Uso del Ipad en Educación Física

Using iPad in Physical Education

José Ignácio Salgado López

I.E.S. Leliadoura. Grupo PINCHE: Lingua, Cultura e Motricidade.

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 29, Número 1 del año .

Resumen

En el presente trabajo exponemos de forma resumida una experiencia en torno al uso del iPad en la Educación Física dentro de la educación secundaria diseñada inicialmente en el seno del grupo de trabajo PINCHE: Lingua, Cultura e Motricidade y puesta en práctica durante el curso 2012-13 en el IES Leliadoura (Ribeira, A Corunha). A lo largo del mismo presentamos las ventajas que encontramos en el uso de esta tecnología en nuestra área, una selección de aplicaciones (apps), que desde nuestro punto de vista, pueden ser interesantes para nuestra materia y finalmente los problemas que nos han surgido en su implementación y las posibles soluciones.

Palabras clave: educación física escolar, iPad, tablet, apps, TICs

Abstract

In this article we present a summary of experience on the use of the iPad in physical education in secondary education initially designed by the group PINCHE: "Lingua, Cultura e Motricidade" and implementated during the academic year 2012 - 13 in the IES Leliadoura (Ribeira, A Corunha). Along this paper we present the advantages found in the use of this technology in our area, a selection of applications (apps), that from our point of view, may be of interest to our subject and finally the problems that have arisen in implementation and possible solutions.

Keywords: physical education, iPad, tablet, apps

INTRODUCCIÓN

Cuando comencé mi andadura profesional como profesor de EF en un instituto de secundaria de una pequeña población de la costa gallega, tropecé con dos cuestiones a las que hacer frente, muy dispares entre sí, pero que al final se vincularon enormemente en el día a día:

  • La primera fue la cantidad de tiempo que un docente necesitaba invertir en aspectos administrativos tanto dentro como fuera del aula.
  • La segunda se destapó a los dos meses: ¿el sistema de evaluación que había diseñado era el que quería o me había dejado arrastrar por la reproducción de modelos conocidos?

Inicialmente de la combinación de las soluciones iniciales a estos problemas salió una hoja de registro de datos en “cuadrícula” en la que se anotaba, mediante un código, la asistencia, la calificación de las prácticas motrices desarrolladas, así como de la actitud, etc.

Sin embargo esta solución no fue tal, ya que obligaba a invertir mucho tiempo para conseguir, a base de calculadora, la nota “numérica”. Tan sólo tardé “dos estudiantes” en darme cuenta que esto no era eficiente, con lo que busqué simplificar los cálculos mediante una hoja excel.

Ahora bien, esto me presentó otro problema: las hojas de calculo son precisamente para calcular, por lo tanto son numéricas, y no recogían la gran variabilidad de casos que se dan dentro de un aula y que a mi me gustaría tener controladas, o cuando menos recogidas.

De esta manera retomé el uso de un software como es el FileMakerPro, que me permitía introducir todos estos datos, pero no fui capaz de solventar la perdida de tiempo que representaba el tener que “pasar lista” y luego tener que introducir todos esos datos en casa. Todo esto implicaba tener que desarrollar un ingente trabajo en horario no laboral, ya que como sabemos los que nos dedicamos a esto, es normal tener cerca de 200 estudiantes por curso.

Corría el año 1999, y disponía de un despacho que me facilitaba tener un computador de sobremesa (desechado de otro departamento) en el que introducía los datos a medida que los estudiantes abandonaban el vestuario después de ducharse. Esto me obligaba a recordar el nivel de logro de los objetivos motrices y actitud de cada uno de ellos para otorgar la nota correspondiente.

Vi claro que era necesario disponer de un dispositivo portátil para poder desenvolver más correctamente mi sistema de evaluación durante la sesión ya que en muchas ocasiones, los alumnos y alumnas “invisibles” me dejaban con la duda de la justificación de su calificación.

Años después, en el 2002, tuve la oportunidad de probar las llamadas “agendas electrónicas” o “PDAs”, pero su exiguo software con aplicabilidad (por ejemplo, no encontré el referido FileMakerPro lo que me obligaria a volve al Excel) y sobre todo su pequeño tamaño (que dificulta su operatividad), me decidieron por desistir en su uso. Cuestión esta última que se mantuvo con la aparición de los smartphones, si bien sobre el 2010 ya había aparecido la aplicación de FileMakerPro para iPhone.

Llegamos entonces a la aparición del iPad, que irrumpe en el mercado mundial en abril de 2010, siendo tal su éxito que vendió unos 15 millones de dispositivos, superando todas las previsiones (Soares, 2011). A partir de ahí, se han introducido algunas modificaciones respecto al original que los ha hecho más atractivos para su uso en la EF (por ejemplo, las cámaras).

Sin embargo, aunque desde su aparición muchas escuelas han adoptado el iPad y han estado trabajando para descubrir la manera de incorporar el dispositivo en el aula (eClassroom News, 2011), lo cierto es que en el ámbito de la EF son pocas las experiencias publicadas, y menos aún fuera del ámbito anglosajón.

El objetivo de este trabajo es, por lo tanto, doble: por un lado, dar a conocer nuestra humilde experiencia en este campo, llevada a cabo en el IES Leliadoura de Ribeira (A Corunha) dentro de la educación secundaria; y, por otro, colaborar a llenar este hueco dentro de nuestro ámbito profesional.

1. UN iPad? ESTÁS LOCO? O como convencer a tus compañeros.
1.1. Ventajas de las tablets frente a los ordenadores.

A la hora de afrontar la decisión de introducir este tipo de dispositivos en el aula de EF debemos ser conscientes de que generará cierto asombro e incluso incomprensión por parte del resto del profesorado del centro. Es necesario, pues, tener las ideas muy claras de para qué lo vamos a utilizar y qué ventajas lo hacen competitivo frente a otros dispositivos..
Según Nichols 
y Leight (2011) la principal ventaja del iPad es su reducido peso (de 308 a 652 gr. ). Además de esto, para Ferreres Franco (2011) hay otra ventaja sustancial, como es la pantalla LCD táctil, lo que sumado a lo anterior, “facilita enormemente la movilidad del profesor de EF al poder emplearlo de pie en lugares abiertos (como el patio o el gimnasio)” (p. 236). No obstante, este autor trasmite una utilización bastante reducida del aparato, para las potencialidades que pensamos posee, ya que tan solo cita que “supone una excelente plataforma para acceder a contenidos que ya están en Internet, desde páginas web a vídeos, podcasts y otros recursos multimedia” (p. 236), aspectos que pueden ser abordados sin problemas con un ordenador portátil.

Ahora bien, desde nuestro punto de vista las tablets presentan otras ventajas importantes:

  • Muchas de ellas poseen al menos una cámara integrada, lo que permite la posibilidad de realizar filmaciones en directo dentro del aula.
  • Algunas de ellas disponen de GPS, lo que puede ayudar enormemente en el diseño de ciertas tareas, tanto de orientación como en las que necesitemos calcular la distancia a recorrer.
  • Existencia de infinidad de apps de uso directo en el aula.

1.2. ¿iPad o Android?

Esta será la primera duda que tendremos que solventar e incluso justificar, ya que el iPad implica un desembolso económico mayor que la mayoría de la “tablets” del mercado.
No queremos entrar aquí en una discusión de cual es mejor plataforma, ambas tienen sus puntos positivos y negativos. De hecho, uno de los baluartes del iPad en las comparativas entre ambos dispositivos era el número de apps disponibles, ya no es válido a día de hoy puesto que Google Play (la tienda virtual de apps para Android) presenta ya cerca de 800.000 títulos y se reconoce que llegará al millón antes que la plataforma de Apple (Demeritt, 2012; Rowinski, 2013).

De todas formas, vamos a resumir tres cuestiones que nos pueden hacer decidir por uno o por otro dispositivo, ya que representan tres desventajas del iPad frente al android:

  • Una de las mayores críticas a los dispositivos de Apple (tanto iPad como iPhone o iPod) es sin duda la limitada conectividad que presenta. Los iPad precisan de unos conectores determinados, incompatibles con todos los demás del mercado excepto jack de audio y el USB, pero que está limitado. Esto obliga a que, cada vez que necesitemos conectar nuestro iPad con otro dispositivo, debemos comprar un “adaptador” determinado.
  • Otro de los caballos de batalla está relacionado con la capacidad de gestionar los archivos almacenados en el dispositivo, ya que el iPad solo lo permite a través de iTunes (un programa gratuito de Apple). Sin embargo, los dispositivos Android pueden ser utilizados como verdaderas memorias extraibles tanto mediante conexión USB como por Bluetooth.
  • Por último, el iPad no es compatible con formatos Flash ni Java, siendo esto de gran interés en algunos casos para poder visualizar vídeos directamente a través del navegador.
    Ahora bien, queremos dejar patente la justificación de nuestra decisión, que se basó en dos premisas particulares: por un lado, eramos amplios conocedores del entorno mac y, por otro, lo que más pesó fue el hecho de que el iPad dispone ya de una app que permite trabajar directamente con la Base de Datos específica que el departamento ya había diseñado (y que se ajusta perfectamente a sus necesidades actuales). De este modo, al decantarnos por el iPad, evitábamos tener que repetir todo el proceso de aprendizaje para diseñar otra vez la citada base de datos en entorno Android, pudiendo invertir todo ese tiempo, en otras labores más vinculadas con la labor docente en sí.

1.3. ¿Qué iPad?

Actualmente existen dos modelos diferenciados de iPad en función del tamaño de su pantalla: por un lado, los primeros modelos poseen una pantalla de 9,7 pulgadas, lo que los hace ideales en el caso de tener que reproducir una imagen o vídeo a un pequeño grupo de personas en cualquier lugar (Ostashewski & Reid, 2010, p. 730); por otro, tenemos los iPad-mini con 7,9 pulgadas, algo más pequeña, pero sin embargo de menor peso y más manejable.

Una vez analizados ambos, nos decidimos por el iPad-mini por las siguientes razones:

  • El modelo más barato de iPad sólo estaba disponible con una capacidad de 16 Gb, que, tal como nos comentaron otros usuarios, resulta insuficiente si se va a trabajar con vídeo.
  • El modelo con más memoria y pantalla grande era el iPad 3, que representa 170€ más que el mini, para unas características muy similares en lo que al uso que le íbamos a dar se refiere.
  • Se prefirió el modelo sin 3G por ser mucho más barato (120€ menos), para evitar el sobrecoste que representaría una tarifa 3G para el centro.

2. YA LLEGÓ, Y AHORA QUE? Usos dentro del aula de EF.

Una vez configurado comienza el momento de buscar las aplicaciones (apps) que mejor se adapten a nuestro método de trabajo. En nuestro caso partimos de las siguientes premisas:

  • solo contamos con un iPad, de uso compartido y limitado a uno por aula.
  • intentamos favorecer el compromiso motor: el iPad será siempre un apoyo, y no un límite.
  • procuramos un aprendizaje significativo, socio-crítico y que favorezca la independencia del estudiante, para lo que primamos siempre que nos es posible métodos de enseñanza activos, si bien somos conscientes, teniendo en cuenta el punto anterior, que en ciertas tareas es preferible el uso de estrategias más directivas.

Partiendo de estas bases presentamos a continuación los usos que hasta ahora hemos sido capaces de darle al iPad. Nos centraremos inicialmente en lo que para nosotros es más novedoso y complicado, como es el uso real en el aula de EF, dejando para el punto siguiente otros usos como pueden ser los relacionados con el apoyo de las explicaciones de contenidos conceptuales.

2.1. iPad y gestión de información.

Este fue la razón fundamental para la compra del iPad, buscando, como dijimos, cierta descarga del trabajo que implica introducir los datos extraídos del aula diariamente al computador.

Para ello hemos utilizado FileMakerGo que permite gestionar la base de datos creada en el programa FileMakerPro y que veníamos utilizando en cursos pasados en ordenador.
De entre las distintas presentaciones (ficha personal, resultados de exámenes, trabajos, información médica, etc...) usamos fundamentalmente la de introducción de datos diarios.


Figura 1. Pantalla de entrada de datos diarios de la Base de Datos del Departamento.

Dentro de este apartado, otro de los usos le que estamos dando al iPad, completamente distinto al anterior, es el de fichero de sesiones. Existen algunas apps diseñadas para esto, pero dado que nosotros ya poseíamos un fichero de Unidades Didácticas (U.D.) anterior, con las sesiones en papel y/o formato digital, hemos preferido digitalizar en PDF todas esas sesiones y usar una aplicación de visualización y edición de ese formato. En nuestro caso concreto nos hemos decantado por el PDF Reader Lite – iPad Edition que nos permite anotar sobre cada sesión las modificaciones que tengamos que hacer y almacenar cada una de ellas en carpetas por U.D.

2.2. iPad y docencia apoyada en vídeo.

Si bien, como comentamos anteriormente, este uso no es único del iPad lo cierto es que simplifica ampliamente las cosas. De hecho permite la visualización sin problemas a un pequeño grupo de personas con la ventaja de la portabilidad (Ostashewski & Reid, 2010, p. 731), lo que nos va a permitir reproducir vídeos previamente preparados (por ejemplo descargados de internet) o bien grabaciones que hagamos directamente durante la sesión.
Para esto último disponemos, por ejemplo, de aplicaciones tipo Coach's Eye, Video Coach, CoachMVideo... mediante las que podemos gravar “en vivo” las ejecuciones de nuestros estudiantes y realizar su análisis en el mismo momento y con él presente, dado que permiten “dibujar” directamente encima de la imagen y, en algunos casos, incluso resaltan los ángulos entre las líneas trazadas. Esto refuerza la potencia del feedback, tanto por su inmediatez como por ampliar los canales usados, dado que, además de los habituales, disponemos de toda la potencialidad del visual.
En nuestro caso concreto lo hemos utilizado en la U.D. de Habilidades Gimnásticas y Bailes de Verbena con tal éxito que solo en una ocasión fue necesaria otra repetición para que el estudiante lograse corregir el error que se le señalaba, cosa que no éramos capaces de lograr verbalmente.

Por otro lado, hemos utilizado el iPad combinado con el cañón de proyección para la impartición de ciertos contenidos de forma directiva, como es el caso del Yoga, Pilates,... , con el objetivo de liberarnos de la ejecución del modelo para centrarnos en la aplicación de feedback. Es de señalar que este tipo de dispositivos presentan la enorme ventaja, frente al los ordenadores comunes, de estar respaldados por infinidad de apps que más allá de ser un mero reproductor de vídeo permiten “crear” nuestras propias sesiones.

Así, algunas apps nos facilitan simplemente sesiones completas a reproducir (como iYoga+HD) y otras que permiten crear nuestras propias rutinas (como YogaFitness) .


Figura 2. Imagen de la sesión de Yoga desarrollada con el iYoga+HD y cañón de proyección.

2.3. Apps de aplicabilidad inmediata.

En este apartado incluimos aquellas aplicaciones cuyo diseño permite un uso inmediato en el aula, sin necesidad de unos conocimientos amplios de informática, simplemente con un “descargar y usar”:

  • IntervalTimer: Es una aplicación mediante la cual podemos programar los intervalos temporales para usar en métodos de trabajo del tipo Circuit Training o Interval, de tal modo que convertimos nuestro iPad en un reloj a pantalla completa, con señales acústicas diferentes para indicar los momentos de trabajo y descanso. Esta simple utilidad nos libera de estar pendientes del “crono” y nos permite incidir en aspectos realmente docentes como pueden ser el control del aula, o sobre todo, desde en nuestra experiencia, la aplicación de feedback. De tal manera que gracias a esta app podemos incidir continuamente sobre las ejecuciones aumentando palpablemente la información que podemos proporcionar.
  • Knots 3D: Es una app para el aprendizaje de nudos que utilizamos en la U.D. de Escalada. Su principal ventaja es que se representa la trayectoria de la cuerda en la realización del nudo. Permite la liberación de la atención del profesor de tal manera que los estudiantes pueden resolver sus dudas sobre la ejecución autónomamente. En nuestro caso, dado que en estas sesiones trabajamos por estaciones, nos permite estar atentos a las evoluciones en el rocódromo, y sobre todo prestar atención a los aspectos de seguridad.
  • Startglobe: Es una esfera celeste virtual. La usamos solo para la localización de la Estrella Polar en la U.D. de Orientación, pero resulta muy cómodo y motivante para los estudiantes.
  • Itunes: Lo utilizamos inicialmente como gestor de audio, creando listas de reproducción. No representa ninguna ventaja sobre el ordenador, dado que tiene que estar conectado al equipo de amplificación, por lo que hemos desechado su uso con esta app para poder disponer del iPad para filmaciones en el sentido que explicamos anteriormente.
  • Cronometro [Best Stopwatch]: No es una ventaja de excepción frente al cronómetro tradicional, pero con ella evitarnos tener que disponer de varios elementos a la vez (crono y iPad) en los casos que sea necesario utilizar el último, tal como avanzaran para las PDA por Llamas Toledano y Cipriano Campos (2007, p. 36) o Davia (2009).
  • Apps para la evaluación de la Condición Física: si bien, no las utilizamos en profundidad, dado que no se adaptan a nuestras necesidades, creemos que es conveniente citar su existencia. Entre ellas podemos resaltar Fitness Tests – For PE Teachers and Coaches y fitnessMeter – Test & Measure, que permiten realizar una gran cantidad de pruebas; o, nuestra preferida, la Cooper Fitness Test HD, para la evaluación de la resistencia a través del conocido test, con la gran ventaja de que no tenemos que medir previamente la zona de carrera a utilizar ya que esta app permite calcular la distancia mediante GPS.

3. SOLO CON ESTO ME CONVENCISTE, ALGO MÁS?

Las mil y una apps.Este apartado final no quiere ser para nada exiguo, de ahí el subtítulo de “Las mil y una apps”, que a buen seguro son las que podemos probar. Además, muy posiblemente cada uno le encontrará una utilidad dentro de su aula en función de su programación, método de enseñanza, etc... Sin embargo, pensamos que puede resultar interesante ampliar la información anterior teniendo en cuenta otras apps que hemos encontrado ya que en algunos casos facilitan las anteriores, en otros se adaptan perfectamente para las explicaciones de contenidos de un perfil más conceptual o simplemente nos facilitan nuestro trabajo de preparación de sesiones. No incluimos, sin embargo, aquellas denominadas “de productividad” (tipo Office, Numbers, Works, etc...) al ser normalmente más cómodo el trabajo directamente con el ordenador.

  • “Pizarras de entrenador”: Agrupamos bajo este epígrafe a gran cantidad de apps de distintos deportes de equipo que funcionan como tal, pudiendo distribuir jugadores a lo largo del campo, trazar sus desplazamientos y incluso secuenciar una reproducción de una “jugada” o tarea previamente programada. Resaltamos dos que hemos probado: CoachPro y CoachNote. Centrándonos en este último tiene la ventaja de poder grabar en formato vídeo la tarea previamente programada, lo que permite su incorporación a webs, presentaciones, etc... Además, existen versiones gratuitas, limitadas eso sí a un sólo deporte.
  • TeamViewer: Se trata de un duplicador de escritorio (también llamado “escritorio remoto”), que permite el control de un dispositivo remoto a través de WIFI. En nuestro caso lo utilizamos, entre otras cosas, enlazado con el ordenador, para el control de las listas de reproducción de audio antes mencionadas a modo de “mando a distancia” .
  • Drop Box: Dado que el intercambio de archivos entre ordenador y iPad está limitado hemos preferido utilizar también esta app, con la que se crea una carpeta virtual que es sincronizada automáticamente vía WIFI, para mantener el archivo accesible “en la nube”. Ello nos permite, por ejemplo, tener acceso directo a la Base de Datos sin depender del dispositivo que utilicemos, ni necesidad de intercambiar los archivos o usar memorias USB o similar, facilitando incluso el acceso desde lugares distintos (pabellón, despacho, aula, domicilio...)
  • MeteoSIX: Es un app de MeteoGalicia que nos resulta muy útil para la predicción del tiempo atmosférico, ya que ésto nos puede condicionar la programación semanal de las sesiones.
  • Visible Body: Es un simulador corporal 3D realmente espectacular, organizado por articulaciones y músculos, que nos puede servir como apoyo en las explicaciones sobre este tema. Además, posee la ventaja de poder exportar las imágenes deseadas para utilizar en otros lugares (webs, apuntes digitales, exámenes, etc...)
  • iMuscle: Similar al anterior, presenta la ventaja de introducir ejemplos de tareas motrices para la mejora de la fuerza muscular en las zonas seleccionadas. La principal desventaja es que solo hay publicada una versión en inglés, lo que puede limitar su uso en el aula o ser una ventaja en el caso de docencia en este idioma.

4. NO VA A SER TAN FÁCIL: Problemas y posibles soluciones.

Presentamos aquí una serie de problemas que nos han ido surgiendo en la implantación del sistema y otros, resueltos con anterioridad, que son también necesario tener en cuenta.

4.1. Limitaciones técnicas del centro:

Este es probablemente uno de los talones de Aquiles de la propuesta, que ya citara a nivel general por Ferreres Franco (2011, p. 485) y más en concreto para tablets por Viñas (2012): para sacarle rendimiento al iPad se debe disponer de una conexión de internet con capacidad suficiente, además de cobertura WIFI en las zonas donde lo pensemos utilizar.
En nuestro caso, a pesar de ser un IES con dos ciclos formativos de informática, estos son los problemas que nos están limitando más, dado que la dirección decidió no dotar a las zonas deportivas de repetidores WIFI y, además, el servicio banda ancha del que disponemos es más bien “estrecha” (3Gbps para todo el centro), lo que hace que en “horas punta” la red “se caiga”.

El primer problema lo solucionamos instalando un router doméstico como repetidor de la línea de red que llega hasta el despacho. El coste de esta operación ha sido 0€ al reutilizar un router viejo que uno de los componentes del departamento poseía después de cambiar de compañía de ADSL en su domicilio. Para ello sólo hay que conectar la línea de red a uno de los conectores de cable ADSL y configurar el router como se hace normalmente con una línea doméstica.
El segundo no hemos podido solucionarlo ya que la línea depende directamente de Telefónica, que parece no estar muy dispuesta a realizar ninguna inversión de mejora ya que el centro está apartado de cualquier zona poblada.

4.2. Problemas de intercambio de archivos entre ordenador y iPad.

Para solucionar las desventajas del iPad en lo que se refiere a gestionar y trasferir archivos, hemos optado, como dijimos, por usar el Drop Box, que facilita la sincronización con otros dispositivos. Sin embargo, existen otras soluciones como son el iExplorer o Netatalk , que permiten disponer del iPad de forma similar a una memoria externa.

4.3. Conectividad del iPad.

Como hemos dicho antes, una de las desventajas del iPad frente a otras tablets está relacionada con la conectividad del dispositivo, lo que nos obliga a comprar un “adaptador” determinado para poder por ejemplo proyectar un vídeo en una pantalla para toda el aula.
En nuestro caso hemos probado tanto el adaptador VGA original como un adaptador de conexión video AV de una empresa competidora. La realidad es que el VGA es muy superior en calidad de imagen y permite en todos los modelos a partir del iPad2 “replicar” en un cañón (o televisión que disponga de este tipo de conexión), la misma pantalla que estemos viendo en el dispositivo. Ahora bien la diferencia de precio es importante (sobre 80€), y teniendo en cuenta que la conexión VGA no permite la trasmisión de audio es como para pensárselo.

4.4. Imprimir con el iPad de forma económica.

Relacionado con el anterior están los problemas para imprimir directamente con el iPad, sobre todo las búsquedas web. Para solucionarlo de forma económica, nosotros preferimos enviarnos los documentos por e-mail e imprimirlos directamente desde el ordenador del despacho. En el caso de querer imprimir algo de una web la cosa se complica, pero existe una app llamada Start, que convirte la página a imprimir en un documento PDF que luego nos podremos enviar.

4.5. Visualización de vídeos Flash en el navegador.

Para solucionar la limitación del navegador oficial del iPad (el Safari) y poder visualizar vídeos flash directamente del navegador hemos optado por descargarnos otro navegador llamado Puffin Web Browser (hay dos versiones disponibles, una de ellas gratuita)

4.6. Disponibilidad de materiales didácticos

Este es otro de los punto señalados por Ferreres Franco (2011, p. 485) y más centrada en nuestra experiencia, Viñas (2012) como uno de los problemas a la hora de utilizar tablets en el aula. En nuestro caso es triple, porque si ya es complicado encontrar apps diseñadas únicamente para educación (manuales en ebooks o similares), es ciertamente más complicado encontrarlas en otro idioma distinto del inglés y casi imposible centradas en la EF. De hecho, ni la mejor web sobre el uso iPad en educación que nos hemos encontrado habla de un solo uso del iPad en EF.

Es más la mayor parte de las apps presentadas en el apartado anterior están diseñadas para otros ámbitos, por lo que es necesario “bucear” en la Appstore o directamente en “reviews” de internet para encontrar esas apps a las que le podemos encontrar un uso determinado en el aula.

Además, muchas de las páginas que hemos revisado sobre el uso del iPad en la EF , desarrollan una visión que desde nuestro punto de vista limita la motricidad más que fomentarla, o en muchas ocasiones requieren un mayor número de iPads que únicamente “el del profe” (sería el caso presentado en eClassroom News, 2011) con la inversión económica que esto representaría.

4.7. Compras de apps.

Aquí chocamos con la burocracia del sistema educativo. Actualmente hay dos tipos de apps: las gratuitas y las de pago. La calidad de las de pago suele ser muy superior, o simplemente la gratuita está recortada en sus funcionalidades. Ahora bien, la única forma de disponer de las de pago oficiales de apple (recogidas en la Appstore) es mediante un pago con tarjeta de crédito. Sin embargo, según el Sr. Secretario de nuetro IES, la Consellería de Educación de la Xunta de Galicia no permite que los centros dispongan de tarjetas de crédito. Así es que, a día de hoy, sólo hemos solucionado este problema en parte mediante la compra de tarjetas “prepago” de “itunes” (que presentan el problema de que al no coincidir el precio de las apps con el dinero disponible en la tarjeta siempre queda un pequeño remanente inutilizable).

5. A MODO DE CONCLUSIÓN

Hemos presentado de forma resumida la potencialidad que posee el uso de las tablets en el aula de EF, específicamente el iPad, sin que esta herramienta se convierta en un límite a la motricidad sino, al contrario, un apoyo fundamental para la mejora de la misma.

Nuestra experiencia ha sido novedosa sobre todo en el uso directo en el aula, más allá de la contabilización de marcas y puntuaciones, aspectos estos largamente tratados en el ámbito anglosajón, incidiendo sobre todo en parámetros que faciliten la labor del docente en el aula (aplicación de feedbacks efectivos que faciliten aprendizajes significativos, liberación de la atención para un mejor control de clase, gestión más eficiente de la evaluación, etc...).

Por todo ello, recomendamos la incorporación de este material al aula de EF, si bien pensamos que es necesario profundizar en usos, así como promover la publicación de nuevas apps adaptadas a las necesidades de la materia y en los idiomas de impartición que utilicemos.

Referencias

1. Davia, J (2009). Uso de las PDA en las sesiones de Educación Física. Revista Digital Buenos Aires (Argentina), 14 (134). Recuperado de http://www.efdeportes.com/efd134/las-pda-en-las-sesiones-de-educacion-fisica.htm

2. Demeritt, C (2012). iOS apps still more profitable than Android, but Google Play is gaining. Techradar. Recuperado de http://www.techradar.com/news/world-of-tech/ios-apps-still-more-profitable-than-android-but-google-play-is-gaining-1116300)

3. eClassroom News (2011). Schol fires up iPads to fine-tune phys-ed skills. eClassroom News. Recuperado de http://www.eclassroomnews.com/2011/10/25/school-fires-up-ipads-to-fine-tune-phys-ed-skills/

4. Ferreres Franco, C (2011). La integración de las tecnologías de la información y de la comunicación en el área de la educación física de secundaria: análisis sobre el uso, nivel de conocimientos y actitudes hacia las tic y de sus posibles aplicaciones educativas. (Tesis doctoral). Universitat Rovira i Virgili. Departament de Pedagogia, Tarragona. Recuperado de http://www.tdx.cat/handle/10803/52837

5. Garcia Busto, O (2004). El ordenador de bolsillo (PDA-POCKET PC) en la clase de educación física y el entrenamiento deportivo. Revista Digital Buenos Aires (Argentina), 10 (75). Recuperado de http://www.efdeportes.com/efd75/pda.htm

6. Llamas Toledano, J. y Cipriano Campos, E (2007). La PDA y su aplicación en educación física. TÁNDEM. Didáctica de la Educación Física. 25 (30-41)

7. Nichols, R. 
y Leight, J (2011). Using iPads in physical education: there is an app for that!. P.E.links4u (USA), 13 (8). Recuperado de http://www.pelinks4u.org/articles/lleightNichols_1011.htm

8. Ostashewski , N. & Reid, D (2010). iTeach, iDance: Using the iPad in the body-kinesthetic teaching context. En: C.H. Steel, M.J. Keppell, P. Gerbic & S. Housego (Eds.). Curriculum, technology & transformation for an unknown future. Proceedings ASCILITE Sydney 2010 (pp. 730-732). Recuperado de http://ascilite.org.au/conferences/sydney10/procs/Ostashewski-poster.pdf

9. Rowinski, D (2013). The Data Doesn't Lie: iOS Apps Are Better Than Android. Readwrite mobile. Recuperado de http://readwrite.com/2013/01/30/the-data-doesnt-lie-ios-apps-are-better-quality-than-android

10. Soares, P (2011). Ninguem acertou a previsão de vendas para o iPad em 2010. Blog iPad. Recuperado de http://blogipad.com.br/ninguem-acertou-a-previsao-de-vendas-para-o-ipad-em-2010/

11. Viñas, M (2012). 9 dificultades importantes al adoptar los tablets en el aula. TotemGuard, Recursos TIC para profesores. 9 dificultades importantes al adoptar los tablets en el aula. TotemGuard, Recursos TIC para profesores. Recuperado de http://www.totemguard.com/aulatotem/2012/03/9-dificultades-importantes-al-adoptar-tablets-en-el-aula/#

Cita en Rev Edu Fís

José Ignácio Salgado López (2013). Uso del Ipad en Educación Física. Rev Edu Fís. 29 (1).
https://g-se.com/uso-del-ipad-en-educacion-fisica-1530-sa-m57cfb27224381

COMPARTIR