Entrenamiento Integral

Hoy en día, en el baloncesto se busca que los jugadores desarrollen al máximo sus cualidades físicas pero con una clara especificidad hacia los gestos técnicos y las acciones tácticas que tienen que llevar a cabo posteriormente en la cancha.

Por ello los equipos intentan economizar el tiempo lo mejor posible, para poder trabajar tanto los aspectos técnico-tácticos como los físicos y todo ello con la mayor aplicabilidad posible.

Es por ello que se hace referencia al Entrenamiento Integrado.

Pero, ¿qué entendemos por Entrenamiento Integrado?

Antón (1994) define entrenamiento integrado como la preparación integral física-técnica-táctica consistente en favorecer el desarrollo de las cualidades en el contexto en que intervienen en competición.

Por otro lado el entrenamiento integrado puede definirse como el trabajo de las cualidades físicas requeridas para un determinado deporte, dentro de lo que sería su espacio formal. (Vaquera, 2000). Según esto en el caso del baloncesto, la sesión de entrenamiento debería llevarse a cabo dentro de la cancha de baloncesto.

Este tipo de entrenamiento supone integrar en la misma sesión el factor físico, el factor psicológico, el factor técnico y el factor táctico, con sus ajustes espacio-temporales a compañeros y adversarios.

Hay un amplio debate sobre la efectividad del entrenamiento integrado, ya que según algunas opiniones, no se consiguen los mismos resultados trabajando las capacidades físicas en la cancha que haciéndolo en otros lugares como gimnasios, pistas de atletismo,.....

En el baloncesto cuando un jugador se encuentra ante una situación de contraataque que debe culminar ¿de qué nos vale que sea un gran corredor de 400 metros lisos, si la distancia que va a tener que recorrer puede ser de unos 15 metros, con adversarios, compañeros y un móvil de por medio?.

Afirmaciones como estas son la base donde se sustenta el Entrenamiento Integrado.

Otro de los puntos en los que se sustenta este tipo de entrenamiento es que para conseguir el éxito en la ejecución de cualquier gesto técnico en baloncesto, éste siempre será mucho más fácil si se cuenta con una buena preparación física y si esta preparación física ha sido trabajada al mismo tiempo: con este gesto técnico conseguimos justamente una transferencia mucho más rápida y mejor.

Asimismo este tipo de entrenamiento será mucho más motivante para los jugadores, ya que el hecho de tener un balón en las manos les hace más llevadero el entrenamiento.

Tal y como establecen algunos autores, este tipo de entrenamiento requiere aplicar de manera conjunta una economía del trabajo que permita incidir sobre varios objetivos a la vez, la selección de ejercicios que impliquen las capacidades propias del deporte, fortaleciendo los mecanismos de toma de decisión y por último la adaptación a las posibilidades-necesidades del deportista. (Pablos y Huertas, 2000)

Por ello una metodología, en este caso el entrenamiento integrado, que aúne los componentes físicos, técnicos y tácticos a la par, sería la ideal ya que los resultados de esta manera pueden llegar a ser lo más óptimos posibles, no desechando en ningún momento el trabajo analítico de cada uno de estos componentes.

El entrenamiento integrado no debemos identificarlo sólo con el alto rendimiento, sino que muchas veces sería incluso más útil en categorías de formación, debido a que en estas categorías se suele disponer de menos horas de entrenamiento y todo aquello que nos ayude a economizar estas sesiones nos será de gran ayuda.

Por tanto podemos llegar a la conclusión de que el entrenamiento integrado será aquella metodología de trabajo específica y económica en el tiempo, donde aunando los diferentes componentes que se dan en el rendimiento en el baloncesto, conseguiremos los mejores resultados extrapolables al rendimiento final de los jugadores en la cancha.

Habrá una amplia variedad de ejercicios de baloncesto que con el correcto enfoque y las pertinentes premisas harán que se trabajen las cualidades físicas a la vez que los contenidos técnico-tácticos.

Alejandro Vaquera para Stefano Benítez Capacitaciones G-SE 2013.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

Antón, J.A. (1994) Balonmano: Metodología y Alto rendimiento. Paidotribo. Barcelona.

Pablos, C., Huertas, F. (2000). Entrenamiento Integrado: Justificación de las Nuevas propuestas de entrenamiento y evaluación del rendimiento aero-anaeróbico en fútbol. Revista de Entrenamiento Deportivo.15: 4-15.

Vaquera, A. (2000). El entrenamiento integrado: la velocidad. Clinic, RevistaTécnica de Baloncesto. 13 (50): 10-12.

COMPARTIR