Entendiendo los factores que efectúan la oxidación máxima de grasas

Entendiendo los factores que efectúan la oxidación máxima de grasas
Los lípidos como fuente de suministro energético durante el ejercicio submáximo se originan a partir de los ácidos grasos (AG) derivados del tejido adiposo subcutáneo, triglicéridos intramusculares (IMTG), colesterol y grasa de la dieta. Estas fuentes de grasa contribuyen a la oxidación de los ácidos grasos (FAox) de distintas maneras. Recientemente, una revisión sobre este tema fue realizada por Troy Purdom de la Longwood University (EEUU), analizando distintos aspectos.

La regulación y utilización de los AG en una capacidad máxima que ocurre principalmente a intensidades del ejercicio entre 45 y 65% del VO2máx, es conocida como la oxidación máxima de grasas (MFO), y es medida en g/min. La oxidación del ácido graso ocurre durante las intensidades del ejercicio submáximas, pero también es también complementaria a la oxidación de los hidratos de carbono (CHOox).

Debido a las limitaciones dentro del transporte del AG por las membranas celulares y mitocondriales, la FAox está limitada en las intensidades de ejercicio superiores. El punto en el que la FAox alcanza el máximo y empieza a disminuir es definido como el punto de paso, el famoso "crossover". Las intensidades del ejercicio que exceden este punto (~65% del VO2máx) utilizan los CHO como la fuente energética predominante para el aporte de energía. El estado de entrenamiento, la intensidad del ejercicio, la duración del ejercicio, la diferencia de sexo, y la nutrición, todos han sido demostrados de afectar la expresión celular responsable de la tasa de FAox.



Cada estímulo afecta el proceso de FAox diferentemente, produciendo adaptaciones específicas que influyen sobre el rendimiento del ejercicio de resistencia. El entrenamiento de la resistencia, la duración específicamente larga (>2 hs) facilita las adaptaciones que alteran tanto el origen de los AGs y la tasa de FAox. Adicionalmente, la influencia del sexo y de la nutrición sobre la FAox es discutible.

Finalmente, En resumen, la FAox es dependiente de muchos factores que pueden modificar la expresión celular en una cantidad corta de tiempo. La disponibilidad de macronutrientes, estado de entrenamiento, sexo, intensidad y duración del ejercicio, todos influyen la adaptación celular, el transporte sistemático del AG y de la FAox. La intensidad del ejercicio domina la oxidación de sustratos, sin tener en cuenta el estado de entrenamiento y/o la influencia nutricional, en forma aguda. Adicionalmente, se necesita más investigación sobre el 'timing' nutricional ideal y el contenido que podrían influir en las adaptaciones fisiológicas de la FAox favorablemente durante el ejercicio de resistencia. No obstante, las prescripciones de ejercicio y las recomendaciones dietéticas necesitan tener en cuenta las metas específicas del ejercicio (la duración, la intensidad, el deporte específico) para facilitar un plan de entrenamiento que produzcan adaptaciones de la oxidación de sustratos ideales pertinentes para mejorar el rendimiento deportivo.

COMPARTIR