Efectos de la música preferida vs no preferida sobre el rendimiento del ejercicio de fuerza.

Efectos de la música preferida vs no preferida sobre el rendimiento del ejercicio de fuerza.
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

El ejercicio de fuerza es comúnmente practicado por personas que buscan aumentar la hipertrofia muscular, la resistencia, la potencia y la fuerza (Folland 2007). Esencial para estas adaptaciones son tanto el volumen como la intensidad del entrenamiento porque aumentarlos puede conducir a una mayor adaptación (Schoenfeld 20015 y 2017). Optimizar los regímenes de entrenamiento para maximizar estas facetas puede conducir a un mayor rendimiento. Por lo tanto, el uso de ayudas, sustancias o fenómenos ergogénicos que se cree que aumentan el rendimiento se ha vuelto popular para mejorar las técnicas de entrenamiento y puede variar desde sustancias como la cafeína y la creatina hasta influencias externas como la música (Atan 2013, Woolf 2008).

La música se ha estudiado extensamente y la evidencia apoya en gran medida el uso de la música como una ayuda ergogénica (Atan 2013, Bartolomei 2015, Edworthy 2006, Karageorghis 2009, Nakamura 2010). Muchos de estos estudios se han centrado en gran medida en actividades aeróbicas y basadas en la resistencia y, por lo general, informan una calificación disminuida de los niveles de esfuerzo percibido (RPE) durante el ejercicio (Potteiger 2000, Yamashita 2006). Por ejemplo, Potteiger y cols. (2000) informaron que el RPE periférico, central y general fue menor durante una prueba de ciclismo submáxima de 20 minutos mientras se escuchaba música. Juntos, estos estudios sugieren un "efecto de distracción" por el cual la música distrae la atención del ejercicio, que puede ser el mecanismo subyacente del uso de la música como ayuda ergogénica. Otros estudios también han informado cambios en el estado de ánimo y los niveles de motivación cuando la música se combina con ejercicio de resistencia, lo que también puede conducir a aumentos en el rendimiento (Elliott 2005, Hayakawa 2000). Sin embargo, hay resultados mixtos en el sentido de que algunas investigaciones no han encontrado ningún aumento en el rendimiento o incluso una disminución en el rendimiento, lo que deja la necesidad de realizar más estudios (Dorney 1992, Schwartz 1990). Aunque ha habido numerosos estudios de la música y su influencia en el rendimiento del ejercicio aeróbico, existe comparativamente menos literatura sobre la música y la influencia que tiene en el rendimiento del ejercicio de fuerza.

Algunos estudios sobre música, ejercicios de resistencia y de fuerza se han centrado en el efecto de las selecciones musicales predeterminadas y seleccionadas por uno mismo sobre el rendimiento. Por ejemplo, Karageorghis y cols. (1996) encontraron que la música estimulante predeterminada aumentaba la fuerza de agarre tanto en hombres como en mujeres, mientras que otros han informado que la música sedante predeterminada puede causar una disminución en el rendimiento de la fuerza (Pearce 1981). Estos estudios sugieren en gran medida que el tipo de música puede ser importante para determinar la mejora de la fuerza con la música. El efecto de la música autoseleccionada sobre el ejercicio de resistencia y de la fuerza ha sido investigado por múltiples grupos. Biagini y cols. (2012) informaron que escuchar música autoseleccionada versus ninguna música mejoraba el rendimiento agudo de potencia, pero no tuvo un efecto sobre las repeticiones de press de banco hasta el fallo. Por el contrario, Bartolomei y cols. (2015) informaron que la música autoseleccionada aumentaba las repeticiones del press de banco hasta el fallo sin aumentos en la fuerza máxima de 1 repetición (1MR) en comparación con la ausencia de música. En conjunto, estos efectos observados con la música seleccionada por uno mismo pueden deberse en parte a una mayor motivación y esfuerzo. Por lo tanto, según estas observaciones, la selección de la música puede desempeñar un papel importante a la hora de determinar si la música actúa como una ayuda ergogénica. Sin embargo, el efecto de la preferencia musical sobre la motivación junto con la potencia y la velocidad durante el ejercicio de fuerza no ha sido estudiada.

La preferencia musical y el rendimiento en el ejercicio se han estudiado en actividades de tipo aeróbico y han revelado resultados mixtos (Dyrlund 2008, Nakamura 2010). Nakamura y cols. (2010) informaron que las personas que escuchaban música preferida tenían una mayor duración del ejercicio durante el ciclismo y también un RPE más bajo en comparación con escuchar música no preferida. Sin embargo, otros estudios que comparan música preferida versus no preferida durante el ejercicio en cinta ergométrica no encontraron cambios en el RPE, el enfoque de atención y el disfrute del ejercicio (Dyrlund 2008). El contraste en estos hallazgos deja la necesidad de un mayor estudio de la preferencia musical y el rendimiento en el ejercicio. Además, actualmente se desconoce el efecto que tiene la música preferida frente a la no preferida sobre el rendimiento de los ejercicios de fuerza. Por lo tanto, recientemente el Dr. Christopher G. Ballmann de la Samford University (EEUU), llevó a cabo un estudio cuyo propósito fue investigar si escuchar música preferida o no preferida durante el ejercicio de fuerza influye en la motivación y el rendimiento.

Se reclutaron para ese estudio 12 sujetos varones en edad universitaria entrenados en fuerza (edad = 20.5±1.24 años, altura = 183.9±6.8 cm y masa corporal = 97.0±18.2 kg). En un diseño de estudio equilibrado dentro de los grupos, los sujetos escuchaban música preferida o no preferida durante una prueba de ejercicio de press de banco. Los sujetos completaron la mayor cantidad de repeticiones posible al 75% de su 1MR con la máxima intención explosiva. La potencia y la velocidad del movimiento de la barra se midieron durante las primeras 3 repeticiones utilizando un encoder de posición lineal. La motivación se midió mediante una escala analógica visual inmediatamente después del ejercicio. Cada prueba de ejercicio estuvo separada por un período de 48 horas.

Los resultados indican que escuchar la música preferida aumentó las repeticiones totales de press de banco completadas (p = 0.005; tamaño del efecto [ES] = 0.84). Durante las primeras 3 repeticiones, la velocidad media (p = 0.001; ES = 1.6), la potencia media relativa (p = 0.012; ES = 0.55), la velocidad máxima (p = 0.011; ES = 0.99) y la potencia máxima (p = 0.009; ES = 0.35) fueron más altos mientras escuchaban música preferida frente a música no preferida. Finalmente, la motivación durante el levantamiento (p<0.001; ES = 5.9) fue significativamente mayor al escuchar música preferida versus no preferida.

Estos hallazgos sugieren que escuchar la música preferida por el individuo da como resultado un mayor rendimiento que la música no preferida durante el ejercicio de fuerza. Los atletas pueden beneficiarse de la opción de escuchar su música preferida para aumentar la motivación y el rendimiento de los ejercicios de fuerza.

APLICACIONES PRÁCTICAS

La música es comúnmente escuchada durante el ejercicio tanto por atletas recreativos como competitivos. En muchos casos, la música se reproduce a través de un parlante en una sala o en el gimnasio. Aunque algunas de las personas que escuchan la música pueden preferir que se reproduzca, hay posibilidades de que algunos atletas no lo hagan. Estos datos sugieren que si el individuo no prefiere la música que está escuchando, su rendimiento puede ser más bajo que si estuviera escuchando la música que prefiere. Por lo tanto, los entrenadores y profesionales pueden considerar la posibilidad de permitir que los atletas escuchen su música preferida para mejorar su rendimiento.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias