Propuestas para potenciar al futbolista

Propuestas para potenciar al futbolista
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

Por Carlos Borzi, docente del Programa de Especialización en Preparación Física de Fútbol a distancia que realizamos junto a G-SE a través de nuestro Campus Virtual.


1. La seducción del Barcelona

Los triunfos y la belleza en la forma de jugar con jugadores de gran calidad generó que equipos de todo el mundo imitaran su forma de entrenar para lograr similar rendimiento. No tuvieron en cuenta la diferencia de talento de sus jugadores. Aunque se incorporaron juegos que mejoraron la técnica del pase, la velocidad mental y con algunos juegos la resistencia, el efecto de esa copia no produjo los mismos éxitos. Con un simple análisis se ve que con jugadores de menor nivel esa preparación resulta insuficiente en tiempo, ejercicios y efecto multilateral.

2. Poderío de otros grandes equipos europeos

Otros equipos y selecciones europeas se potenciaron con la incorporación de muchos jugadores de origen africano. Estos se caracterizan por elevado el nivel técnico, físico, antropométrico y creativo.

3. Consecuencias por imitar el entrenamiento de grandes equipos

Los mejores euipos y jugadores están varios escalones más arriba en su capacidad competitiva. Si se entrena igual que ellos nunca se podrá igualarlos y menos superarlos. Los equiposinferiores pueden equiparar la disputa presentando una gran capacidad física y mental.

Para lograr un muy buen estado físico se debe entrenar más sin descuidar aspectos grupales e individuales.

4. Jugadores con altos rendimientos competitivos

Los más talentosos son los que en algunos casos pueden estar siempre entre los más competitivos entrenando solo una vez al día en su etapa juvenil y profesional. El resto, la gran mayoría, para acceder a esos niveles de privilegio necesitarían muchas más horas de perfeccionamiento en su vida deportiva. Por algo, los jugadores acuden a entrenadores personales, a veces sin que los responsables del equipo tengan muy en claro hacia adonde se dirige ese entrenamiento ni que lo realizan.

5. Miedo ante lo desconocido

Plantear nuevas tácticas o mayores exigencias físicas genera temores de lento aprendizaje y evolución o a provocar lesiones. Nada grande se consigue sin correr riesgos. Los cuerpos técnicos ambiciosos incorporan entrenamientos novedosos y de mayor exigencia general corriendo muchos riesgos. Para el PF también es imperioso elevar las cargas físicas y volitivas. No puede aspirarse a mejorar el rendimiento sin elevar las exigencias. Grandes cambios necesitan de audacia, creatividad, ensayo, convencimiento y predisposición de los jugadores a la alta exigencia. Es necesaria la estrategia para convencer a los jugadores a llevar a cabo algo novedoso. La idea táctica superadora y sus ejercicios técnicos, tácticos y físicos deben ser propuestos por DT y PF y sostenida por todo el cuerpo técnico con disciplina, voluntad y perseverancia.

6. 24 horas de profesionalismo

Alto rendimiento futbolístico es sinónimo de gran potencia física, mucha calidad en todas las técnicas necesarias, rápida adaptación a funciones tácticas, con predisposición a entrenamientos exigentes y buenos hábitos de vida deportiva. Esto necesita de 24 hs. haciendo cosas en beneficio de su rendimiento deportivo. Por eso jugadores con estas virtudes son tan valiosos en el futbol mundial.

7. Jugadores argentinos.

El resultado de una buena selección de talentos y de una buena preparación a largo plazo será obtener muchos jugadores que puedan integrar selecciones nacionales con posibilidades de superar a otras potencias. Para mejorar la preparación multilateral y la educación de nuestros jóvenes futbolistas deben invertirse muchas más horas de práctica en cada aspecto del rendimiento de acuerdo a virtudes y deficiencias de cada uno.

8. El futbolista nacional del futuro.

Si se piensa en un espectáculo de mayor belleza con éxitos, el desafío para entrenadores de todas las etapas es formar y educar futbolistas desde la infancia y hasta el final de su carrera. Jóvenes talentosos con diferentes genéticas en su mayoría emparentados por las carencias socio económicas merecen apoyo institucional y una conducción teórica y practica de alto nivel.

9. Educación para representar al país.

Nuestras jóvenes promesas deben ser educadas con constancia para el alto nivel, para que en un futuro cuente con una formación integral que le brinde más posibilidades de integrar grandes equipos y la selección nacional. La AFA debería enviar a equipos de directores técnicos y preparadores físicos especializados en etapas formativas a recorrer el país demostrando entrenamientos en campo para grupos de diferentes edades.

Mejorar el nivel competitivo y el espectáculo en nuestro país y en Sudamérica dependerá de seguir mejorando sin límites la preparación futbolística en todos los rincones del país y del continente. El futuro depende de muchas horas de esfuerzo dentro de una planificación más ambiciosa.

Recordales que para desarrollar su potencial futbolístico lo principal es entrenar mucho de por vida para alcanzar altos niveles técnicos, físicos, psicológicos e intelectuales que le permitirán jugar con y contra los mejores. Y que además para ser elegido por grandes equipos debe tener comportamientos que favorecerán a su futuro futbolístico como son: su concentración constante, sus reacciones después de perder el balón cuando su equipo va perdiendo, el compromiso que demuestran sus movimientos corporales, la forma en que realiza los calentamientos, su predisposición constante a apoyar al compañero aunque deba hacer grandes esfuerzos, ser disciplinado tanto en el club como en la vida, ser buena persona y no problemática.

10. Desafíos para el Preparador Físico.

Para garantizar elevadas expresiones competitivas, los preparadores físicos de todas las etapas deben programar y desarrollar tipos de fuerza, velocidad, agilidad, movilidad y resistencia para el alto nivel del futbol. Podrá obtenerse más jugadores de buen nivel con mejores preparaciones. Así el resultado no solo dependerá del talento de los jugadores o de algunos apasionados. El efecto multiplicador crecerá si se difunden conocimientos y formas de entrenamiento teniendo en cuenta nuestras variadas genéticas en beneficio de quiénes cumplen tan importante labor en todos los rincones del país.

11. Rendimientos físicos para el alto nivel.

Es necesario discutir acerca de los rendimientos a superar en cada capacidad motriz, como evolucionar en cada edad, cuántas horas semanales de preparación total y de preparación física son necesarias para que cada jugador optimice su rendimiento competitivo. La experiencia me dice que 3 horas semanales de preparación física en el fútbol juvenil no resultan suficientes para optimizar el rendimiento condicional.

12. Eficiencia física y técnica en los dos tiempos.

La preparación física actual debería garantizar alta eficiencia en todos los jugadores posibles. ¿Cómo? Planteando desde la adolescencia el incremento de reservas energéticas y nerviosas, volitivas y condicionales por encima de las exigencias habituales de los partidos.

Por ejemplo podrían usarse ejercicios superando mayores resistencias, carreras muy rápidas, poder repetirlo más veces, ejercicios sobre superficies que consuman más energía en un determinado tiempo, ejercicios con altas cargas para la fuerza máxima relativa, saltar cada vez más alto y rematar más fuerte, elevar niveles de umbral anaeróbico y consumo de oxígeno, ejercicios para lograr óptimos porcentajes musculares y de grasa, actividades para desarrollar altos niveles de voluntad, etc. Mayores esfuerzos son imprescindibles si queremos aumentar el nivel competitivo. Nada mejora haciendo poco.

13. Volumen semanal necesario para sostener la eficiencia más de 90 minutos.

Hay tres caminos:

  1. Entrenamientos más largos y algo menos intensos que el ejercicio competitivo

    Más largo podría ser de dos horas como mínimo empleando tareas de resistencia combinadas con fuerza y velocidad sumadas a otras técnico-tácticas de mediana intensidad promedio como son la mayoría. Por ejemplo, ubicarlo en el segundo día de entrenamiento.
  2. Entrenamientos de igual duración e intensidades competitivas

    Puede ser la competencia misma, algo que no pueden vivir los suplentes.
  3. Entrenamientos de duración más corta que un partido, pero con mayor promedio de intensidad. Todos son necesarios en una semana.

    Más intenso podría ser una práctica de fútbol por ejemplo 11 vs 11, 10 vs 10, 9 vs 11, etc. de 60 minutos en campo entero sin detención del balón. Podría ubicarse en el tercer día de entrenamiento semana.

Ninguno de los 3 ejemplos de carga son reemplazables porque son diferentes sus efectos.

14. Importancia del 11 vs 11 en el entrenamiento.

El partido de práctica es la actividad que transfiere directamente efectos a la competencia, expone virtudes y deficiencias de los factores del rendimiento de cada jugador en situación competitiva. Su efecto es global sobre toda la personalidad del jugador. Por eso es importante e irremplazable, aunque no logre mejorar en gran forma las deficiencias. Un mejor rendimiento depende del mejoramiento de cada aspecto.

15. El GPS.

El empleo del GPS en el fútbol se dio para medir el gasto energético y efectos físicos en los juegos. Dichos aparatos brindan mucha información en entrenamientos y partidos. Los valores obtenidos en forma directa reflejan cómo fueron sus esfuerzos, y en forma indirecta si le puso gran energía mental para realizarlas. La observación en el lugar o por videos completará la información al cuerpo técnico. El PF puede relacionar valores de evaluaciones condicionales del jugador con el rendimiento que brinda el GPS. Su correlación o no dependerá de su nivel, función, rival, motivación, responsabilidad, etc. Creo que, extrayendo datos de los diferentes juegos y ejercicios, sabremos qué grado de exigencia brinda cada uno y para que efectos producen dichas tareas. La observación directa de los entrenadores sobre la realización de las tareas por parte de cada jugador sigue siendo de gran importancia. Si las tareas de campo planeadas por el cuerpo técnico no transfieren necesarios efectos a la competencia, la tecnología por si misma será de poca ayuda.

16. Cuerpo técnico profesional numeroso.

Se incorporan varios integrantes que manejan tecnologías y nuevas disciplinas. Pero no se debe olvidar que la elevación del rendimiento competitivo depende sobre todo de la preparación técnica, física, y táctica. Estoy seguro que en un futuro no lejano a las tareas de campo se sumarán especialistas en líneas del equipo y técnicas determinantes, quedando para el DT el trabajo con alguna línea y del equipo entero. Los PF se repartirán tareas individuales antes o después del entrenamiento grupal y el PF principal conducirá los ejercicios del equipo entero. Como siempre ha sucedido la conducción general es responsabilidad del DT, quien deberá ser riguroso en exigir intimidad reconociendo los deseos de trascendencia de profesionales que acceden a un equipo de futbol.


Sobre el autor

Carlos Borzi, reconocido preparador físico argentino de amplia experiencia en el fútbol formativo y profesional de Argentina, México, Colombia y Japón desde 1982, presenta esta nueva oferta educativa dedicada a la Preparación Física para el Fútbol Infantil, Juvenil y Profesional.

Borzi trabajó desde 2005 hasta 2015 como Preparador Físico de la Reserva de Boca y Coordinador de los Preparadores Físicos del Fútbol Amateur del Club Atlético Boca Juniors (2004 y 2013-2016), sumado a su experiencia en la formación de Entrenador de Fútbol durante más de 20 años.

Es autor de 2 de los libros de entrenamiento más vendidos en América Latina: "Fútbol Infantil. Entrenamiento programado" (Editorial Stadium, 1999) y "7 años de entrenamiento en fútbol juvenil" (Ediciones Continente, 2013)

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias