Con el talento se nace, pero el éxito requiere preparación.

Con el talento se nace, pero el éxito requiere preparación.

Bejarano Bache, Manuel A.

Ldo. CCAFD, Alto Rendimiento Deportivo. Máster Neurociencias y Biología del Comportamiento. Atleta federado por RFEA (Sprinter). Entrenador Personal (oposiciones a Policía Nacional y Bomberos). Recuperador de Lesiones primera plantilla Sevilla F.C. S.A.D. Temporada 2013/14. (http://g-se.com/es/usuario/perfil/manuel-alejandro-bejarano-bache)


CON EL TALENTO SE NACE, PERO EL ÉXITO REQUIERE PREPARACIÓN

De todos es conocida la eterna batalla científica entre ambientalistas (que defienden a ultranza la indeterminación de las características físicas, intelectuales, sociales y las capacidades de los individuos, su desarrollo por medio del ambiente y la experiencia, siendo éstos los únicos factores que realmente van determinando dichas capacidades y características) y, por el contrario los genetistas (que defienden la determinación de la naturaleza del individuo en el momento de nacer, consistiendo su desarrollo en la aparición, dentro de ventanas temporales o momentos concretos, de una serie de características que se encuentran codificadas en el ADN de cada individuo).

Preferiría no escribir sobre estas dos personas (reabriendo o generando debates, en la mayoría de las ocasiones condicionados por los sentimientos y rivalidad entre simpatizantes de uno y otro equipo a los cuales pertenecen). Sin embargo, dado el conocimiento universal de sus historias, sus orígenes, su evolución y el carácter global que ha adquirido el debate que ha generado la coincidencia de estos dos fenómenos en el tiempo y en el mismo deporte, siendo dicho deporte tan popular, me parece un ejemplo casi perfecto para contribuir con mi granito de arena (seguramente subjetivo) en la enorme duna formada por el enfrentamiento científico antes mencionado, así como al debate que profusamente está teniendo lugar en los foros, redes sociales y lugares del mundo en nuestros días.


BREVE DESCRIPCIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS DEL FÚTBOL

En primer lugar comenzaré con una breve descripción de este deporte. Sobra decir las características que definen al deporte en sí en cuanto a número de jugadores o el objetivo del juego, por lo que mencionaré solo las necesarias para contextualizar relacionándolas directamente con las características físicas y capacidades que, a mi modo de ver, deben poseer los futbolistas, que es lo que nos interesa en principio, en este caso.

El fútbol es un deporte dinámico (no solo en cuanto a que es un deporte muy físico, con movimiento y desplazamientos, sino en cuanto a que es un deporte cambiante y complejo, es decir, el juego se desarrolla de un modo abierto y más o menos continuo, indeterminado y con un alto grado de variabilidad en función de las acciones realizadas por un conjunto de individuos que se relacionan entre sí al mismo tiempo, cuyas interacciones no necesariamente determinan el resultado, ni de la acción, ni del juego, existiendo un innumerable sinfín de variables y condicionantes que lo afectan pero no determinan).

Como deporte físico hace importante las características físicas (tamaño, peso, extremidades, distribución de la masa, etc.) y las cualidades (velocidad, fuerza, resistencia, flexibilidad, agilidad...) de sus deportistas.

Por otro lado, como deporte dinámico y complejo, requiere una serie de características neurocognitivas (capacidad de reacción, control postural, tono muscular, equilibrio, visión periférica, capacidad de predicción de trayectorias, anticipación, comunicación efectiva, creatividad, capacidad de interpretación para enmascarar preíndices de movimiento, fingir y engañar al rival sin hacer lo propio con su compañero, visión de conjunto, manejo de espacios, superficies, profundidades y longitudes).

La duración de un encuentro, entre 90 -normalmente- y 120 minutos, y los espacios a recorrer (campo de ~90m x ~45m, con recorridos frecuentes a alta intensidad, sino máxima, de 10-30m hasta 40-80m, menos frecuentemente cuanto mayor la distancia) hace suponer la necesidad de una gran capacidad de resistencia física y aeróbica, y dada la naturaleza breve de las acciones determinantes de lucha, regate, pase y tiro, que se resuelven en instantes de altísima intensidad, el fútbol exige a sus deportistas un importante grado de explosividad y desarrollo del metabolismo anaeróbico, láctico y/o aláctico, en diferentes niveles en función de la posición ocupada, el rival más directo, el momento del partido y el juego que nuestro equipo desarrolle.

El carácter intermitente de sus acciones, alternando continuamente entre alta/máxima intensidad y baja intensidad, hace necesaria (y produce el desarrollo) de una alta capacidad para recuperarse de esfuerzos anaeróbicos alácticos y lácticos, que, sumado a la necesidad de enfrentar a un rival, presionar, pasar a un compañero y moverse/desplazarse para regresar tras perder el balón, selecciona a los individuos con una destacada cualidad de velocidad y explosividad que, durante su evolución, irán desarrollando mayores capacidades para recorrer distancias cada vez más largas en menor tiempo, frenar en cada vez menos distancia y tiempo, según les exija la competición y ellos mismos, pudiendo alcanzar grandes niveles de fuerza en las extremidades inferiores, pero, sobre todo, una impresionante capacidad para obtenerla en un tiempo muy breve (RFD), pudiendo frenar la inercia de su propio cuerpo a altas velocidades en un tiempo muy reducido y repetir el esfuerzo un innumerable número de ocasiones.

No nos podemos olvidar del móvil. En éste deporte el móvil consiste en un objeto esférico de unos 400g y 70cm de circunferencia, el balón. Desplazarlo por una superficie de hierba puede resultar más o menos fácil a cualquiera que tenga cierta experiencia en el manejo de los pies con objetos esféricos desde cierta edad.

Si bien, por otra parte, desplazarlo con cierta habilidad y control, rapidez y más aún si sumamos al adversario y al compañero (por lo que añadiremos mayor complejidad: capacidades neurocognitivas ya mencionadas, intención-aspectos ya no técnicos sino tácticos propios del juego) puede no resultar tan sencillo.

Además, el móvil en este deporte permite realizar un gesto técnico que consiste en desplazarlo grandes distancias en relación al tamaño del campo de juego, alcanzando distancias entre 25-70m para lo cual hay que golpearlo con fuerza y con diferentes superficies de contacto con el pie. Dado el peso del balón parece razonable pensar que alcanzar esas distancias es bastante fácil. En cambio, cuando se golpea un balón de fútbol profesional podemos llevarnos la sorpresa de que resulta difícil desplazarlo sin que bote más allá de 30-40 m si no contamos con una técnica de golpeo adecuada. (En ésto profundizaremos en otro post, más adelante). Si incluimos la necesidad de golpearlo con cierto efecto y precisión para que lo reciba quién y cómo deseamos que lo reciba, la acción se puede llegar a complicar bastante para el deportista, no digamos para una persona con tan solo una experiencia aficionada al fútbol.

Pues bien, el gesto del golpeo, bien sea para un pase largo, un golpeo de córner, falta directa o indirecta o un golpeo a portería, requiere una depurada técnica, en cuanto a la coordinación del desplazamiento de varios segmentos corporales y extremidades, acoplada con el desplazamiento y control de los del lado contralateral, permitiendo una superposición de fuerzas y velocidades segmentarias que generarán el mayor sumatorio de fuerzas posibles en diferentes direcciones (vectores) para que el segmento final, el pie, alcance la mayor velocidad terminal posible y lo más cerca posible del instante de contacto con el balón, todo ello sin perder control para una óptima precisión (requiere un buen ajuste entre el pie de apoyo, el control postural y la activación y posición del pie de golpeo, así como el dominio del “Efecto Magnus”-modificación de la trayectoria y dirección derivado de la rotación de un móvil sobre sí mismo y los cambios de presión en diferentes partes de la superficie de contacto entre el móvil y el fluido a través del cual se traslada- condicionado por un buen conocimiento y experiencia del resultado que cabe esperar según el punto de golpeo sobre el balón).


TALENTO vs TALENTO POTENCIADO (POR LA MENTALIDAD Y PREPARACIÓN)

En éste momento, podemos comenzar a dilucidar la trama del tema aquí expuesto.

Como es globalmente conocido, dos jugadores cuya trayectoria ha ido evolucionando dentro del panorama del fútbol profesional en la última década se han convertido en las puntas de dos de los más importantes icebergs del fútbol mundial (probablemente los mejores equipos del mundo y de hecho así han sido considerados estadísticamente en varias ocasiones, alternándose, por la IFFHS y FIFA).

Tal y como cabe esperar, hablamos de los futbolistas Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, jugadores que pueden ser considerados como principales goleadores, fundamentales para sus actuales equipos, F.C. Barcelona y Real Madrid respectivamente.


LEO MESSI. EL TALENTO

Por un lado, Lionel es un jugador argentino, nacido en 1987, que cuenta con un peso de 67 Kg y una altura de 1,69m, según datos de su ficha en la web del F.C. Barcelona:

http://www.fcbarcelona.es/futbol/primer-equipo/plantilla/jugadores/messi


Evolución Física

Su desarrollo físico es reconocido por estar basado en un tratamiento justificado (van der Lely, 2004) consistente en la administración de hormona del crecimiento (HG) durante 30 meses, debido a que se le detectó un déficit de ésta que retrasaba su desarrollo óseo a los 11 años y su familia no podía permitírselo, por lo que finalmente el F.C. Barcelona se hizo cargo como parte del contrato con el jugador. De este modo, tal y como cuenta su padre, Jorge Messi: “En España tuvo un desarrollo que no se puede creer. Creció 29 centímetros en 30 meses.” Pasando pues, de 1,40m a 1,69, su altura final, incrementando de igual forma su peso y masa muscular. Si el tratamiento con HG para su crecimiento afectó también al desarrollo de la musculatura es algo evidente si observamos la bibliografía al respecto, donde se expone que, aunque los efectos de la HG sobre el rendimiento atlético están poco demostrados, salvo en algunos estudios con atletas recreacionales (Meinhardt U, et al. 2010), la mayoría de los beneficios y efectos positivos se producen en sujetos con deficiencia de HG a los que se le aplica una reposición. (Erotokritou-Mulligan, L, et al. 2011). Es lógico pensar que no existan estudios con atletas de élite, teniendo en cuenta que el uso de HG en el deporte está prohibido por la World Anti-Doping Agency (WADA) y el Comité Olímpico Internacional (COI), por lo que no se puede atribuir definitivamente a la mejora del rendimiento físico en deportistas de élite lo siguientes efectos que se asocian a la administración de HG:

  • Potencial efecto anabólico sobre la musculatura (la GH promueve la liberación de IGF-1 desde el hígado fundamentalmente, hormona asociada a la proliferación, diferenciación y migración celular, aunque su mecanismo de acción no es bien comprendido aún en la actualidad).
  • Fomenta el desarrollo y permite el crecimiento óseo (incrementa la tasa de reposición de hueso y colágeno).
  • Efecto lipolítico: reduce la masa grasa. Además la redistribuye desde el tronco hacia la periferia.
  • Mejora la aptitud para el ejercicio físico y el rendimiento atlético (promueve el uso del metabolismo de la glucosa, incrementa los valores de consumo de oxígeno y los umbrales ventilatorios).
  • Efecto antinatriurético: incrementa la masa de agua extracelular y mejora la función renal y cardíaca.
  • Mejora la integridad de las fibras estructurales, reduciendo el riesgo de lesión mecánica (bien sea ósea, ligamentosa o tendinosa).

(Meinhardt, U. et al. 2010; Erotokritou-Mulligan, L. et al. 2011; van der Lely A.J. 2004; Velloso C.P. 2008; Reed, M.L. et al. 2013; Holt, R.I.G. et al. 2008)


Talento Técnico-Táctico

En cuanto a su talento técnico-táctico se evidencia que se ha mantenido desde que era un niño, tal y como el propio Leo expone: “a pesar de que crecí y aprendí mucho en España, nunca cambié mi manera de jugar, que es la que traigo desde chiquito” (Leo, 2009)” y “en el Barcelona me enseñaron muchas cosas, pero nunca trataron de cambiarme el estilo. Mi manera de jugar no varió” (2009). Aunque su carácter no especialmente trabajador, por lo menos en tema de estudios (no podemos generalizar con certeza en todos los ámbitos), tal y como indican algunas personas sobre él e incluso él mismo: “No hacía lío, era tranquilo, pero un desastre para estudiar, no me gustaba, iba para atrás en todas las materias”, admitió Leo. “En el cole, Leo era muy vago pero no le iba mal.” (Cintia, compañera de clase en la Escuela N° 66 General Las Heras). “Un desastre, lo que menos hacíamos era estudiar. Las profesoras se volvían locas” (De nuevo Leo Messi, sobre su escuela secundaria en Barcelona). Tras debutar en primera y continuar viviendo a 100 metros del Camp Nou: “Es lindo porque me levanto 10 minutos antes y llego al toque, todo rápido”, (sonreía Messi, asegurando que buena parte del tiempo libre que posee lo emplea en dormir y descansar). “Hay que tener una condición genética para poder rendir a alto nivel. Diría que en un 90%, pero hay que entrenarlo, si no se cuida no lo va a tener.” (Eduardo Parra, preparador físico de elite en clubes como Liverpool, Inter de Milán o Celta de Vigo).


Carácter. Evolución Psico-Social

En cuanto a su desarrollo psicosocial, se habla de una persona tímida en principio, que ha ido desarrollando una personalidad en algunos momentos ciertamente caprichosa, organizando algunas cuestiones del club que probablemente no le correspondían, protagonizando algunas situaciones que podrían calificarse de incluso falta de respeto hacia el entrenador y algunos compañeros. En otra dirección, siendo argentino, conocía un idioma muy similar al hablado en el país donde ha desarrollado su carrera deportiva, sin necesidad de aprender otros idiomas o de esforzarse en ello.

También hemos de que destacar que su mentalidad era preclara y las metas más que claras por su fuerte voluntad desde pequeño, sabiendo que finalmente ha logrado convertirse en futbolista profesional: ““Cuando me fui, lloré mucho, lloraba por todo lo que dejaba en la Argentina, pero al mismo tiempo tenía una ilusión y sabía que era para mejor”. (Leo Messi). “Al año de estar en España, mi hermano (Matías) se quería volver porque no aguantaba más y fui yo quien decidí seguir, aunque ellos regresaran. Me preguntaron qué quería y yo elegí quedarme”. (Leo Messi).


Progresión Profesional

Su palmarés personal también ha ido progresando a medida que ha ido progresando como jugador, acumulando partidos, experiencias en liga y competiciones europeas e internacionales, curtiéndose frente a los defensores, guardametas y mediocentros encargados de frenarle (recordemos aquella brutal entrada de Asier Del Horno cuando el Barcelona se enfrentó al Chelsea en la Champions League de 2006). Así, tras 6 años de carrera deportiva en la máxima competición, ya contaba con 14 títulos (con 22 años mientras que a la misma edad, jugadores como Pelé – 12, Cruyff – 6, Di Stefano – 3 y Maradona – 2, contaban con un número menor de títulos, solo acercándose Pelé, aunque éste jugaba en el campeonato brasileño, sin dejar de tener en cuenta que a esa edad Pelé ya había logrado 2 mundiales con Brasil) tras finalizar la temporada 2013/14 Messi cuenta con 22 títulos (23 si contamos el Mundial sub-20 con Argentina): 6 Ligas, 3 Ligas de Campeones, 2 Copas del Rey, 2 Supercopas de Europa, 6 Supercopas de España y 2 Mundiales de Clubes con el Barcelona; 1 Oro Olímpico con Argentina). En lo individual, su progresión goleadora ha sido la siguiente:

Cabe destacar que sus 4 balones de oro, sus 3 botas de oro y sus múltiples premios a diferentes facetas, como mejor jugador de diferentes competiciones y en partidos oficiales, sumado a sus records de goles (354 goles en 426 partidos oficiales con el F.C. Barcelona, con hasta 73 goles en 60 partidos en una temporada con su equipo en la 2011/12, 50 de ellos en la Liga española, siendo el jugador que más goles ha hecho en una temporada completa, selección incluida, con un total de 82 en 69 partidos, anotando 5 goles en un partido de Champions, frente al Bayern Leverkusen, aunque en un año aparece en el Guinness World Records con 91 goles en 69 partidos, sin ser oficializado este record por la FIFA, y con más goles en la obtención de la bota de oro, 50) hacen de Messi estadísticamente el mejor jugador de la historia del fútbol mundial.


Su Juego

Su juego se basa en mantener el balón muy cerca de su pie, avanzando con velocidad, cambiando de ritmo a medida que lo necesita y encuentra rivales y/o asociándose con sus compañeros de equipo, que también cuentan con una extrema calidad técnico-táctica, sin realizar destacados gestos o maniobras de regate. Al poseer un centro de gravedad muy bajo y piernas de reducida longitud (89-95cm aproximadamente, datos basados en conjeturas y aproximaciones) concentrando además la mayor parte de su masa en las piernas, hace que su juego sea más que efectivo, junto con su control de balón y destreza para manejarlo tanto en carrera como cuando se frena para enfrentar o superar a un rival, creando una superioridad temporal al desajustar el “timing” del rival (al frenarse obliga al rival a frenar y modificar su acción, lo que supone unas décimas de segundo entre toma de decisión y reacción para la puesta en marcha, si en ese momento Messi vuelve a arrancar rápidamente obliga al rival a volver a hacerlo incrementando la ventaja temporal en el al menos el doble) convierte su estilo de juego en demoledor para un delantero que suele recibir el balón e inicia su juego a cierta distancia del área.

(Pueden leerse descripciones sobre su técnica en su ficha en la web oficial del F.C. Barcelona: http://www.fcbarcelona.es/futbol/primer-equipo/plantilla/jugadores/messi, entre otras).


Mis Conclusiones personales sobre Leo Messi

Por lo tanto, en un deporte donde las distancias a recorrer son cortas, los cambios de ritmo son continuos, los defensores suelen ser más corpulentos, grandes y lentos, hay que manejar un móvil, se requiere explosividad, tanto en las acciones decisivas como para avanzar hacia la meta contraria y recorrer dichas distancias y tramos entre rival y rival lo más rápido posible, frenando en el menor tiempo posible, el talento de Lionel Messi derivado de sus características físicas y neurocognitivas (sin olvidar que su juego se apoya y acopla perfectamente al estilo de juego de su equipo y/o viceversa) es prácticamente perfecto para este deporte, lo que se puede deducir de sus resultados, obtenidos eficientemente en relación al esfuerzo del jugador, y de que no haya variado su forma de jugar, lo cual es lógico si tenemos en cuenta que su juego es prácticamente perfecto para las características del fútbol.


CRISTIANO RONALDO, LA PREPARACIÓN Y LA MENTALIDAD DE SUPERACIÓN

Por otro lado, Cristiano Ronaldo es un jugador portugués, ligeramente mayor que Lionel (nacido en 1985) cuyo peso es de 80Kg y midiendo 1,85m de altura, según podemos observar en su ficha en la web oficial del Real Madrid:

http://www.realmadrid.com/futbol/plantilla/cristiano-ronaldo-dos-santos

En el caso de Cristiano, tanto sus características físicas como su juego han ido evolucionando a lo largo de su carrera, adaptándose al juego de sus diferentes equipos, a momentos concretos de un partido o las necesidades y propuestas del entrenador. Dicha evolución se debe a un fuerte carácter competitivo, perfeccionista, a un trabajo constante, metódico y perseverante, manteniendo una disciplina casi militar.


Evolución Física

Por ejemplo, se observa la evolución de su complexión física, pasando de ser un deportista delgado y extremidades largas (destacando debido a su reducido volumen muscular) a ser un deportista de cierta corpulencia (llegando a pesar hasta 85 Kg en ocasiones a lo largo de la temporada), equilibrado a su altura, desarrollando una abundante musculatura atlética, dando una apariencia más equilibrada a su tren inferior y obteniendo altos valores de rendimiento físico en cuanto a salto (44cm; 1,5 BodyWeight-BW en CMJ y 78cm; 5 BW en ABK con 1 paso de aproximación) y carrera de corta distancia (3,61s en 25m) o con cambios de dirección.


Evolución de su Juego

Su juego también ha ido evolucionando acorde con sus características físicas, pasando de ser un jugador espectacular que basaba su juego en el movimiento rápido de piernas con regates inverosímiles, fintas en espacios muy reducidos para avanzar con pequeños sprints cortos y golpear cerca de la portería o driblar a los defensas y al portero con un destacado carácter egocéntrico e individualista, a convertirse en un gran jugador de equipo que basa su juego en driblar y fintar solo cuando es necesario, casi siempre en carrera o previo a apoyarse en algún compañero, siendo espectacular ahora por sus carreras de más de 40 y hasta 90 metros en algún caso para culminar jugadas de contragolpes junto a un juego aéreo muy perfeccionado, pasando de ganar el 40% de balones aéreos al 60%, pareciendo en ocasiones que flotara en el aire.

El desarrollo del tren inferior también ha supuesto la mejoría en el disparo desde larga distancia, logrando goles como en el partido frente al Betis, en el que el balón alcanzó los 130Km/h en 26m y sus golpeos desde larga distancia suelen superar los 120Km/h normalmente.

En cuanto a sus capacidades neurocognitivas, la experiencia le permite regatear de manera prácticamente automática, observando y analizando continuamente los pies, las piernas, las caderas de su adversario, pudiendo predecir sus acciones a partir de los preíndices de movimiento, además de mover los pies y piernas rápidamente, con gran precisión para fintar, engañar, desplazar a su adversario, controlar o mover el balón cuando es conveniente impidiendo, la mayor parte del tiempo, que éste esté parado. Lo mismo sucede a la hora de golpear el balón tras un pase del compañero, pues es capaz de calcular la trayectoria del balón y predecir hacia donde irá el balón (es capaz de predecir donde se encontrará el balón incluso apagando la luz justo en el momento del pase del compañero) conectando con éxito jugadas aéreas y mejorando su tiempo de reacción, pues se anticipa a los rivales (aunque es algo que los profesionales pueden hacer, así que los defensores también se anticipan, ya es cuestión de cómo de bien lo hace y la diferencia temporal entre cada uno).

Por otra parte, su técnica, entendida ésta como “la óptima aplicación de la fuerza” (Badillo, J.J. 1995) se acerca a la perfección, tanto en su lanzamiento a puerta (muy particular golpeo en los lanzamientos de falta directa) como en los regates y control de balón (su rapidez, agilidad y habilidad son destacadamente superiores al resto de futbolistas, siendo igualado solo por muy pocos).


Carácter. Evolución Psico-Social

En cuanto a su desarrollo psicosocial, se trata de un deportista que, a pesar de ser futbolista y no tener una necesidad real de hacerlo, se ha dedicado a perfeccionarse a sí mismo, a desarrollarse en la dirección adecuada para destacar aún más y lograr sus propios objetivos y, entre ellos, superar a los demás, fundamentalmente a Leo Messi, su gran rival. Como él mismo indica en el documental de “Cristiano Ronaldo al Límite” se dedica a realizar las cosas lo mejor posible, eligiendo, pensando y dirigiendo prácticamente todo su esfuerzo en su carrera futbolística. Ha modificado su conducta desde la de un joven egocéntrico y prepotente, a una persona más madura, más centrada y más humilde, que basa su éxito en el trabajo, el esfuerzo y la superación diaria (se observa en sus entrevistas y en la mejora de su capacidad comunicativa, siendo verdad o mentira, pero diciendo lo que debía decir en cada momento). Siendo portugués se marchó joven a Inglaterra, donde recibió una buena educación y contó con el apoyo y la guía de su mentor futbolístico Alex Ferguson. Allí tuvo que aprender inglés, aunque no fuera estrictamente necesario, pero quizás comprendió o le hicieron comprender que era para su bien. Por último, dio un salto a España, atraído por un proyecto prometedor en el Real Madrid de las grandes estrellas de Florentino Pérez, encontrando al que ha sido probablemente el mejor Barcelona de todos los tiempos, ha coincidido con uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol por no decir el mejor. En Madrid ha aprendido español y ha perfeccionado su actitud y su capacidad de comunicación. A pesar de ser ya un gran jugador, ha sido inconformista y ha plantado cara, logrando su segundo Balón de Oro en 2013 y la décima Copa de Europa del Real Madrid, además de su tercera Bota de Oro. Por todo ello, se puede decir que Cristiano ha madurado su personalidad, cuenta con un fuerte carácter ganador, inconformista y de superación.


Progresión Profesional

Individualmente destaca fundamentalmente por su progresión, obteniendo unos números y estadísticas verdaderamente espectaculares en los últimos años. Así pues, sin ser el mejor goleador de todos los tiempos, los que hablan de él y lo categorizan como el mejor jugador del mundo lo describen como el jugador total o el jugador más completo, lo cual queda reflejado si se observa que ha ido mejorando cada uno de los aspectos de su juego (en todas las facetas del juego se podría decir) e incrementando su promedio goleador al mismo tiempo que incrementaba sus números, mejorando simultáneamente también su juego colectivo, apoyando en defensa y en ataque cediendo algo de protagonismo a sus compañeros haciéndoles más partícipes en la consecución de los goles y para el beneficio del equipo a la hora de obtener victorias sobre sus actuaciones individuales. Cabría destacar, como aspecto de su progresión profesional, parte del mundo del fútbol, que mientras progresaba en su juego nunca dejó de lado su faceta mediática y la ha ido perfeccionando a lo largo de su carrera, lo cual no ha ido solo en su beneficio, sino también en beneficio del club, que tal y como Florentino declaraba, Cristiano es capaz de amortizar la importante inversión que realizó el club para su fichaje, por lo que no supone un esfuerzo económico para el Real Madrid.

Centrándonos en la parte deportiva de su carrera profesional, Cristiano lleva anotados 375 goles en 569 partidos, lo que supone un coeficiente goleador alejado del de Messi (0,66 frente a 0,83, llevando este último casi el mismo número de goles (21 goles menos) en 143 partidos menos). De éstos, en su época del Manchester United logró anotar hasta 42 goles en 49 partidos en una temporada, de los que 31 fueron en 34 partidos de la Liga Inglesa, siendo el máximo anotador en la Premier a 38 partidos, junto a Alan Shearer. Ya en el Real Madrid destacan sus números en las últimas 4 temporadas, logrando en todas más de 50 goles, a prácticamente gol por partido de media, entre los cuales más de 30 por temporada en la Liga española, alcanzando los 60 goles en la temporada 2011/12 en 55 partidos (69 en el año natural de 2013. Con la selección absoluta de su país, a pesar de no haber logrado grandes éxitos, ha logrado ser subcampeón de una Eurocopa en la edición de 2004, un cuarto puesto en el mundial de Alemania 2006 y semifinalista de la Eurocopa de 2012, siendo Cristiano Ronaldo el máximo goleador de Portugal con 49 tantos en 110 partidos internacionales. Hay que tener en cuenta que la selección portuguesa ocupaba el puesto 43º en el año 1998 en el Ranking FIFA.

De sus numerosos premios y trofeos que reconocen sus virtudes y éxitos individuales en el fútbol, se distinguen sus 3 botas de oro (2008-31 goles; 2011-40 goles; 2014-31 goles) y sus 2 balones de oro (2008 y 2013), sobresaliendo los dos últimos galardones recibidos en 2014, debido a la gran lucha y rivalidad con Leo Messi, al que ha igualado en número de botas de oro y vuelve a superar, quedando Leo en 2º lugar, como sucediera en 2008, tras 2 años consecutivos quedando Cristiano en 2º lugar a la estela de Messi.

Su progresión goleadora es la siguiente:

Tanto la progresión de Messi como la de Cristiano en su capacidad goleadora son ascendentes en número de goles y promedio de goles por partido, mostrando ambos un año de drástico descenso del rendimiento (07/08 en el caso de Messi y en la 08/09 Cristiano, se observa más acusada la éste último), y siendo Messi el mejor en cuanto a datos absolutos, aunque en términos relativos Messi supera a Cristiano solo en las temporadas 2011/12 y 2012/13, pero con gran diferencia (1,22 y 1,2 para cada respectiva temporada, frente a 1,09 y 1,00 en el caso de Cristiano). Sin embargo, Cristiano se aparece más constante con 5 temporadas por encima de 0,90 respecto a 4 de Messi, a pesar de que el promedio de Leo de las 5 últimas temporadas es ligeramente superior al de Cristiano, pero prácticamente idénticos (1,028 Messi y 1,02 Cristiano). Si el corte lo realizamos en 0,95 no habría cambios prácticamente, salvo una reducción de 1 temporada por encima de ese coeficiente para cada uno (4 para Cristiano y 3 para Messi), no obstante si reducimos el coeficiente de corte a 0,94, Cristiano acrecentaría la diferencia con 5 temporadas, mientras que Messi quedaría con 3, y por último, el valor de uno reduce a Cristiano a 3 temporadas como gran goleador y a Messi a 2 (muy destacadas ambas sin lugar a dudas).

Aparte, es llamativo el salto de nivel que muestra Cristiano al pasar del Manchester al Real Madrid, incrementando su coeficiente (obviando la temporada 205/06 y anteriores donde el número absoluto de goles era propio de una joven promesa aún) desde 0,59 a 1,02, o de 0,86 su mejor en Manchester frente a 0,94 su peor en Madrid, y 0,49 su temporada previa al traspaso al Real Madrid, frente a 0,94 al llegar a la capital española.


CONCLUSIÓN

El fútbol de Cristiano Ronaldo es, pues, bien diferente del de Messi, y a eso se ha dedicado a lo largo de ésta década, pero sobre todo en los últimos 4 años, buscando diferenciarse de él mediante el desarrollo de la musculatura que compensara el punto débil que le suponía su altura y rápidez, que permitía a los defensores rivales derribarle con suma facilidad, incrementando su masa muscular en el tren inferior (destacado desarrollo de la musculatura tibial y gemelos) para desplazar unos centímetros su CDG, acercándolo más al suelo y a su base de sustentación. Aprovechando su altura se ha destacado en el juego aéreo, otra diferencia que ha potenciado respecto a Messi y, debido al desarrollo de la musculatura, se ha vuelto ligeramente más pesado, por lo que ha perdido cierta efectividad en los regates que dependían de movimientos rápidos de sus piernas, por lo que se ha diferenciado de Messi en que, en lugar de regatear en espacios cortos y driblar a todo adversario, Cristiano busca sobre todo la carrera de larga distancia al contragolpe, con o sin balón, recibiendo el balón para finalizar la jugada o frenando cuando es necesario para apoyarse en un compañero. A todas esas diferencias hay que sumarle el desarrollo de un potente disparo desde larga distancia para hacer goles desde más de 30m, cosa que en muy contadas ocasiones se le ocurre intentar a Leo.

Con todo ello se observa que mientras Leo Messi ha nacido con prácticamente el mayor talento para el fútbol de ambos dos (por no decir de todos los futbolistas en general), Cristiano ha sabido superarse y diferenciarse, para acabar venciendo, al menos por ahora, a base de un enorme talento, su desarrollo y evolución a base de trabajo, superación, carácter vencedor y perfeccionista.

Por último, a pesar de los datos estadísticos y las posibles comparaciones, es evidente que el fútbol es un deporte colectivo, y los resultados dependen del trabajo y esfuerzo de todo el equipo, tanto deportistas como profesionales asociados, por lo que los grandes éxitos de estos dos enormes jugadores de fútbol no deben ser atribuidos únicamente a sus acciones y actuaciones individuales. Por ello, teniendo en cuenta que todo lo que rodea a cada uno de ellos es lo mejor que existe y que se puede, aún conociendo que las lesiones han perjudicado los posibles resultados de Messi, en realidad éstas han mermado en parte a ambos, solo que en el caso de Leo quizás haya perjudicado más, y por eso mismo podría ser tenido en cuenta el tema central de este artículo que no deja de ser una subjetiva opinión personal acerca de un tema debatible, muy discutible, y justificada la conclusión del autor.



BIBLIOGRAFÍA

-Meinhardt U, Nelson AE, Hansen JL, et al. The effects of growth hormone on body composition and physical performance in recreational athletes: a randomized trial. Ann Intern Med. 2010;152:568–577.

-Erotokritou-Mulligan, L, et al. Growth hormone doping: a review. Open Access Journal of Sports Medicine 2011;2:99-111

-van der Lely AJ. Justified and unjustified use of growth hormone. Postgraduate Medical Journal 2004 80 577–580

-Velloso CP. Regulation of muscle mass by growth hormone and IGF-I. Br J Pharmacol. 2008;154:557–568

-Reed ML, Merriam GR, Kargi AY. Adult growth hormone deficiency - benefits, side effects, and risks of growth hormone replacement. Front Endocrinol (Lausanne) 2013;4:64

-Holt, RIG and Sonksen, PH. Growth hormone, IGF-I and insulin and their abuse in sport. Br J Pharmacol 154: 1-15, 2008

-González Badillo JJ, Gorostiaga Ayestarán E.. Fundamentos del entrenamiento de la fuerza. Aplicación al alto rendimiento deportivo. Zaragoza: INDE; 1995

-Datos del documental: “Cristiano Ronaldo al límite”. http://www.youtube.com/watch?v=AG_wcGPKDMs

-Vida y Obra de Lionel Messi. Revista “El Gráfico”. http://www.elgrafico.com.ar/2010/07/19/C-2928-vida-y-obra-de-lionel-messi.php

-Web Oficial del F.C. Barcelona, Ficha de Lionel Messi: http://www.fcbarcelona.es/futbol/primer-equipo/plantilla/jugadores/messi

-CWR IFFHS: www.iffhs.de/the-strongest-national-league-of-the-world/

-Estadísticas de Cristiano Ronaldo: http://es.soccerway.com/players/cristiano-ronaldo-dos-santos-aveiro/382/

http://www.cristianoronaldo.com/career

-Ficha de Cristiano Ronaldo en la web oficial del Real Madrid: http://www.realmadrid.com/futbol/plantilla/cristiano-ronaldo-dos-santos

COMPARTIR