Efectos de una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas de 15 días en hombres entrenados en fuerza

Efectos de una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas de 15 días en hombres entrenados en fuerza
Los efectos del entrenamiento de la fuerza y la utilización del sustrato no han sido muy estudiados. Recientemente, para los investigadores de la Mississippi State University, ningún estudio existe que haya examinado las respuestas de una dieta no cetogénica isocalórica de LCHF (baja en carbohidratos, alta en grasas) usando una población de entrenados en fuerza. Por lo tanto, porque un dieta no ceto de LCHF se ha mostrado queafecta la insulina y el cortisol y que mejora el rendimiento de resistencia, el propósito de del reciente estudio de esta universidad fue doble: (a) examinar los cambios metabólicos sobre la insulina, el cortisol, y la glucosa en el plasma sanguíneo así como (b) examinar una posible relación entre los marcadores metabólicos inducidos por la dieta y las respuestas cardiorespiratorias durante una dieta de no ceto de LCHF de 15 días sobre el entrenamiento de la fuerza en una población varonil.



Es decir, este estudio examinó los efectos de una dieta isocalórica de 15 días baja en carbohidratos (<25% E), y alta en grasas (>50% E) (LCHF) sobre alteraciones fisiológicas y metabólicas en hombres entrenados en fuerza (RT).



Los hombres entrenados en fuerza universitarios (n = 11) completaron un test de VO2máx usando una cinta ergométrica cada 5 días durante el estudio de 15 días. La sangre fue sacada intravenosamente pre-ejercicio por cada prueba experimental para la insulina, cortisol, y glucosa. Los datos pulmonares fueron reunidos y la oxidación de sustratos (OXI) fue calculada durante el ejercicio.



La masa corporal disminuyó (p <0.04) sin cambios más extensos en las medidas antropométricas. El tiempo hasta el agotamiento no era afectado por cada día. La insulina cayó por debajo de los valores basales (p <0.0005). El cortisol aumentó desde la línea de base al día 5 (p <0.004) pero retornó cerca de la línea de base en el día 10, mientras que la glucosa permaneció dentro del rango normal a lo largo de la duración del estudio. La OXI de carbohidratos (CHO) cayó (p <0.001) desde la línea de base al día 5, y la OXI FAT aumentó desde la línea de base al día 5 (p <0.0001). La frecuencia cardíaca disminuyó desde la línea de base al día 5 (p <0.001) y de nuevo del día 10 al 15 (p <0.02). El consumo de oxígeno (VO2) disminuyó del día 5 al 10 (p <0.0001).



Una dieta no ceto de LCHF parece favorecer a los hombres entrenados en fuerza alterando los marcadores metabólicos sin decrementos en el rendimiento aeróbico y podría ser una intervención de dieta potencial usada por los entrenadores. Sin embargo, las respuestas cardiorespiratorias reportadas deben interpretarse razonablemente debido a la posibilidad que de la economía de carrera de los sujetos mejoró más allá de las pruebas experimentales.



APLICACIONES PRÁCTICAS

En los deportes de combate (es decir, lucha, artes marciales mixtas, boxeo), exigen a menudo que los atletas disminuyan la masa corporal rápidamente vía la ingesta de comida reducida, vestimenta que produce sudor, píldoras dietéticas, y métodos de deshidratación mientras mantienen un nivel óptimo de rendimiento. Cuando empieza una intervención inicialmente para recortar el peso, un atleta puede esperar una disminución en los niveles de energía y potencialmente en el rendimiento. Aunque pocos estudios existen al alcance del tema, Artioli (2010) y equipo demostraron que la intención de una rápida (<7 días) pérdida de peso a través de la reducción del agua del cuerpo, es inevitable una pérdida de FM y FFM. Sin embargo, una dieta de LCHF es una de las muchas posibles intervenciones de nutrición para los entrenadores de fuerza y técnicos interesados en reducciones de corto plazo sobre la masa corporal sin decrementos acompañados a un ciclo de entrenamiento de un atleta y métodos de pérdida de peso extremos. Es más, como se ve en la Tabla 1, una dieta de LCHF alienta a que un atleta encuentre mejor recomendaciones de proteínas para los deportes de fuerza y, por lo tanto, minimiza la atrofia potencial del músculo durante los episodios de pérdida de peso.



COMPARTIR