¿Concepción reduccionista del término "fuerza máxima"?

¿Concepción reduccionista del término "fuerza máxima"?
¿Empezamos a utilizar con corrección semántica los términos referidos al entrenamiento de la fuerza? El concepto de fuerza "máxima" está mal interpretado y erróneamente utilizado, por cuanto no debemos asociar exclusivamente el mismo al entrenamiento con cargas altas (>85% 1RM) o con velocidades bajas, sino a un amplio rango de intensidades relativas (30-100%). Esto es así porque con cada carga a desplazar existe un valor máximo de fuerza que podemos aplicar, por lo que existen tantos valores de “fuerza máxima” como situaciones distintas en las que se tenga que aplicar fuerza (González-Badillo), indistintamente de la magnitud que represente dicha carga/resistencia. Así, cualquiera de estas expresiones tendría que eliminarse de nuestro argot de entrenamiento para evitar confusiones de concepto (y aplicación práctica) y facilitar la comunicación entre profesionales: “vamos a realizar un entrenamiento de fuerza máxima”; “hay que mejorar la fuerza máxima antes de entrenar la potencia”; “vamos a entrenar la velocidad pero no la fuerza máxima”; “hay que crear una base de fuerza máxima para poder asimilar mejor los beneficios sobre acciones realizadas a alta velocidad”, etc. Es todo más simple y lógico a cómo nos lo explicaron.
COMPARTIR