Análisis de Potencia: Paris Roubaix 2017

Análisis de Potencia: Paris Roubaix 2017

Con otra Paris-Roubaix completada este año y la gran temporada de clásicas detrás de nosotros, tenemos la oportunidad de tener frente a nosotros dos archivos del recorrido de dos grandes corredores de nivel mundial en dos extremos de espectro de edad.

En primer lugar, tenemos al veterano pro ganador de la edición 2016 Mathew Hayman (Aus) del Team Orica-Scott, quienes terminó este año con un fantástico puesto 11, solo 12 segundos debajo del ganador Greg Van Avermaet (Bel) del BMC Racing Team. En training Peaks también compararon sus valores de este año con su victoria del año pasado, y como verán debajo, se encontraron algunas conclusiones interesantes acerca de lo dura que fue la edición de este año.


Para ver la actividad completa clic aquí: http://home.trainingpeaks.com/public/workout/3VPLH5DOR5MJME3ST32KSBFDZI

Luego, tenemos al clasicómano de la nueva generación, Dylan Van Baarle (Ned) del Cannondale-Drapac. Van Baarle terminó en el mismo grupo que Hayman, solo 12 segundos detrás del primero en el puesto número 20. Afianzando su rendimiento en las clásicas del norte ya que venía de un cuarto puesto en el Tour de Flandes.


Actividad completa aquí: http://home.trainingpeaks.com/athlete/workout/EWHDIIJQ6GKWVCQZRJSZWONXDA

LAS DEMANDAS DE LA PARIS-ROUBAIX

Hay algunos aspectos importantes a destacar acerca de las condiciones que presenta esta carrera, sobre todo, como afecta sobre la potencia y la fuerza que aplican los corredores el recorrer 55km de adoquines (pavé). La demanda fisiológica clave radica en cuánta fuerza y potencia aplican los corredores para pasar por encima de los adoquines a toda velocidad. Cuando compararon el esfuerzo de 2 a 3 minutos de alta intensiadad en superficie normal con correr por los adoquines de Roubaix, encontraron enormes diferencias en la fuerza aplicada. Requiere que lo corredores involucren más grupos musculares y a su vez adapten una nueva postura en la bicicleta en comparación con terrenos normales. Este requerimiento repetidas veces (29 secciones de adoquines) toma una mayor demanda en el físico del ciclista y su capacidad de recuperación se ve reducida. Sobre el transcurso de la carrera, el constante choque e impacto con los adoquines perjudica la capacidad del corredor de mantener una alta potencia y fuerza. Hemos visto a través de los años que aquellos corredores que tengan mejor capacidad de soportar estos continuos golpeteos durante la carrera son quienes poseen más posibilidades de luchar por la victoria.

UNA SALIDA RÁPIDA

A diferencia de otras carreras clásicas, la Paris-Roubaix entra en juego apenas comienza, tanto como para quienes van en busca de experiencia como para los líderes de filas. Ya que resulta esencial estar en los puestos de vanguardia y evitar posibles problemas desde el arranque de la carrera. Esto conlleva un enorme gasto de energía al inicio de la competencia, lo que significa que solo el verdadero atleta de resistencia que pueda soportar la constante fuerza muscular, así como el gran gasto energético durante seis horas podrá lograr finalizar. Esto está claramente visible en ambos datos de Hayman y de Van Baarle:

Mathew Hayman


Dylan Van Baarle


Lo que normalmente veríamos en las primeras dos horas de una gran clásica es que los líderes de filas (o aquellos que necesitan estar al frente en los últimos 80 kilómetros de carrera) muevan cerca de 2.5 – 3W/kg durante este tiempo. Es evidente el gran esfuerzo que requiere estar cerca de las posiciones de vanguardia. Fue un comienzo realmente rápido el de esta edición de la Paris-Roubaix, con una media de velocidad de 50 kilómetros por hora en la primera hora. De hecho, esta edición 2017 fue la más rápida de la historia, con una media total de 45.204 kilómetros por hora en 257 kilómetros, tomando 5 horas y 41 minutos para el eventual ganador. De todas formas, este tipo de esfuerzo es común para esta carrera independientemente del viento a favor que hubo.

Si comparamos el esfuerzo total de la primera mitad de la carrera con el de la segunda mitad, vemos como se mantiene constante el enorme esfuerzo a lo largo de los 256 kilómetros.

No solamente es importante mantener los niveles de potencia sobre la primera mitad de la carrera, Hayman produjo su máximo pico de potencia en cinco minutos en la subida al Noyon, a solo 20 kilómetros del inicio de la carrera. En esta subida, Mathew, produjo 411W, 4.95 w/kg en el ascenso de 2.6km (que posee un gradiente de solo 2.5%). Los ataques estaban siendo fuertes y contundentes para lograr un lugar en la fuga del día. La cual no se consiguió hasta antes de las primeras secciones empedradas a 96 kilómetros de la carrera, donde 3 corredores lograron mantener la fuga durante 67 kilómetros.

LA PELEA AL TROUÉE D’ARENBERG

Se acercaba uno de los tramos más emblemáticos de la carrera, el Arenberg, el cual es conocido por sus feroces adoquines y su implacable superficie, que ha terminado con el sueño de muchos corredores de ganar (o incluso terminar) Paris-Roubaix.

El liderato hasta el Arenberg era bastante tenso y nervioso ya que todos los ciclistas y equipos buscaban estar cerca de la punta. Desafortunadamente, Hayman pichó 23 kilómetros antes del bosque de Arenberg, lo que le llevó a emprender una gran persecución para volver a tomar contacto con el grupo principal. Donde lo logró a falta de 8 kilómetros para el inicio de esta dura sección, con un gasto muy alto. Allí fue donde Hayman logró su potencia máxima en 20 minutos del día.

Lo que es más impresionante aún, es que durante este período el esfuerzo estaba lejos de ser constante. El terreno, los autos, los otros corredores que cubrían los estrechos caminos como Hayman tratando de conectar nuevamente significaba que tuvo que variar muchas veces su esfuerzo. Durante este tiempo, Hayman hizo 10 picos sobre 850W, con un pico máximo de 1272W. Por lo que hizo diez esfuerzos durante un período de 19 minutos entre 10.3W/kg a 15.33W/kg solo para volver a tomar contacto con el grupo, sin ni siquiera haber llegado a Arenberg todavía. Esto le resultó un gran costo energético buscando volver a la lucha.

Del archivo de Van Barrle podemos ver apenas una sección realmente dura cuando buscaba mantenerse en las posiciones de cabeza del grupo principal. En el último kilómetro de esta sección, promedió 516 W, con un máximo de 1288W y un promedio de 53 kph. Rodar sobre las piedras y adoquines a este ritmo requiere una alta habilidad sobre la bicicleta para mantenerse vertical y en posición.

Datos del Troueé D’Arenberg

EL FRENTE DE LA CARRERA SE PARTE

A medida que la carrea se movía en las secciones más duras, los favoritos comenzaron a poner sus cartas sobre la mesa para formar algunos grupos selectos. El equipo del Trek-Segafredo hizo unos movimientos en la sección de adoquines Hornaing-to-Wandignies creando una selección del frente de carrera. Van Baarle fue uno de los siete primeros ciclistas, entre los que además estaban Peter Sagan y Van Avermaet, mientras que Hayman estaba en el lugar incorrecto de este corte junto con Tom Boonen.

Datos del Hornaing to Wandignies

Esta parte de adoquines fue solamente el comienzo de una dura sección de carrera, donde Van Baarle logró su pico máximo de potencia en 30 minutos que se acercaban mientras buscaban mantenerse con su compañero de equipo Sebastian Langeveld (Ned) en los primeros lugares. Vale destacar, que Langeveld terminó logrando un fantástico tercer puesto general.

Durante estos 30 minutos Van Baarle promedió una Potencia Normalizada de 384 W (4.92 W/kg) para los 22 kilómetros que recorrió en ese tiempo. Incluso después de esta dura sección de la carrera, Van Baarle se mantenía agresivo y atacando continuamente al grupo perseguidor.

Grupo donde estaban la mayoría de los favoritos, que a su vez mantenían la persecución de Daniel Oss y compañía. Entre las secciones de adoquines de Orchies y Auchy-lez-Orchies a Beseé, Var Baarle atacó realizando un esfuerzo de 4-5 minutos a 438W (5.62 W/kg), pero fue rápidamente seguido por Matteo Trentin y Peter Sagan.

Con otra gran parte de adoquines en el horizonte, los 3 kilómetros de Mons-en-Pévéle, los grandes favoritos estaban ansiosos por crear los grupos selectivos. Sagan decidió que esta sería la sección en que pondría a prueba a los demás, pero nuevamente Van Baarle impidió que se fuera solo, trayendo a todo el grupo detrás de él. Entonces, ¿qué se necesita para impedir una escapada de Sagan en los adoquines?

Datos del Mons-En-Pévéle

Se puede ver que este tiempo que Hayman utilizó, le sirvió para ganar terreno llegando ya al asfalto. Afortunadamente, también tenía a su compañero de equipo Jen Keukeleire en las posiciones de punta.

Carrefour de l’Arbre

Como el Arenberg es una sección decisiva en las primeras partes de adoquines, también lo es el Carrefour de l’Arbre que se encuentra faltando 20 kilómetros para finalizar la carrera. En esta última parte fue que el año pasado, Hayman batalló de manera heroica contra un Boonen que no dejaba de atacarlo. Este año, esta sección fue nuevamente decisiva. Ya que fue acá, donde Van Avermaet dividió a los favoritos creando un grupo selecto de tres corredores. Boonen tuvo que forzar el paso desde atrás para recuperar los 30 segundos que había perdido. Sagan no puede soportar el ataque y pierde su lugar en la parte delantera de la carrera, Van Baarle y Hayman estaban en el grupo perseguidor, mientras toda la emoción decisiva de la carrera pasaba justo por delante de ellos.

Datos del Carrefour de L’Arbre

EL FINAL

La vista desde el Velódromo de Roubaix es agradable para todos, independientemente de su posición en carrera. Con un top 20 en juego, y el grupo en que venían Hayman y Van Baarle peleando por un sexto lugar, todavía quedaba un emocionante sprint por defenir. Mathew atacó en los últimos 400 metros moviendo 641W de potencia (980 de máxima), un esfuerzo increíble de casi 30 segundos a 7.72W después de haber hecho 257 kilómetros en cinco hora y 40 minutos. Impresionante. La actuación del campeón fue un excelente final para este veterano de las clásicas de adoquines. A lo igual que la increíble actuación de Van Baarle durante toda la carrera, quien se vio a sí mismo en la punta del pelotón en las partes más duras de la carrera trabajando para su equipo, y así permitir que Langeveld logre complete el podio final.

DATOS TOTALES

HAYMAN

Distancia de carrera: 256 km

Duración de carrera: 5:42

Velocidad media: 47.7 km/h

Cadencia media: 81 rpm

Frecuencia cardíaca media: 152 lpm

Frecuencia cardíaca máxima: 178 lpm

Potencia media: 285 W (3.43 W/kg)

Potencia normalizada: 328 W (3.95 W/kg)

Potencia pico: 1306 W (15.74 W/kg)

Training Stress Score: 393

VAN BAARLE

Distancia de carrera: 256 km

Duración de carrera: 5:42

Velocidad media: 47.7 km/h

Cadencia media: 87 rpm

Frecuencia cardíaca media: 152 lpm

Frecuencia cardíaca máxima: 183 lpm

Potencia media: 303 W (3.88 W/kg)

Potencia normalizada: 351 W (4.5 W/kg)

Potencia pico: 1335 W (17.12 W/kg)

Training Stress Score: 370.

Gonzalo Inzaurralde – Elequipo Entrenamientos

entrenador@elequipoentrenamientos.com

Gonzalo Inzaurralde – Elequipo Entrenamientos

entrenador@elequipoentrenamientos.com

COMPARTIR