Qué tan difícil resulta examinar cambios en la oxidación de grasas en respuesta a distintos regímenes de entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIIT).

Qué tan difícil resulta examinar cambios en la oxidación de grasas en respuesta a distintos regímenes de entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIIT).
Una reciente revisión plantea la importancia de los métodos empleados en los protocolos aplicados en diferentes estudios.
La mayor oxidación de grasas de todo el cuerpo ha sido demostrada de forma consistente en respuesta al entrenamiento continuo de intensidad moderada. La realización de un entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIIT) y su forma más intensa, entrenamiento interválico de sprint (SIT), también se ha reportado de aumentar la oxidación de grasas de todo el cuerpo en poblaciones diferentes. Una explicación para este aumento en la oxidación de grasas es el tema de las adaptaciones principalmente periféricas a través de mejoras en el contenido y función mitocondrial. Sin embargo, estudios que examinan los cambios en la oxidación de las grasas en el cuerpo humano son menos comunes en respuesta al HIIT o al SIT que aquellos que determinan aumentos en el consumo máximo de oxígeno que está involucrando, considerando que la oxidación de grasas se ha identificado como un predictor de ganancia de peso y del control glucémico.

En esta revisión, se exploran temas fisiológicos y metodológicos que apuntan a la literatura existente acerca de los cambios en la oxidación de grasas en respuesta al HIIT y al SIT. Los resultados muestran que la realizar entrenamiento intervalado aumenta la oxidación de grasas en aproximadamente el 50% de los estudios, con una frecuencia de mayor oxidación de grasas en respuesta a estudios que usaron HIIT comparado a SIT. Aumentos significativos en encimas como ß-HAD, citrato sintetasa, proteína vinculante al ácido graso, o en FAT/CD36 son probablemente responsables de la mayor oxidación de grasas vista en estos estudios.

Desde esa revisión, se alienta a que los científicos adopten procedimientos metodológicos estrictos para atenuar la variabilidad día a día en la oxidación de grasas, que es dramática y desarrollar procedimientos estandarizados para evaluar la oxidación de grasas, lo que puede mejorar la detección de cambios en esa oxidación en respuesta al HIIT.
COMPARTIR