Influencia de la periodización en las adaptaciones generadas por regímenes de HIIT

Influencia de la periodización en las adaptaciones generadas por regímenes de HIIT
Se ha observado en individuos no entrenados que el HIIT puede promover mejoras de 0.51 L min en el VO2max en respuesta a 6-13 semanas de entrenamiento, similar a lo expuesto por el MICT, pero con un volumen inferior. Este aumento es considerado importante para el estado de salud a largo plazo ya que una variación de 3.5 ml kg-1min-1 se asocia con una reducción del 13 % del riesgo de mortalidad por cualquier causa. A pesar del aumento percibido del VO2max, las adaptaciones especificas aún no son del todo claras mediante HIIT. La ecuación de Fick establece que la captación de oxigeno está determinada por el producto del gasto cardíaco (GC) y la diferencia de oxigeno arterio-venosa (a-vDO2). Algunos estudios con HIIT han mostrado potenciales adaptaciones tanto en factores centrales como el GC y el volumen sistólico (VS), como en factores periféricos (a-vDO2); sin embargo las diferencias en cuanto a las poblaciones incluidas, los métodos de valoración utilizados y los diversos protocolos de HIIT aplicados, hace difícil establecer conclusiones. En relación a lo mencionado, los diseños efectuados que mantienen durante toda la intervención los mismos parámetros de carga (intensidad, volumen, recuperación, etc) podrían perjudicar la motivación y adherencia, teniendo poca aplicabilidad a situaciones cotidianas. Por otro lado, la periodización es ampliamente utilizada para evitar el estancamiento, promoviendo mejoras fisiológicas constantes. En este sentido, se han observado que los aumentos del VO2max parecen nivelarse luego de prolongadas intervenciones basadas en HIIT. Por esta serie de razones, el siguiente estudio realizado por Astorino et al. (2017) se propuso examinar si 10 sesiones adicionales de diferentes regímenes de HIIT aplicados de forma periodizada, luego de un protocolo convencional de HIIT, promueve continuos aumentos en el VO2max. Además, esta investigación pretendió indagar sobre las respuestas de los mecanismos implicados en la actividad cardiorespiratoria.

Setenta y tres individuos adultos sanos participaron del estudio. Los sujetos fueron evaluados antes y después de los programas HIIT en, composición corporal, VO2max durante un test incremental, y la función hemodinámica mediante una impedancia cardiográfica. Posteriormente los sujetos participaron de 20 sesiones de HIIT en tres grupos diferentes [HIIT+SIT (Sprint Interval Training), HIIT+HIITHI (Alto volumen), y HIIT+PER (periodizado)], teniendo en común el mismo régimen inicial de 10 sesiones de HIIT.

HIIT+SIT: Consistió en 8-12 sprints (4-6 min por sesión) solicitando a los participantes alcanzar la máxima frecuencia de pedaleo.

HIIT+HIITHI: Requirió repetir esfuerzos de 150 seg con 60 seg de recuperación, con una duración de 12.5-17.5 min.

HIIT+PER: Consistió en 3 sesiones de HIIT de alto volumen, 3 sesiones de SIT, y 4 sesiones de HIIT de bajo volumen. Ver detalles de parámetros de carga en la tabla 2.



Durante las sesiones no hubo diferencias en la FC entre los grupos manteniéndose entre 160-180 lat/min y alcanzando un pico de ~90% de la FC máxima. Durante las sesiones 11-20 los participantes del grupo HIIT+HIITHI se ejercitaron a un mayor nivel de potencia (HIIT+HIITHI (127–143 W) versus HIIT + SIT (107–112 W) y HIIT+PER (109–124 W).

El VO2max cambio positivamente (P<0.05) 10.9%, 8.9%, 12.3% para HIIT+SIT, HIIT+HIITHI, y HIIT+PER, respectivamente. Interesantemente, fue encontrado que solo los grupos HIIT+SIT y HIIT+PER lograban mantener los incrementos (3.5% y 5%, respectivamente) luego de las primeras diez sesiones introductorias. La potencia pico mejoró en todos los regímenes HIIT (P≤0.001). El GC aumentó un 5.3% y un 5.4% después de las 10 y 20 sesiones en el grupo HIIT+SIT. Diferentemente, fue hallado que el GC incrementó un total de 7.5% durante todo el período de experimentación en el grupo HIIT+PER (sin cambios en la mitad), y solo mejoró 6% en las sesiones iniciales comunes en el grupo HIIT+HIITHI. Por otro lado, el VS incrementó en la mitad y en el final significativamente en el HIIT+SIT, solo en la mitad para el grupo HIIT+HIITHI y solo en el final para el grupo HIIT+PER (P<0.05). No hubo modificaciones en a-vDO2 (P>0.05) (tabla 3). Fue encontrado una correlación inversa (r=-0.36, P=0.01) entre el nivel basal de VO2max y el porcentaje de variación del VO2max.



Este estudio fue el primero en estudiar los efectos del HIIT variando su estructura primaria aplicando diferentes modelos de periodización. En todos los grupos fue observado un incremento inicial del VO2max, sin embargo solo los grupos que incluyeron ejercicio supramáximo a niveles elevados de intensidad (SIT), promovieron continuas adaptaciones en la capacidad cardiorespiratoria. Estos cambios pueden estar argumentados por una mejora a nivel central (GC, VS), donde uno de los mecanismos fundamentales para provocar estas modificaciones, pueda deberse a un aumento en el volumen sanguíneo y el hematócrito, en lugar a adaptaciones periféricas. Por otro lado fue observado que los individuos menos entrenados mejoraban mayormente el VO2max, por lo que individuos con un nivel inicial de fitness mayor requerirán entrenamientos más intensos o extensos.

Referencias

Astorino, T. A., Edmunds, R. M., Clark, A., King, L., Gallant, R. A., Namm, S., ... & Wood, K. M. (2017). High-intensity interval training increases cardiac output and VO2max. Med Sci Sports Exerc, 49(2), 265-273.


COMPARTIR