Respuestas cardiopulmonares, metabólicas, y neuromusculares agudas a ejercicios intermitentes de severa intensidad

Respuestas cardiopulmonares, metabólicas, y neuromusculares agudas a ejercicios intermitentes de severa intensidad
Se han hecho muchos intentos en combinar diferentes volúmenes, intensidades, y duraciones de intervalo de trabajo para optimizar el tiempo dedicado en o cerca del VO2máx durante el ejercicio intermitente. Sin embargo, la efectividad del ejercicio de tasa de trabajo variable, particularmente durante un protocolo de tasa de trabajo decreciente (DWR), en prolongar el tiempo en VO2máx, permanece poco claro. Por ello, Fabrizio Caputo de la Santa Catarina State University (Brasil), elaboró recientemente un estudio cuyo propósito fue comparar las respuestas cardiopulmonares, neuromusculares, y metabólicas a ejercicios intermitentes de severa intensidad con tasa de trabajo variable o constante (CWR). Once ciclistas (28±5 años; 74±7 kg; 175±5 cm; 63±4ml·kg-1·min-1) realizaron los siguientes tests hasta el agotamiento en días separados: (a) un test incremental; (b) en orden al azar, 2 tests de CWR a 95 y 110% de la potencia pico para la determinación de la potencia crítica (PC); (c) 2–4 tests para la determinación de la potencia más alta que permitía alcanzar el logro de consumo máximo de oxígeno (PHIGH); y (d) 2 ejercicios intermitentes de severa intensidad aleatorios. Las 2 últimas sesiones consistieron en un ejercicio de CWR realizado a PHIGH o un ejercicio con tasa de trabajo decreciente (DWR) desde PHIGH hasta el 105% de la PC.



Comparado con CWR, el DWR presentó un tiempo superior al agotamiento (635±223 vs 274±65 segundos), tiempo empleado sobre el 95% del VO2máx (t95% VO2máx) (323±227 vs 98±65 segundos), y el O2 consumido (0.97±0.41 vs 0.41±0.11 L). La amplitud electromiográfica (raíz del cuadrado medio [RMS]) disminuyó para DWR pero aumentó para CWR durante cada repetición. Sin embargo, la RMS y el VO2 dividido por la potencia (RMS/PO y la proporción de VO2/PO) aumentó en cada repetición para ambos protocolos, pero a una magnitud y curva superior para DWR. Estos resultados indican que la proporción de RMS/PO y de VO2/PO superiores en asociación con la duración del ejercicio más larga, parecieron haber sido responsables del t95% VO2máx más alto observado durante el ejercicio de DWR severo.



Un pool grande de fibras musculares podría reclutarse durante DWR y CWR (considerado un umbral de reclutamiento mínimo >75–85% del VO2máx para fibras del tipo II), con la activación del músculo respecto a la PO que aumenta por más tiempo (una proporción de RMS/PO superior). Sin embargo, como la disminución en la amplitud de RMS se observó en DWR, si un RMS casi constante es pretendido con un ejercicio de DWR, podrían usarse disminuciones más lentas o menores en la tasa de trabajo. Finalmente, aunque el protocolo de CWR parece promover adaptaciones cardiorespiratorias y neuromusculares importantes después del entrenamiento de corto plazo, el uso de DWR podría ser más pertinente aún para tales parámetros en base a los resultados reportados en este estudio. A pesar de la estrategia de manipulación de la tasa de trabajo, el dominio del ejercicio severo puede ser en realidad un rango interesante para el desarrollo cardiopulmonar y neuromuscular simultáneo.










SHARE