Efectos crónicos de un programa de estiramiento estático sobre la fuerza de los isquiotibiales

Efectos crónicos de un programa de estiramiento estático sobre la fuerza de los isquiotibiales
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

El estiramiento estático (SS) se realiza comúnmente antes o después del ejercicio para mejorar la flexibilidad de los isquiotibiales. Estudios previos han demostrado que el SS para los isquiotibiales es eficaz para mejorar el rango de movimiento (ROM) (Ben 2010, Laudner 2016) y para disminuir la rigidez de la unidad musculotendinosa (Marshall 2011). Recientemente se informó que la dureza de los músculos isquiotibiales se redujo después de completar una intervención de SS de 4 semanas (Ichihashi 2016).

Estudios previos que investigaron el efecto agudo del SS destacaron la pérdida de fuerza inducida por el estiramiento (Behm 2011, Kay 2012, Simic 2013), que ha sido una preocupación común al realizar un programa de SS. Debido a que el SS se realiza no sólo como una actividad preventiva sino también como un programa regular durante la rehabilitación o la actividad deportiva, es necesario investigar no sólo el efecto agudo, sino también el efecto crónico del SS sobre la fuerza y el rendimiento muscular.

Sólo unos pocos estudios han investigado los efectos crónicos del SS sobre la fuerza muscular, sin consenso sobre los resultados. Kokkonen y cols. (2007) informaron que la fuerza muscular de los flexores y extensores de la rodilla, el rendimiento del salto y el tiempo de sprint mejoraron después de una intervención de SS de 10 semanas, que consistió en 15 tipos de SS para distintos músculos de las extremidades inferiores, incluidos los isquiotibiales. Con respecto al estiramiento de los isquiotibiales, algunos estudios no demostraron cambios en la fuerza isocinética o isométrica después de una intervención crónica de SS (Goncalves 2013, LaRoche 2008, Marshall 2011); sin embargo, Worrell y cols. (1994) informaron que la fuerza isocinética aumentaba después de una intervención de SS de 3 semanas. La falta de consenso con respecto al efecto crónico del SS sobre la fuerza muscular puede deberse a que la duración o intensidad del SS en estos estudios fue insuficiente para reducir la rigidez de la unidad musculotendinosa, o porque se utilizaron diferentes tipos de contracción (es decir, contracción isocinética e isométrica) para evaluar la fuerza muscular entre los estudios. De los estudios mencionados anteriormente, sólo 2 investigaron si el SS era suficiente para disminuir la pendiente de la curva pasiva de torque-ángulo, que se ha recomendado para evaluar la rigidez de la unidad musculotendinosa (Magnusson 1996): LaRoche y Connolly (2006) no indicaron cambios significativos en la rigidez de la unidad musculotendinosa del isquiotibial, mientras que Marshall y cols. (2011) informaron una disminución significativa en la rigidez de la unidad musculotendinosa después de una intervención de SS de 4 semanas. Por lo tanto, hasta donde se sabe, fue sólo el estudio de Marshall y cols., el que investigó la fuerza muscular después de la intervención de SS de los isquiotibiales, que se acompañó de una reducción de la rigidez de la unidad musculotendinosa de los isquiotibiales (Marshall 2011). Además, ningún estudio ha investigado el efecto de la intervención crónica del SS de los isquiotibiales sobre la fuerza isocinética e isométrica.

El estiramiento estático puede influir sobre el rendimiento de la fuerza en relación con el cambio en la forma de la curva de torque-ángulo isocinético, es decir, el ángulo de torque máximo. Un estudio de Alonso y cols. (2009) informaron que la curva de torque-ángulo para la fuerza de flexión de la rodilla se desplazó hacia la izquierda, es decir, el ángulo de la rodilla del torque máximo se desplazó hacia la dirección de la flexión en el grupo con menos flexibilidad en comparación con el del grupo normal, lo que sugirió que la flexibilidad de los isquiotibiales podría afectar la curva de torque-ángulo isocinética. Por lo tanto, se espera que el ángulo de torque máximo pueda cambiar a un ángulo de rodilla más extendido debido a un aumento en la flexibilidad de los isquiotibiales después de una intervención crónica de SS. Otro estudio informó que el ángulo de torque máximo en un lado previamente lesionado era mayor durante la flexión de la rodilla que el ángulo en un lado ileso en atletas con un historial previo de lesión por distensión de los isquiotibiales (Brughelli 2010), lo que sugiere que el ángulo de torque máximo puede ser asociado con una lesión por distensión de los isquiotibiales. Por lo tanto, aclarar el efecto del SS sobre el ángulo de torque máximo también es importante al aplicar intervenciones para prevenir las lesiones por distensión de los isquiotibiales.

Así, recientementeSayaka Nakao, de la Universidad de Kyoto (Japón), llevó a cabo un estudio al respecto cuyo propósito fue determinar los efectos crónicos de una intervención de SS de 4 semanas para los isquiotibiales sobre la rigidez de la unidad musculotendinosa, el torque pico isométrico e isocinético del flexor de la rodilla y el ángulo de torque pico (máximo). Se planteó la hipótesis de que el torque pico isométrico e isocinético del flexor de la rodilla no disminuiría y que el ángulo del torque pico cambiaría a un mayor ángulo de extensión en la articulación de la rodilla después de un programa de SS de 4 semanas con suficiente intensidad y duración para disminuir la rigidez de la unidad musculotendinosa.

Treinta hombres sanos (edad, 22.7±2.2 años) fueron asignados al azar para recibir cualquiera de las siguientes intervenciones: (a) una intervención de estiramiento de 4 semanas para los isquiotibiales (grupo de intervención de SS; n = 15) o (b) ninguna intervención (grupo de control; n = 15). El ángulo máximo de rodilla sin dolor, rigidez pasiva, que se determinó mediante una pendiente de la curva de ángulo-torque, torque máximo isométrico e isocinético (a 60° x seg-1 y 180° x seg-1) y ángulo de torque máximo para los flexores de la rodilla, se midieron antes y después de 4 semanas. Después de 4 semanas, la rigidez pasiva disminuyó significativamente en el grupo de intervención. No hubo cambios significativos en el torque pico isométrico e isocinético (ni a 60° x seg-1 ni a 180° x seg-1), ni en el ángulo del torque máximo a 180° x seg-1. En el grupo de intervención se observó un ángulo de extensión pico significativamente mayor a 60° x seg-1. Estos resultados sugieren que la intervención de SS es eficaz para disminuir la rigidez de la unidad musculotendinosa de los isquiotibiales y que un programa de SS influye sobre el ángulo de torque máximo, mientras que no se producen cambios significativos en el torque máximo. Debido a que un estudio anterior sugiere que el ángulo de torque máximo está asociado con las lesiones por distensión de los isquiotibiales, los resultados de este estudio serían útiles al considerar el programa de entrenamiento para prevenir o tratar las lesiones por distensión de los isquiotibiales.


APLICACIONES PRÁCTICAS

Los resultados de este estudio mostraron que el torque máximo no cambió después de la intervención de SS de 4 semanas, aunque hubo una reducción en la rigidez pasiva. Este estudio sugiere que el SS es eficaz para disminuir la rigidez de la unidad musculotendinosa de los isquiotibiales y que el programa SS no afectó la fuerza muscular máxima. Además, el ángulo de torque máximo se desplazó a un ángulo de extensión mayor en la articulación de la rodilla, lo que sugiere que el SS podría alterar la curva de torque-ángulo. Un estudio anterior indicó que el ángulo de torque máximo de los flexores de la rodilla en la pierna lesionada era más alto que en la pierna no lesionada en atletas con distensión de los músculos isquiotibiales, lo que sugiere que el ángulo de torque máximo puede estar relacionado con las lesiones por distensión de los isquiotibiales (Brockett 2004). El ángulo de torque máximo y la curva de torque-ángulo se han utilizado como marcadores sustitutos para la longitud óptima del músculo y la curva de fuerza-longitud, respectivamente (Brockett 2001). Se ha sugerido que, durante las contracciones excéntricas, existe un mayor riesgo de daño muscular en la rama descendente de la curva fuerza-longitud, es decir, la porción correspondiente a la longitud del músculo más larga que la longitud óptima, porque el músculo se alarga de manera no uniforme en esta porción (Morgan 1990 y 1999). El desplazamiento a la derecha de la curva del ángulo de torque debido a la intervención del SS, es decir, mover el ángulo de torque pico a un ángulo de rodilla más extendido, indicó que la proporción de la rama descendente de la curva de fuerza-longitud (que es la región con mayor riesgo de lesiones por distensión muscular) se redujo. Por lo tanto, los resultados de este estudio que muestran un cambio en el ángulo de torque máximo a un mayor ángulo de extensión en la articulación de la rodilla debido a la intervención del SS, pueden contribuir al establecimiento de la prevención o el tratamiento de las lesiones por distensión de los isquiotibiales.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias