Actividad física durante el embarazo y el sistema circulatorio

Actividad física durante el embarazo y el sistema circulatorio

Por Lic. Mariela Villar

Directora EMBARAZO ACTIVO©

www.embarazoactivo.com


Continuando con la línea de trabajo que nos caracteriza y que es justamente la de sostener con evidencia científica los beneficios de la actividad física y demás hábitos de vida saludable durante el período de embarazo y post-parto, damos lineamiento a este nuevo artículo que relaciona el ejercicio físico específico y la influencia sobre la circulación en la mujer gestante.

En un artículo anterior mencionábamos que existiría una relación benéfica entre el ejercicio en la gestación y la disminución del riesgo de parto prematuro al mejorar la vascularización y disminuir el stress oxidativo (1). Al mismo tiempo se beneficia el sistema cardiovascular.

Sabido es que durante el embarazo, el volumen de sangre circulante se ve incrementado (alrededor de 1,5 l de plasma más 300 ml de citemia) y por ende también las demandas al órgano central por excelencia de dicho sistema, en este caso el corazón (aceleración de la frecuencia y del gasto cardíaco y desplazamiento hacia arriba y a la izquierda al elevarse el diafragma). Pero también tenemos como protagonista a la placenta que además de ser glándula productora de hormonas, se constituye como órgano fundamental junto a los vasos sanguíneos, de intercambio gaseoso y de nutrientes. La sangre de la madre, entonces, debe cumplir con la alimentación y también la eliminación de desechos del nuevo ser que se está gestando y de ahí la razón al incremento de su volumen.

Tenemos de esta forma: un volumen de sangre aumentado, un promedio de 12 latidos más por minuto, vasos sanguíneos dilatados (lo que puede producir una hipotensión arterial, hinchazón de los miembros -edemas- y aparición de várices y telangiectasia) y la vena cava inferior (responsable del retorno de la sangre al corazón) presionada por el útero agrandado. Son cambios fisiológicos y hemodinámicos importantes y por tal motivo es menester que los ejercicios físicos sean los adecuados y estén adaptados a este período específico.

Si bien durante la actividad física la embarazada requiere que la sangre circule hacia sus miembros y demás partes comprometidas y esto quita a la zona útero-placentaria una parte del flujo sanguíneo, existen mecanismos materno-fetales especiales que compensan y aseguran el bienestar del bebé en gestación.

Como cita el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, el embarazo es un momento ideal para mantener o bien para comenzar con cambios en el estilo de vida, que los mismos sean saludables y que la actividad física durante este momento, siendo en forma regular y monitoreada, contribuye a disminuir la diabetes gestacional, ayuda al correcto peso, mejora el estado de ánimo y por sobre todo contribuye al bienestar físico general (2).

Con respecto a la presión del útero sobre la vena cava inferior, se recomienda recostarse sobre el lado izquierdo de tal forma de disminuir dicha presión y favorecer la circulación sanguínea.

Resulta interesante mencionar el tema de la Anemia durante el embarazo ya que existe una Anemia Fisiológica del Embarazo que se produce debido al aumento de volumen sanguíneo que comentamos con anterioridad, y es que al haber más cantidad de plasma (parte líquida) pero similar cantidad de glóbulos rojos o hematíes, si bien la masa eritrocitaria se expande, la parte líquida lo hace aún más y por ello los exámenes prenatales muestran una disminución en la concentración de hemoglobina. Se considera normal en la embarazada un resultado de hasta 10 de hemoglobina/100 ml de sangre y un valor de hasta 34% para el hematocrito (límites inferiores). Existe otro tipo de Anemia que está relacionada y se la denomina Anemia Ferropénica. La embarazada requiere una mayor ingesta de Fe, una parte va directamente al feto y otra parte cubre los requerimientos maternos y de incremento eritrocitario (glóbulos rojos). Si la ingesta es insuficiente, se presentará este tipo de anemia y será necesario corregirla para poder tener una buena llegada de Oxígeno a todos los órganos y poder llevar a término el embarazo de la manera más correcta. Y asimismo tener la energía suficiente para un buen programa de actividad física específico para este período tan valioso de la vida.

En conclusión vemos cuán importante es para la embarazada realizar un programa de ejercicios especialmente diseñados y que resultan en su total beneficio.

BIBLIOGRAFÍA

  • 1.Am Coll of Obs and Gyn. Obesity in pregnancy. Committee Opinion Number 315. ACOG. Obstet Gynecol 2005; 106(3):671-5.
  • 2.Committee Opinion, American Colleges of Obstetricians and Gynecologists, Number 650, December 2015.
  • Fuentes consultadas:
  • -“Embarazo” Editorial Norma. Edición revisada y actualizada. Dra. Stoppard.
  • -“Obstetricia. Práctica Clínica”. Editorial Reverté. Dr. Niswander
  • -NHI-National Institute of Health (USA)
  • -American Pregnancy Association.
  • -“Ejercicio Físico durante el Embarazo”. Dr. Rubén Barakat Carballo.
COMPARTIR