Después de tener la información, ¿qué hago con ella?

Después de tener la información, ¿qué hago con ella?

Uno de los aspectos relevantes del rendimiento en un equipo profesional pasa por saber gestionar la información que desde diferentes tecnologías se van generando cada jornada. Esta información llega a veces desde empresas ajenas al club que reportar análisis del rendimiento físico y técnico-táctico-estratégico de los equipos, como Mediacoach® o Instat®, habituales en los equipos profesionales de la Liga Española. Además más información es generada por los propios equipos y clubes intentando afinar en las ganancias que permitan optimizar el rendimiento en competición. Para ello, aplicaciones como el SportCode®, Dartfish® o NacSport® son algunas de las más utilizadas en el fútbol profesional.

Sin embargo, disponer de la información solo es el primer paso para conocer más sobre el rendimiento de los equipos. La competición no es fácil, el grado de igualdad es máximo y cualquier opción de gestionar la información podría resultar crucial en la necesidad de mejorar cada día. Conocer cómo se juega en la Liga donde compite el equipo, situándolo en la fotografía de la competición puede favorecer la emergencia de aportaciones que podrían incidir en la optimización del rendimiento. La idea que se quiere transmitir es que, como información es poder, convertir la información en conocimiento permitirá a los equipos a tomar decisiones sobre adaptaciones en la estrategia a adoptar para cambiar el rumbo de una dinámica de resultados negativos o a hacer adecuadas interpretaciones sobre los porqués del rendimiento actual del equipo y su evolución a lo largo del tiempo. Como muestra dos botones.

Primero, “dime cómo te colocas y te diré como juegas”. La distribución de los jugadores en el campo es un rasgo clave en el planteamiento que el equipo hace en la competición. La amplitud y profundidad adoptada por los equipos delatan una puesta en escena particular. No negamos la influencia que el lugar donde se disputa el partido, el nivel del oponente, la dinámica del resultado en el partido y un largo etc. condicionan esta fotografía. Pero estamos seguros que también esta tendencia ‘general’ (datos medios de los partidos) no es gratuita, si bien es verdad que conocer la dinámica interna de este comportamiento colectivo sería más enriquecedor. ¡Mira el gráfico! probablemente podrás localizar donde se sitúa tu equipo y sus rivales. Son datos de los 380 partidos disputados en la temporada pasada 2015-16. ¿Cómo esperas que se comportará el equipo en partidos posteriores con similares jugadores y cuerpo técnico?

Segundo, “corremos o nos pasamos”. El dicho popular de que si no sabes jugar tendrás que correr para tener alguna opción de rendimiento en fútbol es una verdad a medias. Si la correlación fuera lineal y negativa, más corro menos me paso o memos corro porque me paso más, la nube de puntos debería ir de más a menos en el gráfico siguiente. Sin embargo los puntos se distribuyen sin demasiado orden. Lo que es cierto es que algunos equipos juegan a pasarse más que otros. Otros sin embargo, apuestan por correr. La realidad apoya la tesitura que correr y pasar no son excluyentes y que los modelos de juego marcarán las preferencias del equipo. Nuevamente variables situaciones de cada partido condiciona los comportamientos del equipo, pero esto es solo para hacernos una idea. Puedes revisar la siguiente figura y localizar donde se sitúa tu equipo y sus rivales. Son datos de los 380 partidos disputados en la temporada pasada 2015-16. ¿Cómo esperas que se comportará el equipo en partidos posteriores con similares jugadores y cuerpo técnico?

Más información acerca de esta temática será desarrollada en el Curso de especialista en fútbol: planificar, intervenir y evaluar.

Julen Castellano

COMPARTIR