Propuesta Acerca de una Intervención Primaria de Campo en el Ciclismo Estacionario (Ciclo Indoor)

Early Field Intervention on Stationary Cycling Proposal (Indoor Cycling)

Adrián Arévalo

Centro de Capacitación en Acondicionamiento y Preparación Física CCAPF (Bogotá, Colombia)

Article published in Revista de Educación Física, Volume 1, Issue 1 of year .

Abstract

El presente artículo pretende nutrir aun más la base teórica de la práctica del ciclismo estacionario, muy común en los servicios que se prestan en los centros de acondicionamiento físico (CAF) y/o gimnasios, por medio de una propuesta de intervención inicial de campo para con el participante de la clase. Todo lo anterior con el fin de incentivar una práctica segura y saludable a través del mecanismo de evaluación física “in situ”.

Keywords: Ciclismo estacionario, Condición física, Prueba física, Clases colectivas

Abstract

This article aims to lecture further the theoretical basis of practicing stationary cycling, very common service provided at fitness centers (FC) and / or gyms, through a scheme of initial field-intervention with the class participant. All this in order to encourage a safe and healthy practice over a physical evaluation mechanism "in situ".

Keywords: Stationary Cycling, Physical Condition, Physical test, Group lessons

INTRODUCCIÓN

La falta de mecanismos de evaluación inicial no solo en la práctica de ciclismo estacionario sino también en gran parte de las demás clases colectivas “modalidades grupales” (Soro, 2004) dirigidas a un grupo poblacional objeto, podrían conllevar a una realización muy poco precisa de estas actividades generando un gran riesgo de muerte súbita cardiaca y prevalencia de ECV conocida o desconocida para el que lo practica. (Siscovick et al., 1984; Mittleman et al. 1993; Vuori, 1986) Razón fundamental para que dicha práctica no se tenga en cuenta en las dosificaciones del esfuerzo en el marco de un programa de ejercicio físico para la salud. Deberíamos considerar entonces la forma más conveniente de poder atender un número importante de personas al mismo tiempo que conocemos el comportamiento biológico de estas mismas, teniendo en cuenta, claro está, el elemento de asistencia masiva a estas clases las cuales podrían entorpecer dicho proceso. (Heredia et al., 2004) Este sería como la disculpa más común en el individuo que dirige estas clases, ya que para algunos de ellos el manejo de grandes grupos de personas impide entonces la caracterización individual del asistente;  “…la evaluación, además de servir para el control de la realidad del plan, tiene como función primaria determinar el grado de deficiencia de los métodos y medios del entrenamiento aplicados...” Harre (1998). Así pues, como la evaluación inicial no solo me permitirá acceder a una actividad más precisa y por sobre todo segura desde el punto de vista de la salud cardiorespiratoria, pues lo más recomendado seria por lo menos contar con un tipo de procedimiento práctico a modo de prueba física que se realizará con el cliente en la misma clase de ciclismo para tal caso.

Realizar pruebas en campo que permitan establecer los niveles de condición física del participante teniendo en cuenta el estado de salud de la persona para su correspondiente práctica, sería la propuesta básica para ser ejecutada dentro de una sesión especial para ello. (ACSM, 1999)

PARÁMETROS Y PRUEBAS TÉCNICAS EN CAMPO

Parámetros Técnicos

  • Inspección de los ajustes de la bicicleta: Observar y controlar si los ajustes de medida de la bicicleta se encuentran dentro de los parámetros de seguridad recomendados para evitar riesgos o estrés ortopédicos. (Altura del sillín, longitud o proximidad del sillín y altura del manubrio – Ajuste de correas o calapiés, posición cómoda de agarre al manubrio “2”). (Barbado, 2005)
  • Dirección de la perilla: Se darán indicaciones de la forma en que se deberá girar la perilla (+ / -), para que el participante reconozca los aumentos y disminuciones de la carga, caracterizados así:
    • Frenado “Infrabajo” (Para trabajos Aeróbicos)
    • Frenado “Bajo” (Para trabajos Aeróbicos)
    • Frenado “Bajo – Medio” (Para trabajos Aeróbico Glucolitico)
    • Frenado “Medio – Medio” (Para trabajos Anaeróbicos – Aeróbicos Glucoliticos)
    • Frenado “Medio – Alto” (Para trabajos Anaeróbico Lactacido)
    • Frenado “Alto” (Para trabajos Anaeróbico Lactacido)
    • Frenado “Supra alto” (Para trabajos Anaeróbico Alactacido)
  • R.P.M: Revoluciones por minuto, o la velocidad que rota el centro (caja) o las bielas en la bicicleta, contando en 15 segundos las veces en que sube una rodilla (táctil o visual), para multiplicarlo por 4 y determinar el minuto. (Barbado, 2005).

Parámetros Físicos (Signos percibidos por el participante)

  • Toma de la palpación del pulso para determinar la frecuencia: El número de pulsaciones por minuto (frecuencia cardiaca) es el fin de esta toma. Ya sea en zona carotidea o radial la zona escogida, para comparar con los porcentajes de intensidad de trabajo cardiaco y su respectivo control en test y actividad física. El participante deberá conocer la forma más apropiada de imprimirle la compresión exacta a la arteria escogida, para no cometer errores de atascamiento sanguíneo y mucho menos intervenir con la vía área ya sea este el caso (Carótida). (Mello et al. 2003)
  • Toma y percepción subjetiva de la frecuencia respiratoria: Se tomará como la forma en que se movilizan los pulmones por unidad de tiempo (ciclos por minuto), de tal forma que el participante apoye su mano sobre el tórax y cuente la cantidad de veces que se realiza la maniobra durante 15 segundos contabilizados por el entrenador (Aunque no está demás comentar el riesgo que puede acarrear el alejar las manos del manubrio durante el pedaleo). (Heredia et al., 2004) Por otro lado, una forma más sencilla y practica de realizarlo en la actividad física o ejercicio, es por medio del entendimiento de los siguientes parámetros que tomaremos en cuenta de forma subjetiva por medio de manifestaciones físicas:
    • Trabajo Ligero: Respiración aumentada muy semejante a la de reposo. “Muy tolerable” (Se puede conversar al tiempo que se hace esta actividad)
    • Trabajo Intermedio: Respiración profunda, con inhalaciones y exhalaciones lentas, largas y profundas. “Medianamente tolerable” (Se puede conversar al tiempo que se hace esta actividad, pero con pausas irregulares de esta. Se prestará atención a la acentuación de las letras “c, ch, s, r y z”)
    • Trabajo Fuerte: Respiración jadeante, serie de respiraciones rápidas seguidas de espiraciones cortas y violentas, experimentando falta de aire. “Nada tolerable” (Es bastante limitada o físicamente imposible sostener una conversación continua al tiempo que se hace esta actividad).
  • Percepción subjetiva de esfuerzo: (Borg y Linderholm, 1967) En este caso se podría proponer una forma que me podrá medir los niveles de fatiga de forma subjetiva y podrá regular el esfuerzo percibido. Se le indica al participante los niveles perceptivos de esfuerzo, como:
    • Nivel imperceptible: El participante realiza tensiones musculares sin presentar molestias (ardor irradiado o selectorizado), ni limitaciones en su movimiento (gesto mecánico)
    • Nivel tolerablemente perceptible: El participante realiza tensiones musculares presentando molestias muy leves (ardor irradiado o selectorizado muy bajo), aun no presenta limitaciones en su movimiento (gesto mecánico)
    • Nivel intolerablemente perceptible: El participante realiza tensiones musculares presentando molestias bastante altas (ardor irradiado o sectorizado muy alto – no tolerable), presentando limitaciones bastante evidentes en su movimiento (gesto mecánico)
  • Percepción de la fatiga acumulada: Dado a la pérdida sustancial y progresiva de la mecánica del movimiento en relación con la sumatoria de tiempo acumulado. Es decir que, durante el transcurso de los estadios de la prueba, el participante percibirá un esfuerzo prolongado que se irá incrementando paulatinamente hasta llegar a un límite sub-máximo de este mismo. El deberá identificar la forma más eficaz de administrar la carga (frenado) durante el transcurso de la prueba, hasta llegar a un límite máximo de tolerancia a la actividad, sin necesidad de poner en riesgo su propia salud cardiovascular. (Borg y Linderholm, 1967)

Parámetros Físicos (Signos percibidos por el entrenador)

  • Toma de la palpación del pulso para determinar la frecuencia: 15 segundos, multiplicados por 4; o 6 segundos multiplicados por 10, son las formas más convenientes y prácticas de contabilizar esta toma. La indicación que se le da al participante para dar inicio al conteo debe ser de la forma más clara posible, dando indicaciones como: “Ubiquen por favor su pulso, listos a contar, preparados, ¡Ahora!”.
  • Toma y percepción subjetiva de la frecuencia respiratoria: 15 segundos, multiplicados por 4, es la forma más conveniente y practica de contabilizar esta toma. La indicación que se le da al participante para dar inicio al conteo debe ser de la forma más clara posible, dando indicaciones como: “Ubiquen por favor su tórax, listos a contar, preparados, ¡Ahora!”. Los parámetros son:
    • Trabajo Ligero: 12 ciclos minuto 2 +/-, aprox.
    • Trabajo Intermedio: 22 ciclos minuto 2 +/-, aprox.
    • Trabajo Fuerte: 35 ciclos minuto 2+/-, aprox.
  • Evaluación de la expresión corporal: Evaluar subjetivamente al participante como un todo en su gesto mecánico repetitivo, (Borg, 1998) teniendo en cuenta lo siguiente:
    • Respiración: Como lo expuesto anteriormente.
    • Postura: Exageración de la forma cóncava o convexa de la espalda, subluxación glenohumeral por apoyo excesivo del hemisferio superior hacia el manubrio, Hiperextensión o bloqueo del codo por apoyo excesivo del tren superior hacia el manubrio, extensión o inclinación prolongada de la columna cervical, todos estos signos típicos de fatiga.
    • Posición: Adelantamiento a la parte más angosta del sillín.
    • Pedaleo: Pedaleo en plantiflexión o dorsiflexión excesiva, estilo brusco y no coordinado del pedaleo, pérdida progresiva o inconstante de la velocidad del pedaleo (R.P.M).
  • Facies (Expresión gestual): Es necesario tener en cuenta que tanto en esta como cualquier modalidad grupal, la comunicación directa con todos y cada uno de los participantes es algo difícil. Es por esto que en el momento de desarrollar una forma de detectar la percepción del esfuerzo nos podemos basar no solamente en la escala RPE de esfuerzo (Borg 2001) sino también en la escala de incomodidad que expresa el participante durante el desarrollo de su actividad, (Von Korff, 1992) según:


Figura 1. Grading the severity of chronic pain. “Escala de rostros para medición de la intensidad del dolor y la incomodidad mecánica” combinada con la Escala Numérica RPE de Esfuerzo.

Procedimiento para la detección de carga “frenado”

  1. Se darán las indicaciones para que el participante ajuste la velocidad de pedaleo en un rango promedio de 60 a 70 R.P.M. Velocidad que se mantendrá hasta el final de la prueba.
  2. Se le indicara al participante que gire la perilla de frenado hacia su izquierda o carga negativa (-), hasta que sienta el pedaleo sin contra resistencia alguna (Frenado “Infrabajo”), recordándole de mantener la velocidad.
  3. Ahora la perilla se girará al lado contrario, es decir, hacia la derecha del participante o carga positiva (+), hasta que sienta el pedaleo con un escaso frenado. En ese momento se activará el cronometro y se empezará a contabilizar un tiempo exacto de 2 minutos hasta el nuevo cambio de frenado.

Se conocerá el hallazgo del frenado “Bajo” (equivalente a 50 – 75 vatios), con los siguientes parámetros:

            El participante deberá percibir:

  • Fatiga acumulada: El participante en ningún momento perderá el ritmo de velocidad constante de 60 a 70 R.P.M´s, y no tendrá problema alguno con el gesto técnico.
  • Respiración y Habla: “Muy tolerable”, que como ya se conoce, en esta la conversación se podría mantener fluida y sin problema alguno. No presenta taquipnea inducida (respiración normal)
  • Percepción de esfuerzo: O sensación de ardor que no debe percibir el participante, visto anteriormente como “nivel imperceptible”.

El entrenador podrá evaluar: (para corroboración)

  • Frecuencia Cardiaca: Referenciado a la Escala de Percepción del Esfuerzo Borg de “9-12”, pasado a 90 a 100 lpm aproximadamente en personas entrenadas y 110 a 120 lpm en personas no entrenadas.
  • Respiración: Se evaluará a “Trabajo Ligero”: 12 ciclos minuto 2 +/-, aprox.
  • Facies: Se evaluará la gestualización facial de 0 – 2 en la escala


Figura 2. Extraído de la figura 1 del presente articulo

  1. De nuevo la perilla se girará al lado derecho del participante o carga positiva (+), hasta que sienta el pedaleo con un frenado más fuerte que el anterior. El cronometro se seguirá vigilando o través a un tiempo exacto de 2 minutos más, hasta el nuevo cambio de frenado, sumando un total de 4 minutos acumulados.

Se conocerá el hallazgo del frenado “Medio - Medio” (equivalente a 150 – 175 vatios), con los siguientes parámetros:   

El participante deberá percibir:

  • Fatiga acumulada: El participante presentara en un principio, una pérdida momentánea de velocidad, pero la recuperara tiempo después con un esfuerzo un poco mayor. Dicha velocidad se seguirá en el ritmo establecido de 60 a 70 R.P.M´s, y tendrá limitaciones visibles con el gesto técnico, sin llegar a salirse de los requerimientos técnicos generales.
  • Respiración y Habla: “Medianamente tolerable”, en esta se puede conversar al tiempo que se hace esta actividad, pero con pausas irregulares de esta. Se prestará atención a la acentuación de las letras “c, ch, s, r y z”, ya que estas solicitan una bondadosa cantidad de aire para ser pronunciadas. (respiración sub-forzada)
  • Percepción de esfuerzo: El valor subjetivo de trabajo para este frenado será de “Nivel tolerablemente perceptible”: El participante realiza tensiones musculares presentando molestias muy leves.

El entrenador podrá evaluar: (para corroboración)

  • Frecuencia Cardiaca: Referenciado a la Escala de Percepción del Esfuerzo Borg de “13-16”, pasado a 130 a 140 lpm aproximadamente en personas entrenadas y 150 a 160 lpm en personas no entrenadas.
  • Respiración: Se evaluará a “Trabajo Intermedio”: 22 ciclos minuto 2 +/-, aprox.
  • Facies: Se evaluará la gestualización facial de 4 – 6 en la escala


Figura 3. Extraído de la figura 1 del presente articulo

  1. Se realizará el ultimo ajuste del frenado, donde la perilla se girará de nuevo al lado derecho del participante o carga positiva (+), hasta que sienta el pedaleo con el frenado máximo soportado por él. El cronometro se seguirá vigilando a través de un tiempo exacto de 2 minutos más, hasta finalizar la prueba, sumando un total de 6 minutos acumulados.

Se conocerá el hallazgo del frenado “Alto” (equivalente a 200 – 275 vatios), con los siguientes parámetros:

            El participante deberá percibir:

  • Fatiga acumulada: El participante tendera disminuir en gran proporción la velocidad, hasta el punto de perderla en intermitentemente. (55 – menos R.P.M´s). Tendrá grandes inconvenientes con el gesto técnico, obligando en ocasiones al participante ayudarse con su propio peso, es decir, apoyarse en pie sobre pedales.
  • Respiración y Habla: “Nada tolerable”. Es bastante limitada o físicamente imposible sostener una conversación continúa al tiempo que se hace esta actividad.
  • Percepción de esfuerzo: Sensación cualificado como “Nivel intolerablemente perceptible”: El participante realiza tensiones musculares presentando molestias bastante altas.

El educador podrá evaluar: (para corroboración)

  • Frecuencia Cardiaca: Referenciado a la Escala de Percepción del Esfuerzo Borg de “17-19”, pasado a 160 a 170 lpm aproximadamente en personas entrenadas y 170 a 180 lpm en personas no entrenadas.
  • Respiración: “Trabajo Fuerte” 35 ciclos minuto 2+/-, aprox. Señalando a una conversación nula. Presenta taquipnea inducida (respiración Jadeante).
  • Facies: Se evaluará la gestualización facial de 8 – 10 en la escala


Figura 4. Extraído de la figura 1 del presente articulo

  1. Ahora bien, el trabajo con cargas aplicadas a la clase de ciclismo estacionario puede ser ajustado de forma tal, que las actividades serán más coherentes, aplicables, y sobre todo que respetan los principios de especialización (Harre 1987, Hollman y Hettinger 1980, García Manso 1994, entre otros.); y los principios del esfuerzo (Harre 1990, Navarro 1993, entre otros). Entonces es hora de poner en práctica la aplicación de las cargas de esfuerzo según la capacidad física y técnica del individuo teniendo en cuenta parámetros más técnicos y específicos del entrenamiento físico. Para concluir y resumir el tema, se expondrá una tabla (Tabla Nº 1) que mostrará la forma más conveniente de aplicar la conocida escala de percepción del esfuerzo “Borg”, según el número de esfuerzo y su relación con la frecuencia cardiaca, la percepción del esfuerzo, el frenado (carga), los vatios (Kg/min), entrenados o no entrenados. (Kang et al. 2005).
  1. El último paso a dar tendrá que ver con la aplicación práctica del test llevado a la dosificación de las cargas y su respuesta a los factores fisiológicos de medición como lo son: frecuencia cardiaca aproximada (pulso), niveles de lactato en sangre aproximados (mmol), y Volumen de Oxigeno aproximados (VO2 máx.), durante la sesión o unidad de entrenamiento, con un volumen comprendido entre los 30 y 90 minutos de actividad (duración aproximado de una clase de modalidad grupal). (Ferrari y Guglielmo, 2005).

En el más común de los casos (que algunos entrenadores olvidan en muchas ocasiones), la frecuencia cardiaca juega un papel muy importante y sencillo en el momento de controlar los objetivos a alcanzar o el estado de salud del individuo durante la práctica física, por medio de tablas ya predeterminadas, sea bien por estudios poblacionales o formulas lineales y exponenciales que responden al mismo fenómeno poblacional. Dichas tablas, han de tener en cuenta el género sexual, la edad y la zona de entrenamiento a trabajar por porcentajes de intensidad.

Por otro lado, aunque algunos autores de la teoría del entrenamiento aconsejen que el trabajo realizado en diferentes zonas o rangos de intensidad de porcentaje de la frecuencia cardiaca sea directamente proporcional a los diferentes rangos o zonas de intensidad de porcentaje del VO2 máx. Es decir, que una persona que se encuentre en un área funcional aeróbica regenerativa (entre un 50 a un 65% de la Frecuencia cardiaca máxima hipotética), obtendrá de por si un trabajo del 60 al 75% del VO2 máx. y una acumulación de lactato en sangre de 2 a 4 mmol/l. Esto no está muy lejos de la realidad, pero siempre los entrenadores debemos contar con herramientas de seguimiento y control diferenciadas, como es el caso de la frecuencia cardiaca y el VO2 máx. de reserva (recordamos que no tendré en cuenta el valor de lactato en sangre durante la clase por obvias razones, ya explicadas con anterioridad). Por esta razón se muestra la forma de poder manejar el control del VO2 máx. durante las clases, para monitorear el consumo de oxigeno y así poder determinar de mejor forma la vías aeróbicas y anaeróbicas.  (Ferrari y Guglielmo, 2005; Gomes et al. 2004).

Tabla 1. (Tabla) Extraído y Reproducido con autorización del CCAPF 2003 y CMD Soal 2004. (Revisado 2008) de la História Clínico Deportiva CAPF SOAL “Aplicación de lãs cargas (frenado - vatios) a la F.C y F.R en dependencia de las vias energéticas, por médio de la Escala perceptiva Del esfuerzo Borg”. Propiedad intelectual. Autor. Adrián Arévalo Rodríguez
  

Tabla 2. (Tabla) Extraído y Reproducido con autorización del CCAPF 2003 y CMD Soal 2004. (Revisado 2008) de la Historia Clínico Deportiva CAPF SOAL “Aplicación de las cargas (vatios) para despejar la incógnita del Volumen Maximo de Oxigeno, por médio del peso corporal, por prueba de esfuerzo submáxima”. Propiedad intelectual. Autor. Adrián Arévalo Rodríguez


Procedimiento para la detección y aplicación del Consumo Máximo de Oxigeno (VO2 máx.) por prueba de esfuerzo sub máximo:

  • Una vez estandarizada individualmente la carga (frenado), se le pedirá (en otra sesión diferente), que sostenga una velocidad constante y continua de 60 RPM´s con una relación de carga (frenado) “Bajo” (50 – 75 vatios aproximadamente en dependencia del nivel físico del participante).
  • Trascurrido 2 minutos con los estándares antes establecidos, el educador o entrenador asignara la tarea de aumentar la carga (frenado) escalonadamente por minuto transcurrido (Tabla 3).

Tabla 3. (Tabla) Extraído y Reproducido con autorización del CCAPF 2003 y CMD Soal 2004. (Revisado 2008) de la História Clínico Deportiva CAPF SOAL “Protocolo de prueba de esfuerzo escalonada para la detección del Consumo Maximo de Oxigeno (VO2 máx.) en bicicleta de ciclismo estacionário”. Propiedad intelectual. Autor. Adrián Arévalo Rodríguez

3. Inmediatamente finalizado el quinto o sexto escalón de esfuerzo máximo (en dependencia del estado físico del participante), se pasará a monitorear y contabilizar la frecuencia cardiaca durante un lapso de 6 segundos.
4. El resultado obtenido en la toma de la frecuencia cardiaca no se le realizara ninguna ecuación, es decir, que el número de dos dígitos se compara con la escala de percepción del esfuerzo “Borg”, su relación directa con el número de vatios y el nivel de estado físico del participante (como se muestra en la Tabla 1).
5. Obtenido los vatios máximos desarrollados por el participante durante la prueba de esfuerzo, gracias a la toma de frecuencia cardiaca, se comparará con la segunda tabla (Tabla 2), para obtener linealmente el valor del consumo máximo de oxigeno (VO2 máx.), preguntando el valor del peso corporal del participante. (Baptista, 2002)
6. Ahora se dará linealmente por el valor de los vatios y su relación directa con la carga (frenado) durante el desempeño de la clase.

Ejemplo aplicativo:

Una persona que llega al quinto escalón con una carga (frenado) “Alto” y disminuye la velocidad por debajo de 60 RPM, hasta casi detenerse (ya que el participante es sedentario). Inmediatamente se le realiza el conteo de frecuencia cardiaca obteniendo un valor de 18 en seis segundos.

El valor de 18 (Frecuencia cardiaca) se comparará con la primera tabla para poder obtener linealmente la carga desarrollada, que en este caso sería un valor de 225 vatios.

El VO2 máx. se obtendrá por la referencia lineal del vatiaje máximo desarrollado durante la prueba y el haber preguntado al participante por su peso corporal, que en este caso es de 83 Kg.

El resultado entonces estaría en un rango de 33 a 37 ml/kg/min. Promediando, el resultado final sería de 35 ml/kg/min y para la edad del individuo, 30 años y de género sexual femenino, le reconoce un valor “regular” según tabla de escalas de evaluación de condición física aerobia para hombres y mujeres.

Tabla 4. Escalas de evaluación de condición física aerobia por medio del VO2 max. ml/kg/min. para hombres y mujeres. B. J. Sharkey. Extraída del Manual de Fisiología del Ejercicio de G. Adams.

En la aplicación práctica del proceso anteriormente nombrado, se tendrá en cuenta los datos obtenidos durante la prueba (regresando linealmente): VO2 máx. = Vatios máx. desarrollados = Carga (Frenado) 35 ml/kg/min = 225 Vatios = Alto, siendo todos estos valores máximos hipotéticos.
El último paso para desarrollar es el de los manejos de intensidad por zonas de entrenamiento del VO2 máx. (%), así:
Zona “Regenerativa” = 50 – 60% del VO2 máximo.
Zona “Sub Aeróbica” = 60 – 75% del VO2 máximo.
Zona “Súper Aeróbica” = 75 – 80% del VO2 máximo.
Zona “VO2 máximo” = 90 – 100% del VO2 máximo.

Para el ejemplo anterior con un valor de 35 ml/kg/min, la zona preferida para la Oxidación de ácidos grasos, seria en un rango de 60 – 75% del VO2 máx., arrojando un valor promedio de 21 a 26 ml/kg/min. Según la tabla de VO2 máx. según su peso corporal, responde a un trabajo de 125 a 150 vatios para obtener la zona de entrenamiento indicada. (Adams, 1990; 1994).

Pero al fin y al cabo todo converge en la prescripción de la carga a utilizar, que para el caso anterior seria un frenado máximo “medio-medio” para mantener la zona de oxidación de grasas y poder garantizar la adaptación física.

Por supuesto que lo anterior no busca en ningún momento remplazar un procedimiento de evaluación de la condición física ya validada y estandarizada con fines metodológicos del entrenamiento físico (Dosificación del esfuerzo); pero si es un esfuerzo por proponer nuevos horizontes en los programas de actividad física colectivos.

References

1. ACSM. (1999). Manual acsm para la valoración y prescripción del ejercicio. Ed. Paidotribo. Barcelona.

2. Adams, G.M. (1994). Exercise Physiology Laboratory Manual. 2da Edición. Brown & Benchmark Publishers

3. Baptista, M. (2002). Caracterização da intensidade do esforço numa modalidade de Academia : um estudo efetuado em Indoor Cycling. Tese de mestrado em Ciências do Desporto, 70 p., Faculdade de Ciências do Desporto e Educação Física da Universidade do Porto.

4. Barbado, C. (2005). Manual de ciclo indoor. Barcelona: Paidotribo.

5. Barbado, C. (2005). Manual de ciclo indoor avanzado. Badalona: Paidotribo.

6. Borg, G. (1998). Borg’s Perceived Exertion and Pain scales. Champaign, ILL: Human Kinetics.

7. Borg, G. y Linderholm, H. (1967). Perceived exertion and pulse rate during graded exercise in various age groups. Acta Scandinavica, 472(Suppl.)., 194-206.

8. Borg, G. (2001). Borg's range model and scales. International Journal of Sport Psychology, 32(2)., 110–126.

9. Ferrari HG, Guglielmo, LGA. (2007). Resposta da freqüência cardíaca e lactato sanguíneo durante aulas do programa RPM em mulheres. Rev Ed Fisica;137:10-17.

10. Gomes, A., Silva, R., Oliveira, H., Barbosa, F., Fernandes Filho, J. (2004). Concentração de lactato sanguíneo em aulas de ciclismo indoor de intensidade submáxima: um estudo piloto. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 10 – N° 79.

11. Harre, D. (1988). Teoría del entrenamiento deportivo. La Habana: Editorial Científico Técnica.

12. Heredia, JR., Ramon, M., García, R. (2004). ¿Clases colectivas para la salud? Reflexiones sobre aspectos conceptuales y metodológicos. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 10 – N° 76.

13. Heredia, JR., Ramon, M., García, R. (2004). Ciclo Indoor para la salud. Aspectos a considerar para una practica segura. Prevención de problemas y lesiones. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 10 – N° 79.

14. Kang J, Chaloupka EC, Mastrangelo MA, et al. (2005). Metabolic and perceptual responses during Spinning cycle exercise. Med Sci Sports Exerc;37:853-859.

15. Mello, D., Dantas, E., Novaes, J., Albergaria, M. (2003). Alterações fisiológicas no ciclismo indoor. Fitness & Performance Journal, v.2, n.1, p. 30-40.

16. Mittleman MA, Maclure M, Tofler GH, Sherwood JB, Goldberg RJ, Muller JE. (1993). Triggering of acute myocardial infarction by heavy physical exertion. Protection against triggering by regular exertion. Determinants of Myocardial Infarction Onset Study Investigators. N Eng J Med. 329.

17. Siscovick DS, Weiss NS, Fletcher RH, Lasky T. (1984). The incidence of primary cardiac arrest during vigorous exercise. N Engl J Med. 311

18. Soro, FJ (2004). Características de las clases de fitness colectivas. Qué clase recomendar en cada condición. Revista Digital - Buenos Aires - Año 10 - N° 76.

19. Von Korff M, Ormel J, Keefe F, Dworking S. (1992). Grading the severity of chronic pain. “Escala de rostros para medición de la intensidad del dolor y la incomodidad mecánica”. 50: 133-49.

20. Vuori I. (1986). The cardiovascular risks of physical activity. Acta Med Scand. 220.

Citation in Rev Edu Fís

Adrián Arévalo (2020). Propuesta Acerca de una Intervención Primaria de Campo en el Ciclismo Estacionario (Ciclo Indoor). Rev Edu Fís. 1 (1).
https://g-se.com/propuesta-acerca-de-una-intervencion-primaria-de-campo-en-el-ciclismo-estacionario-ciclo-indoor-2764-sa-l5e6ab96f547e6

SHARE