Un sprint 'resistido' mejora la tasa de desarrollo de la fuerza durante un sprint de 20-m en atletas

Un sprint 'resistido' mejora la tasa de desarrollo de la fuerza durante un sprint de 20-m en atletas
El rendimiento del músculo esquelético parece ser dependiente en su historia contráctil. El estímulo repetido y el estrés mecánico podrían fatigar al músculo esquelético y así disminuir la producción de fuerza hasta que la recuperación adecuada sea permitida. Por ello, el Dr. Gerald T. Mangine de la Kennesaw State University (EEUU) realizó hace poco un estudio que examinó el efecto de un sprint resistido sobre la cinética de realizar un sprint de 20-m.



Después de una entrada en calor estandarizada, 23 (varones = 10, mujeres = 13) jugadores de la División I de baloncesto completaron 3 pruebas de sprint de 20-m máximo mientras estaban ligados a un dispositivo de resistencia automática. El primer sprint (S1) usó una resistencia mínima, necesaria (1 kg) para alcanzar la potencia pico (PK) y la potencia promedio (AVG) de realizar sprints (P), velocidad (V), y fuerza (F); la tasa máxima de producción de fuerza (RFD) también fue calculada.



El segundo sprint (S2) se completó contra una carga igual aproximadamente al 5% de la masa corporal del atleta. La resistencia mínima (1 kg) se usó de nuevo para el último sprint (S3). Aproximadamente 4–9 minutos de pausa entre cada sprint eran utilizados. Los análisis separados de variación con medidas repetidas revelaron significativos (p≤0.05) efectos principales para todas las medidas de la cinética de la realización de los sprints, excepto para VPK (p = 0.067). Comparado con el S1, se observó un aumentó (p˂0.006) el tiempo del sprint de 20-m (3.4±4.9%), la PAVG (115.9±33.2%), el PPK (65.7±23.7%), la FAVG (134.1±34.5%), la FPK (65.3±16.2%), y la RFD (71.8±22.2%) junto con una menor (p˂0.001) longitud de paso (221±15.3%) y la VAVG (26.6±4.6%) durante el S2. Durante el S3, sólo la RFD se mejoró (5.2±7.1%, p˂0.001) comparado con el S1.

En conclusión, completar un corto sprint resistido con una carga que iguale al 5% de la masa corporal antes que un sprint corto (20-metros) no parece afectar el tiempo de realización de los sprints o su cinética. Sin embargo, parece mejorar la RFD.






APLICACIONES PRÁCTICAS

La realización de sprints resistidos es un medio relativamente nuevo para potencializar el músculo esquelético y mejorar el rendimiento de la realización de sprints. El valor de usar este método de proveer una carga de resistencia es que es más práctico que los ejercicios de entrenamiento de la fuerza tradicional y es específico a la realización de sprints. Adicionalmente, los dispositivos de movimiento resistidos, como el dispositivo 1080 Sprint, también tienen un 'feedback' de tiempo real capaces de proporcionar medidas cinéticas importantes en la realización de los sprints. No obstante, la prescripción apropiada para esta modalidad de estimulación vía PAP (potenciación post-activación) permanece desconocida. Aunque los cambios en el tiempo de realización de sprints y la mayoría de las medidas cinéticas no fueron observados, los resultados de la investigación presente indican que un único sprint usando una carga que iguale al 5% de la masa corporal del atleta puede mejorar la RFD durante un sprint de 20-m. Los entrenadores y sus atletas pueden considerar la adición de un sprint resistido antes de un evento atlético (por ejemplo, durante la entrada en calor) para mejorar la RFD agudamente. Un aumento temporal en la RFD potencialmente podría intensificar el rendimiento atlético durante las fases iniciales de una competición.

COMPARTIR