Entrenamiento de la fuerza con días consecutivos vs no consecutivos en sujetos recreativamente entrenados

Entrenamiento de la fuerza con días consecutivos vs no consecutivos en sujetos recreativamente entrenados
Estudios previos han demostrado que el entrenamiento de la fuerza de cuerpo entero (EF) realizado dos a tres días alternados por semana tiene efectos positivos sobre la fuerza muscular y la composición corporal. sin embargo, ninguna evidencia existe para determinar si los entrenamientos de la fuerza de cuerpo entero hechos en días consecutivos son beneficiosos.



Hace unos meses, da Silva Carvalho A.D. University of Porto (Portugal) realizó un estudio con dicha temática. El propósito de este estudio fue comparar los efectos de un programa de entrenamiento de la fuerza de cuerpo entero realizado en tres días consecutivos o días no consecutivos por semana durante 7 semanas, sobre la fuerza máxima y la composición corporal en sujetos recreativamente entrenados.

Se asignaron 21 hombres al azar a un grupo de entrenamiento con días no consecutivos (N.=11) o a un grupo de entrenamiento consecutivos (N. =10). Antes y después del entrenamiento, se tomaron medidas antropométricas, y tests de una máxima repetición para el press de piernas, y el press de banco.



El análisis estadístico reveló un aumento significativo para la fuerza del press de piernas y la fuerza del press de banco por ambos grupos (P <0.01) desde pre- a post-intervención. Hubo también un aumento significativo para las medidas de circunferencia del brazo y del pecho (P <0.05) en el grupo de 3 días consecutivos. No se observó ninguna diferencia significativa entre los grupos.



El presente estudio indica que 7 semanas de entrenamiento con 3 días consecutivos o no consecutivos de la fuerza de cuerpo entero, produjo aumentos similares en la fuerza máxima y con efectos similares en las mediciones antropométricas y la composición corporal en hombres recreativamente entrenados. El entrenamiento de la fuerza de cuerpo entero de días consecutivos es una opción viable para aumentar la fuerza muscular. Estos datos indican que, con una frecuencia de entrenamiento igualada, la distribución semanal de las sesiones del entrenamiento de la fuerza puede tener un efecto despreciable. Este hallazgo abre nuevas perspectivas en el manejo de los días de entrenamiento de la fuerza semanal. Sin embargo, más investigación se requiere antes de aplicar estos resultados a otras poblaciones o en períodos más largos de tiempo.



COMPARTIR