Pregunta
17 may 2021 · 19:10

¿Qué tipos de cambios de dirección predominan en los deportes de conjunto?

COD
DeportesDeEquipo
Respuesta
17 may 2021 · 13:54
Mauricio
Mauricio Moyano, MSc
Entrenamiento Deportivo

COD

En el fútbol (como en la mayoría de los deportes con balón), se producen cambios de dirección muchas veces durante los desplazamientos en ofensiva y defensiva. En dichos casos la habilidad de cambiar de dirección rápidamente cumple un importante rol en el control del juego y en los desplazamientos rápidos.

Posición de los pies

Andrews (1977) describe dos tipos de cambios de dirección:

  • El side step cut (SS) (Figura 36), en el cual la dirección es cambiada apoyando un pie en la dirección opuesta.
SideStep
  • El cross step cut (CS) (Figura 37), en el cual después de apoyar un pie la otra pierna cruza por delante del cuerpo proveyendo aceleración en una nueva dirección (que es coincidente con el pie de apoyo).
CrossStep

Young y cols. (2002), afirman que la técnica de cambio de dirección (sea SS o CS) afecta el tiempo de carrera con cambios de dirección.

Tanaka y cols. (1999), reportaron que no hubo correlación entre el tiempo de carrera recta y carreras en zigzag, pero disminuyo el tiempo en carreras en zig zag con trabajos de cambios de dirección de distintos ángulos. Así vemos que una correcta técnica de cambios de dirección produjo rápidas mejoras en los ángulos de cambios de dirección.

Besier (2001), comparó cambios de dirección planeados y no planeados, y reportó que las velocidades de carrera fueron significativamente más lentas y el movimiento de rodilla fue significativamente más largo en los cambios no planeados. El movimiento preparatorio juega un rol crucial en el cambio de dirección durante la carrera.

Suzuki, Enomoto y Ae (2007), realizaron un trabajo con diferentes deportistas (dentro de los cuales había futbolistas), cuyo propósito fue investigar las técnicas de cambio de dirección durante la carrera, y obtener respuestas y relaciones entre los distintos cortes o cambios de movimiento. En las series experimentales del trabajo realizaron carrera en línea recta de 30 metros y carrera en zigzag con cinco cambios de dirección a 30-60-90° usando side step cut y cross step cut. Los resultados sugirieron que los tiempos de carrera en zigzag estaban influidos por la habilidad de carrera lineal y por la técnica de los cambios de dirección en carrera. No se observaron diferencias significativas entre side step (SS) y cross step (CS) en los ángulos de cambio usados.

La conclusión de esta investigación fue que el tiempo de la carrera en zigzag fue afectado no solamente por la habilidad de carrera en velocidad lineal, sino también por la técnica de cambio de dirección.

En SS, para cambiar de dirección rápidamente, es importante que el centro de gravedad sea desacelerado en el paso previo al cambio de dirección, para poder aplicar un fuerte soporte en el paso de cambio de dirección y provocar una gran aceleración en el paso posterior al cambio.

En CS, fue importante el apoyo del pie de soporte o de cambio, y la rotación de cadera para cambiar de dirección durante la carrera.

Dempsey y cols. (2009), realizaron un trabajo que tomó como antecedentes que las posturas comunes de los miembros inferiores en los cambios de dirección pueden producir lesiones de no contacto en LCA, justamente en las maniobras de corte o cambio de dirección. Estas mismas posturas se han vinculado a las cargas de estrés sobre el LCA de la rodilla.

PosicionRodilla

Se propuso que en el momento del apoyo del pie que generaba el cambio de dirección, los deportistas apoyaran dicho pie en una posición más cercana a la línea media del cuerpo y mantuvieran su torso en posición más vertical, como grandes objetivos. Esto fue acompañado por momentos de valgo pico significativamente más bajos en la fase de recepción del peso en la posición de cambio de dirección. Los cambios posturales se correlacionaron con el cambio en el momento de valgo pico (Figura 38).

La conclusión fue que la modificación de la técnica de cambio de dirección produjo una reducción en la carga de esfuerzo sobre la rodilla.

Es importante entonces resaltar los conceptos de Henning (1985), que recomienda como medida preventiva en los giros y cambios de ritmo, que se realice siempre una ligera flexión de rodillas, manteniendo siempre los pies lo más cerca de la proyección de las caderas. Estas medidas mantienen al ligamento cruzado anterior (LCA) en una situación de menor estrés, además de permitir a los isquiotibiales una posición más favorable de cara a estabilizar la articulación, al controlar la rotación y el desplazamiento anterior de la tibia.

Lo manifestado anteriormente (Hening, 1985; Ford, 2005; Hewett, 2005), nos posibilita sugerir que las correcciones en la técnica de los giros, cambios de dirección y ritmo deben ejecutarse del modo y en el momento adecuado. Así es que se prefiere que el deportista se encuentre sin fatiga, por lo que las correcciones técnicas deberían ejecutarse al comienzo de la sesión (posteriormente a la entrada en calor), o bien en sesiones especiales destinadas a tal fin. También se propone que sean ejecutadas primero sin elemento (balón), sin acción táctica y sin oponente. Luego podrán incorporarse progresivamente esos elementos a consideración del entrenador (por ejemplo incorporar elemento, luego acción táctica y finalmente oponente).

Es probable que si se incorporan varios elementos que requieran la atención del deportista (elemento, acción táctica y oponente), éste no pueda corregir el error en su técnica y el mismo persista.

CODNoProgramado

Besier y cols. (2001), manifiestan que se ha de tener en cuenta que cuando se realiza un cambio de dirección inesperado, las fuerzas que soporta la rodilla pueden tener una magnitud del doble de las que soportan cuando la acción está planeada de antemano (Figura 39). Esto parece deberse a que no ha habido tiempo para realizar los ajustes posturales convenientes.

Según Brittenham (1996) y Plisk (2000), en Brown (2007), la clave para mejorar la agilidad es minimizar la pérdida de velocidad cuando cambia el centro de gravedad del cuerpo. De esta manera, los ejercicios que requieren cambios rápidos hacia delante, atrás, en vertical y en dirección lateral ayudan a aumentar la agilidad y la coordinación entrenando el cuerpo para que haga estos cambios con mayor rapidez y eficacia.

Graham y Ferrigno (2007; en Brown, 2007) teniendo en cuenta conclusiones de Cissik y Barnes (2004) y Halberg (2001), expresan que cuando se diseña un programa para la agilidad a fin de mejorar el rendimiento deportivo (como también para reducir la incidencia de lesiones), el entrenamiento de la fuerza y la condición física en general debería incorporar formas de entrenamiento que hagan hincapié en estos componentes: fuerza, potencia, aceleración, desaceleración, coordinación y equilibrio.