Biomarcadores asociados con baja, moderada, y alta hipertrofia muscular del vasto externo luego de 12 semanas de entrenamiento de la fuerza

Biomarcadores asociados con baja, moderada, y alta hipertrofia muscular del vasto externo luego de 12 semanas de entrenamiento de la fuerza
En un estudio reciente de la Auburn University (EEUU) se buscó identificar biomarcadores que delinearan las respuestas hipertróficas individuales al entrenamiento de la fuerza. Sujetos varones desentrenados, universitarios se sometieron a un entrenamiento de la fuerza de todo el cuerpo (3 dias/semana) durante 12 semanas. La composición corporal se determinó vía absorsiometría de radiografía dual (DXA), el grosor del vasto externo (VL) vía ultrasonido, muestras de sangres, biopsias musculares del VL, y las 3 máximas repeticiones (3 MR) realizando sentadilla la fuerza, fueron obtenidas antes de (PRE) y después de (POST) 12 semanas de entrenamiento.



El análisis del agrupamiento de los promedios de los valores K en base a los cambios en el grosor del VL se identificaron como respondedores bajo [n = 17; (promedio ±SD) = +0.11±0.14 cm], moderado (n = 29, +0.40±0.06 cm), y alto (n = 21, +0.69±0.14 cm). Los biomarcadores relacionados a la histología, a la biogénesis del ribosoma, proteólisis, inflamación, y señalización del andrógeno, fueron analizados entre los agrupamientos.



Hubo efectos principales del tiempo (POST>PRE, p <0.05) pero ninguna interacción del agrupamiento×tiempo para los aumentos en la masa magra corporal de DXA, corte transversal muscular de las fibras tipo I y II y número mionuclear, número de células satélites, y macronutrientes consumidos. Es interesante observar que, el espesor del VL PRE era de ~12% mayor en 'bajo' vs 'alto' (p = 0.021), a pesar de los valores de POST ~12% mayores en 'alto' vs 'bajo' (p = 0.006). Sin embargo, hubo sólo una correlación débil entre los registros del grosor de VL PRE y el cambio en el espesor de VL (r2 = 0.114, p = 0.005). El análisis post hoc forzado indicó que los niveles de ARN total del músculo (es decir, la densidad del ribosoma) no aumenta significativamente en el agrupamiento 'bajo' (351±70 ng/mg a 380±62, p = 0.253), pero aumentó en el agrupamiento 'moderado' (369±115 a 429±92, p = 0.009) y 'alto' (356±77 a 470±134, p <0.001; POST Alto>POST bajo, p = 0.013). No obstante, hubo sólo una asociación débil entre el cambio en el ARN total muscular y el espesor del VL (r2 = 0.079, p = 0.026). Los niveles de IL-1ß del mARN disminuyeron en el agrupamiento 'moderado' y 'alto' luego del entrenamiento (p <0.05), aunque las asociaciones entre este marcador y los cambios en el grosor del VL no fueron significativos (r2 = 0.0002, p = 0.919).

En conclusión, individuos con valores inferiores del grosor del VL y mayores niveles de ARN total muscular luego de 12 semanas de entrenamiento de la fuerza, experimentaron un mayor crecimiento muscular del VL, aunque estos biomarcadores explicaron sólo un ~8-11% de la variación individual en la hipertrofia.










COMPARTIR