Bienvenida a la Sección de Entrenamiento en el Fútbol

Bienvenida a la Sección de Entrenamiento en el Fútbol

 Los invito a pensar que pasaría si dejáramos un bollo de papel en el patio de una escuela previo a la salida de los niños al recreo. Seguramente todos coincidiremos sobre cual será el destino más probable que tendrá esa pseudo-esfera, verdad? Al menos a mí no me cabe duda que dejará de ser sólo un bollo de papel para transformarse en una pelota, el objeto mas codiciado y cautivante del patio. Dividirá a un grupo de niños en dos equipos y los divertirá sin pausas hasta que el recreo termine y, si el recreo no terminaría pues el partido de ningún modo lo haría, de la misma manera que sucedería con cualquier picado jugado en un potrero o una plaza en cualquier parte del mundo. Tal vez el fútbol, como juego o deporte (como quieran tomarlo), sea muy natural para nuestra cultura, y por fortuna tremendamente inclusivo, y también -cada vez- más universal.

El interés natural que el fútbol despierta a nivel global también ha llegado a la actividad científica. Podríamos decir hoy, sin temor a equivocarnos, que el fútbol es uno de los deportes más investigados en la literatura, sino el más investigado, y que estamos asistiendo a un incremento exponencial en el numero de publicaciones que estudian este deporte desde las más diversas áreas. Los resultados de uno de los motores de búsqueda más importantes de artículos científicos del mundo (PubMed) muestran que el numero de artículos indexados para el término “entrenamiento en fútbol” para los años 1970, 1980, 1990, 2000 y el 2012 fueron de, 0, 6, 13, 41 y 206 artículos respectivamente. Este incremento en la disponibilidad de conocimiento se ha visto acompañado por un constante y creciente interés por parte de los profesionales ligados al fútbol por adquirir conocimiento e intercambiar información.

La tendencia hacia una mayor búsqueda de información seguramente se ha visto fortalecida por la aparición de internet y puede deberse a la creencia de que su manejo nos ayuda a desarrollar mejor nuestra función, a que nos da seguridad frente a la tremenda incertidumbre que nos plantea un resultado deportivo, o por que sólo sea un mandato social. Si nos basamos en lo puramente competitivo, podríámos postular que si tenemos más y mejores conocimientos y, en la medida que estos conocimientos fueran aplicados correctamente, las posibilidades de obtener resultados positivos serían mayores. De todos modos, en mi visión, creo que lo hacemos por razones que son aún mucho más poderosas que los resultados deportivos. Lo hacemos simplemente por que está bien hacerlo y, si definimos por oposición, por que sería pésimo no hacerlo. Cómo no ayudar a un jugador a potenciar su rendimiento físico o técnico, cómo no ayudarle a disfrutar más del juego, cómo no ayudarle a mejorar su nivel de salud, a disminuir su riesgo de lesionarse, cómo no aportar nuestro mejor esfuerzo a las instituciones que nos cotratan. Si no lo haríamos sería una traición al sentimiento de mucha gente para quienes su club representa algo realmente importante en su vida, por que incluso su club los ayuda a reconocerse e identificar parte de su identidad, a formar parte de un colectivo que los representa. Vamos!!!, todos conocemos lo que significa su club para un hincha, y no debemos perder de vista que con nuestro trabajo contribuimos a sostener ese sentimiento y, lo hacemos tal vez, por que respetamos y compartimos el sentimiento de la gente y por que sabemos de la relevancia social y cultural del fútbol en nuestros días. En pocas palabras, el fútbol merece y nos exige nuestro mejor esfuerzo. Y perdonénme si no coincidimos, pero encuentro que éstas son razones más poderosas para esforzarnos en mejorar, que el solo hecho de ganar o perder partidos.

Las causas mencionadas -entre otras-, justifican nuestro esfuerzo por lograr la mejor preparación de nuestros equipos. Si bien son innumerables las variables que determinan la calidad de nuestros entrenamientos, algunas, dependen de factores exógenos que no podemos manejar, mientras que otras dependen factores que tienen que ver más con nuestras acciones. El manejo de conocimiento y su permanente incorporación, la reflexión sobre la propia práctica y el intercambio de opiniones con colegas con diferentes experiencias, conocimientos y puntos de vista, y por supuesto con los propios jugadores, son algunas de las variables que pueden ayudarnos a mejorar como profesionales, y que sí podemos manejar. En este escenario, la propuesta de la sección de Entrenamiento en Fútbol del Grupo Sobre Entrenamiento es la de brindar un ámbito de permanente intercambio de conocimientos, información, opiniones y debates dentro de un marco de respeto inalterable e innegociable que entre colegas será saludable mantener, más allá de las posibles diferencias y pasiones, que nuestro trabajo despierta. Por ello, les brindamos la bienvenida a la sección y los invitamos a participar de la misma.

COMPARTIR