Diferencias en la actividad electromiográfica de los músculos isquiotibiales, glúteo mayor, y erector espinal en una variedad de cambios cinéticos.

Diferencias en la actividad electromiográfica de los músculos isquiotibiales, glúteo mayor, y erector espinal en una variedad de cambios cinéticos.
En base a los resultados de la investigación previa, la clarificación de la magnitud de actividad en cada uno de los músculos de los isquiotibiales durante ejercicios OKC (de cadena abierta) y CKC (de cadena cerrada) a través de diferentes ángulos articulares podría ayudar a establecer una rehabilitación apropiada y un programa de pre-habilitación para impedir la repetición de una lesión. Así, el Dr. Norikazu Hirose, de la Waseda University (Japón) llevó a cabo recientemente un estudio que apuntó principalmente a clarificar las diferencias en la actividad electromiográfica (EMG) de los músculos semitendinoso (ST), semimembranoso (SM), porción larga del bíceps femoral (BF), glúteo mayor (GM), y erector espinal (ES) a través de varios ángulos de la articulación de la rodilla durante ejercicios de OKC y de CKC. Este estudio usó ejercicios de curl de piernas y de puente de cadera para OKC y CKC, respectivamente. Es más, este estudio registró la actividad EMG del GM y del ES para identificar la cantidad de actividad complementaria que ocurren en esas acciones asociadas con la actividad de los músculos isquiotibiales. Este estudio tuvo como hipótesis que el músculo ST trabajaría más que el SM y el BF en un ángulo de flexión de rodillas profunda, mientras que los últimos músculos trabajarían más que el ST en un ángulo inferior de flexión de rodillas, sin tener en cuenta el cambio cinético.



Dieciséis voluntarios varones participaron en este estudio. La EMG de todos los músculos identificados fue medida al 20 y 40% de la contracción isométrica voluntaria máxima (MVIC) en el ejercicio de curl de piernas y durante el ejercicio de puente bilateral y unilateral. El ángulo de la flexión de rodillas fue fijado al azar en 30°, 60°, 90°, y 120° durante cada uno de los ejercicios. Los datos obtenidos se normalizaron por la MVIC del músculo correspondiente, y cada uno de los valores normalizados se comparó con la del ST.



La actividad EMG del ST fue significativamente mayor a los 120° de flexión de rodillas que en 30° y 60° de flexión de rodillas durante el curl de piernas sin tener en cuenta la intensidad (p <0.05), en contraste con los músculos SM y BF. Sin embargo, los ejercicios del puente disminuyeron esta relación inversa. La actividad del ES cambió similarmente a la de los isquiotibiales, y ninguna diferencia se observó en la actividad del GM a pesar de los diferentes ángulos de la rodilla durante los ejercicios de puente.

Los profesionales del entrenamiento de la fuerza y el acondicionamiento físico deben alterar el ángulo de la articulación de la rodilla y la carga durante los ejercicios de puente y del curl de piernas, según qué músculo isquiotibial de ellos quieren fortalecer porque la actividad EMG del ST, SM, y del BF varía, dependiendo de la intensidad y los ángulos de la rodilla durante estos ejercicios.



APLICACIONES PRÁCTICAS

Este estudio propone que el ejercicio de curl de piernas y el ejercicio de puente de cadera con ángulos de flexión de rodillas entre 30° y 60° activan al SM y al BF durante la rehabilitación. Entretanto, si los médicos tratan al músculo ST en forma conservada durante el entrenamiento de la fuerza de los isquiotibiales, como en una rehabilitación de ACL (ligamento cruzado anterior), este estudio recomienda ejercicios de puente bilateral (BB) con ángulos de flexión de rodillas entre 60° y 120°. En suma, los médicos pueden minimizar la actividad de los isquiotibiales manteniendo la actividad del GM relativamente a través del ejercicio de puente de cadera en un ángulo de la flexión de rodillas de 120°.

Este estudio reveló que la actividad del músculo ST es superior que la del SM y del BF en ángulos de flexión de rodillas por encima de 60° durante el ejercicio de curl de piernas, mientras que esta relación inversa se minimizó en el ejercicio de puente de cadera. Aunque el ejercicio de puente es conocido por aumentar la fuerza de los músculos del 'core' como el GM y el ES, la actividad EMG real del GM es completamente más baja que la de los isquiotibiales en diferentes ángulos de flexión de rodillas salvo para 120° de flexión de rodillas, mientras que la actividad del ES es similar a la de los isquiotibiales.

SHARE