Consumo de Alcohol y Obesidad: ¿Mito o Realidad? Parte Final

Consumo de Alcohol y Obesidad: ¿Mito o Realidad? Parte Final

Factores que pueden explicar los hallazgos contradictorios entre el consumo de alcohol y el peso corporal

En la segunda parte de este blog http://g-se.com/es/salud-y-fitness/blog/consumo-de... se abordaron algunos conceptos que puntualizaban de manera concreta lo que se debatirá en esta última parte.

Básicamente los puntos que destacamos en la segunda parte de esta información sugieren que:

  • 1.El consumo de alcohol antes o durante una comida no influye en la cantidad de comida consumida en esa comida.
  • 2.Más allá de agregar energía a una comida, el alcohol puede estimular realmente la ingesta de alimentos y puede influenciar de manera inmediata en el apetito que proviene del consumo de alcohol, también hay efectos en el almacenamiento de energía.
  • 3.El alcohol inhibe la oxidación de la grasa, lo que sugiere que el consumo frecuente de alcohol podría conducir a la pérdida de grasa, y por lo tanto mayor grasa corporal a largo plazo.

La evidencia con respecto al papel del alcohol en la promoción de la obesidad es producto de muchos factores: género, tipo, frecuencia y cantidad de alcohol consumido, patrón de consumo de alcohol (por ejemplo, consumo excesivo de alcohol), nivel de actividad física, problemas psicosociales, enfermedades crónicas, uso de medicamentos, desinhibición de la conducta alimentaria, antecedentes de consumo de alcohol, predisposición al aumento de peso, etc.

No tener en cuenta, algunos de estos factores de confusión puede conducir a estimaciones sesgadas de la relación entre la ingesta de alcohol y el peso corporal, dado que existen grandes variaciones interindividuales. Algunos de estos factores de confusión se discuten más adelante.

Estudios que utilizan los registros de alimentos y los niveles de actividad física autoaplicables han mostrado una asociación nula o negativa entre la ingesta moderada de alcohol y el aumento de peso después de controlar estos y otros factores de confusión, aunque pueden fallar en captar verdaderamente los hábitos de los participantes (1).

Mientras que los estudios transversales y longitudinales han controlado un número de factores importantes del estilo de vida, hay muchos a considerar al examinar la regulación del peso corporal. Es muy probable que los resultados paradójicos vistos en los estudios que examinan el efecto del alcohol sobre el aumento de peso y la obesidad son también el producto de una multitud de factores más allá de los hábitos de ingestión del individuo.

La asociación entre la ingesta de alcohol y el peso corporal es generalmente más fuerte en los hombres que las mujeres (2), especialmente debido a la cantidad y el tipo de alcohol consumido por los hombres. Se ha informado que el alcohol representa el 16% de la ingesta energética total de los bebedores adultos en los Estados Unidos (3), con los hombres consumiendo alrededor de tres veces la cantidad consumida por las mujeres (3).Los hombres también son más propensos a beber cerveza, que es rico en carbohidratos, y proporciona más energía que el vino por bebida estándar (4).

Otro factor de confusión importante a considerar es el nivel de actividad física. Muchos estudios epidemiológicos no consideran las opciones de estilo de vida, como la actividad física y los comportamientos sedentarios, a pesar de que el aumento del gasto energético puede contrarrestar el aumento de la ingesta de energía a través del consumo de alcohol (5, 6, 7, 8, 9, 10).

Además, los bebedores de cerveza parecen tener hábitos dietéticos más pobres en general que los bebedores de vino (11). Por lo tanto, la evaluación de ambos lados de la ecuación del balance energético (consumo, gasto y hábitos de vida) es crucial para evaluar adecuadamente la asociación entre la ingesta de alcohol y la obesidad.

Otros de los factores es el sueño que de manera insuficiente también se ha demostrado que se asocia con mayor consumo de alcohol y el exceso de peso corporal en los adultos (12,13).

Específicamente, dormir menos de 6 horas por noche en adultos se asocia con una mayor ingesta de alcohol, un mayor riesgo de exceder las pautas para la ingesta semanal razonable de alcohol, y mayor IMC.

Además, se demostró que la combinación de la duración del sueño corto con desinhibido el comportamiento alimenticio se asocia con una mayor ingesta de alcohol y el exceso de peso (14]. Estos resultados hacen hincapié en la necesidad de identificar individuos de alto riesgo (por ejemplo, desayunos cortos desinhibidos) que tienen mayor necesidad de estrategias preventivas.

Aspectos genéticos también pueden desempeñar un papel en la predisposición de las personas a ganar peso como resultado del consumo de alcohol. Recientes resultados mostraron que los polimorfismos genéticos afectan la susceptibilidad al alcoholismo y pueden afectar el peso corporal a través de genes asociados a las diferencias en la utilización de combustible (15)

Los autores encontraron que el alcohol deshidrogenasa-1B (ADH1B) genotipo (rs1229984) es un fuerte determinante del peso corporal en los alcohólicos. La eliminación más rápida del etanol asociada con el alelo ADH1B puede resultar en una utilización menos eficiente del etanol como fuente de energía (15).

Esos hallazgos sugieren que se necesita más investigación para desentrañar los aspectos genéticos involucrados en la conexión entre la ingesta de alcohol y el aumento de peso.

En general, la obesidad es una condición multifactorial y es difícil evaluar realmente la influencia independiente de la ingesta de alcohol en el riesgo de obesidad.

La evidencia observacional se ve obstaculizada por la posibilidad de confusión residual por variables no medibles y la evidencia experimental está limitada por el período de seguimiento a corto plazo y la dificultad de controlar todos los hábitos de vida bajo condiciones de vida libre.

El proceso lento en el desarrollo de la obesidad y la naturaleza multifactorial de esta condición realmente complica la posibilidad de mostrar una asociación de causa y efecto entre el consumo de alcohol y el aumento de peso. Por lo tanto, tenemos que confiar en los estudios de intervención a corto plazo y estudios epidemiológicos, cada uno de los cuales tiene claras limitaciones en mostrar un efecto de la ingesta de alcohol en la vulnerabilidad a ganar peso. Sin embargo, la preponderancia de la evidencia tomada en su conjunto sugiere que el alcohol puede ser un factor de riesgo para la obesidad en algunos individuos, especialmente cuando se consume en grandes cantidades.

La investigación futura debe considerar los otros factores importantes que pueden influir en el vínculo entre el alcohol y la obesidad.

  • 1.French MT, Norton EC, Fang H, et al. Alcohol consumption and body weight. Health Econ. 2010;19:814–32. doi: 10.1002/hec.1521.
  • 2.. Tolstrup JS, Heitmann BL, Tjønneland AM, et al. The relation between drinking pattern and body mass index, waist and hip circumference. Int J Obes. 2005;29:490–7.
  • 3.Nielsen SJ, Kit BK, Fakhouri T, Ogden CL. Calories Consumed From Alcoholic Beverages by U.S. Adults, 2007–2010. NCHS Data Brief, no 110. Hyattsville, MD: National Center for Health Statistics; 2012: 1–8.
  • 4.Bendsen NT, Christensen R, Bartels EM, et al. Is beer consumption related to measures of abdominal and general obesity? A systematic review and meta-analysis. Nutr Rev. 2013;71:67–87. doi: 10.1111/j.1753-4887.2012.00548.
  • 5.Wannamethee SG, Shaper AG, Whincup PH. Alcohol and adiposity: effects of quantity and type of drink and time relation with meals. Int J Obes (Lond) 2005;29:1436–44. doi: 10.1038/sj.ijo.0803034.
  • 6.Wakabayashi I. Cross-sectional relationship between alcohol consumption and prevalence of metabolic syndrome in Japanese men and women. J Atheroscler Thromb. 2010;17:695–704. doi: 10.5551/jat.3517.
  • 7.Holloway L, Moore G, Pidgeon S, Collinson A. Alcohol intake does not influence body weight or diet in the first six months of an undergraduate starting university. J Hum Nutr Diet. 2011;24:286–7. doi: 10.1111/j.1365-277X.2011.01175_13.x.
  • 8. Arabshahi S, Lahmann PH, Williams GM, van der Pols JC. Predictors of change in weight and waist circumference: 15-year longitudinal study in Australian adults. Eur J Clin Nutr. 2014;68:309–15. doi: 10.1038/ejcn.2013.260.
  • 9.Hou X, Jia W, Bao Y, et al. Risk factors for overweight and obesity, and changes in body mass index of Chinese adults in Shanghai. BMC Public Health. 2008;8:389. doi: 10.1186/1471-2458-8-389.
  • 10.Bell AC, Ge K, Popkin BM. Weight gain and its predictors in Chinese adults. Int J Obes Relat Metab Disord. 2001;25:1079–86. doi: 10.1038/sj.ijo.0801651.
  • 11.Raben A, Agerholm-Larsen L, Flint A, Holst JJ, Astrup A. Meals with similar energy densities but rich in protein, fat, carbohydrate, or alcohol have different effects on energy expenditure and substrate metabolism but not on appetite and energy intake. Am J Clin Nutr. 2003;77:91–100.
  • 12.Chaput JP, McNeil J, Després JP, Bouchard C, Tremblay A. Short sleep duration is associated with greater alcohol consumption in adults. Appetite. 2012;59:650–5. doi: 10.1016/j.appet.2012.07.012.
  • 13.Chaput JP, Leblanc C, Pérusse L, Després JP, Bouchard C, Tremblay A. Risk factors for adult overweight and obesity in the Quebec Family Study: have we been barking up the wrong tree? Obesity. 2009;17:1964–70. doi: 10.1038/oby.2009.116.
  • 14.Chaput JP, Després JP, Bouchard C, Tremblay A. The association between short sleep duration and weight gain is dependent on disinhibited eating behavior in adults. Sleep. 2011;34:1291–7.
  • 15.Yokoyama A, Yokoyama T, Matsui T, et al. Alcohol dehydrogenase-1B genotype (rs1229984) is a strong determinant of the relationship between body weight and alcohol intake in Japanese alcoholic men. Alcohol Clin Exp Res. 2013;37:1123–32. doi: 10.1111/acer.12069.
COMPARTIR