Respuestas neuromusculares y perceptuales al ejercicio de moderada intensidad en cinta ergométrica inclinada, declinada y en nivel

Respuestas neuromusculares y perceptuales al ejercicio de moderada intensidad en cinta ergométrica inclinada, declinada y en nivel
Ya que la fatiga neuromuscular se conoce que es específica al modo de contracción muscular, y el ejercicio de carrera o de caminata inclinada o declinada involucra una contracción concéntrica o excéntrica de los músculos extensores de la rodilla, respectivamente, la fatiga neuromuscular inducida por estos dos modos de la locomoción es probable que difiera. En suma, la intensidad y la duración del ejercicio pueden influir en la magnitud de la fatiga neuromuscular.



Sin embargo, ningún estudio ha examinado la fatiga neuromuscular inducida por el ejercicio en cinta ergométrica con inclinación vs declinación realizado a una duración e intensidad similares. Es por eso que Yoann M. Garnier, de la Université Bourgogne Franche Comté (Francia), llevó a cabo un estudio recientemente. Para controlar los factores desconcertantes de intensidad y duración del ejercicio sobre la fatiga neuromuscular, se hizo coincidir la intensidad y la duración de los ejercicios de inclinación, declinación y de nivel. Debido al predominio de las contracciones excéntricas de los músculos extensores durante el ejercicio de carrera en declinación, y el hecho de que la contracción excéntrica es bien conocida que induce el daño muscular, se planteó la hipótesis de que el ejercicio en cinta ergométrica en declinación específicamente generaría alteraciones mayores a nivel periférico. Adicionalmente, ya que el daño muscular asociado con las contracciones excéntricas induce dolor en el músculo, también se supervisó las respuestas perceptuales durante cada ejercicio y por arriba de la 96 hs posteriores al ejercicio.


Quince sujetos sanos realizaron, en días separados, 45 minutos de ejercicio en cinta ergométrica al 75% de la frecuencia cardíaca de reserva en condición de nivel (+1% de inclinación), de inclinación (+15%) o de declinación (-15%). La función neuromuscular de los músculos extensores de la rodilla (KE) se evaluó antes y después del ejercicio. La percepción del esfuerzo, el dolor muscular y el placer fueron medidos durante el ejercicio. También se reportó el dolor muscular luego de las 96 hs después del ejercicio.


A la misma frecuencia cardíaca, el ejercicio en declinación se realizó a una velocidad superior. Esta velocidad superior fue asociada con un esfuerzo percibido y un dolor muscular mayores, así como un placer inferior. El torque isométrico pico de los músculos KE y la activación voluntaria máxima similarmente disminuyeron en las tres condiciones (~15±12 y ~4±4%). La amplitud de M-onda del músculo vasto interno disminuyó en las tres condiciones (~ -12±13%). La amplitud de la M-onda del músculo recto femoral sólo disminuyó después del ejercicio en declinación (-12±16%). El torque de contracción máxima de las contracciones eléctricamente provocadas fue reducido después del ejercicio en inclinación y en declinación para ambas cargas de 10 y 100 Hz (-8±9 y -17±18%). La proporción de Dt10/Dt100 sólo fue reducida después del ejercicio en declinación (-24±19%).



A la misma intensidad moderada, el ejercicio en declinación indujo un nivel mayor de fatiga muscular asociado con un mayor esfuerzo percibido y dolor muscular que el ejercicio inclinado y de nivel. Mientras la fatiga central fue similar entre los tres ejercicios, la fatiga periférica fue mayor luego del ejercicio de carrera en declinación comparado a caminar con inclinación y los ejercicios de carrera en nivel. Es más, el ejercicio de carrera en declinación se percibió como menos agradable, más forzoso y más doloroso que caminar con inclinación o correr en nivel. Como la adhesión al ejercicio físico es propuesta como de estar condicionada por las respuestas perceptuales, la intensidad de ejercicio de carrera en declinación en este estudio fue probablemente demasiada alta para ser tolerable. Este estudio también indica que bajo ciertas circunstancias (por ejemplo, carrera en declinación), la frecuencia cardíaca no representa una herramienta conveniente para monitorear la intensidad del ejercicio y cuantificar la carga de entrenamiento. Estudios futuros que apunten a integrar el ejercicio de carrera en declinación en un programa de entrenamiento deben considerar el uso de una intensidad más baja que el 75% de la frecuencia cardíaca de reserva o una inclinación de la cinta ergométrica menor, y cuidadosamente monitorear las respuestas perceptuales para individualizar el ejercicio. La intensidad del ejercicio debe supervisarse cuidadosamente durante la locomoción en declinación al entrenarse o para propósitos de rehabilitación.






SHARE