) que el ejercicio BS. La EMG del glúteo mayor en el ejercicio MSLS también fue significativamente mayor (p,0.001) que en los ejercicios SLDL y BS, mientras que ninguna diferencia se encontró entre los ejercicios SLDL y BS.

Comparando la activación de los 2 grupos musculares en todos los ejercicios, el glúteo mayor parece ser el músculo primario reclutado visto que el ejercicio MSLS parece producir una activación mayor del glúteo mayor y de los isquiotibiales. Los datos indican que sería muy beneficioso incluir el ejercicio de MSLS durante el entrenamiento del glúteo mayor y de los isquiotibiales.



Las mujeres, que demuestran tener una tasa superior de lesión de la rodilla, pueden beneficiarse mejor del entrenamiento con el ejercicio MSLS comparado con la BS y el SLDL. La investigación ha demostrado que las mujeres tienen menor fuerza de la cadera, momentos de extensión de cadera inferiores, baja activación del GM con mayor aducción de la cadera, rotación interna, y menor flexión de la cadera durante la caída desde un salto, lo que aumenta el riesgo de lesión de la rodilla. También se ha demostrado que las mujeres producen alta activación del cuádriceps y baja de los isquiotibiales durante el ejercicio de fuerza, caída, y frenado. En base a las acciones colectivas producidas por la contracción del GM y de los isquiotibiales, estos músculos están probablemente envueltos en la reducción de estos factores de riesgo de lesión de la rodilla. Así, los resultados de este estudio indican que sería lógico incluir el ejercicio MSLS en un diseño de un programa de entrenamiento de la fuerza para impedir la lesión de la rodilla.

COMPARTIR