Ejercicio en el manejo de la obesidad

Ejercicio en el manejo de la obesidad

La obesidad es una enfermedad multifactorial con una incidencia y una carga cada vez mayores en las sociedades de todo el mundo. Se tiende a pensar que la obesidad puede controlarse a través de cambios en el comportamiento cotidiano que implican la ingesta de energía y el gasto energético. Sin embargo, todo esto es mucho más complejo.

Con respecto al ejercicio, hay pruebas sólidas de que el ejercicio regular contribuye a la pérdida de peso y grasa corporal, al mantenimiento del peso corporal y a la reducción de la grasa, y a la aptitud metabólica en la obesidad.

Todos los programas de ejercicio apropiados deben combinar idealmente un gran equilibrio nutricional, una adherencia a largo plazo y efectos beneficiosos sobre la salud y el bienestar. El entrenamiento de fuerza parece ser el más efectivo a este respecto, aunque el entrenamiento de fuerza y el entrenamiento a intervalos de alta intensidad desempeñan papeles distintos en la efectividad de las intervenciones de ejercicio. Con el aumento de peso tan común, el mantenimiento de la pérdida de peso es probablemente el mayor desafío en el tratamiento exitoso de la obesidad.

Pero lo que sabemos es que existe una asociación establecida entre mayores niveles de actividad física y mayor mantenimiento de la pérdida de peso, basada en la abundancia de evidencia de estudios observacionales prospectivos y análisis retrospectivos. Sin embargo, demostrar una relación causal entre el ejercicio y el mantenimiento de la pérdida de peso es difícil en la actualidad, porque intervienen otros muchos factores que a veces no son controlados por estos estudios.

Lo que está claro, es que el ejercicio tiene el potencial de aliviar las consecuencias de la obesidad para la salud, incluso en ausencia de pérdida de peso. Mejorando síntomas de ansiedad, depresión y bienestar en general. Por lo tanto, el ejercicio constituye una herramienta indispensable, aunque a menudo subestimada por muchos especialistas en el control de la obesidad.

Puntos clave:

El ejercicio regular debe ser una parte integral de todo programa de control de peso.

Los ejercicios de resistencia, fuerza e intervalos de alta intensidad son opciones efectivas.

El ejercicio regular contribuye a mantener el peso después de la pérdida de peso.

El ejercicio puede mejorar las consecuencias de la obesidad para la salud, incluso sin perder peso.

#Obesidad #perdidadepeso #adelgazar #salud #entrenamiento #entrenadorpersonal #personaltraining #inef #educadorfisico

Referencias del texto:

Petridou, A., Siopi, A., & Mougios, V. (2018). Exercise in the management of obesity. Metabolism.

SHARE