Contingencias en grandes eventos deportivos por acciones de la Naturaleza.

Por el Dr. José Luis Gómez Calvo
Director de Seguridad (España)
Analista de Riestos
Experto en seguridad de eventos deportivos y recreativos.


INTRODUCCIÓN

El encuentro de semifinales de la Copa América Centenario entre las selecciones de Chile y Colombia en el estadio Soldier Field de la ciudad de Chicago, fue interrumpido en el descanso por una fuerte tormenta con lluvia, granizo, rayos y viento intenso, cuando la selección chilena iba ganando por 0-2.

Antes del encuentro las predicción meteorológica ya había anunciado la probabilidad de tormenta y el riesgo de suspensión del encuentro para no poner en riesgo a los participantes y espectadores, y por no estar el terreno de juego en condiciones para la práctica del fútbol por posible acumulación de agua, e incluso de granizo.

El público que casi abarrotó el estadio, recibió la indicación de refugiarse en la zonas cubiertas del mismo, lo cual a la vista de la fotografía del mismo, no parece que hay sido tarea fácil.


Tras dos horas y cuarto de interrupción, y después que cesara la tormenta, cerca de 40 personas con mopas, barrieron el agua acumulada en el campo hacia las bandas, para acelerar el drenado del campo, ante el aplauso de los aficionados.

El resultado final del encuentro fue el ya figuraba al final de primer tiempo, es decir de 0-2 a favor de Chile, con lo que la final será Argentina- Chile.

CONTENIDO:

La seguridad dentro de la organización de un evento de masas de la importancia de la Copa América Centenario, tiene siempre como referente los riesgos tanto posibles como probables, sus causas y sus efectos en forma de daños, para las personas, participantes y espectadores, las propias construcciones e instalaciones y la celebración del propio evento de que se trate.

Dentro de los riesgos, se encuentran las acciones adversas debidas a la Naturaleza, que indudablemente varían de unos lugares a otros.En este caso en el continente americano, los fenómenos naturales alcanzan su mayor dimensión: Huracanes, sismos, volcanes, e incluso tormentas entre otros.

En consecuencia estos son unos de los factores de riesgo a tener siempre en cuenta, según la zona y la época del año, además de la información de aquellos fenómenos que son predecibles en el tiempo como es el caso delas tormentas.

Al programar un evento de masas como la Copa América Centenario, se entiende que este tipo de riesgo se ha considerado, y por ello se han dispuesto las medidas y medios adecuados dentro de un plan de contingencia y de continuidad, que además contemple la evolución del fenómeno natural durante su desarrollo.

En estas situaciones es fundamental la capacidad de toma de decisión sobre la base de una buena información previa al evento.

Las opciones antes del encuentro, serán si se celebra o no, y durante la celebración del mismo, si se suspende temporalmente o se pospone la continuidad de su celebración, teniendo en cuenta la repercusión en la clasificación y desarrollo de lo que resta de la competición. En el caso que nos ocupa, se trataba de una semifinal con una final ya programada a todos los efectos: entradas vendidas y conexiones de televisión, publicidad contratada,etc.

Esto debe ser tratado por un gabinete de crisis, formado por varias personas pertenecientes a los diferentes órganos, instituciones y entidades involucrados en la celebración.

Valorar la situación en cada momento, ya que el fenómeno natural va evolucionando, y tienen repercusiones no solo organizativas, sino sobre todo para la seguridad de las personas.

Los jugadores, árbitros y técnicos pueden resguardarse en el interior del estadio, pero el público presente en las gradas del estadio, según sea este, tal vez pueda guarecerse o no de las inclemencias de la tormenta, y podría dar lugar a avalanchas e incluso estampidas, además de los colapsos en el exterior al tratar de alcanzar los vehículos para marcharse de la zona bloqueando las vías de acceso e incluso la llegada de vehículos de ayuda externa como bomberos, policía, ambulancias y equipos sanitarios, etc.

CONCLUSIONES

Todo esto pone de manifiesto la gran importancia que tiene no solo la planificación de la seguridad, sino la formación y adiestramiento de las personas en las que recae la toma de decisión adecuada ante un situación como la ocurrida en el Soldier Field.

Ante situaciones como la tratada en el presente artículo, es imprescindible contar con planes de contingencia o emergencia, en los que existan:

  • Medidas preventivas
  • Medidas reactivas: Evaluación de la situación y toma de decisión.
  • Medidas de evacuación, confinamiento o refugio
  • Medidas de continuidad, o vuelta a la normalidad, si la evolución de la situación de emergencia lo permite.

Siempre siguiendo un principio fundamental: Las medidas deben establecerse según sean los riesgos considerados, lo cual requiere un estudio previo de riesgos.

Respecto a las medidas, hay cuatro tipos de actuaciones a tener en cuenta:

  • Los responsables de los eventos, que deben encargar su elaboración.
  • Los expertos en seguridad, que deben elaborarlas
  • Los gestores de la actividad que deben implantarlas y aplicarlas.
  • Los espectadores: Que deben conocerlas (información previa y permanente durante la situación de emergencia) y cumplirlas: Que hacer. Que no hacer. Como hacerlo.

Todo esto requiere una formación actualizada por parte de los responsables, expertos y gestores.

COMPARTIR