La Restricción Moderada de Energía con una Dieta Rica en Proteínas Produce un Perfil más Saludable en Mujeres

Moderate Energy Restriction with High Protein Diet Results In Healthier Outcome In Women

Antti A Mero1, Heikki Huovinen1, Olle Matintupa1, Juha J Hulmi1, Risto Puurtinen1, Hannele Hohtari2 y Tuomo A Karila

1Department of Biology of Physical Activity, University of Jyväskilä, Finland.
2Hospital Jorvi, Espoo, Finlandia.
3Hospital Orton, Helsinki, Finlandia.
4Orthopaedic Department, Gisborne Hospital, Nueva Zelanda.

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 30, Número 3 del año .

Resumen

Introducción: El presente estudio compara los efectos de dos regimenes diferentes de reducción de peso, ambos con una ingesta de proteínas ligeramente alta sobre la composición corporal, concentración de hormonas en el suero y rendimiento de fuerza en deportistas de sexo femenino no competitivas. Métodos: Quince mujeres de peso normal, que participaban de manera recreacional en entrenamiento de la fuerza y entrenamiento aeróbico fueron seleccionadas para el estudio (edad 28,5±6,3 años, talla 167,0±7,0 centímetros, masa corporal 66,3 ± 4,2 kg, índice de masa corporal 23,8±1,8, Media±DS). Fueron asignadas de manera aleatoria a dos grupos. El grupo1 kg (n = 8; déficit de energía 1100 kcal/día) fue supervisado para reducir el peso corporal 1 kg por semana y el grupo 0,5 kg (n = 7; déficit de energía 550 kcal.día-1) que debía disminuir 0,5 kg por semana, respectivamente. En ambos grupos la ingesta de proteínas se mantuvo como mínimo en 1,4 g.kg de peso corporal-1.día-1 y la reducción de peso duró cuatro semanas. Al principio del estudio la necesidad de energía fue calculada utilizando diarios de comidas y entrenamiento. Antes y después de las 4 semanas del período de reducción de peso se realizaron mediciones entre las que se incluyeron la composición corporal total (DXA), concentraciones de hormonas en el suero, capacidad de salto y mediciones de fuerza. Resultados: Durante las 4 semanas del período de reducción de peso no se observó ningún cambio en la masa magra corporal y masa ósea, pero la masa corporal total, masa grasa y porcentaje de grasa disminuyeron significativamente en ambos grupos. Los cambios fueron mayores en el grupo 1 kg que en el grupo 0,5 kg, en la masa corporal total (p<0,001), la masa grasa (p<0,001) y el porcentaje de grasa (p<0,01). La concentración de testosterona en el suero disminuyó significativamente desde 1,8±1,0 hasta 1,4±0,9 nmol.L-1 (p<0,01) en el grupo 1 kg, y el cambio fue mayor en este grupo (30%, p<0,001) que en el grupo 0,5 kg (3%). Por otro lado, la SHBG aumentó significativamente en 1 kg desde 63,4±17,7 hasta 82,4±33,0 nmol.L-1 (p<0,05) durante el régimen de reducción de peso. Después del período de 4 semanas no se observó ningún cambio en el rendimiento de fuerza en el grupo 0,5 kg, sin embargo en el grupo 1 kg la fuerza máxima en press de banca disminuyó (p<0,05) mientras que la fuerza de resistencia en sentadilla y el salto con contramovimiento aumentaron (p<0,05). Conclusión: Concluimos que un régimen de reducción de peso de 0,5 kg por semana con aproximadamente g.kg de peso corporal-1.día-1, puede ser recomendado para una mujer de peso normal físicamente activa en lugar de un régimen que provoque una disminución de peso mayor (por ejemplo 1 kg por semana) porque esto último puede conducir a un estado catabólico. El rendimiento en salto vertical aumentó a medida que disminuyó la masa grasa y el peso corporal. Por lo tanto una reducción de peso moderada antes de un evento importante, podría ser considerada beneficiosa para atletas de contextura normal en eventos de salto.

Palabras clave: masa corporal, rendimiento, kilocaloría, nutrientes

Abstract

Background: The present study compares two different weight reduction regimens both with a moderately high protein intake on body composition, serum hormone concentration and strength performance in non-competitive female athletes. Methods: Fifteen normal weighted women involved in recreational resistance training and aerobic training were recruited for the study (age 28.5±6.3 yr, height 167.0±7.0 cm, body mass 66.3±4.2 kg, body mass index 23.8±1.8, mean±SD). They were randomized into two groups. The 1 KG group (n=8; energy deficit 1100 kcal/day) was supervised to reduce body weight by 1 kg per week and the 0.5 KG group (n=7; energy deficit 550 kcal/day) by 0.5 kg per week, respectively. In both groups protein intake was kept at least 1.4 g/kg body weight/day and the weight reduction lasted four weeks. At the beginning of the study the energy need was calculated using food and training diaries. The same measurements were done before and after the 4-week weight reduction period including total body composition (DXA), serum hormone concentrations, jumping ability and strength measurements. Results: During the 4-week weight reduction period there were no changes in lean body mass and bone mass, but total body mass, fat mass and fat percentage decreased significantly in both groups. The changes were greater in the 1 KG group than in the 0.5 KG group in total body mass (p<0.001), fat mass (p<0.001) and fat percentage (p<0.01). Serum testosterone concentration decreased significantly from 1.8±1.0 to 1.4±0.9 nmol/l (p<0.01) in 1 KG and the change was greater in 1 KG (30%, p<0.001) than in 0.5 KG (3%). On the other hand, SHBG increased significantly in 1 KG from 63.4±17.7 to 82.4±33.0 nmol/l (p<0.05) during the weight reducing regimen. After the 4-week period there were no changes in strength performance in 0.5 KG group, however in 1 KG maximal strength in bench press decreased (p<0.05) while endurance strength in squat and counter movement jump improved (p<0.05). Conclusion: It is concluded that a weight reduction by 0.5 kg per week with ~1.4 g protein/kg body weight/day can be recommended to normal weighted, physically active women instead of a larger (e.g. 1 kg per week) weight reduction because the latter may lead to a catabolic state. Vertical jumping performance is improved when fat mass and body weight decrease. Thus a moderate weight reduction prior to a major event could be considered beneficial for normal built athletes in jumping events.

Keywords: body mass, performance, kilocalorie, nutrients

INTRODUCCION

La dieta y el ejercicio son los elementos fundamentales en el manejo del peso. Numerosos estudios demostraron disminuciones de peso corporal exitosas en varones y mujeres obesos luego de la restricción de energía y del aumento en la actividad física [1-3].

También las personas que no son obesas pueden beneficiarse de la reducción de peso moderada, sobre todo en los deportes como el levantamiento de pesas y la lucha pero también en eventos de salto (por ejemplo, salto en alto, salto en esquí) y eventos estéticos (por ejemplo. gimnasia, baile, etc). En los luchadores masculinos de élite, se observó que dos a tres semanas de régimen de reducción de peso vigoroso antes de la competencia, producían una marcada pérdida de peso (8%), masa grasa (16%), masa magra corporal (8%) y también una disminución significativa de 63% en la testosterona sérica [4]. También se observó una disminución en la concentración de testosterona en el suero durante el período de reducción de peso en mujeres obesas [5, 6]. Una dieta rica en proteínas es importante durante la reducción de peso para impedir la pérdida de tejido magro y para focalizar la reducción de peso en la masa grasa [7]. En las dietas con alto contenido de proteínas, la pérdida de peso es inicialmente alta debido a la pérdida de fluidos relacionada a la menor ingesta de carbohidratos (CHO), restricción calórica total y a la supresión del apetito inducida por la cetosis. Los efectos beneficiosos sobre los lípidos sanguíneos y resistencia a la insulina pueden deberse generalmente a la pérdida de peso y no directamente al cambio en la composición calórica. Las dietas ricas en proteínas con CHO y grasas limitadas por períodos largos, no se recomiendan porque no pueden proporcionar la variedad de alimentos necesarios para satisfacer adecuadamente las necesidades nutricionales, particularmente con respecto a la ingesta de nutrientes esenciales (por ejemplo vitaminas y minerales) [8].

Está ampliamente establecido que la utilización de los nutrientes ingeridos para energía está inversamente relacionada con la termogénesis de la comida. Éste es un fenómeno asociado con el costo energético de la absorción, procesado y almacenamiento de nutrientes [9]. La pérdida de energía es más alta para las proteínas, la cual consiste en una pérdida de 25-30% de la energía ingerida, seguida por los CHO con una pérdida de 6-8% y por las grasas con una pérdida de sólo 2-3% [10,11]. Por consiguiente, una respuesta termogénica más alta luego de la ingesta de proteínas en comparación con los CHO y grasas puede hacer alguna contribución a la reducción de peso.

Por consiguiente, el propósito del presente trabajo consistió en estudiar los efectos de un programa de reducción de peso de 4 semanas comparando dos dietas con déficits de energía con una ingesta de proteínas ligeramente alta, sobre la composición corporal, concentración de hormonas y rendimiento de fuerza en mujeres físicamente activas con peso normal. Según la literatura no hay ningún estudio previo realizado en estas condiciones en mujeres deportistas de contextura normal que no participan en competencias.

METODOS

Sujetos

En el estudio participaron mujeres jóvenes que tenían antecedentes de haber participado durante por lo menos seis meses de entrenamiento de la fuerza y aeróbico. La posibilidad de participación de las participantes fue determinada mediante un cuestionario. Las participantes fueron excluidas si eran deportistas de competición o si informaban padecer anorexia nerviosa, enfermedad de las arterias coronarias, ciclo menstrual irregular o haber consumido anticonceptivos hormonales durante los últimos seis meses. El estudio fue aceptado por el Comité de Ética de la Universidad local y las participantes seleccionadas (n=15) firmaron un consentimiento informado.

Diseño del Estudio

Al principio del estudio los sujetos fueron distribuidos al azar entre dos grupos: grupo 1 kg n =8; edad: 28,0±6,4 años, talla: 167,0±6,9 centímetros, masa corporal: 66,9±4,3 kg, índice de masa corporal: 24,0±1,5 y grupo 0,5 kg, n=7; edad: 28,9±6,2 años, talla: 167,0±7,1 centímetros, masa corporal: 65,7±4,0 kg, índice de masa corporal: 23,6±2,0; Media±DS. El grupo 1 kg (déficit de energía 1100 kcal.día-1) fue establecido para reducir el peso corporal en 1 kg por semana y el grupo 0,5 kg (déficit de energía 550 kcal día-1) en 0,5 kg por semana durante cuatro semanas, respectivamente. Se permitió e instruyó el consumo de vitaminas y suplementos minerales (pero no de otros suplementos como por ejemplo las bebidas deportivas, creatina) durante el período del estudio. El diseño del estudio se muestra en la Figura 1.


Figura 1. Esquema del diseño del estudio.

Instrucciones, Familiarización y Reducción de Peso

Una semana antes del inicio de la dieta de cuatro semanas, las participantes tuvieron una sesión de familiarización con los ejercicios que serían utilizados en las pruebas de fuerza y recibieron instrucciones generales para el estudio. Las participantes debían completar un diario de comidas y entrenamiento durante los próximos cuatro días. Los diarios de comida fueron analizados mediante el software de análisis de nutrientes Micro Nutrica (versión 3,11, Social Insurance Institution of Finland). La necesidad de energía total para cada participante fue evaluada calculando la tasa metabólica en reposo (RMR) usando la fórmula de Owen (RMR=795±7,18xpeso) que se ha demostrado que es la mejor ecuación para mujeres de peso normal que sufren restricción de energía [12, 13]. La energía consumida en la actividad física se estimó usando la aplicación de internet EnergyNet (Universidad de Kuopio). La necesidad energética total fue 2340±170 kcal para el grupo 1 kg y 2290±120 kcal para el grupo 0,5 kg. Luego de evaluó el déficit de energía y dieta para cada sujeto durante el período de reducción de peso. El grupo 1 kg (déficit de energía 1100 kcal.día-1, ingesta de proteínas de al menos 1,4 g.kg-1.día-1) debía reducir el peso corporal en 1 kg por semana y el grupo 0,5 kg (déficit de energía 550 kcal día-1, ingesta de proteínas de al menos 1,4 g.kg-1.día-1) debía reducir el peso 0,5 kg por semana durante las próximas cuatro semanas, respectivamente. Los sujetos llenaron sus diarios de comidas durante dos días cada semana y así los investigadores podían, con los diarios y con el pesaje realizado por las mañanas, establecer si el peso corporal estaba disminuyendo en la manera estipulada. Se solicitó a las participantes que continuaran realizando sus entrenamientos recreacionales de fuerza y el entrenamiento aeróbico normales, durante el período de reducción de peso que también fue controlado cada semana.

Mediciones

Composición Corporal

El peso corporal fue establecido con una balanza en la sesión de familiarización, antes y después de las mediciones y en cada control semanal con la misma balanza digital eléctrica. La composición corporal total se determinó con un dispositivo de Absorciometría de Rayos X con Energía Dual (DXA; Lunar Prodigy Densitometer, GE Lunar Corporation, Madison, WI, USA).Este método puede diferenciar la densidad mineral ósea (BMD), el porcentaje total de grasa, masa de tejido corporal, total, masa grasa, masa magra, contenido mineral óseo (BMC) y contenido total de calcio en los huesos con errores de precisión de 0,62, 1,89, 0,63, 2,0, 1,11, 1,10, y 1,09%, respectivamente [14].

Obtención de las Muestras de Sangre y Análisis de las Hormonas

Las muestras de sangre para el análisis de hemoglobina, testosterona sérica total, globulina de unión a hormona sexual (SHBG), cortisol, sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEA) y pH fueron obtenidas de la vena antecubital por la mañana en los dos días de medición después de un ayuno de 12 h. La duración de la intervención fue exactamente 4 semanas para todas las participantes, de modo que el ciclo menstrual estuviera en la misma fase. Las muestras fueron tomadas con las participantes sentadas, dos veces con 30 minutos entre las mediciones. Las muestras de suero fueron congeladas a -80 °C hasta el momento de análisis.

Dos mililitros de sangre fueron colocados en tubos K2 EDTA (Terumo Medical Co, Leuven,Bélgica) para efectuar la determinación de la concentración de de hemoglobina en un Analizador Sysmex KX 21N (Sysmex Co, Kobe, Japón). El coeficiente de variación intra-ensayo (CV) fue 1,5% para la hemoglobina.

Para la determinación de las concentraciones séricas de las hormonas se tomaron cinco mililitros de sangre y fueron analizados por un método de por quimioluminiscencia con Immulite® 1000 (DPC, Los Angeles, EE.UU.). La sensibilidad del método para la testosterona sérica es 0,5 nmol/1, para SHBG 0,2 nmol/1, para el cortisol 5,5 nmol/1 y para DHEA 0,08 umol/1. El coeficiente de variacion fue de 8,3% para la testosterona, 5,0% para SHBG, 6,1% para el cortisol y 8,8% para DHEA. La testosterona libre fue calculada a partir de la testosterona total y de las concentraciones de SHBG obtenidas por inmunoanálisis [15,16].

El pH fue analizado con el analizador de gases sanguíneos Nova Biomedical STAT Profile pH OX Plus L (Nova Biomedical, Waltham, MA, USA). El CV intra-ensayo para el pH fu 0,1%. Todos los resultados se presentan como el valor medio de las dos muestras, obtenidas como describimos antes.

Tests de Fuerza

La fuerza máxima (IRM) se determinó en press de banca con una barra libre y en sentadilla completa en una máquina Smith. La resistencia de la fuerza se midió a través de la realización de tantas repeticiones como fuera posible con una carga de 50% de IRM en press de banca y en sentadilla completa. La capacidad de salto se midió a través de un salto contramovimiento (CMJ) en una plataforma de contacto con cronómetro [17]. El orden de los test fue el siguiente: CMJ, 1 RM en press de banca, resistencia de la fuerza en press de banca, 1 RM en sentadilla completa y resistencia de la fuerza en sentadilla completa. Las recuperaciones entre los tests fueron de tres a cinco minutos en cada test y por lo menos cinco minutos entre tests diferentes. Se dio estímulo verbal continuo durante la realización de todos los tests.

Entrenamiento

Las participantes llevaron diarios de entrenamiento durante las 4 semanas del período de estudio y los mismos fueron analizados todas las semanas para comprobar que las participantes continuaban con el entrenamiento aeróbico y el entrenamiento de la fuerza recreativo normal individual.

Estado de Ánimo General

Al finalizar el régimen de perdida de peso las participantes completaron una encuesta similar a la escala de Liekert de 5 puntos. La encuesta consistió en preguntas sobre el nivel de alerta, humor general y confianza en sí mismo.

Análisis Estadísticos

El análisis estadístico de los datos se realizó mediante test-t independientes, a través del cálculo de coeficientes de la correlación de Pearson y de análisis de regresión; y la significancia estadística se fijó en un valor de p ≤0,05.

RESULTADOS

Ingesta de Energía

La ingesta energética y la ingesta de proteínas fueron similares entre los grupos durante las 4 semanas de período de reducción de peso (promedio de ocho días) y fueron 1330±176 kcal y 99±21 g (aprox.1,5 g.kg-1.día-1) en el grupo 0,5 kg y 1036±234 kcal y 91±17 g (aprox. 1,4 g.kg-1.día-1) en grupo de 1 kg, respectivamente. También fueron similares entre los grupos las ingestas de carbohidratos y de grasas (carbohidratos 156±25 g en el grupo 0,5 kg y 115±35 g en el grupo 1 kg y grasas 33±5 g en el grupo 0,5 kg y 23±20 g en el grupo 1 kg).

Hemoglobina

El valor de la hemoglobina fue 124±7 g.L-1 y 127±5 g.L-1 en el grupo 0,5 kg antes y después del período de 4 semanas. Las concentraciones respectivas en el grupo 1 kg fueron 130±11 g.L-1 y 134±7 g.L-1. No se observaron diferencias significativas entre los grupos.

pH

Después de las 4 semanas del período de reducción de peso el pH aumentó de 7,43 ± 0,04 a 7,48 ± 0,03 (p = 0,05) en el grupo 0,5 kg y en el grupo 1 kg de 7,44 ± 0,03 a 7,46 ± 0,04 (p = 0,19). La diferencia entre los grupos no alcanzó la significancia estadística (p = 0,23).

Entrenamiento

Los grupos realizaron un entrenamiento similar. Durante el período de 4 semanas, el entrenamiento promedio por semana para todas las participantes fue el siguiente: 90 minutos de entrenamiento con sobrecarga (body pump, circuito, entrenamiento de la fuerza), 110 minutos de entrenamiento aeróbico (carrera, ciclismo, aeróbicos) y entrenamiento aeróbico muy suave (caminata rápida, vacuum) durante 280 minutos.

Composición Corporal

La masa corporal total (Figura 2a, b) y la masa grasa (Figura 3) disminuyeron en el grupo 1 kg (p<0,001) y en el grupo 0,5 kg (p<0,01). El cambio fue mayor en el grupo 1 kg que en el grupo 0,5 kg en ambos casos (p<0,01). No se observó ningún cambio en masa corporal magra ni en la masa ósea.


Figura 2. 2a) Masa corporal y cambio en la masa corporal en ambos grupos antes y después de las 4 semanas de reducción de peso. ## p<0,01, ** p<0,01, *** p<0,001; 2b) Cambios individuales en la masa corporal durante el período de reducción de peso de 4 semanas en ambos grupos.


Figura 3. Masa grasa y cambios en la masa grasa observados en ambos grupos antes y después del período de reducción de peso de 4 semanas. ## p < 0,01 para las diferencias entre los grupos en el cambio en los valores obtenidos antes vs. después, ** p < 0,01, *** p < 0,001 diferencias entre los valores obtenidos antes y los obtenidos después.

Concentraciones de Hormonas

El suero la concentración de testosterona total disminuyó significativamente desde 1,8±1,0 hasta 1,4±0,9 nmol.L-1 (p<0,01) en el grupo 1 kg y la variación fue mayor (p<0,05) en el grupo 1 kg que en el grupo 0,5 kg (Figura 4). Por otro lado, la concentración sérica de SHBG aumentó en el grupo 1 kg desde 63,4±17,7 hasta 82,4±33,0 nmol.L-1 (p<0,05) durante el régimen de reducción de peso. El cambio en el grupo 0,5 kg no alcanzó el nivel de significancia estadística (Figura 5). La testosterona libre en el suero disminuyó significativamente sólo en el grupo 1 kg (p<0,01) y la variación fue relativamente mayor (p<0,05) en el grupo 1 kg que en el grupo 0,5 KG (Figura 6). No se observaron diferencia en las concentraciones séricas de cortisol o de DHEA ni dentro ni entre los grupos. La concentración de cortisol fue 577±162 nmol.L-1 en el grupo 0,5 kg y 496±183 nmol.L-1 en el grupo 1,0 kg antes de la pérdida de peso. Después de la pérdida de peso la concentración era 581±205 nmol.L-1 en el grupo 0,5 kg y 568±170 nmol.L-1 en el grupo 1,0 kg. La concentración de DHEA fue 4,8±2,4 µmol.L-1 en el grupo 0,5 kg y 5,4±5,0 µmol.L-1 en el grupo 1,0 kg antes del período de reducción de peso. Después del periodo de pérdida de peso las concentraciones eran 4,9±2,3 µmol.L-1 en el grupo 0,5 kg y 5,6±3,0 µmol.L-1 en el grupo 1,0 kg.


Figura 4. Concentración de testosterona total en el suero y cambio de la misma después de la reducción de peso de 4 semanas en ambos grupos. # p<0,05 diferencia entre los grupos en el cambio antes vs. después de la situación, ** p<0,01 diferencia entre los valores antes y después de la situación.


Figura 5. Concentración de SHBG y variación de la misma después de la reducción de peso de 4 semanas en ambos grupos * p<0,05 diferencia entre los valores obtenidos antes y después de la situación.


Figura 6. Concentración sérica de testosterona libre y cambio en la misma después de la reducción de peso de 4 semanas en ambos grupos ** p<0,01, diferencia entre los valores antes y después de la situación, # p<0,05 cambio relativo (%) entre los grupos.

Correlaciones

El cambio porcentual en las concentraciones de testosterona sérica se correlacionan significativamente con el cambio porcentual en la masa corporal (r=0,55, p=0,033) y con el cambio porcentual en la masa grasa (r=0,52, p=0,045). También se muestran las ecuaciones de regresión (Figura 7A y 7B).


Figura 7. Relación entre el cambio porcentual en la concentración de testosterona sérica y el cambio porcentual en la masa corporal total (Panel A) y masa grasa (Panel B).

Rendimiento de Fuerza y Capacidad de Salto

No se observaron diferencias en los cambios de rendimiento entre los grupos 1 kg y 0,5 kg, después del período de 4 semanas, pero en el grupo 1 kg, la fuerza máxima en press de banca disminuyó (p<0,05) y el salto con contramovimiento (CMJ) aumentó (p<0,02) (Tabla 1).


Tabla 1. Características del rendimiento físico (Media±DS). Los datos se presentan en forma de Media±DS. 1RM=una repetición máxima, ME=resistencia muscular (repeticiones × carga), CMJ=Salto con contramovimiento.

Estado de Ánimo General

En el grupo 0,5 kg, 57% (n=4/7 = 4 sujetos de 7 sujetos) informaron que habían experimentado un mejor estado de alerta en el trabajo, estudio y entrenamiento durante el régimen de pérdida de peso. De manera similar en el grupo 1,0 kg, 44% de las participantes (n=3/8) informaron que habían experimentado un mejor estado de alerta en la escuela y sólo 25% informaron que habían presentado un mejor estado de alerta durante el entrenamiento. Además en el grupo de 1,0 kg, 50% de las participantes (n=4/8) informaron que habían experimentado menor estado de alerta durante el entrenamiento mientras que en el grupo 0,5 el kg nadie dio una respuesta similar (n=0/7). Los sujetos en el grupo 0,5 kg también informaron buen estado de ánimo general y ninguna participante de este grupo informó haber padecido algún tipo de ansiedad, mientras que 37,5% (n=3/8) en el grupo 1,0 kg informaron que sentían mayor ansiedad y se sentían más cansadas que lo habitual. Casi todas las participantes de ambos grupos estaban satisfechas con la pérdida de peso y pensaban que lucían mejor después de la pérdida de peso (n=14/15).

DISCUSION

Resultados Principales

Pudimos demostrar cambios significativos en la composición corporal después de un régimen de reducción de peso de 4 semanas, ya que en ambos grupos se observó una disminución en el peso corporal total, en la masa grasa y en el porcentaje de grasa. Los cambios fueron significativamente mayores en el grupo1 kg que en el grupo 0,5 kg. Las concentraciones séricas de testosterona total y libre disminuyeron significativamente en el grupo 1 kg, y el cambio fue mayor en el grupo 1 kg que en el grupo 0,5 kg. Por otro lado, la SHBG aumentó significativamente en el grupo 1 kg durante el régimen de reducción de peso. Después del período de 4 semanas no se observó ningún cambio en el rendimiento de fuerza en el grupo 0,5 kg, pero en el grupo 1 kg la fuerza máxima en press de banca disminuyó mientras que la fuerza de resistencia en sentadilla y CMJ aumentó

Composición Dietaria y Composición Corporal

La intervención dietaria fue exitosa en ambos grupos en la disminución de la ingesta de carbohidratos y grasas y en el aumento en la ingesta de proteínas tal como se observó por el cálculo de alimentos de los registros de 8 días durante cuatro semanas. Las cantidades diarias de carbohidratos (115-156 g) y grasas (23-33 g) consumidos fue muy pequeña y la ingesta de proteínas fue ligeramente mayor en ambos grupos (91-99 g). La necesidad de energía total calculada al principio del estudio era 2340 kcal para el grupo 1 kg y 2290 kcal para el grupo 0,5 kg y durante el período de reducción de peso la ingesta de energía fue 1036 kcal para 1 kg y 1330 kcal para 0,5 kg. Los profesionales del cuidado de la salud han sugerido que las mujeres deben consumir un mínimo de 1200 kcal por día durante un período de reducción de peso, lo que significa que nuestro grupo de 1 kg estaba ligeramente por debajo del límite [8]. Por consiguiente, esto significa que la restricción calórica era de 56% en el grupo 1 kg y 42% en el grupo 0,5 kg lo que provocó una disminución en el peso corporal de 4,6 kg y 2,5 kg, respectivamente. Aunque es necesario destacar que se planeó que cada dieta tuviera la cantidad suficiente de ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales es posible que algunas participantes no hayan consumido la cantidad adecuada de estos nutrientes a pesar de que se les aconsejó que consumieran suplementos de vitaminas y minerales. Esto debe ser tenido en cuenta cuando se diseñan programas de reducción de peso de mayor duración. [8].

La concentración de hemoglobina permaneció sin cambios en ambos grupos durante el estudio aunque podría haber alguna disminución de fluidos inducida por la dieta. El pH sanguíneo aumentó en ambos grupos pero sólo significativamente en el grupo 0,5 kg (de 7,43 a 7,48). Esto podría explicarse por la ingesta de carbohidratos notablemente menor (sobre todo azúcar y trigo) y por el aumento en la ingesta de frutas y verduras que podría provocar la presencia de una mayor cantidad de bases [18], aunque la cantidad de proteínas consumidas (acidóticas) era bastante alta (1,4 g.kg de peso corporal-1.día-1). La acidosis metabólica ha sido vinculada con el desgaste muscular en sujetos obesos que sufrían acidosis a causa de las dietas de reducción de peso [19, 20]. Se ha observado que la corrección de la acidosis revierte el desgaste muscular en esa condición [21, 22]. Según un estudio reciente realizado por Dawson-Hugues et al. [23], la mayor ingesta de alimentos ricos en potasio, como las frutas y verduras, favorecería la conservación de la masa muscular en hombres y mujeres de edad avanzada. En el presente estudio la masa muscular permaneció sin cambios durante el estudio y el aumento en el pH probablemente se debió a ello.

Los presentes resultados demuestran que la reducción de peso con una dieta rica en proteínas disminuyó marcadamente la masa grasa en ambos grupos (-2,0 kg en el grupo 0,5 kg y -3,8 kg en el grupo 1 kg) lo que coincide con lo observado por Layman et al. (7). Su régimen de dieta diario incluyó menos de 150 g de carbohidratos y proteínas por encima de 1,4 g.kg-1. La disminución de grasas en nuestras mujeres de peso normal fue casi igual que la disminución total en el peso corporal. Una parte pequeña de la reducción de peso se debió probablemente a la disminución en los fluidos corporales, porque la pérdida de peso inicialmente alta se debe a la pérdida de fluidos relacionada a la menor ingesta de carbohidratos, menor concentración de glucógeno muscular, restricción calórica global y a la supresión del apetito inducida por la cetosis. Por otro lado, nos sorprendió que la masa corporal magra se mantuviera constante durante el período de 4 semanas en ambos grupos. Esto podría indicar que este tipo de combinación dietaria con ingesta diaria de 1,4 g de proteínas es eficaz para disminuir la grasa sin una pérdida mayor de masa muscular. Se considera que las dietas ricas en proteínas son más eficaces en la reducción y mantenimiento de peso que otras dietas (como las dietas con mayores proporciones de carbohidratos/proteínas o grasas/proteínas). No sólo debido al mayor costo de energía de absorción, procesado y almacenamiento de nutrientes [9], si no que también debido a sus efectos termogénicos y de elevada saciedad [24-30]. Recientemente Claessens et al. [31] concluyeron que las dietas de mantenimiento de peso ricas en caseína o proteínas de suero y bajas en grasas, son más efectivas que las dietas con bajo contenido graso y elevado contenido de carbohidratos. Además las dietas ricas en caseína o proteínas de suero con bajo contenido de grasas, no afectan negativamente el metabolismo ni aumentan el riesgo cardiovascular en sujetos ligeramente obesos. Nuestro estudio coincide con estos resultados en mujeres saludables jóvenes con peso normal.

Concentraciones de las Hormonas

En el grupo de 1 kg se observó una disminución significativa (30%) en la concentración sérica de testosterona y un aumento de SHBG lo que provoca una disminución en la testosterona libre. Aproximadamente el 65% de la testosterona del suero está unida a SHBG [32]. Otra porción está unida a la albúmina (aproximadamente 33%). La testosterona libre se considera la fracción activa y representa aproximadamente el 2% de testosterona total [32]. Por consiguiente, los niveles de biodisponibilidad de testosterona libre están inversamente relacionados con los niveles de SHBG [33]. Se sabe que las mujeres obesas tienen elevadas concentraciones de testosterona [34] y en estas mujeres, la reducción de peso produce concentraciones de testosterona más bajas [5]. Nosotros también pudimos demostrar una correlación significativa entre la menor concentración de testosterona sérica y la cantidad de peso corporal y de grasa perdidos. Este resultado coincide con los resultados de Karila et al. [4] obtenidos en varones.

En el estudio realizado por Pasquali et al. [6] las concentraciones séricas de testosterona disminuyeron significativamente en las mujeres obesas durante ocho meses mientras que su masa corporal disminuyó en promedio sólo 1,35 kg por mes. En el presente estudio con sujetos de peso normal la intervención duró sólo 4 semanas, y es posible que la concentración de testosterona hubiera disminuido significativamente, también en el grupo 0,5 kg, si la intervención se hubiera extendido un mayor tiempo. Es obvio que el período de 4 semanas con una concentración de testosterona sérica moderadamente disminuida, fue demasiado corto para causar un estado catabólico, que podría observarse como una disminución marcada en la masa corporal magra. Por otro lado, si la dieta para diminuir peso se hubiera prolongado, podría haber afectado negativamente la masa muscular. La concentración de SHBG aumentó en ambos grupos pero solo significativamente (28%) en el grupo 1 kg. Esto es esperable porque la pérdida de peso significativa alcanzada a través de una disminución en la ingesta calórica, produce una mayor concentración de SHBG independientemente de la composición de la dieta, especialmente en las mujeres [35, 36]. En el presente estudio no se observó ningún cambio en las concentraciones séricas de DHEA y de cortisol y su papel ha sido incierto en las intervenciones dietarias [36].

Rendimiento Físico

Los cambios entre los grupos no fueron significativos sobre el rendimiento físico, pero el rendimiento en el salto vertical aumentó en el grupo 1 kg y como era de esperar, también presentó una tendencia a aumentar en el grupo 0,5 kg [37]. Esto podría deberse principalmente a la disminución en la grasa y peso corporal. Así en las deportistas femeninas de competición podría fomentarse una disminución moderada de peso antes de una competencia importante (por ejemplo en eventos de salto). También se esperaba en cierta forma en el grupo 1 kg, la disminución en press de banca máximo con una marcada disminución en la masa corporal, pero en el grupo 0,5 kg la disminución fue leve.

Estado de Animo General

Parecería que las participantes con reducción de peso de 0,5 kg se sintieron más frescas en el trabajo, en la escuela y en el entrenamiento en comparación con otras mujeres. Por otra parte, las participantes con más reducción de peso estaban más satisfechas con su imagen corporal y se sentían mejor con ellas mismas. Por consiguiente, el humor general era bastante similar en los grupos. Se ha demostrado previamente [38] que la reducción de peso tendría efectos positivos en la depresión.

Conclusión

Se concluye que la reducción de peso de 0,5 kg por semana, con aproximadamente 1,4 g de proteína.kg-1.día-1 puede ser recomendada para mujeres de peso normal, físicamente activas en lugar de una reducción de peso mayor (por ejemplo 1 kg por semana), porque ésta última puede producir un estado hormonal catabólico en el cuerpo después de cuatro semanas. El rendimiento en salto vertical aumenta a medida que disminuye la masa grasa y el peso del cuerpo, por lo que podría recomendarse la reducción de peso antes de una competencia importante (por ejemplo en eventos de salto). No obstante, se necesitan estudios adicionales realizados en deportistas para verificar esta hipótesis.

Detalle de los Autores

1Department of Biology of Physical Activity, University of Jyväskylä, Jyväskylä, Finlandia. 2Hospital Jorvi, Espoo, Finland. 3Hospital Orton, Helsinki, Finlandia. 4Orthopaedic Department, Gisborne Hospital, Nueva Zelanda.

Dirección para Envío de Correspondencia

Correo electrónico: antti.a.mero@jyu.fi. Department of Biology of Physical Activity, University of Jyväskylä, Jyväskylä, Finlandia.

Agradecimientos

Los autores desean agradecer a las participantes por su excelente cumplimiento de la dieta y a Mrs Pirjo Luoma por su ayuda en la realización de las mediciones y análisis por DXA.

Contribuciones de los Autores

AAM planteó el estudio, desarrolló el diseño del estudio, participó en la adquisición de los datos y en la elaboración del manuscrito. HHu y OM desarrollaron el diseño del estudio, participaron en la adquisición de los datos y ayudaron en la elaboración del manuscrito. HHu y OM diseñaron las dietas y supervisaron a las participantes durante el período de reducción de peso. JJH colaboró con el diseño del estudio y la preparación del manuscrito. RP recolectó las muestras de sangre y las analizó. HHo y TAMK colaboraron con el diseño del estudio y la elaboración del manuscrito. Todos los autores leyeron y aprobaron el manuscrito final.

Intereses de Competencia

Los autores declaran que no poseen intereses de competencia.

Referencias

1. Saris WHM, Astrup A, Prentice AM, Zunft HJF, Formiguera X, Venne Verboeket-van de WPHG, Raben A, Poppitt SD, Seppelt B, Johnston S, Vasilaras TH, Keogh GF (2000). Randomized controlled trial of changes in dietary carbohydrate/fat ratio and simple vs complex carbohydrates on body weight and blood lipids: The CARMEN study. Int J Obes, 24(10):1310-8

2. Poppitt SD, Keogh GF, Prentice AM, Williams DEM, Sonnemans HMW, Valk EEJ, Robinson E, Wareham NJ (2002). Long-term effects of ad libitum lowfat, high-carbohydrate diets on body weight and serum lipids in overweight subjects with metabolic syndrome. Am J Clin Nutr, 75(1):11-20

3. Glass JN, Miller WC, Szymanski LM, Fernhall B, Durstine JL (2002). Physiological responses to weight-loss intervention in inactive obese African- American and Caucasian women. J Sports Med Phys Fitness, 42(1):56-64

4. Bates GW, Whitworth NS (1982). Effect of body weight reduction on plasma androgens in obese infertile women. Fertil Steril, 38(4):406-9

5. Pasquali E, Antenucci D, Casimirri F, Venturoli S, Paradisi R, Fabbri R, Belestra V, Melchionda N, Barbara L (1989). Clinical and hormonal characteristics of obese amenorrheic hyperandrogenic women before and after weight loss. Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism 1989, 68:173-179

6. Layman DK, Evans E, Baum JI, Seyler J, Erickson DJ, Boileau RA (2005). Dietary protein and exercise have additive effects on body composition during weight loss in adult women. J Nutr, 135:1903-1910

7. St Jeor ST, Howard BV, Prewitt TE, Bovee V, Bazzarre T, Eckel RH (2001). Dietary protein and weight reduction: a statement for healthcare professionals from the Nutrition Committee of the Council on Nutrition. Physical Activity, and Metabolism of the American Heart Association. Circulation, 104(15):1869-1874

8. de Jonge L, Bray GA (1997). The thermic effect of food and obesity: a critical review. Obesity Research, 5(6):622-31

9. Nair KS, Halliday D, Garrow JS (1983). Thermic response to isoenergetic protein, carbohydrate or fat meals in lean and obese subjects. Clin Sci, 65(3):307-312

10. Jequier E (2002). Pathways to obesity. Int J Obes, 26:S12-17

11. Siervo M, Boschi V, Falconi C (2003). Which REE prediction equation should we use in normal-weight, overweight and obese women?. Clinical Nutrition, 22(4):426

12. Frankenfield D, Roth-Yousev L, Compher C (2005). Comparison of predictive equations for resting metabolic rate in healthy non-obese and obese adults: a systematic review. Journal of the American Dietetic Association, 105(5):775-789

13. Kiebzak G, Leamy L, Pierson R, Nord Z, Zhang (2000). Measurement precision of body composition variables using the Lunar DPX-L densitometer. Journal of Clinical Densiometry, 3(1):35-41

14. Vermeulen A, Verdonck L, Kaufman JM (1999). A critical evaluation of simple methods for the estimation of free testosterone in serum. J Clin Endocrinol Metab, 84:3666-3672

15. Hulmi JJ, Ahtiainen JP, Selanne H, Volek JS, Hakkinen K, Kovanen V, Mero AA (2008). Androgen receptors and testosterone in men–effects of protein ingestion, resistance exercise and fiber type. J Steroid Biochem Mol Biol, 110:130-137

16. Komi PV, Bosco C (1987). Utilization of stored elastic energy in leg extensor muscles by men and women. Medicine and Science in Sport, 10(4):261-265

17. Remer T (2001). Influence of nutrition on acid-base balance - metabolic aspects. Eur J Nutr, 40:214-220

18. Vaszquez JA, Adibi SA (1992). Protein sparing during treatment of obesity: ketogenic versus nonketogenic very low caloric diet. Metabolism, 41:406-414

19. Bell JD, Margen S, Calloway DH (1969). Ketosis, weight loss, uric acid, and nitrogen balance in obese women fed single nutrients at low caloric levels. Metabolism, 18:193-208

20. Papadoyannakis NJ, Stefanidis CJ, McGeown M (1984). The effect of correction of metabolic acidosis on nitrogen and potassium balance of patients with chronic renal failure. Am J Clin Nutr 1984, 40:623-627

21. Gougeon-Reyburn R, Lariviere F, Marliss EB (1991). Effects of bicarbonate supplementation on urinary mineral excretion during very low energy diets. Am J Med Sci, 302:67-74

22. Dawson-Hughes B, Harris SS, Ceglia L (2008). Alkaline diets favor lean tissue mass in older adults. Am J Clin Nutr, 87:662-665

23. Due A, Toubro S, Skov AR, Astrup A (2004). Effect of normal-fat diets, either medium or high in protein, on body weight in overweight subjects: a randomized 1-year trial. Int J Obes Relat Metab Disord, 28:1283-1290

24. Skov AR, Toubro S, Ronn B, Holm L, Astrup A (1999). Randomized trial on protein vs. carbohydrate in ad libitum fat reduced diet for the treatment of obesity. International Journal of Obesity Related Metabolic Disorders, 23:528-536

25. Westerterp-Plantenga MS (2003). The significance of protein in food intake and body weight regulation. Curr Opin Clin Nutr Metab care, 6:635-638

26. Westerterp-Plantenga MS, Lejeune MP, Nijs I, van Ooijen M, Kovacs EM (2004). High protein intake sustains weight maintenance after body weight loss in humans. Int J Obes Relat Metab Disord, 28:57-64

27. Lejeune MP, Kovacs EM, Westerterp-Plantenga MS (2005). Additional protein intake limits weight regain after weight loss in humans. Br J Nutr, 93:281-289

28. Lejeune MP, Westerterp KR, Adam TC, Luscombe-Marsh ND, Westerterp- Plantenga MS (2006). Ghrelin and glucagon-like peptide 1 concentrations, 24-h satiety, and energy and substrate metabolism during a high-protein diet and measured in a respiration chamber. Am J Clin MNutr, 83:89-94

29. Weigle DS, Breen PA, Matthys CC, Callahan HS, Meeuws KE, Burden VR, et al (2005). A high-protein diet induces sustained reductions in appetite, ad libitum caloric intake, and body weight despite compensatory changes in diurnal plasma leptin and ghrelin concentrations. Am J Clin Nutr, 82:41-48

30. Claessens M, van Baak MA, Monsheimer S, Saris WHM (2009). The effect of a lowfat, high-protein or high-carbohydrate ad libitum diet on weight loss maintenance and metabolic risk factors. Int J Obes, 33:296-304

31. Allen NE, Appleby PN, Davey GK, Key TJ (2002). Lifestyle and nutritional determinants of bioavailable androgens and related hormones in British men. Cancer Causes Control, 13:353-363

32. Vermeulen A (1988). Physiology of the testosterone-binding globulin in man. Ann NYAcad Sci, 538:103-111

33. Bootwood N, Hamilton-Fairley D, Kiddy D, Robinson S, Franks S (1995). Sex hormone-binding globulin and female reproductive function. J Steroid Biochem Molec Biology, 53(1-6):529-531

34. Morisset AS, Blouin K, Tchernof A (2008). Impact of diet and adiposity on circulating levels of sex hormone-binding globulin and androgens. Nutrition Reviews, 66(9):506-516

35. Bryan J, Triggermann M (2001). The effect of weight-loss dieting on cognitive performance and physiological well-being in overweight women. Appetite, 36:147-156

Cita Original

Antti A Mero, Heikki Huovinen, Olle Matintupa, Juha J Hulmi, Risto Puurtinen, Hannele Hohtari, and Tuomo AM Karila. Moderate energy restriction with high protein diet results in healthier outcome in women. Journal of the International Society of Sports Nutrition. 7: 4, 2010

Cita en Rev Edu Fís

Antti A Mero, Heikki Huovinen, Olle Matintupa, Juha J Hulmi, Risto Puurtinen, Hannele Hohtari y Tuomo A Karila (2014). La Restricción Moderada de Energía con una Dieta Rica en Proteínas Produce un Perfil más Saludable en Mujeres. Rev Edu Fís. 30 (3).
https://g-se.com/la-restriccion-moderada-de-energia-con-una-dieta-rica-en-proteinas-produce-un-perfil-mas-saludable-en-mujeres-1326-sa-057cfb271f1ddd

COMPARTIR