Dominancia de miembros inferiores, rendimiento, y tipo de fibra en hombres entrenados en fuerza

Dominancia de miembros inferiores, rendimiento, y tipo de fibra en hombres entrenados en fuerza
Los grandes desequilibrios entre las extremidades son comunes y potencialmente peligrosos, y aún pocos estudios han examinado el rendimiento y las asimetrías fisiológicas en forma simultánea. Un estudio actual, llevado a cabo por Andrew J. Galpin de la California State University (EEUU), examinó las asociaciones entre la dominancia de los miembros inferiores, la cinemática de la caída de salto, la fuerza máxima, y el tipo de fibra según la miosina de cadena pesada (MHC) en el vasto externo (VL).

Trece hombres entrenados en fuerza (edad = 24.3±2.7años; altura = 181.4±6.6 cm; masa corporal = 87.7±11.3 kg) identificados con sus miembros dominantes (DOM) y no-dominantes (ND), realizaron saltos en caída (30cm) y extensiones de rodillas máximas (1RM), y se les realizaron biopsias musculares del VL para la identificación de la MHC del tipo de fibra (109±36/miembro/persona) (FT%).

Todos los participantes seleccionaron el lado derecho como el "miembro preferido para patear" (DOM). El DOM mostró una tendencia para una mayor velocidad angular excéntrica de la rodilla (EKV) (p=0.083) y una KV concéntrica significativamente mayor (CKV) (p=0.002) durante el salto en caída. La DOM también tendió a ser más fuerte que la ND (64.3±11.3 vs 61.0±8.8 kg, p=0.063). Las fibras de contracción lenta (MHC I) eran más prevalecientes en la DOM (p <0.025) mientras que ND contenía más fibras de contracción rápida (MHC IIa) (p <0.025). No existieron correlaciones entre las categorías (salto, 1RM, y FT%). Las asimetrías de >5% estaban presentes en 6/12 participantes para la EKV, 2/12 para la CKV, 6/13 para 1RM, 12/13 para MHC I, y 11/13 para MHC IIa. Sin embargo, sólo un único participante expresó asimetrías de >5% en todas las variables dependientes (EKV, CKV, 1RM, MHC I, y MHC IIa).



Las diferencias de FT% entre los miembros inferiores fueron grandes y comunes. Los resultados también parecen concluir que la DOM fue más fuerte, se movía más rápidamente, y contenía más MHC I. Sin embargo, sólo el 23% de los participantes realmente mostraron ese resultado. Esto resalta la necesidad de analizar y reportar tanto datos de grupos como de datos individuales; particularmente al interpretar los resultados a través de múltiples mediciones relacionadas, pero no necesariamente causales.
COMPARTIR