Valoración de los Estilos de Enseñanza por Parte de los Docentes de Educación Física de la Ciudad de Murcia

Evaluation of Teaching Styles by Physical Education Teachers of the City of Murcia

Juan Andrés Merino Barrero, Santiago García Soler y Alfonso Valero Valenzuela

Universidad de Murcia

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 30, Número 1 del año .

Resumen

Este estudio pretendió conocer la valoración que los docentes de Educación Física de Educación Secundaria y Bachillerato de institutos públicos de la ciudad de Murcia hacían sobre las diferentes familias de los estilos de enseñanza. Se realizó un estudio de carácter descriptivo utilizando para ello el cuestionario DEMEVI en una muestra de 24 docentes de diferentes institutos públicos de la ciudad de Murcia y se tuvo en cuenta las variables de género, edad y  formación para comparar y valorar los resultados. Se realizó también un análisis de varianza en función de las variables señaladas, no encontrando diferencias significativas. Los resultados revelaron que los estilos peor valorados a nivel general son los de carácter más reproductivo como los tradicionales, encontrándose en el otro extremo los de carácter más innovador como los participativos, creativos y socializadores. Como aplicación práctica principal se ofrece un diagnóstico de la situación que confirma la tendencia señalada en estudios similares de superación de estilos de carácter más directivo en detrimento de aquellos que otorgan mayor protagonismo al alumno, avanzando así en su autonomía.

Palabras clave: Educación Física, Estilos de Enseñanza, Formación, Profesorado

Abstract

This study pretended to know the value that teachers of Physical Education Bachelor of Secondary Education and public institutions of the city of Murcia made ​about the different families of teaching styles. It consisted on a descriptive study by using the DEMEVI questionnaire in a sample of 24 teachers from different public institutions of the city of Murcia and took into account the variables of gender, age and training to compare and evaluate the results. Also performed an analysis of variance in terms of the variables identified, without finding significant differences. The results showed that the worst rated styles in a general level are which those of the character more reproductive as the traditional, being at the other end those which are of a character more innovative and also participatory, creative and socializing. As main practical application it provides a diagnostic of the situation which confirms the trend noted in similar studies overcoming character styles more directive at the sacrifice of those that give greater prominence to the student, progressing in that way in their autonomy.

Keywords: Physical Education Teaching Styles, Training, Teaching

INTRODUCCIÓN

Los aspectos metodológicos son uno de los elementos más estudiados en investigaciones relacionadas con la optimización y mejora del proceso de enseñanza y aprendizaje. Dentro de éstos, una de las principales preocupaciones la constituyen los estilos de enseñanza que utiliza el docente y que condicionará el proceso formativo de los alumnos, influyendo en su aprendizaje y autonomía, centrado en la necesidad de optimizar el proceso de enseñanza y aprendizaje, convirtiéndose en un medio que desarrolla conocimientos y que utiliza diferentes organizaciones educativas (Sicilia y Delgado, 2002). Utilizar este instrumento como una herramienta cotidiana con la que interaccionar con los alumnos y conseguir transmitir los conocimientos necesarios (Som, Muros y Medina, 2007), le ofrece al profesor un conjunto de opciones de enseñanza que generan el buen funcionamiento de la clase y puede ser usadas como pauta para reflexionar, refinar y revitalizar (Mosston y Ashworth, 1993).

En el presente trabajo, nos centraremos en la concepción de los estilos de enseñanza desarrollados por Delgado (1991), la cual parte del espectro original establecido por Mosston (Mosston y Ashwort, 1993)  y del que han surgido numerosas investigaciones. Delgado (1991) clasifica los estilos de enseñanza en base a un continuo en función de las decisiones tomadas por el profesor, partiendo del espectro original desarrollado por Mosston (Mosston y Ashworth, 1993) pero utilizando una mayor flexibilidad en su estudio y en su aplicación en el aula, presentando algunas modificaciones y agrupándolos en función de sus principales características y objetivos.

Esta cuestión suscita un elevado interés en gran cantidad de autores destacando los estudios sobre el continuo de Delgado (1991), Viciana (2000), Sicilia-Camacho y Delgado (2002), Sicilia-Camacho y Brown (2008), Som, Muros, Pascual y Medina (2008), Proios y Proios (2008), Alarcón y Reyno (2009), Isaza y Henao (2012), siendo la mayoría de carácter descriptivo aunque necesarios por su gran potencial para la formación integral de los sujetos desde el currículo escolar.

Varias investigaciones concluyen que no existe un estilo de enseñanza mejor que otro (Mosston y Ashworth, 1994; Sicilia y Delgado, 2002; Sicilia-Camacho y Brown, 2008), no habiendo ninguno superior  pero sí determinante en la asunción de decisiones en función de que el protagonista sea mayormente el docente o el alumno, yendo desde estilos más directivos a más innovadores.

Por otro lado, para las diferentes investigaciones sobre los estilos de enseñanza existen diversos instrumentos como los creados por Papaioannous (1994), Cothran, Kulina y Ward (2000), Cothran et al. (2005) pero dirigidos al espectro de los estilos desarrollados por Mosston. En nuestro país el principal instrumento utilizado para investigar sobre el continuo de los estilos de enseñanza es el cuestionario DEMEVI desarrollado por Delgado, Medina y Viciana (1996) del cual surgen diferentes adaptaciones fundamentalmente de carácter lingüístico con fines particulares.

De los antecedentes descritos en relación a los estilos de enseñanza, en el presente estudio se trata de analizar la valoración que realizan una muestra seleccionada de  profesores de educación secundaria y bachillerato de los institutos públicos de la ciudad de Murcia sobre los estilos de enseñanza en base al continuo desarrollado por Delgado (1991).  Como objetivos secundarios se pretendió analizar las posibles diferencias a través de las variables de edad y género, así como analizar si existían diferencias significativas en la valoración de los diferentes grupos en función de la formación.

METODOLOGÍA

Participantes

Participaron en el estudio una muestra de 24 profesores de secundaria y bachillerato (población total 70 docentes) de 14 IES públicos de la ciudad de Murcia de un total de 25 centros. Se realizó un muestreo intencional atendiendo a criterios de accesibilidad.

Diseño

El diseño de la investigación fue transversal y de carácter descriptivo para analizar  la opinión de los docentes.

Instrumento

Se utilizó el cuestionario DEMEVI desarrollado por Delgado, Medina y Viciana (1996), al que se le dotó de una escala Likert de 5 puntos, siendo 1 totalmente en desacuerdo y 5 totalmente de acuerdo.

Procedimiento

El cuestionario fue administrado mediante correo electrónico y se anexó una carta de consentimiento informado garantizando el anonimato de los participantes y la utilización de los datos únicamente con fines de estudio.

Análisis de datos

Los datos fueron introducidos y analizados mediante el programa informático IBM SPSS versión 20.0. La fiabilidad del cuestionario en la muestra seleccionada fue de 0,873. Este dato indica una alta consistencia interna, es decir, que los diferentes ítems del cuestionario de la escala están relacionados entre sí y que podrían contribuir a una puntuación única.

RESULTADOS

Descriptivos de la muestra:

Como se apuntó en el apartado metodológico, la muestra estuvo compuesta por un total de 24 docentes de Educación Física, de los cuales el 66,7 % eran hombres y el 33,3 % eran mujeres tal y como se detalla en la tabla 1.


Tabla 1. Distribución de la muestra por sexo

En lo que respecta a la edad, la media fue de 42, 33 años y la desviación típica de 8,54 años, encontrándose todos los docentes en un rango de edad de 30 a 58 años. De este rango de edad, el 33% tenía menos de 35 años, el 45,8%  tenía edades comprendidas entre 36 y 50 años y el 20,8% tenía más de 50 años.


Tabla 2. Distribución de la muestra por edad

Por su parte, referente a la formación de los diferentes docentes, el 12,5% de los docentes son maestros, el 58,3% son Licenciados-Graduados, el 12,5% son Maestros y Licenciados y el 16,7% son Licenciados y Doctores en Educación Física.


Tabla 3. Distribución de la muestra por formación académica

Una vez caracterizada la muestra, se aplicaron los métodos propios de la estadística descriptiva. Se realizó un análisis de frecuencia para comprobar la existencia de valores perdidos. Se observaron 4 valores perdidos correspondientes a dos sujetos. Se decidió calcularles la mediana como medida de tendencia central y se incorporó los valores a los datos. Se compararon la valoración de los diferentes grupos (tabla 4), calculando para ello la media y la desviación típica de cada una de las dimensiones del cuestionario.


Tabla 4. Valoración de los E.E. en función de la formación del profesorado

Posteriormente, con intención de comparar los resultados obtenidos en los distintos grupos sobre la valoración de los diferentes estilos de enseñanza, se realizaron comparaciones entre los distintos grupos de las diferentes variables recogidas en el estudio.

Comparación de la valoración de los estilos de enseñanza en función del género.

En primer lugar se analizó la normalidad para las variables implicadas en función del género y así tener presentes las condiciones de aplicación del análisis estadístico mediante la prueba de Kolmogorov-Smirnov y la prueba de Shapiro-Wilk. Los resultados obtenidos arrojaron que las variables participativos y cognitivos tenían una distribución no normal y por tanto su análisis estadístico se hizo diferenciado del resto de variables. En el resto de variables, su distribución era normal por lo que se realizó la prueba T de Student en función de los dos grupos de la variable género, no encontrando diferencias de tipo significativo en ambos grupos (p>.05).


Tabla 5. T de Student para la variable género

Se realizó la prueba U de Mann Whitney de muestras independientes introduciendo como variable de agrupación  el género y como variables a contrastar la media de los valores de las diferentes familias de estilos de enseñanza con distribución no normal. En ambas variables no se encontraron diferencias significativas en ambos grupos (p>.05).


Tabla 6. U de Mann Whitney para la variable género

Comparación de la valoración de los estilos de enseñanza en función de la edad.

Un segundo análisis se hizo con el objetivo de ver si había diferencias entre la valoración de los grupos en función de la edad con respecto a los diferentes estilos. Para ello, se comprobó la normalidad de las variables a comparar en función de los 3 grupos de edad que se establecieron (<35 años; 35< y <50; >50). Las variables Individualizadores, Participativos y Socializadores tenían una distribución no normal (p<.05) por lo que su análisis estadístico se diferenció de las demás variables (tradicionales, cognitivos y creativos) al tener éstas una distribución normal (p>.05). Posteriormente, se realizó un análisis de varianza diferenciado, según la distribución de las variables. En la tabla 7 se expresan los resultados obtenidos en las tres variables no encontrando diferencias significativas entre ninguno de los 3 grupos de edad comparados.


Tabla 7. Prueba de Kruskal-Wallis para la variable edad

Para las variables con distribución normal, se realizó un ANOVA en función de la variable edad, no encontrándose diferencias significativas entre los tres grupos tal y como se refleja en la tabla 8. Dado que la p. de la variable cognitivos resultó significativa en el estadísticos de Levene (p<.05) se comprobó el estadístico de Brown-Forsythe (0,721; p=.525) al no poder asumir igualdad de varianzas entre ambos grupos, no encontrando diferencias significativas entre los tres grupos con respecto a la variable cognitivos.


Tabla 8. Anova de un factor para la variable edad

Comparación de la valoración de los estilos de enseñanza en función de la formación de los docentes de educación física de la ciudad de Murcia.

Un último análisis que se realizó fue comparar las medias de los grupos en base a la formación de los docentes (maestros; licenciados-graduados; maestros y licenciados y licenciados-doctores) y la valoración de los diferentes estilos. Dado que las variables a comparar en función de la variable titulación tenían una distribución no normal, se optó por realizar la prueba H de Kruskal Wallis para realizar la comparación. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los diferentes grupos con relación a la valoración que hacían sobre las distintas familias de los estilos de enseñanza tal y como se explica en la tabla 9.


Tabla 9. Prueba de Kruskal-Wallis para la variable formación

DISCUSIÓN

En general y teniendo en cuenta las características sociodemográficas de la muestra elegida, los docentes han manifestado una puntuación similar en ambos sexos y en los tres grupos de edad en los que se clasificó a los participantes. Igualmente en aspectos concernientes a la formación, la tendencia de ellos es similar, si bien los valores que otorgan son diferentes.

A nivel general podemos observar que los estilos tradicionales son los peores valorados por los diferentes grupos de docentes con una puntuación sensiblemente inferior a los demás. En un segundo grupo de valoración baja se encuentran los individualizadores, si bien sus puntuaciones son más cercanas a los estilos mejor valorados como son los participativos, socializadores, cognitivos y creativos.

Con respecto a los tradicionales, el grupo que peor los valoran son los licenciados-doctores frente a los maestros, siendo ambas puntuaciones bajas confirmando el rechazo de este tipo de estilos por la totalidad de los docentes consultados.

El segundo grupo de estilos peor valorados a nivel general son los individualizadores. Queremos destacar aquí la valoración que hacen los Maestros-Licenciados cuya explicación pudiera estar en el dominio de las estrategias para individualizar en la enseñanza por este colectivo. El segundo grupo que sigue en valoración son los Licenciados-Doctores seguido de los Licenciados. Los maestros valoran este grupo de estilos con puntuaciones bajas confirmando la tendencia de que a mayor formación del profesorado, los estilos individualizadores son mejor considerados por parte de los docentes participantes en el estudio.

Los participativos son los estilos mejor valorados a nivel general por el colectivo de los docentes consultados. En general,  la tendencia de todos los docentes es de considerar este grupo como muy bien considerado y con los que se sienten más identificados. Entre grupos no encontramos diferencias relevantes siendo los Licenciados-Maestros los que le otorgan una puntuación mayor.

Los socializadores y creativos muestran una tendencia positiva en cuanto a su valoración por la totalidad de los docentes de los diferentes grupos. El grupo de los Licenciados-Doctores son los que se sienten más identificados con este tipo de estilos caracterizados por la asunción de diferentes roles por parte de los alumnos y la necesaria presencia de otra persona para su desarrollo.

En los estilos cognitivos se observa la tendencia de una peor valoración por parte de los Maestros. En el extremo opuesto se encuentran los Licenciados-Doctores cuya valoración es elevada evidenciando la tendencia de que a mayor formación académica por parte de los docentes, este tipo de estilos son mejor considerados.

De igual modo, se intentó dilucidar si las diferencias que se observaban entre los diferentes grupos eran significativas y en todos los casos la respuesta fue negativa. A nivel general, los resultados coinciden con los encontrados en otras investigaciones similares (Degado, 1998; Isaza y Henao, 2012) donde se observa una tendencia positiva hacia estilos más innovadores como son los participativos, socializadores, cognitivos y creativos y un rechazo mayor por aquellos de carácter tradicional, quedando los individualizadores más cercanos a los tradicionales que al resto. Sin embargo, los hallazgos apuntados confrontan con los obtenidos por Cothran et al. (2005) y Som, Muros, Pascual y Medina (2008), cuyas investigaciones mostraron que los profesores utilizaban y preferían más estilos tradicionales en aras de los más innovadores. En esta línea, Saenz-López et al. (2005) recogen en su investigación una preferencia por técnicas de enseñanza de instrucción directa que subyacen a los estilos de enseñanza más reproductivos y de carácter tradicional frente a la técnica de indagación, más propia de estilos más innovadores y las cuales conectan más con los intereses y motivaciones de los alumnos en la preferencia de estos estilos innovadores (Alarcón y Reyno, 2009).

A la vista de los resultados obtenidos, al ser los participativos los estivos mejor valorados por los docentes, éstos muestran sus preferencias por focalizar la atención en la participación activa del alumno en su aprendizaje y en el de sus compañeros, prefiriendo plantear una enseñanza compartida que haga al estudiante intervenir sobre su propio proceso de aprendizaje. Seguido de las preferencias por los estilos participativos, se encuentran los creativos, los cuales permiten la libre exploración y la búsqueda de formas novedosas para conseguir los objetivos sin necesidad de criterios de eficacia, transmitiendo los docentes gran parte del poder decisional al alumno. El tercer grupo de estilos mejor valorados son los socializadores, donde los docentes tienden a buscar valores propios de la socialización, haciendo incidir en objetivos de tipo social y en contenidos de carácter actitudinal, normativo y de valores. Seguirían a estos los estilos cognitivos y los individualizadores, encontrándose los peor valorados los de carácter tradicional buscando transmitir así mayor implicación y participación el alumno en generar su propio aprendizaje. No obstante, nos gustaría resaltar aquí la idea establecida por Sicilia-Camacho y Brown (2008) los cuales realizaron una revisión conceptual del espectro de los estilos de enseñanza estableciendo en sus conclusiones la necesidad de alejar la comparación de un estilo frente a otro, siendo todos ellos necesarios y el peso de uno u otro estriba en el tipo de objetivos que se persigan en el proceso de enseñanza y aprendizaje necesitando de la capacitación y formación de los docentes para dominar los diferentes estilos y poder llevarlos a la acción posterior a la realización de un análisis previo o de diagnóstico de la situación, pudiendo combinarlos adecuadamente para dar respuesta a los problemas encontrados en la práctica.

CONCLUSIONES

A la vista de los resultados obtenidos en la presente investigación y teniendo en cuenta las características de la muestra elegida, concluimos que los estilos peor valorados por los docentes de Educación Física de la ciudad de Murcia es la familia de los estilos Tradicionales sobre las demás familias de estilos de carácter más innovador.

No obstante, se debería ser prudente en la conclusión establecida porque no deja de ser un estudio de opinión o valoración por parte de los docentes y puede no tener nada que ver con lo que realmente hacen en sus clases.

En futuros estudios se debería ampliar la muestra, tanto a la totalidad de la comunidad autónoma de la Región de Murcia como a otras comunidades con vistas a contrastar los resultados obtenidos, dirigiendo el estudio a la obtención de diferentes variables relacionadas con los estilos de enseñanza.

La principal aplicación práctica del estudio es el diagnóstico de la situación actual de los docentes de Educación Física en la ciudad de Murcia, siendo un punto de partida para futuros estudios y confirmando la tendencia de superación de estilos de carácter más directivos en detrimento de otros que  otorgan mayor protagonismo a los alumnos avanzando en su autonomía.

Referencias

1. Alarcón Jiménez, T. y Reyno, A. (2009). Estilos de enseñanza en educación física: Estudio transversal. Habilidad Motriz. 33, 15-24.

2. Cothran, D.J., Kulinna, P.H., Banville, D., Choi, E., Amade-Escot, C., MacPhail, A., Macdonald, D., Richard, J.F., Sarmento, P. y Kirk, D. (2005). A cross-cultural investigation of the use of teaching styles. Research Quartely for exercise an sport, 76 2, 193-201.

3. Cothran, D. J., Kulinna, P.H., y Ward, E. (2000). Student´s experiences with and perception of Mosston´s Teaching Styles. Journal of Research and Development in Education, 34, 93-103.

4. Delgado, M.A. (1991). Los Estilos de Enseñanza en la Educación Física. Propuesta para una reforma de la Enseñanza. Granada: I.C.E. Universidad de Granada.

5. Delgado, M.A. (1998). en línea. Comparación de la valoración de los estilos de Enseñanza por futuros profesores de Educación Física durante la formación inicial y profesores de Educación Física en formación permanente. Argentina. Revista Digital Educación Física y Deportes.

6. Delgado, M.A., Medina, J. y Viciana, J. (1996). The teaching styles in the preservice of physical education teachers. International Seminar. AIESEP. Lisboa. November. 21-24.

7. Isaza, L., y Henao, G. (2012). Actitudes-Estilos de enseñanza: Su relación con el rendimiento académico. International Journal of Psychological Research, 5 1, 133-141.

8. Mosston, M. y Ashworth, S. (1993). La enseñanza de la Educación Física. La reforma de los Estilos de Enseñanza. Barcelona: Hispano Europea.

9. Mosston, M. y Ashworth, S. (1994). Teaching Physical Education. New: York: Macmillan Publisching.

10. Papaioannous, A. (1994). Development of a Questionnaire to measure archievement orientation in physical education, Research Quarterly for exercise and sport, 65 1, 11-20.

11. Proios, M. y Proios, M. (2008). Los efectos de estilos de enseñanza de la gimnasia y baloncesto. Ejercicios sobre moral de los niños de desarrollo dentro del marco de Educación Física. Revista Internacional de Educación Física, 45 1, 13-19.

12. Saenz-López, P., Manzano, I., Sicilia-Camacho, A., Varela R., Cañadas, F., Delgado, M.A. y Gutiérrez, M. (2005). Utilización de las técnicas de enseñanza en Andalucía. Wanceulen E. F. Digital, 3, 16-27.

13. Sicilia-Camacho, A. y Brown, D. H. K. (2008). Revising the paradigm shift from the “versus” to the “non-versus” notion of Mosston´s Spectrum of teaching styles in physical education pedagogy: a critical pedagogical perspective. Physical Education and Sport Pedagogy, 13 1, 85-108.

14. Sicilia-Camacho, A. y Delgado (2002). Educación Física y Estilos de Enseñanza. Barcelona: Inde.

15. Som, A., Muros, J.J. y Medina, J. (2007). Metodología de diseño y construcción de un cuestionario sobre los conocimientos y utilización de los estilos de enseñanza por parte del profesor de ESO y Bachillerato en el área de educación física. III Congreso Internacional de formación del profesorado. Ciencias de la Educación. Universidad de Granada.

16. Som, A., Muros, J.J., Pascual, J.M. y Medina, J. (2008). Utilización que hacen los profesores de educación física de enseñanza secundaria obligatoria y bachillerato de los estilos de enseñanza en Granada. Habilidad Motriz, 30, 54-64.

17. Viciana, J. (2000). El avance del crecimiento curricular en Educación Física. Principales Tendencias Innovadoras en la Educación Física Actual. Educación Física y Deportes. Revista Digital, 19.

Cita en Rev Edu Fís

Juan Andrés Merino Barrero, Santiago García Soler y Alfonso Valero Valenzuela (2014). Valoración de los Estilos de Enseñanza por Parte de los Docentes de Educación Física de la Ciudad de Murcia. Rev Edu Fís. 30 (1).
https://g-se.com/valoracion-de-los-estilos-de-ensenanza-por-parte-de-los-docentes-de-educacion-fisica-de-la-ciudad-de-murcia-1685-sa-Z57cfb27240b4d

COMPARTIR