Curación de los ligamentos

El proceso de curación en el ligamento que ha sufrido un esguince sigue el mismo curso de reparación que otros tejidos vasculares. Inmediatamente después de la lesión y durante aproximadamente 72 horas hay una pérdida de sangre de los vasos dañados y una atracción de células inflamatorias hacia el área lesionada (Prentice, 2001).

Durante las 6 semanas siguientes, la proliferación vascular con el nuevo crecimiento capilar se empieza a producir, al mismo tiempo que la actividad fibroblástica, y como resultado se crea el coágulo de fibrina (Frank 1990, citado por Zachazewski, 1996). La síntesis de colágeno y sustancia fundamental de proteoglicanos, como constituyente de una matriz intracelular, contribuye a la proliferación de la cicatriz (Prentice, 2001). Inicialmente, las fibras de colágeno están ordenadas siguiendo un patrón de entrelazamiento fortuito muy escasamente organizado.

Resumiendo lo expuesto podríamos decir que los ligamentos cicatrizan a través de un mecanismo de regeneración, sellando el defecto mediante un tejido de colágeno con características similares a las del mismo ligamento lesionado.

Referencias

1. Prentice, Willams, Técnicas de Rehabilitación en Medicina deportiva, 2da Edición, Paidotribo, 1999.

2. Zachazewski, James. Athletic Injuries and Rehabilitation. Saunders company. 1996

COMPARTIR