Diferencias de sexo en el entrenamiento de la fuerza: una revisión sistemática y un meta-análisis

Diferencias de sexo en el entrenamiento de la fuerza: una revisión sistemática y un meta-análisis

Está bien establecido que tanto hombres como mujeres pueden aumentar el tamaño muscular y la fuerza en respuesta al entrenamiento de la fuerza (EF) (Hubal 2005). Además, varios estudios han demostrado que el EF tiene múltiples beneficios para la salud general (Kelley 2009, Kowacevic 2018, Reimers 2018). Aunque no ha habido ningún estudio que use modelos de dosis-respuesta para determinar si los hombres y las mujeres responden de manera diferente al EF crónico, varios estudios han comparado las adaptaciones de hombres y mujeres usando el mismo protocolo de entrenamiento. Sin embargo, aún no está claro si hay adaptaciones específicas de sexo para el mismo entrenamiento.

En la mayoría de los estudios, los hombres aumentan la fuerza absoluta más que las mujeres. Sin embargo, algunos encuentran que el aumento relativo de la fuerza muscular y la hipertrofia son similares entre los sexos. No obstante, otros encuentran que las mujeres tienen un mayor aumento de fuerza relativa. En uno de los estudios más grandes hasta la fecha, Hubal y cols. (2005) encontraron que las mujeres tienen mayores aumentos de la fuerza relativa que los varones.

Una consideración clave al comparar las respuestas en hombres y mujeres es que los niveles de fuerza y tamaño muscular previos al entrenamiento son generalmente mayores en los hombres, independientemente del estado de entrenamiento (Alway 1989, Janssen 2000, Roth 2001). Otra serie bien conocida de diferencias entre hombres y mujeres son las hormonas, que pueden influir en la hipertrofia muscular y en las adaptaciones de la fuerza. También puede haber algunas diferencias en los tipos de ocupación que podrían causar diferencias en la fuerza basal. Sin embargo, actualmente no hay una revisión que reúna las principales diferencias entre sexos a nivel neuromuscular, muscular y hormonal en el contexto del EF.

Teniendo en cuenta la importancia de la fuerza y el tamaño muscular para la salud en general y el rendimiento del ejercicio, es importante comprender las diferencias de sexo en respuesta al EF si existen. Por lo tanto, recientemente, el Dr. Brandon de la Universidad de Alabama en Birmingham (EEUU), llevó a cabo una revisión donde se planteó el propósito de determinar si hay diferentes respuestas al EF para la fuerza o la hipertrofia en hombres y mujeres jóvenes y de mediana edad.

El protocolo se registró previamente con PROSPERO (CRD42018094276). Los meta-análisis se realizaron utilizando modelos de efectos aleatorios de varianza robusta para estructuras de datos de multi-nivel, con ajustes para muestras pequeñas usando paquete 'robumeta' en R. La significación estadística se estableció en P <0.05. El análisis de hipertrofia comprendió 12 resultados de 10 estudios sin diferencias significativas entre hombres y mujeres (tamaño del efecto [ES] = 0,07±0,06; P = 0,31; I2 = 0). El análisis de la fuerza de la parte superior del cuerpo comprendió 19 resultados de 17 estudios con un efecto significativo a favor de las mujeres (ES = -0,60±0,16; P = 0,002; I2 = 72,1). El análisis de la fuerza de la parte inferior del cuerpo comprendió 23 resultados de 23 estudios sin diferencias significativas entre sexos (ES = -0.21±0.16; P = 0.20; I2 = 74.7).

Se descubrió que los hombres y las mujeres se adaptaron al entrenamiento de la fuerza con tamaños de efecto similares para la hipertrofia y la fuerza de la parte inferior del cuerpo, pero las mujeres tuvieron un efecto mayor para la fuerza relativa de la parte superior del cuerpo. Dado el tamaño de efecto moderado que favorece a las mujeres en el análisis de la fuerza de la parte superior del cuerpo, es posible que las mujeres no entrenadas muestren una mayor capacidad para aumentar la fuerza de la parte superior del cuerpo que los hombres. Se requiere más investigación para aclarar por qué esta diferencia se produce sólo en la parte superior del cuerpo y si las diferencias se deben al aprendizaje neuronal, muscular, motor o son de corta duración los estudios incluidos.

Aplicaciones prácticas

Se requiere más investigación para aclarar por qué esta diferencia ocurre sólo en la parte superior del cuerpo y si las diferencias se deben a adaptaciones de aprendizaje neuronal, muscular o motor. En la práctica, es importante saber que tanto hombres como mujeres pueden aumentar considerablemente la fuerza y el tamaño muscular con EF. Debido a que hay una escasez de estudios que comparen múltiples programas de EF entre sexos, actualmente es difícil saber si la prescripción de ejercicio debe ser diferente entre los sexos.

SHARE