Efectos de dos Modos diferentes de Entrenamiento de la Fuerza sobre el Rendimiento Motor en Niños

Effects of Two Different Strength Training Modes on Motor Performance in Children

Sean P Flanagan1, Loyd L Laubach1, George M De Marco1, Cesar Alvarez1, Scott Borchers1, Emily Dressman1, Claire Gorka1, Mary Lauer1, Andy McKelvy1, Melissa Metzler1, Jodie Poeppelman1, Sarah Tichar1, Kellie Wallis1, Dawn Weseli1 y Mike Riggenbach1

1Department of Health and Sport Science, University of Dayton.

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 30, Número 1 del año .

Resumen

Por muchos años, el entrenamiento de fuerza en niños fue considerado inefectivo debido a los niveles insuficientes de andrógenos y a la inseguridad debido a daños potenciales a los platillos de crecimiento epifisario. Sin embargo, las investigaciones actuales sugieren que los niños pueden lograr de manera segura ganancias significativas en la fuerza, con beneficios adicionales del rendimiento motor, relacionados a la salud y psicológicos [Faigenbaum, 1995; National Strength and Conditioning Association (NSCA), 1996]. Como resultado de esto, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) (1990) y la NSCA (1996) propusieron que los niños podían realizar entrenamiento de la fuerza de manera segura; a condición de que el programa fuera adecuadamente planeado y supervisado. De hecho, el Reporte General de Medicina sobre la Actividad Física y Salud (Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, 1996) también alentó a los niños de 6 años de edad y más a incrementar y mantener la fuerza y resistencia muscular.

Palabras clave: ventana de adaptación, entrenamiento de la fuerza con el peso corporal, entrenamiento de la fuerza c

Abstract

For many years, strength training in children was considered ineffective due to insufficient levels of androgens and insecurity due to potential damage to the epiphyseal growth plates . However, current research suggests that children can safely achieve significant gains in strength , with additional engine performance benefits , health-related and psychological [ Faigenbaum , 1995, National Strength and Conditioning Association (NSCA ) , 1996 ] . As a result , the American Academy of Pediatrics (AAP) (1990) and NSCA ( 1996) proposed that children could perform strength training safely , provided that the program was properly planned and supervised . In fact, the General Report on Physical Medicine & Health (Department of Health and Human Services United States , 1996) activity also encouraged children 6 years of age and to increase and maintain muscle strength and endurance .

Keywords: window adaptation, strength training with body weight, strength training

INTRODUCCION

Las investigaciones han demostrado que los niños pueden ganar y mantener la fuerza muscular usando una considerable variedad de métodos. Han sido reportadas ganancias de fuerza usando tanto máquinas de fuerza de tamaño para adultos y para niños, pesos libres (Ozmun, Mikesky, & Surburg, 1994), máquinas hidráulicas (Weltman et al., 1986), máquinas neumáticas, contracciones isométricas, ejercicios de lucha, dominadas modificadas, y ejercicios calinestésicos (Duda, 1986; Faigenbaum, 1993; Faigenbaum et al., 1996). Estas investigaciones apoyan la idea acerca de que los niños pueden incrementar la fuerza usando una variedad de métodos.

Adicionalmente, se cree que las mejoras en el sistema neuromuscular, y no la hipertrofia de las proteínas contráctiles en las fibras del músculo esquelético, son principalmente responsables de las ganancias de fuerza en los niños (Ramsay et al., 1990; Ozmun et al., 1994). Debido a que la mayoría de los estudios de fuerza en niños no han demostrado un incremento correspondiente en la masa magra con un incremento de la fuerza, se cree que el incremento de la activación de las unidades motoras, coordinación, reclutamiento y velocidad de disparo son los responsables del incremento de la fuerza (Ramsay et al., 1990; Ozmun et al., 1994; NSCA, 1996). De este modo, la especificidad del entrenamiento juega un rol extremadamente importante aquí.

Sin embargo, a pesar de los hallazgos que indican incrementos en la fuerza (Payne, Johnson, Morrow, & Dalton, 1997), las mejoras en la realización de tareas motoras han sido más difíciles de demostrar. Un estudio no reportó ningún cambio en el salto vertical (Faigenbaum et al., 1996), mientras que otro reportó un incremento en los saltos vertical y horizontal (Weltman et al., 1986). Estos resultados pueden haber ocurrido debido a las diferencias en los modos de entrenamiento, duración, carga o calidad de la instrucción. Debido a la naturaleza específica de la coordinación neuromuscular, puede ser que los niños que usan ejercicios de entrenamiento de la fuerza en máquinas pueden no experimentar un efecto remanente positivo sobre las tareas de rendimiento donde la carga externa es mínima (e.g., carrera, salto, y lanzamiento). De este modo, nuestra hipótesis es que entrenar a los niños para que muevan sus propios cuerpos en formas de complejidad incremental puede ser tanto, o aún más beneficioso para la mejora de ciertas tareas de rendimiento, que el entrenamiento con máquinas para el entrenamiento de la fuerza.

Hubo dos propósitos en este estudio. El primero fue determinar el efecto del entrenamiento de la fuerza en la habilidad de los niños para saltar, correr, y lanzar. El segundo fue determinar los efectos de diferentes modos de entrenamiento de la fuerza sobre los verdaderos resultados de rendimiento de los participantes.

METODOS

Participantes

Los participantes fueron 58 estudiantes de 3er grado, de los cuales 28 eran niños y 30 eran niñas. Ninguno de los participantes tenía experiencia previa en entrenamiento de la fuerza. Fue obtenido el consentimiento de los participantes, de los padres o tutores, y administradores del colegio para la participación de acuerdo a los procedimientos del Comité de Revisión Institucional. Los participantes fueron asignados a uno de tres grupos en base a su habilidad.

El primer grupo (n=14) fue el Grupo de Entrenamiento en Máquinas. La media y los desvíos estándar de su edad, talla y peso fueron los siguientes: edad, 8.75±0.46 años; talla, 136.37±4.39 cm; peso, 37.44±7.06 kg. En un centro de aptitud física local el grupo de Entrenamiento con Máquinas usó una máquina cargada con discos de tamaño para niños (FUTURE FORCE®, Lincoln, NE). Este grupo fue reclutado usando volantes colocados en las instalaciones y por boca a boca, este grupo entrenaba después de la escuela.

El segundo grupo (n=24), el Grupo de Entrenamiento con el Peso Corporal, uso su peso corporal como resistencia e incrementó la complejidad de los ejercicios como sobrecarga. La media y los desvíos estándar de su edad, talla y peso fueron los siguientes: edad, 8.64±0.49 años; talla, 136.02±6.68 cm; peso, 32.42±8.64 kg. El Grupo de Entrenamiento con el Peso Corporal participó en el estudio como parte de su programa de educación física escolar regular.

El tercer grupo (n=20), el Grupo Control, no recibió tratamiento. La media y los desvíos estándar de su edad, talla y peso fueron los siguientes: edad, 8.65±0.49 años; talla, 132.13±6.38 cm; peso, 32.54±10.95 kg. El Grupo Control también participó en el estudio como parte de su programa de educación física escolar regular, y comprendía unidades cardiovasculares y de habilidades motoras y deportes. Ninguno de los participantes del grupo control realizó entrenamiento de la fuerza durante el estudio; sin embargo a los tres grupos se les permitió mantener sus actividades diarias normales, incluyendo la participación en varios deportes juveniles (e.g., fútbol, fútbol americano, basketball, y gimnasia).

Todas las sesiones de entrenamiento estuvieron bajo la dirección de un Especialista Certificado en Fuerza y Acondicionamiento Físico (NSCA, 1996) y fueron supervisadas por estudiantes de grado en la especialidad de ciencias del ejercicio. El índice instructor/participante fue de 1:3 para el Grupo de Entrenamiento con Máquinas y 1:5 para el Grupo de Entrenamiento con el Peso Corporal.

Entrenamiento

Para los propósitos de eficiencia de entrenamiento, los estudiantes en el Grupo de Entrenamiento con Máquinas fueron divididos en tres grupos separados y entrenaron los martes y jueves. Todos los grupos realizaron los siguientes ejercicios dos veces por semana: (a) sentadilla, (b) press de banca, (c) polea al pecho, (d) press militar, (e) curl de bíceps, (f) flexión de rodilla, (g) triceps en polea, y (h) flexión del tronco. La velocidad de entrenamiento prescrita para el Grupo de Entrenamiento con Máquinas fue una cadencia 1:2. La carga fue incrementada en base a los lineamientos establecidos por Faigenbaum (1993). Durante las semanas 1 y 3, los participantes realizaron una serie de 10-15 repeticiones. Durante las semanas 4 y 8, los participantes realizaron 2 series de 10-15 repeticiones. Todas las cargas fueron determinadas, y controladas por un instructor adulto. Durante la semana 8 a la 10, los participantes realizaron 3 series de 8-12 repeticiones. La carga inicial fue determinada durante la sesión inicial por ensayo y error hasta que los participantes no pudieran levantar una carga dada hasta la fatiga volitiba dentro del rango de repeticiones prescrito. Todos los ejercicios fueron realizados con el mismo número de series, y la serie terminaba con la fatiga volitiba. Los participantes descansaban aproximadamente 1 min entre series. Durante cada una de las tres fases de entrenamiento, la carga de trabajo (i.e., la cantidad de carga levantada) se incremento a razón de 2.27 kg, una vez que los participantes eran capaces de realizar el límite superior de repeticiones (i.e., 12-15) de una forma apropiada. La forma apropiada fue monitoreada de cerca para asegurar que los participantes tuvieran una carga segura. Los incrementos en la carga de entrenamiento fueron restringidos a 2.27 kg debido a las limitaciones impuestas por el equipo FUTURE FORCE® usado durante el estudio.

El grupo de Entrenamiento con el Peso Corporal también entrenó 2 días por semana (i.e., lunes y miércoles). Los participantes realizaron los ejercicios usando su propio peso corporal como resistencia. Los ejercicios fueron realizados de acuerdo a los protocolos descritos en la Tabla 1. La velocidad de entrenamiento de los participantes no fue controlada. Los lectores interesados son remitidos a Virgilio (1997) para descripciones más completas. Estos ejercicios fueron elegidos para corresponder y trabajar las mismas partes del cuerpo del Grupo de Entrenamiento con Máquinas. Por ejemplo, tanto las lagartijas como el press de banca trabajan el pectoral mayor, deltoide anterior, y el triceps. Tanto las extensiones del tronco como las flexiones de rodilla trabajan los isquiotibiales. La dificultad de estos ejercicios fue aumentada con paracaídas, que usaban la resistencia del aire. Estos ejercicios requerían que varios niños realizaran ejercicio juntos para realizar los movimientos locomotores, y así dieran la formación, a los ejercicios que usan el aire capturado por el paracaídas como resistencia (Virgilio, 1997).

En vez del incremento de la carga de los ejercicios, los mismos fueron modificados para que requirieran una mayor coordinación y control muscular más allá del peso corporal de los participantes. Debido a la gran variación en la habilidad para realizar ciertos ejercicios, hubo una variación entre los participantes en el número de repeticiones y series realizadas. Sus períodos de descanso fueron también aproximadamente de 1 min entre series. Debido a que la carga, volumen y velocidad de contracción difería entre los dos grupos experimentales, el tiempo de entrenamiento fue estandarizado en 40 min por sesión para ambos grupos. Como fue indicado, el grupo Control participó en el estudio como parte de su programa de educación física regular y realizó sesiones de 40 min en las clases los lunes y miércoles.

Evaluaciones

Los tres grupos fueron evaluados antes del inicio del entrenamiento (Semana 0) y en la finalización del período de entrenamiento (Semana 11). Los participantes dentro de un grupo fueron evaluados en tres intentos (Safrit, 1995). Cada participante tenía aproximadamente 10 min de descanso entre cada actividad. Las medidas de rendimiento están descritas más abajo.

Lanzamiento de Balón Medicinal con Dos Manos

Los participantes se sentaban en el suelo e intentaban lanzar un balón de 1 kg tan lejos como fuera posible desde el centro del pecho usando las dos manos. La distancia fue medida con una apreciación de 0.5 cm.

Salto Horizontal

El participante estaba parado detrás de una línea con sus pies separados, rodillas flexionadas, y balanceaba los brazos hacía atrás y se tiraba hacía adelante para prepararse para el salto. Luego los participantes saltaban hacía adelante, cayendo con uno o ambos pies. La distancia fue medida con una apreciación de 0.5 cm.

Carrera Ida y Vuelta

Los participantes empezaban en una línea de inicio y corrían 9.14 m, donde levantaban un bloque de madera y retornaban a la línea de inicio. Los participantes luego volvían a la marca de 9.14 m, levantaban un segundo bloque de madera, y regresaban para cruzar la línea de inicio. El tiempo fue medido con una apreciación de 0.001 s.

Análisis Estadísticos

Los datos fueron analizados por medio de un análisis de varianza 3 x 2 (Grupo x Tiempo) con mediciones repetidas sobre el segundo factor. Fue usado el software STATISTICA para Windows para procesar los datos. Las variables independientes fueron tratamiento (grupo independiente con tres variables: Grupo de Entrenamiento con Máquinas, Grupo de Entrenamiento con el Peso Corporal, y Grupo Control) y tiempo (grupo dependiente con dos niveles, pre y post-entrenamiento), y las variables dependientes fueron el lanzamiento de balón medicinal sentado en centímetros, salto en longitud en centímetros, y carrera de agilidad en segundos. Fue usado un análisis post hoc Scheffe para todas los test estadísticos.

Para calificar para la inclusión en el estudio, fue requerido que los participantes participaran de un mínimo de 90% (18 de 20) de las sesiones de entrenamiento y ambas sesiones de evaluación. Consecuentemente, solo los datos de 8 sujetos del Grupo de Entrenamiento con Máquinas y 22 del Grupo de Entrenamiento con el Peso Corporal fueron incluidos en el análisis final. Problemas de tiempo entre los participantes del Grupo de Entrenamiento con Máquinas fueron la causa principal de abandono. El Grupo de Entrenamiento con el Peso Corporal comprendía niños de una clase de educación física, de la cual 2 participantes se cambiaron a otras escuelas. Los niños y las niñas fueron combinados en el mismo grupo, debido que presentan una tasa de incremento de la fuerza muscular similar durante los años de la pre-pubertad (Ozmun et al., 1994).


Tabla 1.
Descripción de los ejercicios seleccionados para el grupo de entrenamiento con el peso corporal.


Tabla 2.
Resultados del rendimiento de los niños en el lanzamiento del balón medicinal, salto horizontal, y carrera ida y vuelta.

RESULTADOS

Los resultados están explicados en las Tablas 2 y 3. Para el lanzamiento de balón medicinal, hubo efectos significativos para ambos grupos, F (2, 47) =29.25, p<0.001, y para el tiempo, F (1, 47) =30.25, p<0.001, con una interacción significativa F (2, 47) =6.07, p<0.004. Los análisis post hoc Scheffe revelaron que ambos grupos experimentales realizaron las evaluaciones significativamente mejor que el Grupo Control en ambos pre y post-tests, y el Grupo Entrenado en Máquinas realizó las evaluaciones significativamente mejor que el Grupo Entrenado con el Peso Corporal en los pre-tests. Sin embargo, el Grupo Entrenado con el Peso Corporal fue el único grupo que mejoró significativamente entre los pre- y post-tests, y ellos rindieron significativamente mejor que los otros dos grupos en el post-test.

Los resultados de los tests de salto horizontal indicaron efectos para ambos grupos, F (2, 47) =10.55, p<0.0002, y para el tiempo, F (1, 47) =10.69, p<0.002, sin ninguna interacción significativa, F (2, 47) = 1.76, p=0.184. Los análisis post hoc Scheffe revelaron que los grupos experimentales tuvieron un rendimiento significativamente mejor que el Grupo Control, tanto en los pre-tests como en los post-tests, y no hubo diferencias significativas en los dos grupos experimentales en cualquiera de los test.

Para la carrera ida y vuelta, los resultados indican efectos significativos para el grupo, F (2, 47) =3.83, p<0.028, y tiempo, F (1, 47) = 19.56, p<0.001, sin ninguna interacción significativa, F (2, 47) =0.25, p=0.78. Los análisis post hoc Scheffe revelaron que los grupos experimentales rindieron significativamente mejor que el grupo control en los pre- y post-tests, y el Grupo entrenado con Máquinas rindió significativamente mejor que el grupo Entrenado con el Peso Corporal. No hubo ninguna diferencia significativa entre los dos grupos experimentales.


Tabla 3.
Diferencias dentro de los grupos pre-post entrenamiento en el rendimiento de los niños en términos de porcentaje. * p<0.05.

DISCUSION

Varias implicaciones pueden ser establecidas a partir de estos resultados. Primero, mientras que el Grupo Entrenado en Máquinas exhibió un rendimiento superior sobre los controles y, en algunos casos, el Grupo de Entrenamiento con el Peso Corporal, ellos no mostraron mejoras significativas de ninguna medida de rendimiento evaluada. Este resultado puede sugerir que los niños entrenados, como los adultos (Fleco & Kraemer, 1997), poseen una ventana de adaptación menor con mayores niveles de aptitud física. De este modo, puede haber sido necesario un protocolo de entrenamiento diferente para generar ganancias de rendimiento significativas. Alternativamente, el entrenamiento basado en máquinas puede no proveer un estímulo específico que se va a transferir a las mediciones de rendimiento.

Segundo, mientras que el Grupo Entrenado con el Peso Corporal mostró mejoras significativas en el lanzamiento de balón medicinal, ellos no mostraron mejoras significativas en el salto horizontal y la carrera ida y vuelta. Debido a que las piernas poseen una mayor masa muscular debido a factores de desarrollo y son usadas más frecuentemente en las actividades de la vida diaria, pueden requerir un estímulo de sobrecarga mayor que el tren superior (Stone & O’Bryant, 1987). Los resultados pueden sugerir que los ejercicios seleccionados, mientras que proporcionaron un estímulo de sobrecarga suficiente para el tren superior, fallaron en estresar el tren inferior de los niños más allá de a lo que ellos se enfrentaban como parte de sus actividades diarias. Correspondientemente, nosotros especulamos que un protocolo diferente, uno en el cual los movimientos fueran más específicos a la carrera, el salto y el lanzamiento, pero con una mayor cantidad de carga, proporcionaría resultados óptimos. Estos protocolos pueden implicar chalecos con peso, mancuernas, levantamientos explosivos, o una combinación de los tres. Tales protocolos pueden también proporcionar un medio para entrenar la fuerza en niños que son demasiado débiles para realizar aún un movimiento básico como una lagartija.

Finalmente, este estudio ha demostrado que los niños pueden implicarse de manera segura en el entrenamiento de la fuerza cuando un programa esta apropiadamente diseñado y supervisado; ninguno de los participantes perdió un día de entrenamiento debido a una lesión que halla ocurrido como resultado de este estudio. Adicionalmente, ninguno de los estudiantes fue retirado del estudio debido a una lesión. Estos hallazgos avalan aquellos reportados en otros estudios de entrenamiento de fuerza en niños, los cuales revelaron que la participación es posible con un riesgo de lesión mínimo.

Los resultados de este estudio también sostienen varias implicaciones para futuras investigaciones. Primero, para evitar los problemas causados por los grupos con rendimientos elevados, este experimento debería ser repetido con grupos que rindan de manera más similar en los pre-tests. Segundo, la duración del estudio debería ser mayor. 10 semanas pueden no ser suficientes para realizar mejoras en el rendimiento. El tiempo adicional de entrenamiento puede haber conducido a mayores incrementos en el rendimiento en uno o ambos grupos experimentales. Tercero, sería interesante ver el efecto del entrenamiento con mancuernas con otro grupo experimental. Este tipo de entrenamiento podría proporcionar una mayor sobrecarga que la que proporcionó el Grupo de Entrenamiento con el Peso Corporal y una mayor demanda neuromuscular que la que proporcionó el Grupo de Entrenamiento con Máquinas y pueden conducir a un rendimiento superior que el que fue observado en cualquiera de los grupos experimentales en este estudio.

Este estudio ha demostrado que los niños pueden involucrarse en el entrenamiento de la fuerza de manera segura y efectiva. Los resultados apoyan la idea acerca de que la magnitud de la ventana de adaptación de los niños entrenados, la especificidad del entrenamiento y la sobrecarga son igualmente válidas para los niños como para los adultos. Futuras investigaciones, con una mayor duración, diferentes protocolos de entrenamiento, control de aleatoriedad, y grupos de nivel de aptitud física similar, podrían proporcionar información adicional sobre estos sujetos.

Agradecimientos

A los autores les gustaría agradecer a los revisores por sus críticas constructivas a través de todo el proceso de revisión. Este estudio fue apoyado por una beca proporcionada por la University of Dayton School of Education and Allied Professions. Los autores desean agradecer a Toni Moore, Andrea Benge, Mark Dahm, y Sheri Moro por su cooperación en este estudio. Por favor enviar todas las correspondencias concernientes a este artículo a Lloyd L. Laubach, University of Dayton, Department of Health and Sport Science, 300 College Park, Dayton, OH 45469-1210. Correo electrónico: laubach@udayton.edu

Referencias

1. American Academy of Pediatrics (1990). Strength tranining, wight and power lifting, and bodybuilding by children and adolescents. Pediatrics, 86, 801-803

2. Duda, M (1986). Prepubescent strength training gains support. The Physician and Sport Medicine, 14, 157-161

3. Faigenbaum, A (1993). Prepubescent strength training; A guide for teachers and coaches. National Strength and Conditioning Association Journal, 15 (5), 20-29

4. Faigenbaum, A. D (1990). Psychological benefits of prepubescent strength training. Strength and Conditioning, 17 (2), 28-32

5. Faigenbaum, A. D., Westcott, W. L., Micheli, L.J, Outerbridge, A.R., Long, C.J., LaRosa-Loud, R., & Zaichkowsky, L.D (1996). The effects of strength training and detraining on children. Journal of Strength and Conditioning Research, 10 (2), 109-114

6. Faigenbaum, A.D., Zaichkowsky, L.D, Westcott, W. L., Long, C.J., LaRosa-Loud, R., Micheli, L.J, & Outerbridge, A.R (1996). Psychological effects of strength training on children. Journal of Sport Behaviour, 20, 164-175

7. Fleck, S.J. & Kraemer, W.J (1997). Designing resistance training programs. (2nd ed.). Champaign, IL: Human Kinetics

8. National Strength and Conditioning Association (1996). Youth resistance training: Position paper and literature review. Strength and Conditioning, 18, 62-75

9. Ozmun, J.C., Mikesky, A.E. & Surburg, P.R (1994). Neuromuscular adaptations following prepubescent strength training. Medicine and Science in Sports and Exercise. 26, 510-514

10. Payne, V.G., Morrow, J.R., Johnson, L. & Dalton, S.N (1997). Resistance training in children and youth: A meta-analysis. Research Quarterly for Exercise and Sport, 68, 80-88

11. Ramsay, J.A., Blimkie, C.J.R., Smith, K., Garnet, S., MacDougall, J.D., & Sale, D.G (1990). Strength training effects in prepubescent boys. Medicine and Science in Sports and Exercise, 22, 605-614

12. Safrit, M.J (1995). Complete guide to youth fitness testing. Champaign, IL: Human Kinetics

13. U.S. Department of Health and Human Services (1996). Physical activity and health: A report for Surgeon General. Atlanta, GA: Centers of Disease Control and Prevention

14. Virgilio, S.J (1990). Fitness education for children: A team approach. Champaign, IL: Human Kinetics

15. Weltman, A., Janney, C., Rians, C.B., Strand, K., Berg, B., Tippit, S., Wise, J., Cahill, B.R. & Katch, F.I (1986). The effects of hydraulic resistance strength training in pre-pubertal males. Medicine and Science in Sports and Exercise, 18, 629-638

Cita Original

Sean P. Flanagan, Loyd L. Laubach, George M. De Marco, Jr., Cesar Alvarez, Scott Borchers, Emily Dressman, Claire Gorka, Mary Lauer, Andy McKelvy, Melissa Metzler, Jodie Poeppelman, Carrie Redmond, Mike Riggenbach, Sarah Tichar, Kellie Wallis, and Dawn Weseli. Effects of Two Different Strength Traning Modes on Motor Performance in Children. Research Quarterly for Exercise and Sport, Vol. 73, No. 3, pp. 340-344, 2002.

Cita en Rev Edu Fís

Sean P Flanagan, Loyd L Laubach, George M De Marco, Cesar Alvarez, Scott Borchers, Emily Dressman, Claire Gorka, Mary Lauer, Andy McKelvy, Melissa Metzler, Jodie Poeppelman, Sarah Tichar, Kellie Wallis, Dawn Weseli y Mike Riggenbach (2014). Efectos de dos Modos diferentes de Entrenamiento de la Fuerza sobre el Rendimiento Motor en Niños. Rev Edu Fís. 30 (1).
https://g-se.com/efectos-de-dos-modos-diferentes-de-entrenamiento-de-la-fuerza-sobre-el-rendimiento-motor-en-ninos-264-sa-o57cfb27120aef

COMPARTIR