Curación del cartílago

El proceso de curación de cartílago puede tomar dos caminos de acuerdo al tipo de daño experimentado.

Si la lesión involucra el hueso subcondral como es el caso de los traumatismos condrales únicos de gran magnitud , asociados a distintas lesiones ligamentarias frecuentes, como por ejemplo la lesión de los ligamentos cruzados de la rodilla o la lesión meniscal de la misma, existirá una respuesta inflamatoria que evolucionará en la formación de tejido de granulación y existirá una activación de los fibrocondrocitos presente en el cartílago que sintetizarán colágeno tipo I (Prentice, 2001).

Por otro lado, estas células tienen poca capacidad de producir proteoglicanos lo que conllevara a la curación del mismo con fibrocartílago con todas las características ya vistas del mismo.

Por el contrario si la lesión no involucra al hueso subcondral, y es pura del tejido cartilaginoso (típico de las lesiones por desgaste), es decir de traumatismos menores pero repetitivos, habrá poca respuesta inflamatoria, poca o ninguna activación de condorcitos, con la consecuencia de una mínima producción de colágeno y proteoglicanos, teniendo como resultado una lesión crónica que en la mayoría de los casos es de resolución quirúrgica.

Referencia

1- Prentice, Willams, Técnicas de Rehabilitación en Medicina deportiva, 3da Edición, Paidotribo, 2001

COMPARTIR