Análisis Biomecánico del Tiro Libre En Jugadores de Baloncesto en Silla de Ruedas Según su Clasificación Funcional

Free Throw Biomechanical Analysis According to Functional Classification in Wheelchair Basketball Players

Javier Pérez-Tejero1, Carlos Duarte Plaza1, Ruth Muelas Pérez2, Miguel Prieto Gómez1 y Enrique Navarro Cabello1

1Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (INEF), Universidad Politécnica de Madrid
2Facultad de Ciencias Sociosanitarias, Universidad Miguel Hernández de Elche

Artículo publicado en el journal Revista de Entrenamiento Deportivo, Volumen 30, Número 3 del año .

Resumen

El baloncesto en silla de ruedas es quizá la disciplina más popular para personas con discapacidad física, donde existe una clasificación funcional de los jugadores en función de su capacidad de movimiento (IWBF, 2014). Para conocer la influencia de esta clasificación en la ejecución del tiro libre, dos jugadores de élite de puntuaciones 1 (mayor nivel de afectación posible, lesión medular, usuario silla de ruedas) y 4,5 (menor nivel de afectación posible, prótesis de cadera, marcha bípeda) fueron estudiados usando técnicas de análisis biomecánico. Como técnica instrumental se utilizó la fotogrametría tridimensional con cámara de video, definiendo variables específicas en relación a la eficacia del tiro y la implicación de los diferentes segmentos corporales. La altura de la suelta y la altura del centro de gravedad en suelta fueron mayores en el jugador clase 4,5 (1,578 m y 0,689 m, respectivamente) que en el jugador clase 1 (1,278 m y 0,504 m). El uso de los diferentes segmentos a lo largo del tiro fue distinto, destacando un patrón más impulsivo (clase 1) respecto de uno más secuencial (clase 4,5), siendo los parámetros temporales (momento del armado y de la suelta) similares en ambos jugadores. El análisis de los parámetros mecánicos del tiro libre se muestra útil para conocer y caracterizar el tiro libre en este deporte según clase funcional.

Palabras clave: Baloncesto en silla de ruedas, tiro libre, biomecánica, clasificación funcional.

Abstract

Wheelchair basketball is probably the most popular adapted sport discipline for people with physical disabilities, where a functional classification of the players based on their ability to move is used (IWBF, 2014). To determine the influence of this classification during free throw execution, two elite players class 1 (highest possible impairment, spinal cord injury, wheelchair user) and 4.5 (lowest possible impairment, hip prosthesis, bipedal gait) were studied using biomechanical analysis techniques. Three-dimensional photogrammetry video camera was selected as instrumental technique, defining specific variables regarding the effectiveness of the shot and the involvement of different body segments. The height of ball release and height of centre of gravity during ball release were higher in 4.5 class player (1,578 m and 0.689 m, respectively) than in the class 1 player (1,278 m and 0,504 m). The use of the different segments along the shot was different, highlighting a more impulsive pattern (class 1) in contrast with a more sequential (class 4.5), being similar temporal parameters (time of assembly and release) in both players. The analysis of free throw mechanical parameters appears very useful to know and characterize this technical element regarding functional class.

Keywords: Wheelchair basketball, free throw, biomechanics, functional classification.

INTRODUCCIÓN

El baloncesto en silla de ruedas (BSR) es quizás la disciplina deportiva adaptada más practicada y difundida en el mundo, quizá por el hecho de ser un deporte de equipo y por las mínimas modificaciones reglamentarias a partir del baloncesto a pie. Es el deporte para personas con discapacidad física con más número de licencias en España, donde existen tres niveles de competición nacional, unos 40 equipos, y alrededor de 1000 licencias federativas (Pérez, 2012) El uso de la silla de ruedas y la clasificación funcional de los jugadores caracterizan al BSR y lo diferencian del baloncesto a pie. La clasificación permite jugar en una misma cancha a personas con discapacidad física muy diferente ya que el espectro de discapacidad que pueden presentar es amplísimo. Por ello cada jugador, según su discapacidad, manifiesta un volumen de acción o capacidad de movimiento concreta en la silla y en el juego. Dicha capacidad es evaluada por clasificadores y al jugador se le asigna una puntuación que se corresponde con cuatro posibles clases: 1, 2, 3, 4, con la posibilidad de +/- 0,5 puntos, para los casos límite entre clases (IWBF, 2014). Los jugadores clase 1 y 2 no poseen control activo de cadera y muestran afectación en el equilibrio y movimiento de tronco, mientras que las clases 3 y 4 muestran control de tronco y activo de cadera, aunque con afectaciones a nivel de miembro inferior. En competición nacional un equipo no puede disponer de más de 14´5 puntos en cancha, sumando las puntuaciones de los 5 jugadores en pista (IWBF, 2014).

En relación a la silla para la competición, su diseño atiende al potencial funcional del jugador, su antropometría y a las características específicas de éste deporte (Vanlandewijck, Theisen, & Daly, 2001) de manera que, para las puntuaciones bajas (clases 1 y 2), el asiento está más bajo, formando un ángulo agudo de hasta 35º respecto al respaldo; éste suele ser alto para ofrecer equilibrio al tronco y la base del asiento está más próxima al suelo, favoreciendo el equilibrio del jugador. Para las puntuaciones más altas (clases 3 y 4), la silla lleva un respaldo más corto (o incluso en algunos casos desaparece) y la altura del asiento respecto al suelo es máxima (53 cm., máxima altura del asiento según reglamento). Esta diferente posición de partida ha sido evaluada en a partir del posicionamiento del centro de gravedad del sistema jugador –silla, existiendo grandes diferencias en relación a su posicionamiento según clase funcional (Vanlandewijck, Daly, Spaepen, Theisen, & Pétré, 1999). Estas diferencias entre clases funcionales han sido igualmente determinadas durante competición en relación al número de metros recorridos por jugador (Pérez, 2007), frecuencia cardíaca durante el juego (Perez, Rabadán, Pacheco, & Sampedro, 2007), estadísticas de juego por jugador (Vanlandewijck et al., 2004; Pérez-Tejero & Pinilla, 2015), estadísticas de juego por equipos (Gómez, Pérez, Molik, Szyman, & Sampaio, 2014) y habilidades específicas del BSR (Molik et al., 2010), siempre a favor de aquellos jugadores con mayor clasificación funcional.

Sin embargo, en relación al análisis del tiro libre según clasificación funcional, las investigaciones son harto escasas. Malone, Gervais, Baudin, & Steadward (1995), estudiaron la técnica de lanzamiento de tiro libre de jugadores de la clase 1 (menor grado de capacidad funcional) mediante técnicas de análisis biomecánico, encontrando gran variabilidad en cuanto a velocidades angulares y ángulos de proyección, destacando la gran variabilidad entre los jugadores estudiados, si bien no fueron estudiados jugadores de otras clases funcionales. Goosey-Tolfrey, Morriss, & Butterworth, (2002) estudiaron un grupo de 15 jugadores de diferente clase funcional, sin incluir a los jugadores puntuación 1, encontrando que aquellos con puntuación más alta realizaban una suelta del balón más elevada del tiro (por su diferente posicionamiento en la silla), mostrando una posición más erguida en ese momento, mientras que aquellos jugadores con menor clase funcional (clases 2) mostraron una menor velocidad angular del hombro en el momento de la suelta, que era compensada con un aumento de la velocidad angular de la muñeca en ese momento. Del mismo modo Malone, Gervais, & Steadward (2002) también encontraron diferencias significativas los parámetros mecánicos y factores asociados al éxito en la realización de un tiro libre entre los jugadores de clase baja (1-2 puntos) y los de clase alta (3-4,5).  A pesar de ello, el porcentaje de acierto en el tiro entre los jugadores de diferentes clases funcionales no era significativamente diferente (Malone et al., 2002).  Es destacable la escasez de estudios en la bibliografía que comparen directamente a jugadores de mayor capacidad funcional (4,5) respecto de aquellos con menos (1) atendiendo a variables biomecánicas, conociendo sus diferencias notables en relación a su rendimiento en juego y también para el tiro libre (Pérez-Tejero & Pinilla, 2015), lo que hace difícil la adecuación de la técnica de tiro según clase y el desarrollo de recomendaciones técnicas específicas. Por todo ello, el objetivo de este estudio fue analizar el tiro libre de jugadores de dos jugadores de BSR de élite de puntuaciones 1 y 4,5 mediante la utilización de técnicas de análisis biomecánico, definiendo variables específicas en relación a la eficacia del tiro y la implicación de los diferentes segmentos corporales, con el fin de sugerir propuestas de intervención para su entrenamiento.

METODOLOGÍA

El método utilizado para el estudio fue el análisis biomecánico del tiro libre en esta disciplina. La instrumentación utilizada y el tratamiento de los datos se realizaron en el laboratorio de Biomecánica del INEF de Madrid a partir de las filmaciones. La técnica instrumental utilizada en el presente estudio, fue la fotogrametría tridimensional con cámara de video.

fueron 2 jugadores del equipo CD Fundosa ONCE de Madrid de BSR, ganador de la División de Honor española esa temporada. Ambos jugadores son diestros. El jugador 1 tiene una clasificación funcional IWBF de 1 punto mientras que la clasificación funcional del jugador 2 es de 4.5 puntos. Ambos jugadores firmaron un consentimiento informado para su participación en el estudio. Las características antropométricas de los mismos pueden consultarse en la Tabla 1.

Tabla 1. Datos personales de los jugadores participantes.*11 años más de experiencia previa en baloncesto a pie.

En relación al diseño de la prueba, la filmación de los tiros libres se realizó durante un entrenamiento. Se tomaron 2 tiros por jugador y se consideró el tiro como válido para el estudio cuando este era encestado. La filmación fue “in vivo”, directa y no participante. El tratamiento y posterior análisis de las imágenes de video fueron realizadas por un observador entrenado e independiente.

Para el desarrollo de la prueba se utilizaron 2 cámaras de video analógicas de alta velocidad modelo Panasonic DP – 800 H, 2 trípodes Manfrotto, un sistema de referencia, cinta métrica y cableado. Las cámaras se colocaron de manera perpendicular en relación a sus ejes ópticos. Se ajustó el visor de la cámara a las medidas de la pista y del jugador en posición de tiro. Al mismo tiempo, se determinó la frecuencia de muestreo a 100 imágenes por segundo. Antes de comenzar el registro de las imágenes de la experimentación, se realizó una toma del sistema de referencia.

Para el tratamiento de los datos y la generación de los resultados, se seleccionaron las imágenes (dos tiros encestados por jugador) y se secuenciaron, considerando el inicio del movimiento como el momento en el que el balón comienza a elevarse y el final a los 5 fotogramas tras la suelta del balón. Se realizó una digitalización de las secuencias de tiro, aplicándose los parámetros inerciales del modelo de 21 puntos de  Clauser (Clauser, Mc Conville, & Young, 1969) y digitalizándose cada punto en cada uno de los 50 fotogramas de los constó cada tiro. En el proceso de digitalización llevado a cabo, se localizaron los centros articulares del sujeto (codo, rodilla, codo, muñeca, cadera y tobillo)  y puntos anatómicos determinados (vertex, talón, nariz, metatarso). De esta manera y gracias al establecimiento de conexiones entre los diferentes centros articulares y puntos anatómicos, se logró obtener un modelo articulado que representaba de forma esquematizada al deportista. Tras el cálculo de las coordenadas tridimensionales, se realizó un suavizado de los datos y un cálculo de los parámetros físicos para cada uno de los puntos articulares en cada tiro.

En este estudio fueron definidas tres tipos de variables: variables independientes (clasificación funcional), variables dependientes cinemáticas (velocidad y posición de la mano, la muñeca, codo y hombro durante el movimiento, así como el centro de gravedad del jugador -CDG- y posición del vertex) y variables dependientes temporales y relacionadas con la posición del balón (altura y momento de la suelta del balón, momento del armado -máxima flexión del codo-, tiempo entre ambos momentos y altura del CDG en el momento la suelta del balón).

Se realizó un tratamiento descriptivo de cada variable indicada y jugador. Para la captura de imágenes digitales si utilizó la tarjeta capturadora y el programa “DV.now”, mientras que para el tratamiento de las imágenes se utilizaron los programas “Fotogrametría 3D” (proceso de digitalización del movimiento del jugador) y “Biomec” (cálculo de coordenadas de cada punto del modelo biomecánico fabricado y selección de variables relevantes), ambos desarrollados en el laboratorio de Biomecánica del INEF de Madrid. Finalmente se utilizó el programa Microsotf Office Excel para el tratamiento de datos.

RESULTADOS

En la tabla 2 se observan los parámetros temporales y relacionados con la posición del balón según jugador estudiado. La altura de la suelta y la altura del CDG en salida fueron mayores en el jugador 2 (1,578 m y 0,689 m, respectivamente) que en el jugador 1 (1,278 m y 0,504 m). Sin embargo, los parámetros temporales (momento del armado y de la suelta) fueron similares. A continuación, se detallan los datos de las variables dependientes cinemáticas de cada jugador en cada segmento articular derecho (mano, muñeca, codo y hombro), de su GDC y de la posición del vertex. La evolución de la posición de cada segmento fue estudiada a partir de sus coordenadas en los ejes del movimiento definidos como X sagital, Y trasversal y Z vertical o azimutal.

Tabla 2.Variables más representativos en la ejecución  técnica del tiro libre de ambos jugadores

Resultados para el tiro libre del jugador 1 (clase funcional 1).


Figura 1. Foto seriación del tiro libre para el jugador 1 desde el inicio a la suelta del balón.

Posición de la mano. Para el eje X (figura 2), existe una continua elevación de la mano,  posterior a la suelta del balón. El patrón de movimiento sobre el eje Y, se manifiesta con un movimiento hacia atrás que coincide con el momento de armado del brazo (0.35 sec.) La fase crítica del lanzamiento (desde el armado a la suelta) se caracteriza por un movimiento hacia arriba, hacia delante y hacia la derecha. A su vez, se puede apreciar en la figura 2, una rotación de la silla hacia la izquierda durante la ejecución del tiro.


Figura 2. Posición del jugador y evolución de la mano a lo largo del tiro y aceleración de la misma en los tres planos para el jugador 1 (momento de la suelta).

Velocidad de la mano. Aumenta la velocidad de ascenso del balón hasta 0.10 s. antes de la suelta, momento en que se inicia la flexión de la mano (muñeca) hacia delante, hasta la suelta del balón. Para el eje Y, también a partir del armado, se produce una disminución de la velocidad. El inicio de la flexión de la muñeca no coincide con el momento de la suelta, necesitando un recorrido articular en flexión de muñeca de 0.07 s. para imprimir velocidad al balón hasta la suelta. Para el eje X se observa un aumento de velocidad hacia la derecha a partir del armado que continúa actuando tras la suelta, alcanzando un gran valor en el momento de la suelta.

Posición de la muñeca.  La muñeca describe una secuencia de movimiento muy parecida a la mano. Para Z, existe una elevación continúa hasta algo después de la suelta. En el eje Y apreciamos el cambio de dirección de la muñeca a partir del armado. Para el eje X existe, a partir del armado, un desplazamiento hacia la derecha que continúa tras la suelta.

Velocidad de la muñeca.  En cuanto a la velocidad para la muñeca, el patrón es muy similar al de la mano, con un cambio de velocidad significativo en dos momentos concretos: en el momento del armado y en el momento de máxima extensión de muñeca. Existe un predominio en cuanto a la componente de velocidad para Z hasta el punto de máxima extensión de muñeca (momento del armado), a partir de la cual disminuye bruscamente, tomando importancia decisiva la componente Y (momento de máxima extensión de la muñeca) para imprimir al balón su dirección y velocidad de salida (hacia arriba y adelante) alcanzando ambas valores punta. Esta sucesión entendemos es decisiva para la técnica final del lanzamiento y viene determinada por la coordinación segmentaria. Para el eje X, se muestra una tendencia hacia la derecha, acentuada en el momento de la suelta.

Posición del codo. Existe una elevación constante del codo hasta después de la suelta. La posición del codo en el eje X permanece casi contante hasta el momento del armado, a partir del cual se desplaza hacia la derecha hasta unos momentos después de la suelta. En el eje Y, el codo es adelantado hasta antes del armado, y es a partir de la máxima extensión de la muñeca cuando cambia de sentido y va hacia atrás (momento de extensión del brazo) hasta el final de la secuencia.

Velocidad del codo. El codo aumenta su velocidad hasta momentos antes de la suelta, hacia la máxima extensión de la muñeca; a partir de la máxima extensión de muñeca cuando la componente Y pasa de ser negativa a positiva (hasta el armado, va disminuyendo la velocidad y a partir de él aumenta hasta la suelta), y Z pasa a ser de positiva a negativa (frenado de la componente ascendente). La velocidad en X es positiva desde el armado hasta la suelta.

Posición hombro. El hombro asciende a partir del armado, que continúa hasta después de la suelta, y es muy estable en el eje X, observándose una ligera tendencia a la derecha a partir de la máxima extensión de la muñeca. Existe un retraso en la posición del hombro para el eje Y durante el tiro, lo que implica una inclinación hacia atrás de la cintura escapular, siendo continua a lo largo del tiro.

Velocidad del hombro. Para el eje X, se percibe un descenso inicial para luego aumentar vertiginosamente hasta justo antes de la suelta, siendo el brazo desplazado hacia la derecha (rotación del hombro). La velocidad en el eje Y desciende ligeramente hasta el armado para después ascender hasta el final. La componente Z es siempre más importante hasta el momento de máxima extensión, donde cobra más importancia la velocidad en Y (hacia delante). Podemos indicar que el patrón de movimiento es más "impulsivo": las velocidades máximas coinciden en un determinado momento previo a la suelta.

Posición del CDG. Se aprecian mínimos desplazamientos del CDG del jugador.

Posición del vertex. El movimiento del segmento hacia atrás permanece constante a lo largo de todo el lanzamiento para el eje Y.  El patrón de movimiento de este punto es similar al del hombro, indicador de una inclinación hacia atrás del conjunto tronco superior - cintura escapular y brazos a lo largo del lanzamiento.


Figura 3. Posición del jugador y evolución del vertex a lo largo del tiro para el jugador 1(momento de la suelta).

Resultados para el tiro libre del jugador 2 (clase funcional 4,5)


Figura 4. Foto seriación del tiro libre para el jugador 2 desde el inicio a la suelta del balón.

Posición de la mano. Durante el armado del brazo, el balón cambia su trayectoria con respecto al eje Y, pasando de ir de arriba hacia atrás a hacerlo de arriba hacia delante. En la gráfica este momento supone un tiempo de 0,35 sec. Por ello vemos como para el eje Y, en este momento existe una inflexión en la curva. La elevación de la mano durante el lanzamiento es progresiva, y alcanza su máxima altura en el momento de la suelta de balón, a una altura de 1,578 m. Para el eje X, durante la fase crítica (desde el armado a la suelta), hay un leve desplazamiento hacia la izquierda de la mano (Figura 5).


Figura 5. Posición del jugador y evolución de la mano según los ejes de movimiento para el jugador 2 (momento de armado).

Velocidad de la mano. El balón es soltado cuando la mano está aumentando su velocidad de flexión. Así mismo, para la velocidad en el eje X, existe una aceleración desde el momento de armado hasta un momento posterior de la suelta, hacia la izquierda. Es significativo que en el momento de la suelta la componente X es 0. La velocidad en Z aumenta hasta unos 0.07 s. antes de la suelta, lo que indica que en este momento se ha iniciado la flexión de la mano hacia delante.

Posición de la muñeca. La trayectoria de la muñeca en Y también reflejó el momento de inflexión durante el armado, y justo después de la suelta la muñeca va hacia atrás. En el eje Z, se produce la ascensión continua de la muñeca, con un ligero aplanamiento hacia el armado, alcanzado la máxima altura en el momento de la suelta. Observamos también la trayectoria sinusoidal de la muñeca en X, mucho más estable que la mano.

Velocidad  de la muñeca. La velocidad de la muñeca es decisiva en el plano Y: el aumento de la velocidad de los segmentos muñeca y mano en el eje se suceden temporalmente para que sea el segmento más distal y en contacto con el móvil el que adquiera la máxima velocidad en el momento de la suelta (siguiendo el principio de sumación de velocidades).  Esta es una gran diferencia respecto al jugador clase 1, ya de un patrón “impulsivo”, nos encontramos aquí uno de tipo “secuencial”. En cuanto al eje Z, decir que la muñeca desde el momento de armado aumenta constantemente su velocidad, incluso después de la suelta. El segmento aumenta su velocidad exponencialmente hacia arriba (Z) y adelante (Y). Para el eje X, las fluctuaciones de la velocidad son similares a las de la mano.

Posición del codo. En el momento de la suelta es destacable que el segmento alcanza su punto más alto en el instante de la suelta, describiendo una trayectoria en el eje Z con ascensión constante. Para el eje Y, el codo es adelantado y llevado hacia arriba hasta el momento del armado, a partir del cual fluctúa en sentido contrario durante la extensión del brazo, pero vuelve a retomar una trayectoria ascendente hasta la suelta. En cuanto al eje X, el codo describe un movimiento constante hacia la derecha, para estabilizarse justo antes de la suelta (Figura 6).


Figura 6. Posición del jugador y evolución del codo según los ejes de movimiento para el jugador 2 (momento de la suelta).

Velocidad del codo. La velocidad para el eje X aumenta desde el armado a la suelta, alcanzando su máximo al final de ésta. En cuanto al Y, la velocidad también aumenta de la misma manera.

Posición del hombro. Se registró un movimiento constante del hombro hacia arriba, derecha y adelante, con un movimiento continuo en el eje X hasta la suelta, momento en el que cambia de sentido. Con respecto al eje Y, el hombro se adelantó de manera continua durante todo el lanzamiento.

Velocidad del hombro. La velocidad del hombro en Z es máxima en el momento del armado del brazo. Para X, la velocidad de la rotación interna del hombro llega a su máximo en el momento del armado, y a partir de ahí disminuyó hasta hacerse negativa tras la suelta. Para Y, la velocidad se mantuvo constante.

Posición del CDG. Comprobamos una gran estabilidad, con un ligero desplazamiento en el eje Z, lo que significa un leve descenso del CDG durante el lanzamiento, debido a la inclinación hacia atrás de la cintura escapular y de la cabeza.

Posición del vertex. Se registró un movimiento sobre el eje Y de la cabeza (hacia atrás durante todo el movimiento), que alcanzó su máximo en el momento de la suelta, con movimiento estable en el eje X.

DISCUSIÓN

Con el fin de su caracterizar biomecánicamente el tiro libre en el BSR atendiendo a la clasificación funcional, en este estudio se analizaron los parámetros mecánicos de un jugador clase 1 (jugador 1) y otro clase 4,5 (jugador 2) durante un tiro libre encestado. Fueron encontradas diferencias en los parámetros mecánicos de ambos jugadores, así como en las variables temporales y espaciales analizadas. La altura de salida del balón varió entre los 1,278 m. (jugador 1) m y los 1,578 m. (jugador 2). Estos resultados concuerdan con los obtenidos por  Goosey-Tolfrey et al., (2002) y por  Malone et al., (2002) y, como en este estudio, esos 30  cm de diferencia pueden venir determinados por la menor altura del asiento en jugadores de clase 1 y por las diferencias en la talla sentado entre ambos (jugador 2 es 15,4 cm más alto sentado, ver tabla 1) . Para Hudson, (1985) una de las variables más determinantes en el tiro libre es la altura de salida del balón. Si los lanzadores pobres se caracterizan por un punto de salida más bajo podríamos pensar que las categorías que van más altas sentadas en la silla (3 y 4), que tienen mayor capacidad de movimiento, tendrán un punto de salida más alto, lo que podría brindarles una mayor eficacia técnica. Del mismo modo, este autor afirmó que otro factor determinante en el tiro libre sería la estabilidad del jugador. En nuestro estudio, no se encontraron diferencias significativas en el desplazamiento del GDC, por lo tanto podemos suponer que en los jugadores estudiados la estabilidad no es determinante de cara al éxito en el tiro libre. 

Tras el análisis de los datos obtenidos, pudimos observar que cada jugador presentaba un patrón de lanzamiento diferente. El jugador 1 presentaba un patrón de lanzamiento impulsivo o simultaneo, lo que coincide con Malone et al., (1995), donde la mayoría de la muestra experimentó una inclinación hacia atrás apoyándose en el respaldo para compensar la pérdida de equilibrio al igual que nuestro jugador 1 (inclinación hacia atrás de cabeza de 9º). Por otro lado, el jugador 2 del presente estudio manifiesta un patrón de movimiento secuencial durante la ejecución del tiro libre. Según Miller & Jackson, (1995), el patrón secuencial es más eficaz y el usado por la élite en baloncesto a pie. La utilización de este patrón podría justificarse por la mayor capacidad funcional de este jugador. Según  Hayes, (1987), el aporte de la cadera y el tronco pueden ser fundamentales en la ejecución de un tiro libre y por lo tanto los jugadores con control activo de cadera (puntuación de 3-4,5) podrían mostrar una técnica más eficaz en el lanzamiento y por lo tanto un mayor rendimiento en el BSR. Sin embargo, estudios recientes en la División de Honor española (Pérez-Tejero & Pinilla, 2015) de este deporte confirman que el rendimiento de los jugadores clase 1 es significativamente inferior a los de las clases 2, 3 y 4 en relación al número de lanzamientos de 2 puntos, número de tiros libres lanzados, rebotes ofensivos y defensivos, asistencias y puntos anotados, pero no así respecto al % de acierto en el tiro libre: es decir, tiran menos tiros libres (reciben manos faltas), pero el porcentaje de acierto no es distinto al resto, ni en tiro libre ni en tiros de 2 o de 3.

Tal y como muestran los resultados, el diferente posicionamiento en la silla de ruedas de cada jugador parece influir de manera determinante en la técnica de tiro libre, independientemente de su clasificación funcional. Estas diferencias funcionales que provocan una adaptación individual de la técnica quedan acentuadas por las propias adaptaciones de la silla de ruedas. De esta manera, la silla del jugador con mayor capacidad funcional posee una silla más alta y el ángulo de su asiento es recto mientras que el jugador con menor clase funcional va muy hundido en su silla. En este sentido, Goosey-Tolfrey et al., (2002) afirman que cada jugador, independientemente de su clase funcional, usan diferentes estrategias para realizar un tiro que resulte lo más exitoso posible, a pesar de una posición desventajosa con respecto al aro. Del mismo modo, Malone et al., (1995) concluyeron que la técnica de lanzamiento de los jugadores tiene un carácter intra-individual, sometida a una gran variación entre sujetos y que, a pesar de las estrategias individuales que cada jugador tome para mejorar su tiro (usando unos patrones de velocidad y ángulo de salida determinados), un jugador podría mejorar su rendimiento en tiros libres. Del mismo modo, Schwark, Mackenzie, & Sprigings, (2004) determinaron en jugadores de clasificación 3 a 4,5 que el ángulo y la velocidad de salida idóneos en el tiro libre serían de 54º y 7,4 m/s para realizar un tiro libre con éxito. El análisis de estos patrones mecánicos pueden servir a entrenadores como guía y referencia para el entrenamiento, con el fin de aumentar el rendimiento durante la competición.

De cara a futuro, los autores sugieren el análisis de tiros libres fallados, así como la comparación con los acertados para cada una de las variables analizadas. La diversificación  y ampliación de la muestra o el cálculo de las velocidades angulares para los diferentes segmentos, ayudarían a caracterizar de manera más específica las clases funcionales en este deporte.

CONCLUSIONES Y APLICACIONES PRÁCTICAS

El grado control de la cadera y tronco, sumado al diseño ergonómico de la silla de ruedas y la antropometría del jugador, se muestran determinantes en la utilización de una técnica de tiro secuencial o simultánea y, también en el rendimiento en el tiro cualquier jugador de BSR. Del mismo modo, ambos factores influyeron en la salida del balón, más alta en el jugador con mayor clasificación funcional. La fase de armado no parece verse afectada por la capacidad funcional del jugador, ni por el diseño de la silla, dado que para ambos sujetos esta fase es similar y pronunciada. Ambos jugadores presentaron una gran estabilidad del GDC y a pesar de las diferencias funcionales, utilizaron diferentes estrategias para equilibrarse durante el lanzamiento. El análisis de los parámetros mecánicos del tiro libre se muestra útil para para conocer y mejorar el tiro libre en jugadores de BSR.

Referencias

1. Clauser C.E., Mc Conville J.T., & Young J.W. (1969). Weight, volume and center of mass of segments of the human body. Ohio: Wright Patterson Air Force Base.

2. Goosey-Tolfrey, V., Morris, C., & Butterworth, D. (2002). Free throw shooting technique of male wheelchair basketball players. Adapted Physical Activity Quarterly, 19(2), 238-250.

3. Gómez, M. A., Pérez, J., Molik, B., Szyman, R. J., & Sampaio, J. (2014). Performance analysis of elite men’s and women’s wheelchair basketball teams. Journal of Sport Sciences, 32(11), 1066-1075. doi: 10.1080/02640414.2013.879334

4. Hayes, D. (1987). Body segment contributions to free throw shooting in basketball. V ISBS, 1(1), 205–211.

5. Hudson, J. L. (1985). Prediction of basketball skill using biomechanical variables. Research Quarterly for Exercise and Sport, 56(2), 115–121.

6. IWBF (2014). Official player classification manual. Retrieved from www.iwbf.com

7. Malone, L.A., Gervais, P. L., Baudin, J. P., & Steadward, R. (1995). Kinematics of free throw shooting by class 1. 0 wheelchair basketball players. XIII ISBS, 1(1).

8. Malone, L. A., Gervais, P. L., & Steadward, R. D. (2002). Shooting mechanics related to player classification and free throw success in wheelchair basketball. Journal of Rehabilitation Research and Development, 39(6), 701–710.

9. Miller, S. A., & Jackson, S. L. (1995). Kinematic comparative analysis of the coordination pattern of the basketball free throw. ISBS - Conference Proceedings Archive, 1(1).

10. Molik, B., Kosmol, A., Laskin, J. J., Morgulec-Adamowicz, N., Skucas, K., Dabrowska, A., GajewskiJ., Ergun, N. (2010). Wheelchair basketball skill tests: differences between athletes’ functional classification level and disability type. Fizyoterapi Rehabilitasyon, 21(1), 11–19.

11. Pérez, J. (2012). Baloncesto en silla de ruedas. En Deportistas sin adjetivos. 303–355. Madrid: Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física y CSD.

12. Perez, J., Rabadán, M., Pacheco, J.L., & Sampedro, J. (2007). Heart rate assessment during wheelchair basketball competition: its relationship with functional classification and specific training design. En Sport for Persons with a disability. Perspectives (Colin Higgs & Yves Vanladewijck), vol. 7, pp. 151–174. Cologne: ICSSPE – IPC.

13. Pérez-Tejero, J. & Pinilla, J. (2015). Rendimiento del jugador de baloncesto en silla de ruedas según la estadística de juego. Cuadernos de Psicología del Deporte, aceptado para su publicación.

14. Pérez, J., Navarro, E., Sampedro, J. (2007). Evaluación de los desplazamientos en baloncesto en silla de ruedas mediante técnicas de análisis biomecánico. En Biomecánica aplicada a la actividad física y el deporte. En Pérez, P. & Llana, S. (coords.), Colección Aula Deportiva Técnica, 351 – 378. Valencia: Universidad de Valencia.

15. Schwark, B. N., Mackenzie, S. J., & Sprigings, E. J. (2004). Optimizing the release conditions for a free throw in wheelchair basketball. Journal of Applied Biomechanics, (20), 153–166.

16. Vanlandewijck, Y. C., Evaggelinou, C., Daly, D. J., Verellen, J., Van Houtte, S., Aspeslagh, V., … Zwakhoven, B. (2004). The relationship between functional potential and field performance in elite female wheelchair basketball players. Journal of Sports Sciences, 22(7), 668–675.

17. Vanlandewijck, Y., Daly, D., Spaepen, A., Theisen, D., & Pétré, L. (1999). Biomechanics in handrim wheelchair propulsion: wheelchair-user interface adjustment for basketball. Educ Phys Train Sport, 4, 50–53.

18. Vanlandewijck Y., Theisen D., & Daly D. (2001). Wheelchair propulsion biomechanics: implications for wheelchair sports. Sports Medicine, 31(5), 339–67.

Cita en Rev Entren Deport

Javier Pérez-Tejero, Carlos Duarte Plaza, Ruth Muelas Pérez, Miguel Prieto Gómez y Enrique Navarro Cabello (2016). Análisis Biomecánico del Tiro Libre En Jugadores de Baloncesto en Silla de Ruedas Según su Clasificación Funcional. Rev Entren Deport. 30 (3).
https://g-se.com/analisis-biomecanico-del-tiro-libre-en-jugadores-de-baloncesto-en-silla-de-ruedas-segun-su-clasificacion-funcional-2159-sa-J5808efe1c9204

COMPARTIR