Adaptaciones fisiológicas del HIIT (entrenamiento intervalado de alta intensidad) de bajo volumen en la salud y enfermedad

Adaptaciones fisiológicas del HIIT (entrenamiento intervalado de alta intensidad) de bajo volumen en la salud y enfermedad

En esta entrada de blog analizaremos dos trabajos de revisión de 2012 que contemplan este tópico y que nos permitirán interpretar las evidencias actuales sobre esta modalidad de entrenamiento aplicada a la salud y a la enfermedad.

Como señalamos en post anteriores, numerosas propuesta metodológicas se crearon a partir de los primeros estudios sobre el HIT, sin embargo muchas de estas propuestas están basadas en interpretaciones erróneas o en simple argumentos mecanicistas, y de esta forma surgen argumentos para la implementación en todo tipo de poblaciones, el objetivo de este blog es intentar crear un manto de evidencia que permita fundamentar próximas intervenciones en poblaciones de riesgo.

En 2012 Gibala y cols, desarrollaron este tópico en un número del prestigioso Journal of Physiology, puesto que según los autores no hay un consenso preciso sobre la administración tanto en tipo como en dosificación del HIT para la prevención de enfermedades relacionadas con la inactividad o en enfermedades crónicas.

De la potencial aplicación del HIT en personas con desordenes cardio-metabólicos los autores señalan que:

  • Se demostró el incremento de la capacidad cardiorespiratoria en un amplio rango de población, incluida enfermedad de arteria coronaria, falla cardíaca congestiva, adultos con síndrome metabólico e individuos obesos.
  • Hay un incremento en la función endotelial luego de la realización del HIT en comparación con el método continuo de moderada intensidad.
  • Mejorías en la presión arterial y en la morfológia del ventrículo izquierdo
  • En personas sedentarias y con sobrepeso un entrenamiento de HIT durante seis sesiones (en dos semanas) produjeron una mejoría en la sensibilidad de la insulina.
  • El contenido de GLUT 4 se incrementa dos veces y comparable a los resultados del entrenamiento de endurance de alto volumen

Los autores afirman que aunque "la evidencia preliminar de estos estudios es pequeña y sus resultados son intrigantes, se requieren más estudios a gran escala para resolver si el HIT de bajo volumen es una alternativa de ejercicios realista, eficiente en el tiempo para reducir el riesgo de enfermedades cardio-metabólicas o para mejorar la salud y el bienestar en los pacientes con enfermedades crónicas".

Meses más tarde Kessler y cols publicaron una review en Sports Medicine sobre la potencialidad del HIT para reducir el riesgo de enfermedades cario-metabólicas. Para ello analizaron estudios y examinaron el impacto que tiene el HIT con los factores asociados a riesgo cardio-metabólico, incluyendo metabolismo de la glucosa, lípidos séricos, presión arterial, composición corporal, BMI, circunferencia de cintura y adicionalmente evaluaron el Vo2, que aunque no es una variable medida como factor de riesgo cardio-metabólico es altamente predictiva como una de las causas de mortalidad cardiovascular.

Los estudios analizados incluyeron poseían las siguientes criterios de inclusión:

·BMI normal (18,5-24,9 kg/m2),

·BMI con sobrepeso/obesidad (≥25.0 kg/m2)

·La mayoría de los estudios incluyeron sujetos sanos, cinco estudios incluyeron participantes con enfermedades cardiovasculares, uno con síndrome metabólico y unos con diabetes tipo II,

·Se excluyeron estudios con intervención nutricional junto con el HIT,

·La duración de los estudios se encontraban entre las dos semanas y los seis meses.

·Se incluyeron dos tipos diferentes de HIT. El sprint interval training (SIT) que por lo general consta de 4-6 rep de 30” hasta el agotamiento con 4-4,5 minutos de recuperación. El otro tipo de HIT, los autores lo denominan AIT (interval training aeróbico) que consta de realizar protocolos de 4 minutos de trabajo con una intensidad de 80-95% del Vo2 max con 3-4 minutos de recuperación.

Los autores concluyeron que:

Respecto al Vo2 max

  • El HIT (tanto el SIT como el AIT) indujo, consistentemente, cambios significativos en el VO2 máx en una amplia variedad de poblaciones incluidos adolescentes, adultos jóvenes, adultos de mediana edad y mayores, adultos con enfermedades cardiovasculares. Un aumento en el VO2máx parece ser el resultado más común del HIT.

Respecto al metabolismo de la glucosa

  • Las investigaciones sugieren que el HIT resulta en una mejora significativa de la sensibilidad a la insulina en una variedad de poblaciones y puede ser igual o superior al efecto del entrenamiento continuo de moderada intensidad. Los estudios que analizaron el SIT y/o los estudios de duración inferior a 12-semanas no mostraron un cambio de la glucosa en ayunas. Los resultados de los estudios de una duración mínima de 12 semanas "fueron inconsistentes, pero los resultados sugieren que el AIT puede ser más eficaz en la reducción de la glucosa en ayunas en adultos jóvenes o de mediana edad que en los adultos mayores. Una excepción notable fue la mejora en la tolerancia oral a la glucosa, lo que quedó demostrado recientemente en personas mayores con diabetes tipo 2. En comparación con el ejercicio aeróbico de mediana intensidad, el HIT parece ser tan eficaz en la reducción de la glucosa en ayunas en los casos en que la reducción fue reportada.
  • Los estudios tanto de SIT como de AIT mostraron una mejora en al menos un valor del test de tolerancia oral de la glucosa (TTOG u OGTT en siglas en ingles) y el único estudio que incluyó un entrenamiento de resistencia de moderada intensidad con los brazos, mostraron una mejoría similar en la TTOG, incluso con un tiempo de entrenamiento de 20 minutos del grupo AIT en comparación el tiempo de entrenamiento de 1 hora del grupo de resistencia de moderada intensidad.
  • Se informaron cambios significativos en la sensibilidad a la insulina y el área bajo la curva de la insulina a las 24 horas que no persistieron a las 72-horas después del ejercicio. Otros autores mostraron resultados significativos a las 48 y 72 horas, pero muchos no informaron la línea de tiempo para el metabolismo de las pruebas de glucosa a partir de la última serie de ejercicio. El control del tiempo post ejercicio es importante para determinar si las mejoras se deben al efecto agudo de la última serie de ejercicio o al efecto acumulativo del entrenamiento.

Respecto a los lípidos séricos:

  • Se analizaron los efectos del HIT sobre las siguientes variables del metabolismo sérico de los lípidos: Colesterol total, HDL, LDL, TG (triglicéridos), VLDL.
  • La HDL ha sido la única medición de lípidos en suero que demostró una mejor respuesta al AIT. Una duración mínima de 8 semanas fue necesario para ver una mejoría en el HDL, aunque sólo tres de cada diez estudios que duraron al menos 8 semanas mostraron una mejoría en el HDL. Los estudios que demostraron mejoría en HDL se llevaron a cabo con participantes jóvenes o con participantes con valores de línea de HDL muy bajos. Ninguno de los estudios informaron un efecto beneficioso del HIT sobre el colesterol total, el LDL, o los TG. Es posible que la duración de los estudios no tengan el tiempo suficiente para observar cambios en los lípidos séricos, como en la mayoría de los estudios con entrenamientos de moderada intensidad que, tampoco mostraron ninguna mejoría tampoco.
  • Estos resultados son consistentes con la literatura científica, lo que sugiere que el ejercicio aeróbico de moderada o alta intensidad mejora el HDL, pero no mejoran, con frecuencia, el TC, LDL o los TG.

Respeto a la presión arterial:

  • Los datos disponibles sugieren que se puede lograr las mejoras en la presión arterial con el entrenamiento AIT de al menos 12 semanas de duración, en los participantes que no están siendo tratados eficazmente para la hipertensión.
  • El entrenamiento AIT de una duración mínima de 12 semanas parece ser, al menos, tan eficaz como el entrenamiento de intensidad media y larga duración, en la reducción de la presión arterial en individuos con la línea base elevada.
  • No se observaron cambios para aquellos pacientes que ya estaban recibiendo tratamiento eficaz para la hipertensión, pero es posible que el verdadero impacto del HIT sobre la presión arterial haya sido enmascarado por la medicación.

Respecto a las medidas antropométricas:

  • Los estudios sugieren que el AIT de una duración mínima de 12 semanas es probable que induzca cambios antropométricos favorables en los individuos con sobrepeso/obesos, con resultados similares al entrenamiento de moderada intensidad.
  • Se necesitan estudios de protocolo SIT con programas de más de 2 semanas evaluar el impacto del SIT sobre las variables antropométricas.

Otras consideraciones

  • Los entrenamientos SIT y AIT demostraron mejorías sobre la PGC-1α que es reguladora del fenotipo oxidativo y participa de la biogénesis mitocondrial. Esto ocurre en pacientes con síndrome metabólico y obesidad.
  • Los mismos estudios demostraron que la captación del retículo sarcoplásmico del musculo esquelético se incrementó luego del AIT en comparación con el ejercicio de moderada intensidad que no tuvo la misma respuesta. Es de esperar que con esta respuesta se incremente la habilidad para realizar contracciones musculares de alta intensidad.

Bibliografia

Gibala M, Little J, MacDonald M, Hawley JA. Physiological adaptations to slow volume, high-intensityinterval training in healt and disease. J Physiol. 2012; 590 (5): 1077-1084.Kessler H, Sisson S, Short K. The ppotential fot high-intensity interval training to reduce cardiometabilic disease risk. Sports Med 2012; 42 (6): 489-509

COMPARTIR