Dietas LCHF (Bajas en Carbohidratos y Altas en Grasas) y Rendimiento en Atletas de Elite.

Dietas LCHF (Bajas en Carbohidratos y Altas en Grasas) y Rendimiento en Atletas de Elite.

Traducimos esta nota de parte del famoso investigador Asker Jeukendrup sobre un tópico de reciente interés en la nutrición deportiva específica en aquellos eventos de larga duración. Les dejamos aquí el enlace al blog original: http://www.mysportscience.com/single-post/2016/12/...


LCHF (error en la edición de imagen) diet compared with high carb and periodised nutrition= Comparación entre la dieta LCHF, la dieta alta en carbohidratos y la nutrición periodizada; High carb= Dieta con elevado contenido de carbohidratos; Periodised= Dieta periodizada; LCHF= Dieta baja en carbohidratos; Before= Antes; After= Después; Reduced 10k perrormance in elite racewalkers with LCHF diet compared with High Carb and Periodized nutrition= Reducción en el rendimiento en 10K de caminadores de elite con la dieta LCHF en comparación con la dieta rica en carbohidratos y la nutrición periodizada

El tema de las dietas con bajo contenido de carbohidratos y alto contenido en grasas (LCHF) o dietas cetogénicas para los atletas sigue siendo muy debatido. Recientemente publiqué algunas reflexiones en un blog, pero hace unos días se publicó un documento en el prestigioso Journal of Physiology que estudia los efectos de diferentes dietas sobre el metabolismo y el rendimiento en los atletas de élite y una de estas dietas estudiadas fue la dieta LCHF.

El estudio se realizó en el Instituto Australiano de Deportes en la víspera de la temporada de atletismo de 2016, e incluyó las clasificatorias para los Juegos Olímpicos de Río 2016. Se llamó proyecto supernova.

En este estudio utilizaron atletas muy bien entrenados (21 caminantes) que seguían un programa de entrenamiento estructurado en bloques de 3 semanas. Los atletas fueron asignados a uno de los tres grupos dietarios. Algunos atletas completaron más de 1 bloque de entrenamiento y por lo tanto también más de 1 dieta.

1. Una dieta alta en carbohidratos: La composición global de macronutrientes estaba representada por 60-65% de energía proveniente de CHO, 15-20% de proteínas, 20% de grasas; Ingesta diaria similar de CHO, y los CHO fueron consumidos antes, durante y después de las sesiones de entrenamiento. La dieta representó las pautas de nutrición deportiva que se implementaron a partir de los años 90.

2. Disponibilidad de CHO periódica: La misma composición global de macronutrientes que la HCHO, pero distribuidos de manera diferente entre y dentro de los días, según las necesidades de combustible para el entrenamiento; y también se realizó la integración de algunas sesiones de entrenamiento realizadas con alta disponibilidad de CHO (glucógeno muscular alto, consumo de CHO durante la sesión) y otras sesiones con baja disponibilidad de CHO (bajo nivel de glucógeno pre-ejercicio, ayuno de toda la noche o recuperación de combustibles demorada después de la sesión). Esta estrategia representó las recomendaciones actuales y la evidencia disponible sobre los beneficios del entrenamiento estratégico con baja disponibilidad de CHO.

3. Una dieta de LCHF: Compuesta por 75-80% de grasas, 15-20% de proteínas, <50 g/día de CHO.

Las mediciones se realizaron antes y después de un período de 3 semanas e incluyeron medidas de rendimiento así como mediciones metabólicas.

El estudio demostró que NO se observaron beneficios por la implementación de una dieta cetogénica versus un enfoque de nutrición periódica o una dieta con elevado nivel de carbohidratos en atletas de resistencia de élite. De hecho, el rendimiento en ejercicios de alta intensidad no mejoró luego de 3 semanas de entrenamiento de alta intensidad en el grupo que siguió la dieta cetogénica, mientras que los atletas que consumieron las otras dietas experimentaron una mejora sustancial en el rendimiento.

El estudio también confirmó los descubrimientos preliminares de que la dieta LCHF puede producir una disminución en la economía. En otras palabras: se necesita más oxígeno para realizar la misma cantidad de trabajo.

El hallazgo consistente en todos los estudios de LCHF es que la oxidación de grasas aumenta cuando se reduce la ingesta de carbohidratos. Esto no es sorprendente ni nuevo, ya que se observó por primera vez en la década de 1920, y a partir de entonces se ha corroborado en numerosas oportunidades. La pregunta es, ¿es una ventaja? ¿o podría ser una desventaja?

Hay tres maneras de considerar el aumento en la oxidación de grasas. Uno puede observar un aumento en la oxidación de grasas a la luz de una mejora en la oxidación de grasas (generalmente se cree que esto es un efecto positivo). Esta es una interpretación muy frecuente pero no necesariamente es correcta.

Otra posibilidad es que el aumento de la oxidación de las grasas sea el resultado de alteraciones en la capacidad de oxidar los carbohidratos. Generalmente, tales alteraciones no serían una adaptación positiva porque se sabe que independientemente de cuánto tiempo el atleta haya estado consumiendo una dieta LCHF, en los ejercicios de alta intensidad se requiere carbohidratos como combustibles. Las grasas no pueden ser usadas anaeróbicamente.

Por supuesto también es posible que en intensidades moderadas, el origen del combustible no haga mucha diferencia. Esta es quizás la razón por la que en los ultra maratones vemos (donde la intensidad media es relativamente baja) que los atletas son exitosos con dietas muy altas en carbohidratos, así como dietas muy bajas en carbohidratos.

Entonces, ¿qué podemos concluir de todos los estudios publicados hasta la fecha?

• La oxidación de las grasas aumenta si reducimos los carbohidratos en la dieta

• Si privamos al cuerpo de carbohidratos se producen adaptaciones en el músculo que favorecen el metabolismo de las grasas y tales cambios se han observado incluso dentro de los 5 días. Algunas de las adaptaciones se producen rápidamente (otras pueden tomar más tiempo)

• No hay estudios bien controlados en seres humanos que demuestren beneficios para el rendimiento de la restricción de carbohidratos

Si usted es un atleta de élite y necesita competir en altas intensidades, la dieta LCHF no parece ser el camino a seguir. En su lugar, puede ser mejor periodizar la nutrición planificando estratégicamente la baja ingesta de carbohidratos y la alta ingesta de carbohidratos (aunque en este estudio ese enfoque no fue superior a la dieta con alto consumo de carbohidratos).

REFERENCIAS

Louise M Burke, Megan L Ross, Laura A Garvican‐Lewis, Marijke Welvaert, Ida A Heikura, Sara G Forbes, Joanne G Mirtschin, Louise E Cato, Nicki Strobel, Avish P Sharma, John A Hawley. Low Carbohydrate, High Fat diet impairs exercise economy and negates the performance benefit from intensified training in elite race walkers. Journal of Physiology Accepted manuscript online:23 December 2016

COMPARTIR