770 resultados sobre Entrenamiento de la Fuerza y Potencia

Blog - 10 noviembre, 2018

​Plasticidad del músculo esquelético (Noviembre 2018)

Por Prof. Jorge Luis Roig.
El protagonismo de las redes moleculares El hecho de que el tipo de ejercicio físico afecte de una manera particular al músculo provocando un fenotipo específico de este, es al presente un centro de enorme interés en la investigación respecto de las adaptaciones del referido tejido. Al respecto, entre los descubrimientos más notables está el que refiere a los ajustes especiales que las diferentes actividades musculares pueden tener como respuesta según las moléculas que se activan por ejercitación. Así, aquellas contracciones que comprometen fibras lentas y por ello tienen una fuerte participación mitocondrial en la resíntesis de ATP, logran adaptaciones en el sistema oxidativo mediante el incremento del pool mitocondrial así
 
playlist_add_checkArtículo - Revista de Entrenamiento Deportivo - 2018

Adaptaciones de la Fuerza Explosiva y de la Resistencia en Jugadores de Fútbol de Élite Jóvenes Durante dos Temporadas de Fútbol

Riccardo Di Giminiani y Christiano Visca.
El propósito de este estudio fue investigar las adaptaciones de la fuerza explosiva y de la resistencia en jugadores de fútbol de élite jóvenes que fueron sometido a un programa de entrenamiento supervisado para un período de dos años. Diecinueve jugadores, con siete años de experiencia de entrenamiento (edad: 13.3±0.1 años; peso corporal: 57.9±4.9 kg; altura: 168.9±4.7 cm; BMI: 20.1±1.1 kg/m2), voluntariamente participaron en el presente estudio. Las sesiones de prueba se realizaron al principio del período de la preparación en el primer (T1), segundo (T2), y tercer año (T3). Las siguientes variables del rendimiento fueron medidas: la fuerza explosiva [salto desde sentadilla (SJ) y salto con contramoviento (CMJ)], aumento del pre-estiramiento (CMJ-SJ), rigidez de las piernas [test de rebote (HT)], rendimiento de sprint corto [15 m (SSP15) y 30 m (SSP30)], resistencia aeróbica [test de Leger (VO2máx)], frecuencia cardíaca máxima [en el último estadío de Leger (FC)], y resistencia de la fuerza-velocidad [saltos con contramovimiento continuos (CCMJ)]. Un efecto principal significativo sobre el VO2máx (+5.72%; F(2.49) = 3.822; p = 0.029; ES = 1.00), FC (-1.70%; F(2.54) = 3.472; p = 0.038; ES = 0.97), CCMJ (+7.64%; F(2.54) = 5.438; p = 0.007; ES = 1.15), SJ (+10.26%; F(2.54) = 15.254; p = 0.0001; ES = 1.53), CMJ (+7.36; F(2.54) = 8.270; p = 0.001; ES = 1.33), HT (+8.34%; F(2.48) = 3.297; p = 0.046; ES = 1.01), SSP15 (-3.50%; F(2.44) = 12.760; p = 0.0001; ES = 1.53), y SSP30 (-4.44%; F(2.44) = 5.797; p = 0.006; ES = 1.16) se observó en las dos temporadas de fútbol. Estos resultados muestran que, en el entrenamiento a largo plazo, el monitoreo de las respuestas adaptativas respecto a la carga de entrenamiento puede proveer una pauta para optimizar la entrenabilidad de algunas variables del rendimiento en jugadores de fútbol de élite jóvenes (13-15 años). En el presente estudio, nosotros no podemos excluir la influencia del crecimiento y la maduración en algunas variables del rendimiento; por lo tanto, las respuestas adaptativas monitoreadas deben ser consideradas como posibles resultados de una interacción entre la carga de entrenamiento aplicada y la maduración.
 
Blog - 7 noviembre, 2018

​Entrenamiento de fuerza y síntesis proteica (Noviembre 2018)

Por Prof. Jorge Luis Roig.
El rol de los aminoácidos anabólicos en la respuesta hipertrófica. Jorge Roig La actividad muscular tiene implicancias fundamentales en varios territorios, siendo una de ellas la de iniciar una renovación de las proteínas de dicho tejido y con ello además dar comienzo a la señalización anabólica para la resíntesis de las mismas. Comprender esta acción resulta básico para entender las implicancias que tiene el ejercicio, al punto que según sea este se generarán respuestas específicas sobre el perfil proteico. Como es obvio suponer, la característica de la fibra muscular que se involucre en el esfuerzo será la que desencadenará todas las secuencias en la vía de señalización concreta, provocando con ello el catabolismo pr
 
playlist_add_checkArtículo - PubliCE - 2018

Influencia de la Rotura del Ligamento Cruzado Anterior en la Fuerza Muscular del Muslo y la Relación Isquiotibiales-Cuádriceps: Un Meta-Análisis

Hyun-Jung Kim, Jin-Hyuck Lee, Sung-Eun Ahn, Min-Ji Park y Dae-Hee Lee.
La compensación teórica después de la rotura del ligamento cruzado anterior (LCA) podría causar debilidad del cuádriceps y activación de los isquiotibiales, previniendo la subluxación anterior de la tibia y afectando la relación esperada isquiotibiales-cuádriceps. Aunque la debilidad del cuádriceps ocurre a menudo después de las roturas del LCA, sigue siendo incierto si la fuerza de los isquiotibiales y la relación isquiotibiales-cuádriceps aumentan en rodillas con deficiencia del LCA. Este meta-análisis comparó la fuerza muscular isocinética de los músculos cuádriceps e isquiotibiales, y la relación isquiotibiales-cuádriceps, de los miembros inferiores lesionados y no lesionados de los pacientes con rotura del LCA. Este meta-análisis incluyó todos los estudios que compararon la fuerza isocinética de los músculos del muslo y la relación isquiotibiales-cuádriceps en las piernas lesionadas y no lesionadas de los pacientes con rotura del LCA, sin cirugía o antes de la misma. Se incluyeron 13 estudios en el meta-análisis. La fuerza del cuádriceps y de los isquiotibiales fue menor, 22,3 N∙m (IC del 95%: 15,2 a 29,3 N∙m; P<0,001) y 7,4 N∙m (IC del 95%: 4,3 a 10,5 N∙m; P<0,001), respectivamente, en el lado lesionado que en el no lesionado. La relación isquiotibiales-cuádriceps media fue un 4% mayor en el LCA lesionado que en los miembros inferiores no lesionados (IC del 95%: 1,7% a 6,3%; P<0,001). En conclusión, las disminuciones fueron observadas en los músculos cuádriceps e isquiotibiales de los pacientes con rotura del LCA, con la disminución en la fuerza del cuádriceps que era 3 veces mayor. Estas reducciones desiguales aumentan ligeramente la relación isquiotibiales-cuádriceps en rodillas con lesión del LCA.
 
playlist_add_checkArtículo - PubliCE - 2018

Biomarcadores Asociados con Hipertrofia Baja, Moderada y Alta del Músculo Vasto Lateral Después de 12 Semanas de Entrenamiento de la Fuerza

Christopher B. Mobley, Cody T. Haun, Paul A. Roberson, Petey W. Mumford, Wesley C. Kephart, Matthew A. Romero, Shelby C. Osburn, Christopher G. Vann, Kaelin C. Young, Darren T. Beck, Jeffrey S. Martin, Christopher M. Lockwood y Michael D. Roberts.
Se buscó identificar los biomarcadores que delinearon las respuestas hipertróficas individuales al entrenamiento de la fuerza. Los sujetos fueron hombres en edad universitaria, no entrenados, que participaron en un entrenamiento de la fuerza de cuerpo entero (3 d/sem) durante 12 semanas. Se obtuvo composición corporal mediante absorciometría de rayos X de doble energía (DXA), espesor del vasto lateral (VL) mediante ecografía, sangre, biopsias musculares del VL y fuerza de sentadilla en tres repeticiones máximas (3RM), antes (PRE) y después (POST) de 12 semanas de entrenamiento. Se utilizó el Analisis Cluster k-medias basado en los cambios de grosor del VL identificados como bajos [LOW; n = 17; cambio (media±DE) = +0,11±0,14 cm], moderados (MOD; n = 29,+0,40±0,06 cm) y altos (HI; n = 21,+0,69±0,14 cm). Se analizaron biomarcadores relacionados con la histología, la biogénesis de ribosoma, la proteólisis, la inflamación y la señalización de andrógenos entre los grupos. Hubo efectos principales de tiempo (POST>PRE, p<0,05) pero no hubo interacciones grupo×tiempo para aumentos en la masa corporal magra de DXA, área de sección transversal de fibra muscular tipo I y II y número de mionúcleos, número de células satélite y macronutrientes consumidos. Curiosamente, el grosor PRE del VL fue ~12% mayor en LOW versus HI (p = 0,021), a pesar de que los valores POST fueron ~12% mayores en HI versus LOW (p = 0,006). Sin embargo, sólo hubo una correlación débil entre los puntajes de grosor PRE del VL y el cambio en el grosor del VL (r2 = 0,114; p = 0,005). El análisis post hoc forzado indicó que los niveles de ARN total del músculo (es decir, la densidad del ribosoma) no aumentaron significativamente en el grupo LOW (351±70 ng/mg a 380±62, p = 0,253), sino que aumentaron en el grupo MOD (369±115 a 429±92, p = 0,009) y HI (356±77 a 470±134, p<0,001; POST HI>POST LOW, p = 0,013). Sin embargo, sólo hubo una asociación débil entre el cambio en el ARN total del músculo y el grosor del VL (r2 = 0,079; p = 0,026). Los niveles de ARNm de IL-1β disminuyeron en los grupos MOD y HI después del entrenamiento (p<0,05), aunque las asociaciones entre este marcador y los cambios en el grosor del VL no fueron significativas (r2 = 0,0002, p = 0,919). En conclusión, los individuos con valores más bajos en el grosor del VL pre-entrenamiento y mayores incrementos en los niveles totales de ARN muscular después de 12 semanas de entrenamiento de la fuerza experimentaron un mayor crecimiento muscular del VL, aunque estos biomarcadores explicaron individualmente sólo el ~8-11% de la varianza en la hipertrofia.
 
Blog - 18 octubre, 2018

Entrenamiento combinado de fuerza y aeróbico (oct 2018)

Por Prof. Jorge Luis Roig.
Las diferencias del HIIT con relación a cualquier otro “cardio”. Si algo ha generado en los últimos años posiciones antagónicas es respecto de la conveniencia o no de realizar en una misma sesión entrenamientos de fuerza (EF) y los de tipo aeróbico (EA). Muchos de los distantes de esta controversia respecto de la aplicación del denominado entrenamiento concurrente, método donde justamente se combinan los EF y los EA en la misma sesión, se posicionan en alguno de los dos extremos sin conocer a ciencia cierta que es lo que está puesto en causa. A los fines de aclarar algo sobre esto, vale recordar que Hickson en 1980 fue el primero en demostrar la interferencia que tenían estos dos tipos de ejercitaciones sobre el rendimiento
 
playlist_add_checkArtículo - PubliCE - 2018

No Sólo Estático: Maniobras de Estabilización en Ejercicios Dinámicos - Un estudio Piloto

Giedrė Vaičienė, Kristina Berškienė, Agne Slapsinskaite, Vilma Mauricienė y Selen Razon.
Este estudio examinó las características de la actividad eléctrica de los músculos del tronco en adultos jóvenes realizada en el curso de ejercicios estáticos y dinámicos de fortalecimiento de los músculos del tronco mediante diferentes maniobras de estabilización de la columna lumbar. Veinte adultos jóvenes (Medad = 25,5 DE = 2,91) participaron en este estudio. De los 20, 11 sujetos (5 hombres y 6 mujeres) no informaron antecedentes de dolor, 9 sujetos (5 hombres y 4 mujeres) informaron dolor lumbar (DL) en los últimos tres meses. Los sujetos realizaron maniobras de estabilización de la columna lumbar (abdominales bracing (AB) y abdominales hollowing (AH)) con ejercicios estáticos y dinámicos de fortalecimiento de los músculos abdominales (por ejemplo, puente frontal, puente lateral y curl-ups). El dispositivo de electromiografía de doce canales Noraxon Telemyo (Noraxon EEUU, Inc.) se utilizó para registrar los datos EMG del músculo recto del abdomen (RA), los músculos oblicuos externos (OE), los músculos oblicuos internos (OI) y los músculos erectores de la columna vertebral (EC). En ejercicios estáticos como el ejercicio de puente lateral, se registró una actividad eléctrica muscular del RA significativamente mayor con la maniobra AB en comparación con la maniobra AH tanto en el lado derecho como en el izquierdo respectivamente (Z = -2,17; p = 0,03; Z = 3,40; p = 0,001). En ejercicios dinámicos como el ejercicio de curl-up, durante la fase de elevación, el valor medio de la actividad muscular del RA con AB fue significativamente mayor que con AH (Z = -2,315; p = 0,021). El valor medio de la actividad de los músculos OI con AH fue significativamente mayor que con AB (Z = -3,230; p = 0,001). Los resultados indicaron que aunque los músculos superficiales están más activados con los ejercicios de la maniobra AB, los músculos abdominales profundos están más activados con los ejercicios de maniobra AH. Estos hallazgos pueden ayudar a los profesionales a diseñar intervenciones para integrar la maniobra de AH para beneficiar a las personas con inestabilidad lumbar.
 
playlist_add_checkArtículo - PubliCE - 2018

Respuestas Cardiorrespiratorias Agudas de Mujeres Durante Ejercicios de Fuerza Muscular Localizada y Ejercicios Aeróbicos con la Misma Demanda Energética

Glauber Caetano Ferreira Lopes, Marcelo de Castro Cesar, Pamela Roberta Gomes Gonelli, Márcio Antônio Gonsalves Sindorf, Tiago Vieira Arbex, Marina Donato Crepaldi y Rozangela Verlengia.
El objetivo de este estudio fue comparar las diferencias en las respuestas cardiorrespiratorias agudas entre los ejercicios de fuerza muscular localizada (FML) y los ejercicios aeróbicos realizados con la misma demanda energética en mujeres jóvenes. Se inscribieron nueve mujeres sanas (con una edad media de 22,33 ± 3,57 años, peso, 63,26 ± 7,46 kg, altura, 1,67 ± 0,07 m, e índice de masa corporal de 22,71 ± 1,37 kg•m-2). El protocolo consistió en una prueba cardiorrespiratoria máxima y una prueba de repetición máxima con un intervalo de 24 horas. Después de 48 a 96 horas, realizaron ejercicios de FML con 25 a 30 repeticiones en press de banca, sentadilla libre y curl de brazos con un registro constante de las variables cardiorrespiratorias y la frecuencia cardíaca. Después de 48 a 72 horas se realizó el ejercicio aeróbico. Consistió en caminar en una cinta caminadora durante 20 minutos con el mismo consumo de oxígeno (VO2) que los ejercicios de FML. El ejercicio de FML obtuvo valores más altos de frecuencia cardíaca (FC) y ventilación pulmonar (VE) que el ejercicio aeróbico, respectivamente, 129,01 ± 10,93 latidos•min-1 y 94,13 ± 7,48 latidos•min-1 (P<0,01) y 22,5 ± 4,01 L•min-1 y 15,58 ± 2,48 L•min-1 (P≤0,05). Se concluyó que los ejercicios de FML dieron como resultado mayores respuestas cronotrópicas y ventilatorias a la misma demanda de energía aeróbica, aunque con una sobrecarga insuficiente para generar mejoría en la aptitud cardiorrespiratoria de los sujetos.
 
Blog - 31 agosto, 2018

Entrenamiento de fuerza y obesidad

Por Dr. Javier Butragueño Revenga.
En una entrada del blog del Dr Butragueño ( link ), se comentaba la importancia de aumentar la masa muscular en las personas con obesidad por la gran cantidad de beneficios que esto conlleva. Por otro lado, tenemos que tener en cuenta que ante personas con obesidad sedentarias, nos encontramos con un sistema fisiológico, biológico y psicológico muy complejo, donde influyen gran cantidad de variables. Ya se conoce que la obesidad influye en la capacidad contráctil del músculo (1), en su capacidad para producir fuerza, potencia y su facilidad para alcanzar la fatiga. Pero no solo eso, se ha demostrado que el músculo de la persona obesa tiene una peor capacidad para la hipertrofia. Esto se debe entre otras cosas a una posibl
 
Blog - 28 agosto, 2018

Fuerza Explosiva y Fuerza Elástica Explosiva - Aclaraciones

Por Juan José González Badillo, PhD.
Fuerza explosiva Dado que es un término muy utilizado en el argot del entrenamiento, es necesario aclarar el significado de esta expresión. La relación de este término con la fuerza y el deporte en general podría venir medianamente justificada por dos acepciones de la definición de este término en el diccionario de la RAE como son “liberación brusca de energía…” y “desarrollo vertiginoso de algo”. La adaptación de la acepción “liberación brusca de energía…” se puede asociar a la rápida liberación de energía necesaria para la activación muscular y alcanzar muy rápidamente la máxima tensión muscular, tanto en acciones estáticas como dinámicas. Esta rápida liberación de energía también sería responsa
 
Blog - 23 agosto, 2018

Fuerza Máxima: aclaraciones conceptuales

Por Juan José González Badillo, PhD.
En esta serie de blogs, vamos a aclarar conceptos fundamentales relacionados con la fuerza. En el argot del entrenamiento deportivo se considera que "hay muchos tipos de fuerza”, y a cada uno de ellos se le da un nombre. Algunos de estos términos o nombres tienen algún sentido, aunque no añadan nada a los conceptos ya expuestos, pero en otros casos los términos son inapropiados. Fuerza máxima Este término es tan común como erróneamente utilizado. Generalmente se ha asociado con la carga máxima que se puede desplazar una sola vez, y esta carga es conocida como 1RM. En estos casos la fuerza máxima se expresa a través de la masa (kg) máxima que se puede desplazar una sola vez. La asociación de la “fuerza máxima” a esta
 
Blog - 27 julio, 2018

La fuerza y sus factores determinantes

Por Juan José González Badillo, PhD.
Antes de proponerse programar un entrenamiento para el desarrollo de la fuerza es necesario tener claro el propio concepto de fuerza. Este conocimiento debe ser el punto de partida para programar el entrenamiento y para saber qué hemos de medir para comprobar los efectos, cómo hemos de medir, cuándo hacerlo y para qué. Por ejemplo, no tendría sentido decir que ahora vamos a medir o a entrenar la “fuerza explosiva” y en otro momento vamos a hacer lo mismo con la “fuerza rápida”, o que para mejorar y medir la “fuerza explosiva” tenemos que utilizar resistencias / cargas muy ligeras, o que el “entrenamiento de fuerza” es opuesto o distinto que el “entrenamiento de potencia”. Por tanto, el primer paso y más elemental