Pregunta
13 may 2021 · 14:01

¿Es factible “seleccionar” de manera localizada los lípidos que se usan como combustible?

Me refiero en términos de la procedencia de los ácidos grasos oxidados

Lípidos
Respuesta
27 abr 2021 · 11:40
Marcelo
Mg. Marcelo Bolognese

Tejido adiposo según intensidad

Los ácidos grasos oxidados a nivel muscular pueden provenir de fuentes intra o extracelulares. La fuente intracelular principal corresponde a los triglicéridos intracelulares (Horowitz, 2003; Romijn, 1993). La fuente extracelular principal está representada por los ácidos grasos provenientes desde el tejido adiposo subcutáneo (Romijn, 1993).

Se pudo observar que al 25% del VO2máx la contribución relativa de los AG intracelulares era del 10% y la de los extracelulares del 90%. Al 65% del VO2máx (donde se producía la FATmáx), aumentó la contribución relativa de los AG intracelulares al 50% y disminuyó porcentualmente la de los extracelulares al 50%. Al 85% del VO2máx, la contribución intracelular bajó al 30% y la extracelular aumentó al 70% (aunque el porcentaje de ácidos grasos totales oxidados respecto a la contribución energética total disminuyó significativamente respecto a las intensidades menores). Cuando el ejercicio se prolongó en el tiempo, la contribución relativa de fuentes intra y extracelulares no se modificó al 25% del VO2máx, mientras que al 65% del VO2máx aumentó porcentualmente la contribución de los ácidos grasos extracelulares y disminuyó la de los intracelulares.

En cuanto a la procedencia de los ácidos grasos provenientes del tejido adiposo, los datos de algunas investigaciones sugieren que la reducción localizada de tejido adiposo no es posible. En una revisión de literatura de 89 referencias de Horowitz, 2003, estimó la contribución relativa de los ácidos grasos, en ejercicios tales como el tapiz rodante o cicloergómetro, al 65% del VO2máx. se señaló que el tejido adiposo subutáneo del tren inferior contribuía con 4% del total de AG oxidados, el intraabdominal con un 10%, los triglicéridos plasmáticos con un 11%, los intramusculares con un 25% y los AG provenientes del tejido adiposo subcutáneo (zona abdominal) un 46%. Esto implica que, a pesar de haber utilizado preferentemente la musculatura de miembros inferiores en el ejercicio, el mayor porcentaje de oxidación de ácidos grasos provenía de la fuentes subccutáneas a nivel abdominal. En cambio, los AG intramusculares si son utilizados en los músculos activos (de forma localizada), sin embargo, el tejido adiposo subcutáneo adyacente a estos músculos no se vería impactado de manera prioritaria.

En otro estudio, (Nindl, 2000) 31 mujeres realizaron 6 meses de entrenamiento, con mayor carga de trabajo para las extremidades inferiores. Sin embargo, las extremidades superiores redujeron un 31% su contenido graso, el tronco un 12%, y las extremidades inferiores no mostraron reducción de su contenido graso, aunque fueron los músculos de este hemisferio los que mostraron una considerable hipertrofia muscular.