Efecto de una única sesión de electroestimulación intensa de cuerpo entero sobre el gasto energético. ¿Una contribución para la reducción de grasa?

Efecto de una única sesión de electroestimulación intensa de cuerpo entero sobre el gasto energético. ¿Una contribución para la reducción de grasa?
La electroestimulación de cuerpo entero (Whole-body electromyostimulation, WB-EMS) podría ser una alternativa al entrenamiento de la fuerza convencional (EF) para mejorar la composición corporal. Sin embargo, ni los mecanismos agudos ni crónicos (vía RMR) de los aumentos inducidos por la WB-EMS en el gasto energético (Kemmler y cols. 2010; Kemmler y cols. 2012) pueden explicar totalmente significativa y clínicamente la relevante reducción de grasa corporal durante las aplicaciones de la WB-EMS, para lo cual es importante aún más determinar el “eslabón perdido”, que podría ser los efectos post-ejercicio inmediatos de la WB-EMS sobre el gasto energético. Así, recientemente Marc Teschler del Institute of Medical Physics de la Friedrich-Alexander University Erlangen-Nürnberg (Alemania), elaboró un estudio para determinar los efectos de corto-/medio plazo de una única sesión de una aplicación intensa pero convencional de WB-EMS sobre el gasto energético (Appl Physiol Nutr Metab. 2017 Dec 18.). Las hipótesis son (1) que una única sesión de WB-EMS induce efectos de corta duración significativos sobre el gasto energético, y (2) que estos efectos significativos sobre el gasto energético duran por arriba a 60 horas post-ejercicio.

Se midieron el gasto energético total (GET) con y sin previa aplicación de la WB-EMS determinado vía calorimetría indirecta. También se midieron los cambios del RMR y del gasto energético con y sin aplicación previa de la WB-EMS determinada vía calorimetría indirecta.

Unos 16 participantes con experiencia en entrenamiento de la fuerza (13 hombres, 3 mujeres; edad: 33.5±9.6 años, peso: 79.5±12.4 kg, altura,: 180.2±8.2 cm) participaron del estudio. Se aplicó un protocolo de WB-EMS bipolar (20min, 85Hz, 350µs, 1seg rampa, 6seg impulso - 4seg descanso) (Filipovic y cols. 2012) que estimulaba 8 grupos musculares grandes. Durante la fase de impulso, los participantes realizaban (muy) ligeros patrones de movimiento (por ejemplo, sentadilla dinámica con rodillas a 120°), estandarizado por un video sincronizado. Los participantes completaron 1-2x 6-8 repeticiones de 8 movimientos. Los instructores certificados alentaban a que los participantes trabajaran con (mucho) esfuerzo. La intensidad era aumentada cada 3-5 min para mantener el esfuerzo percibido prescrito de “7”-“8” de una escala de Borg CR-10. De importancia, no se aplicaron los mismos movimientos (sin WB-EMS) durante las condiciones de control.

La Tabla alista los resultados del gasto energético acumulado total (el GET en kcal total) durante la fase de 72h de la valoración determinada por las áreas bajo la curva (AUC). En resumen, la diferencia para el GET acumulado entre la condición WB-EMS y la de control promedió 460±51 kcal. Así, la hipótesis 1 de que la EMS induce efectos de corta duración significativos sobre el gasto energético, pudo confirmarse. El RMR después de la WB-EMS mostró un 25% de aumento muy significativo desde pre- a inmediatamente post-ejercicio (82.7±6.9 a 103.5±11.4 kcal/h; p <.001). El RMR seguidamente disminuyó casi linealmente, sin embargo se observaron diferencias de grupo significativas estadísticamente para todos los períodos por arriba de las 48h: 1h: 103.5±11.4 vs. 88.7±8.9 kcal/h (p<.001); 12h: 100.1±12.7 vs. 86.9±10.3 kcal/h (p<.001); 24h: 97.3±11.7 vs. 87.1±10.4 kcal/h (<.001); 36h: 93.7±11.0 vs. 88.6±9.9 kcal/h (p<.001); 48h: 90.5±10.8 vs 89.1±10.1 kcal/h (p = .014). No obstante, las diferencias después de las 60h eran inciertas no significativas (p = .052), por lo que se rechazó la hipótesis 2. Es de importancia para la interpretación de los resultados, el coeficiente del intercambio respiratorio (el RER) que aumentó significativamente de pre- a post-intervención (.89±.05 a .94±.06, p = .001), y disminuyó significativamente aún más para 48h-60h con los niveles más bajos significativos comparado al pre-ejercicio (.86±.05, p = .034; .87±.04, p = .078). Ninguna variación correspondiente fue determinada para la condición de control.


En resumen, la pronunciada reducción inducida por la WB-EMS de la grasa corporal puede ser principalmente explicada por efectos agudos, de corto y largo plazo de una aplicación regular (1.5 x 20min sesiones/semana) de WB-EMS sobre el gasto energético. Así, una aplicación de WB-EMS cuidadosamente supervisada y guiada podría ser una opción eficaz no solamente en tiempo, sino también para reducir la grasa corporal predominantemente en las personas poco capaces de ejercitarse o involuntarios al ejercicio convencional.

COMPARTIR