Judo: Métodos de Entrenamiento

Judo: Métodos de Entrenamiento

En el año 1962 se publica la primera edición de JUDO: TRAINING METHODS, un libro que abarca técnicas, reglamentación deportiva y metodología de entrenamiento. Sus autores, Takahiko Ishikawa y Donn F. Draeger presentan una visión que resulta sorprendentemente avanzada para la época.

Sensei Ishikawa (llegó a la categoría de 9° Dan) fue campeón del All-Japón en 1949 y 1950, perdió en 1951 y se retiró de la competencia. Fue el más joven en recibir el título de Shihan (Profesor) en el Keishicho.

En el año 1953 es designado por el Kodokan para colaborar con la Asociación Cubana de Judo y en la década del 70´ llega a EEUU donde impartió clases en un Dojo construido especialmente para él en Virginia Beach. Años más tarde regresa a Japón afligido por la muerte trágica de su hijo adolescente y termina falleciendo en el año 2008.

Ishikawa recomendaba que por cada hora de práctica en el Dojo, el Judoka debía entrenar 2 horas por si mismo incluyendo lances con banda elástica, sentadillas y sit-ups.

Donald Frederick "Donn" Draeger (15 de Abril de 1922 al 20 de Octubre 1982) fue un pionero occidental de las Artes Marciales japonesas en EEUU y en 1952 es uno de los líderes de la Judo Black Belt Association llegando a obtener el 5° Dan de Judo, además de ser practicante de Kobudo y Kendo.

Una de las particularidades de Donn Draeger fue su impulso del entrenamiento de fuerza como parte fundamental de la preparación del artista marcial.

Estas son algunas de las recomendaciones sugeridas en el libro para el entrenamiento del Judoka:

-Debe considerarse un mito que los ejercicios con pesas no son "naturales" y carecen de transferencia directa a las acciones de la vida diaria. Esto proviene de la falta de comprensión de lo debería ser algo evidente.

Al realizar ejercicios con pesas debe aprovecharse la posibilidad de exigir los músculos de manera completa y en posiciones que permiten una máxima aplicación de fuerza lo que los hará más eficientes trabajando al unísono con las técnicas de Judo.

-Las "Pistol Squats" resultan un excelente ejercicio para la fuerza, flexibilidad y estabilidad de piernas.

-El "spread-out" es una plancha facial realizada con brazos y piernas formando una X que resulta sumamente exigente. Partiendo del suelo, tensar toda la musculatura y despegarse hasta quedar solo en el apoyo de la punta de pies y las palmas de las manos, o dificultarla aún más apoyando solo en la punta de los dedos. Se recomienda sostener la posición 5 segundos evitando el "hundimiento" o hiperlordosis y volver a apoyarse en el piso, repitiendo 10 veces.

-En los "push-ups" o extensiones de brazos se indica tensar todo el cuerpo desde la cabeza a los pies como en una plancha y llegar a bloquear los codos.

Recomiendan los "push-ups" a un brazo como un excelente ejercicio para el hombro, además de involucrar la estabilidad general.

-Realizar 3 sesiones semanales de fuerza con 2-3 ejercicios durante todo el entrenamiento hasta alcanzar el máximo rendimiento en cada uno y no poder seguir avanzando (máximo 3 meses).

-Evitar las altas repeticiones. Mantenerse entre 2-4 repeticiones por serie con un mínimo de 4 series totales (recomienda el máximo posible de series) con intensidades nunca inferiores al 85%.

-El descanso y la alimentación son fundamentales. Garantizarse 8 horas de sueño y una dieta equilibrada y sustanciosa.

Hasta aquí algunas de las recomendaciones destacadas de este libro para el entrenamiento del Judoka que me parecieron interesantes compartir por lo actuales que resultan y las coincidencias con algunas propuestas que pretenden ser novedosas aunque, en realidad, son solo un re descubrimiento de recursos y métodos que ya se proponían, como en este caso, hace 50 años.

Prof. Ariel Couceiro González

COMPARTIR