La Fatiga en los Deportes de Endurance - ¿Deshidratación o Daño Muscular?

En el marco de nuestro Curso de Fisiología del Ejercicio Aplicada a los Deportes de Endurance que acabamos de lanzar los alentamos a participar de este debate al que invitaremos a participar a nuestros docentes y en particular al Dr. Juan del Coso, un jóven científico del deporte que ha publicado algunos trabajos en la literatura sobre este tema tales como este:

Appl Physiol Nutr Metab. 2013 Mar; 38 (3): 286-91.
Influence of body mass loss and myoglobinuria on the development of muscle fatigue after a marathon in a warm environment.
Del Coso J, Salinero JJ, Abián-Vicen J, González-Millán C, Garde S, Vega P, Pérez-González B.

Hemos presentado en su oportunidad también alguna nota divulgativa relacionada, tal como la que presentamos en nuestro blog hace algún tiempo titulada " El Daño Muscular como Factor Clave del Rendimiento Deportivo en Pruebas de Resistencia".

Así, mi objetivo al abrir este debate es por un lado destacar los hallazgos del Dr. Del Coso en relación a la importancia del daño muscular para determinar la disminución del ritmo en pruebas de endurance como los maratones, y por el otro y tal como el título lo indica conocer la opinión de toda la comunidad relacionada al IEWG y a G-SE en relación a la influencia de la deshidratación en la fatiga.

Respecto a la deshidratación y a su efecto sobre el rendimiento es a mi entender relevante destacar que:

1) Gran parte de lo que sabemos a partir de la literatura científica y nos han enseñado proviene de estudios realizados en el laboratorio y no en el campo. Y comenzando por el que fue el primer trabajo en la literatura realizado por un laboratorio independiente con apoyo de Gatorade. Me refiero al siguiente trabajo del Dr. David L. Costill:
Costill DL, Kammer WF, Fisher A (1970). Fluid ingestion during distance running. Arch. Environ. Health, 21, 520-525.

2) Muchos de los trabajos publicados en la literatura realizados en laboratorio sometieron a los atletas a condiciones de convección mucho menor a la que se logra outdoor, y las competiciones reales se llevan a cabo en estas condiciones. A este respecto es el científico Tim Noakes quien desarrolló en su laboratorio una cámara especial para simular la convección que experimenta el atleta trabajando outdoor, y ha publicado algunos estudios relacionados en la literatura.

3) La mayor parte de los trabajos publicados en la literatura utilizaron un grupo control que no ingiere fluido alguno durante el esfuerzo (no fluid control group), mientras que el grupo control apropiado debe ingerir fluidos a voluntad o ad libitum que es lo que hacen los atletas de endurance de mayor nivel.

4) En estos estudios realizados en lab a los sujetos se los "obliga" a trabajar a un ritmo fijo, algo que no ocurre en el mundo real, ya que en las competencias el atleta regula cuidadosamente su ritmo, en base a la temperatura central que sensa el cerebro, osmolaridad del plasma, y otros mecanismos complejos de regulación del pacing.

5) Destacar que la evidencia científica en base a dos revisiones meta-analíticas publicadas en la literatura* nos indica que cuando se utilizan pruebas ecológicamente válidas (como los protocolos del tipo time trials o contrarreloj y no time to exhaustion o tiempo hasta el agotamiento), el rendimiento no se ve afectado incluso hasta niveles de deshidratación de 4%.

* 1.Goulet Eric D. B (2011). Effect of exercise-induced dehydration on time-trial exercise performance: a meta-analysis. Br. J. Sport Med.; 45 (14): 1149-56, 2011.

2.Goulet Eric D. B (2013). Effect of exercise-induced dehydration on endurance performance: evaluating the impact of exercise protocols on outcomes using a meta-analytic procedure. Br. J. Sport Med., 47 (11):679-86.

6) De este modo, gran parte de lo que nos han enseñado, entre ello, que cuando el atleta pierde un 2% del peso corporal su rendimiento se derrumba de manera considerable, y que entra en una zona de alto riesgo de padecer golpe de calor, está basado en estudios realizados en el laboratorio en condiciones subóptimas de convección, con sujetos que no ingieren fluidos y a los que se les impone un ritmo fijo.

7) Es digno de mención que los datos de competiciones reales muestran que los atletas que mejores rendimientos alcanzan (los ganadores y de puestos de vanguardia) son también los que más se deshidratan y los que alcanzan las mayores temperaturas centrales Cabe destacar que Haile Gebrselassie bebió a una tasa de 0,83 L/h, y sudó 3,6 L/h alcanzando un grado de deshidratación de 9,8%, cuando ganó el Maratón de Dubai en 2009 con una marca de 2 h 6 min 8 seg (Noakes T. Waterlogged. pp, 57, Human Kinetics Publishers, 2012).

En relación a esto, así me dan unas mediciones que yo mismo realicé en un Trail Running de 10 y 21k en corredores populares. Ya ven que al igual que lo que se observa en los estudios de competiciones reales los corredores que mejor rendimiento tienen son los que mayores niveles de deshidratación alcanzan.

¿A que piensan que se debe esto?.


Imagen. Relación del nivel de deshidratación y la velocidad media en pruebas de trail running de 10 a 21 km.

Espero que toda la comunidad de colegas, docentes, y deportistas ligados al International Endurance Work Group puedan darnos sus puntos de vista desde su experiencia. Todos sus aportes son válidos y enriquecedores para nosotros.

Nuestro equipo se compromete a animar el debate, y a invitar a nuestros docentes del Curso de Fisiología del Ejercicio Aplicada a los Deportes de Endurance.

Lic. Facundo Ahumada

International Endurance Work Group

COMPARTIR