Crioterapia

Knigth (2000), define a la crioterapia como la aplicación terapéutica de cualquier agente frío sobre el cuerpo que resulte en la remoción del calor corporal y así disminuir la temperatura de los tejidos.

Low y Reed (2000), Andrews y cols. (2000) y Starkey (2001), citados por Sandov (2005), manifiestan que las modalidades frías terapéuticas producen sus efectos conduciendo moléculas más calientes y de energía más alta de los tejidos corporales, trasfiriendo la energía hacia moléculas más frías y de energía más baja, y así permite remover energía térmica de los tejidos corporales. Es decir que, trasfiriendo calor de moléculas más calientes (zona del cuerpo lesionado) a moléculas más frías (el agente aplicado), se baja la temperatura del tejido lesionado con los consecuentes efectos que esto produce (vasoconstricción, disminución del metabolismo celular, disminución del color, etc.).

Para que esto ocurra, se dependerá del tipo de agente frío aplicado, el tiempo de aplicación, método de aplicación, localización y tamaño de la zona que queremos enfriar, etc.

Es así que para que ocurra disminución del flujo sanguíneo en la zona la temperatura de la piel debe caer a 13,8º aproximadamente y 14,4º para generar analgesia según Starkey (2001).

Otros datos sugieren que los tejidos más profundos disminuyen lentamente la temperatura a la aplicación de frío. Se necesitan aproximadamente 30 min. para bajar 3.5Cº la temperatura de un músculo a una profundidad de 4 cm. y 20 minutos aproximadamente un tejido muscular a 2.5cm de profundidad (Low y Reed, 2001). Aunque se comprobó que la temperatura del músculo continua baja por varias horas luego de removido el agente frío.

Por otro lado la temperatura de las articulaciones parece permanecer baja inmediatamente después de removido el agente frío con una breve elevación de la temperatura inicial, aunque el periodo en que ésta se mantiene baja intra-articularmente se mantiene más allá de los 120 min. (Kitchen y Bazin, 1998). Esto concuerda con la investigación de Mlynarczyk (1984) que comprobó que protocolos de ciclos enfriamiento-recalentamiento en proporciones 1:2 o 1:3 son más efectivos que la aplicación continua, es decir realizar aplicación de frió entre 15 y 30 min. según la zona que deseo enfriar y retirarlo luego 2 o 3 veces el tiempo de aplicación.

Con respecto a esto, Prentice (2001) establece que los mayores beneficios de la crioterapia se encontraron en las primeras 48 a 72 horas de aplicación.

Referencia

1-Prentice, Willams, Técnicas de Rehabilitación en Medicina deportiva, 3da Edición, Paidotribo, 2001

2-Knight, K. L. Crioterapia no Tratamento das Lesões Esportivas. São Paulo: Manole, 2000

3-Starkey, C. Recursos Terapêuticos em Fisioterapia. São Paulo: Manole, 2001

COMPARTIR