¿Platos ovalados?

No cabe duda que los platos ovalados están muy presentes en el mercado de la bicicleta y esto hace que muchos de los usuarios se pregunten cuáles son los beneficios que nos pueden aportar. ¿Previenen lesiones? ¿Aumenta el rendimiento? ¿Mejoran nuestra técnica?. En el siguiente blog intentaremos aportar algo de luz al asunto en cuestión.

Figura 1. Plato ovalado de la marca Rotor

¿Qué nos dice la ciencia?

Lo primero que tenemos de tener en cuenta es que no existe una extensa literatura científica al respecto. Aquí os dejamos a modo de resumen algunos de los artículos existentes.

  • Hull et al. 1992, no encuentran cambios significativos en frecuencia cardiaca, lactato, consumo de oxígeno y gross efficiency
  • Rankin 2008 señala cómo el plato ovalado aumenta la actividad muscular en la fase de recobro.
  • Córdova et al 2004 señala cómo en un esfuerzo constante no existen diferencias en cuanto a rendimiento entre el plato Q y el circular. Sólo en el esfuerzo máximo del final existe una mejora del plato Q con respecto al circular.
  • Mateo-March et al. 2014 demostraron mejoras con el uso de platos ovalados en esfuerzos máximos, en aceleraciones , sprines y cambios de ritmo como pusieron de manifiesto en su estudio.
  • Strutzenberger et al. 2014 señalan que una de las ventajas demostradas es que platos con altos niveles de ovalidad reducen el momento de fuerza en la rodilla
  • Zeller et al. 2014, analizan variables fisiológicas y gross and net efficiency. Tampoco se encuentran variables significativas.
  • Hintzy et al 2015. Señala cómo los platos ovalados mejoran el rendimiento en ciclistas no entrenados.


Figura 2. Comparativa entre Q-ring y Circular Ring (Córdova et al. 2014)

¿Es recomendable su uso?

Como conclusión, podemos decir que los platos ovalados no mejoran el rendimiento en esfuerzos constantes. Por otro lado, esfuerzos máximos, explosivos y aceleraciones si podemos encontrar mejoría. Esto nos hace pensar que en algunas disciplinas del ciclismo como el MTB o el BMX por su estocástica sí es recomendable el uso de este tipo de platos.

Por nuestra experiencia, no recomendamos el uso de platos ovalados a ciclistas que sospechen que no tienen buena técnica de pedaleo. Por lo general, aquellos con una técnica deficitaria hacen con la incorporación de dichos platos que el patrón motor sea aún más errático.

En el caso de platos que permitan graduar el grado de ovalidad, lo ideal es someternos a un estudio del torque y comprobar en qué punto entregamos mejor las fuerzas en base a la configuración establecida. Además, se han de tener en cuenta factores como el grado de condición física y la técnica de pedaleo del ciclista.

Por lo general ( en el caso de Rotor), el punto 3 suele ser el más utilizado por los ciclistas ya que está a caballo de los otros y en muchas ocasiones por desconocimiento es el prefijado. Los puntos 1 y 2 son en principio idóneos para ciclistas con una buena condición física y que son capaces de generar mucha fuerza en la fase de empuje. Por otro lado, los puntos 4 y 5 serán idóneos para ciclistas con buena técnica y por tanto capaces de gestionar buenas cadencias pero como ya hemos dicho anteriormente lo ideal es someterse a un estudio del torque y comprobar empíricamente las situaciones descritas anteriormente.

Figura 3. Comparativa entre el punto 3 (imagen de arriba) y punto 1 (imagen de abajo). Podemos observar cómo en el punto 1 aumenta la actividad eléctrica de los cuádriceps frente a los isquiosurales.

Algunos sistemas como el de Rotor traen un propio software que nos ayudará a determinar cuál es la posición más adecuada del plato.

Figura 4 . Software de Rotor para optimizar el punto de ovalidad.

Por otro lado, con respecto a la disminución de las lesiones de rodilla, el hecho de que cambie la dinámica de entrega de fuerzas puede provocar de manera casuística disminuyan los dolores en ciclistas con molestias en la articulación.

AUTOR

Javier Sola

www.training4ll.com

Network : www.custom4.us

@jsolalo

BIBLIOGRAFÍA.

Cordova, A., Latasa, I., Seco, J., Villa, G., & Rodriguez-Falces, J. (2014). Physiological responses during cycling with oval chainrings (Q-ring) and circular chainrings. Journal of Sports Science and Medicine, 13(2), 410–416.

Hintzy F, Horvais N (2015) Non-circular chainring improves aerobic cycling performance in non-cyclists. Eur J Sport Sci. Sep 25:1-6.

Hull ML, Williams M, Williams K, Kautz S. (1992) Physiological response to cycling with both circular and noncircular chainrings. Med Sci Sports Exerc. Oct;24(10):1114-22.

Mateo-March, M., Fernández-Peña, E., Blasco-Lafarga, C., Morente-Sánchez, J., & Zabala, M. (2014). Does a non-circular chainring improve performance in the bicycle motocross cycling start sprint? Journal of Sports Science and Medicine, 13(1), 97–104.

Rankin JW, Neptune RR. (2008) A theoretical analysis of an optimal chainring shape to maximize crank power during isokinetic pedaling. J Biomech.;41(7):1494-502.

Strutzenberger, G., Wunsch, T., Kroell, J., Dastl, J., & Schwameder, H. (2014). Effect of chainring ovality on joint power during cycling at different workloads and cadences. Sports Biomechanics / International Society of Biomechanics in Sports, 13(2), 97–108. http://doi.org/10.1080/14763141.2014.908946

Zeller S, Abel T, Smith PM, Strueder HK. (2015) Influence of noncircular chainring on male physiological parameters in hand cycling. J Rehabil Res Dev. 52(2):211-20.



COMPARTIR