Dolor de Espalda, ¿estamos hablando de una Revolución?

Dolor de Espalda, ¿estamos hablando de una Revolución?
Los autores (procedentes de una serie de artículos sobre dolor de espalda en "The Lancet"), algunos de los investigadores de dolor de espalda más prolíficos del planeta, hicieron un llamado a la acción y fue sensato. Pero en realidad no era algo nuevo: durante décadas hemos sabido que no debemos "recuperar el dolor acostados",que la gran mayoría de los episodios de dolor de espalda no requieren cirugía o analgésicos poderosos a largo plazo, y que gran parte de ellos se resolverá mediante un buen tratamiento. Por tanto, el dolor de espalda no es un problema simple, hay muchas fuerzas en juego que propician su mala gestión generalizada.

La educación es universalmente recomendada como tratamiento de primera línea para el dolor de espalda agudo y persistente, pero atrae poca atención. De hecho, varios artículos en "The Lancet" mencionó claramente la educación de los pacientes, los profesionales de la salud y la población en general como objetivos prioritarios, pero asignó a este tema escasa atención. ¿Esto se debe a que los profesionales de la salud saben intuitivamente qué es la educación y cómo hacerlo? La investigación sugiere que no (algunos profesionales médicos no saben qué es, desconocen cómo hacerlo, no tienen el conocimiento del contenido a tratar y, aunque lo hicieran, no disponen de tiempo). Sin embargo, sin educación, el resto de las mejores prácticas en la atención al paciente (recomendaciones como mantenerse activo, hacer ejercicio o buscar atención psicológica), no tiene absolutamente ningún sentido. Para la persona con dolor de espalda, el mejor cuidado en la práctica sin educación se parece mucho a "no te creemos; no hay nada que podemos hacer; recupérese pronto, vuelva al trabajo y acuda a un psicólogo".

Este es el caso de la educación en el dolor. La educación contemporánea sobre el dolor es potencialmente más poderosa para el dolor persistente que las drogas y tan convincente como cualquier otra cosa que se pueda ofrecer. La educación es un eslabón perdido que realmente haría que los consejos en cuanto a permanecer físicamente activo, realizar ejercicio y considerar la terapia psicológica, sea una estrategia sensata para el dolor de espalda. La investigación muestra que cuando una persona con dolor persistente comienza a comprender su dolor, en realidad se involucra en estrategias activas, psicológicamente informadas, y puede tener reducciones drásticas en el dolor y la discapacidad en los próximos doce meses; para estas personas, la recuperación está sobre la mesa.

Es evidente que se necesita una revolución en la comprensión del dolor de espalda, pero necesitamos un enfoque comunitario completo para lograrlo. Teniendo en cuenta la reticencia en nuestro campo a volver a pensar verdaderamente el problema del dolor de espalda, podríamos hacer bien en dirigir nuestra educación directamente a las “masas”. Han pasado casi treinta años desde que Gordon Waddell (The Back Pain Revolution), instando a las personas a mantenerse activas cuando se dañan la columna; sin embargo, sin educación contemporánea sobre el dolor, no es de extrañar que sigamos escuchando pacientes confusos y enfadados argumentando con razón "pero mi dolor de espalda es un verdadero dolor". Una revolución del dolor moderna debe basarse principalmente en la educación moderna sobre el dolor, basada en la ciencia moderna del dolor.

Puede parecer desastroso y abrumador, pero el mensaje final del campo del dolor es en realidad uno de esperanza. Es posible obtener resultados realmente excelentes para aquellos pacientes con dolor persistente que emprenden el viaje de volver a entrenar su sistema sobreprotector del dolor para que sea “menos protector”. La ciencia contemporánea del dolor ofrece razones convincentes para sugerir que la recuperación gradual (no mediante soluciones fáciles), es posible. Lo fundamental aquí es considerar que la recuperación es continua y multidimensional, no solo sobre la reducción del dolor. Por supuesto, hay mucho que aprender y cambiar el mensaje a transmitir a nivel comunitario, por lo que se requerirán modelos colaborativos y creativos de difusión e influencia, pero ¿qué es exactamente lo que estamos esperando?

COMPARTIR