Pregunta
13 may 2021 · 14:01

¿Cuáles son las adaptaciones arquitectónicas como consecuencia del entrenamiento de fuerza?

Específicamente quiero saber cuales son las adaptaciones a nivel de la longitud fascicular y ángulo de penacion como consecuencia del entrenamiento de la fuerza? Gracias.

AdaptacionesArquitectonicas
Fuerza
Respuesta
20 abr 2021 · 13:18
Juan José
Juan José González Badillo, PhD
Consejero Científico


                Longitud fascicular y Angulo de penacion 

Pues bien, la longitud del fascículo y el ángulo de penneación pueden cambiar con el entrenamiento de fuerza y otros tipos de entrenamiento no siempre llamados “de fuerza”.

Un entrenamiento de 14 semanas con cargas pesadas (4-6 series de 3-12RM) con ejercicios de los miembros inferiores produjo un aumento del ángulo de penneación del vasto lateral de entre 8 y 10,7 grados (Aagaard et al., 2001). Esto permitió que el AST de la fibra muscular y la fuerza contráctil mejoraran más (+16%) que el AST anatómica y el volumen (+10%). Se concluye que, en vivo, la morfología, la arquitectura y la capacidad contráctil del músculo humano penneado están relacionadas.

En un estudio realizado por Blazevich y col. (2007), entrenando los extensores de rodilla (concéntrica y excéntricamente), con extensión en régimen isocinético, en acción concéntrica a 30º/s, o en acción excéntrica, durante 10 semanas, con 4-6 series de 6- 12RM, se observó un aumento de la longitud del fascículo (6,3% con entrenamiento concéntrico y 3,1% con el excéntrico) a las 5 semanas, mientras que no aumentó de manera significativa en las siguientes 5 semanas. El ángulo de penneación aumentó un 11,5% de media en los dos tipos de entrenamiento en las primeras 5 semanas y un 17,9% en las 5 restantes. Se observa que las adaptaciones en longitud parecen producirse de manera muy rápida pero no de manera constante, mientras que el aumento progresivo angular se mantiene durante las 10 semanas de entrenamiento. El cambio angular fue unido al cambio en la hipertrofia. En tres meses de desentrenamiento se redujeron los efectos del entrenamiento pero no se volvió a los valores iniciales. El cambio de longitud del fascículo se asoció con los cambios en la curva ángulo-torque. Un 1% de aumento de la longitud del fascículo fue asociado con aproximadamente un 1% en el cambio de la relación torque-ángulo normalizada. Estos cambios pueden considerarse una clara evidencia de que las adaptaciones en la longitud del fascículo influyen directamente en la relación longitud-fuerza en los músculos humanos, y que el rango de movimiento de los ejercicios de entrenamiento es el factor que más influye en las adaptaciones del fascículo.

En un estudio llevado a cabo por (Abe, Kumagai, & Brechue, 2000), en todos los músculos, los especialistas en sprint (S) presentaron un ángulo de penneación similar a las personas no entrenadas (C), pero menor que los especialistas en carreras de fondo (R). La longitud del fascículo del vasto lateral (en términos absolutos y relativos a la longitud del miembro) fue mayor en los S y menor en R que en C. La longitud del fascículo del gemelo medio, también en términos absolutos y relativos a la longitud del miembro, fue mayor en los S que en R y en C, y estos dos últimos tuvieron valores similares. La longitud del fascículo del gemelo lateral, en términos absolutos y relativos, fue significativamente mayor en S que en R. Por tanto, la mayor longitud y menor ángulo de penneación de los S comparado con lo R podría favorecer la mayor velocidad de acortamiento que necesitan los S. Se propone que el tipo de entrenamiento del S produce una elongación del fascículo, pero realmente queda por dilucidar si esta arquitectura muscular es innata o se debe al entrenamiento. Por otra parte la aparente contradicción entre mayor masa muscular de los S y al mismo tiempo menor ángulo de penneación parece explicarse por el hecho de que el aumento de la longitud del fascículo por la práctica del entrenamiento compensa el efecto de la hipertrofia, manteniendo el valor del ángulo de penneación. La menor longitud del fascículo podría ser específica y útil para los R, ya que puede suponer una economía en los esfuerzos prolongados a velocidad absoluta media o baja, pues un mayor número de sarcómeras (mayor longitud de fibra), que no proporciona más fuerza, sino mayor velocidad de acortamiento, supone mayor gasto, porque cada sarcómera consume energía al contraerse. Por tanto fibras más acortadas permiten generar una fuerza suficiente y son más eficientes, lo que permite mayor rendimiento en esfuerzos prolongados (Blazevich.. 2006).

Este mismo grupo de investigadores (Kumagai et al., 2000) comprobó que el rendimiento dentro de los corredores de 100 m presenta relación positiva con la longitud del fascículo. Los sujetos de menos de 11 s en 100 m presentaron menor ángulo de penneación y mayor longitud de fascículo que los que corrían en tiempos comprendidos entre 11 y 11,7 s, y estos valores presentaron correlación con el rendimiento (r comprendida entre -0,4 y -0,57), Por tanto, parece que una mayor longitud del fascículo está asociada con un mejor rendimiento en sprint. Pero sigue la incógnita de si el mayor rendimiento y las características estructurales se deben al entrenamiento o a la herencia.

La mayor longitud del fascículo beneficia la velocidad de acortamiento muscular, mientras que una reducción del ángulo de penneación favorece la aplicación de fuerza (fuerza útil) de cada fibra muscular. Además, el aumento de la longitud de la fibra, como consecuencia de un aumento del número de sarcómeras en serie, modifica el rango durante el cual se puede aplicar fuerza. Por tanto, si el objetivo es alcanzar altos valores de velocidad en acciones de corta duración, un aumento de la longitud de la fibra muscular puede mejorar el rendimiento por cada una de las adaptaciones descritas: mayor velocidad de acortamiento por el aumento de la longitud, mayor fuerza / tensión sobre el tendón o mantenimiento de la eficiencia por la reducción o mantenimiento del ángulo de penneación y mayor rango de aplicación de fuerza por aumento de la variable longitud en la relación longitud-tensión/fuerza.