Estrés psicológico y salud ósea

Estrés psicológico y salud ósea
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

La inflamación crónica de bajo grado inducida por el estrés psicológico (incrementa los marcadores proinflamatorios) podría inducir la pérdida ósea a través del aumento de la resorción ósea. Además, la inflamación excesiva del cerebro afecta a la memoria y el aprendizaje, e induce síntomas depresivos (nota: la depresión junto con la ansiedad son dos de las principales enfermedades del siglo XXI). Y el estrés psicológico es un factor de iniciación y recaída del tabaquismo: factor de riesgo de osteoporosis.

El estrés psicológico está asociado con estilos de vida sedentarios, que a su vez están relacionados con una densidad mineral ósea (DMO) baja. Esta observación sugiere que la inactividad física es uno de los mecanismos subyacentes entre el estrés psicológico y una baja DMO. El ejercicio físico tiene un papel importante en la mejora del estrés crónico, y concretamente aquí, en la osteoporosis.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias