Rehabilitación pulmonar en adultos mayores con EPOC

Rehabilitación pulmonar en adultos mayores con EPOC
La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad respiratoria común con alta tasa de incidencia y mortalidad (Traulsen et al., 2018). Se caracteriza por un aumento de la obstrucción del flujo de aire que conduce a enfermedades permanentes y trastornos del estado de ánimo (Morakami et al., 2017). La EPOC es más común en los ancianos, y la prevalencia y la mortalidad de los pacientes con EPOC mayores de 60 años son más altas que los de edad similar pero sin EPOC. Estos pacientes no solo tienen una función respiratoria dañada, sino que también presentan mayores complicaciones (Acanfora et al., 2018; Song et al., 2017). Las personas mayores con EPOC experimentan un deterioro de la salud acelerado con un mayor riesgo de eventos adversos y una menor calidad de vida (Nagorni-Obradovic & Vukovic, 2014). Aunque se ha avanzado en el tratamiento farmacológico y quirúrgico, muchos pacientes todavía poseen dificultad para respirar. Siempre están restringidos en un círculo de inactividad debido a los problemas respiratorios que padecen (Stone, John, Petersen y Barnes, 2013).

El objetivo principal del entrenamiento de rehabilitación pulmonar es diseñar un plan de rehabilitación pulmonar basado en la situación real del paciente, a fin de mejorar la tolerancia al ejercicio, ayudar a los pacientes a mejorar sus síntomas de disnea y por tanto con un impacto positivo en la calidad de vida (Lareau y Fahy, 2018). ). Además, mediante un programa de ejercicio personalizado puede disminuir las complicaciones, mejorar la condición física, la participación social y reducir los presupuestos de atención médica (Brooke, Spiliopoulos, & Collins, 2016). La rehabilitación pulmonar para pacientes con EPOC incluye principalmente el tratamiento psicológico, el tratamiento con oxígeno, el sustento nutricional, el ejercicio y la educación (Pierobon et al., 2017). Ya en la década de 1970, Giménez y cols. (Giménez, Uffholtz, Pham y Sobradillo, 1978) llevaron a cabo una investigación de seguimiento de 10 años sobre la rehabilitación pulmonar en pacientes con EPOC. Desde entonces, se han realizado una gran cantidad de ensayos controlados aleatorios en pacientes en diferentes países con diferentes niveles de gravedad de la enfermedad, lo que confirma el efecto beneficioso de la rehabilitación pulmonar (Nolan et al., 2017; Román et al., 2013).

Se estima que la EPOC se convertirá en la tercera causa de muerte en 2020 y en una causa frecuente de muerte en pacientes mayores de 60 años (Calverley y Walker, 2003). En pacientes de edad avanzada, la EPOC a menudo se acompaña de otras comorbilidades como la enfermedad coronaria y el asma (Incalzi et al., 1997). En 2017, la Sociedad Europea de Respiración y la Sociedad Torácica Americana propusieron que la rehabilitación pulmonar debería adaptarse para que fuese adecuada para la gran mayoría de los pacientes con EPOC. Los estudios han demostrado que la rehabilitación pulmonar como tratamiento positivo, basado en el ejercicio, puede mejorar significativamente la salud de los pacientes ancianos con EPOC y mejorar su calidad de vida. (Zhu et al., 2018; Zysman et al., 2016)

Se conocen pruebas de la eficacia de la rehabilitación pulmonar para mejorar la funcionalidad, la aptitud cardiorrespiratoria y neuromuscular, y la calidad de vida en pacientes ancianos con EPOC, donde la condición previa es que estos pacientes mayores puedan adherirse al protocolo de rehabilitación, ya que los programas requieren continuidad para ser eficaces.

Una de las principales medidas en el tratamiento para pacientes estables con EPOC es la de realizar un programa de rehabilitación pulmonar que es una intervención amplia y multidisciplinar para pacientes con síntomas de enfermedades respiratorias crónicas que conduce a una disminución de sus capacidades para el desarrollo de las actividades de la vida diaria (ADL) ( Sun, Nie, Liu, Xu, & Guo, 2014). Estos programas tienen como objetivo disminuir los síntomas, optimizar el estado funcional, aumentar el grado de cooperación entre los pacientes y reducir los costos médicos. Los elementos de rehabilitación pulmonar incluyen la limpieza de las vías respiratorias, la expulsión manual de esputo, el control respiratorio, el ejercicio físico, y la educación para la salud, entre otros.

La innovación de este documento es que se realizó una revisión sistemática y un metanálisis de datos relacionados con pacientes ancianos con EPOC que participaron en programas de rehabilitación pulmonar. Si hubiera habido menos heterogeneidad entre las intervenciones para estos ensayos y las personas que se incluyeron en los ECA eran personas de todas las edades, la conclusión y los resultados podrían haber sido más generalizados de manera más confiable. Sin embargo, esta revisión muestra que la rehabilitación pulmonar puede mejorar significativamente los diversos indicadores de la función pulmonar de los pacientes con EPOC. Para mejorar el tratamiento de esta enfermedad y reducir las complicaciones que experimentan los pacientes ancianos con EPOC, se debe popularizar los programas de rehabilitación pulmonar.


SHARE