Efectos del entrenamiento combinado de equilibrio y pliométrico sobre el rendimiento deportivo en jugadoras de baloncesto.

Efectos del entrenamiento combinado de equilibrio y pliométrico sobre el rendimiento deportivo en jugadoras de baloncesto.

El baloncesto se caracteriza por actividades que van desde correr y caminar de baja intensidad hasta sprints y saltos máximos. Algunos sprints cortos incluyen cambios rápidos de dirección y de velocidad, por lo que la agilidad es un componente importante de las habilidades necesarias para este deporte (Conte 2013).

Autores anteriores han recomendado tanto el entrenamiento pliométrico como el de equilibrio para mejorar la fuerza y la potencia muscular, y para disminuir la incidencia y gravedad de las lesiones relacionadas con el deporte (Faigenbaum 2007). La pliometría es una forma dinámica de entrenamiento de la fuerza con un ciclo de estiramiento-acortamiento rápido, que implica desplazamientos verticales y horizontales del centro de gravedad del individuo (Komi 1978). Los ejercicios compuestos incluyen saltar, brincar y rebotar, con acciones multiarticulares, fases excéntricas rápidas y contracciones musculares concéntricas de alta velocidad potenciadas por el reflejo de estiramiento (Bedoya 2015, Granacher 2015, Johnson 2011). Dicho entrenamiento es muy adecuado para mejorar la altura del salto vertical y la velocidad de carrera, la altura del salto con rebote, la agilidad y el equilibrio.

El equilibrio se puede definir como la capacidad de mantener el centro de gravedad del cuerpo sobre su base de apoyo; refleja acciones neuromusculares apropiadas en respuesta a señales visuales, vestibulares y somatosensoriales continuas (Boccolini 2013). Un buen equilibrio es un requisito previo para el éxito en casi todos los deportes; también mejora el rendimiento deportivo y tiene valor en la prevención de lesiones deportivas. Los jugadores de baloncesto deben abordar problemas de contacto físico y otras situaciones que desafían su equilibrio, como movimientos de torsión (particularmente del pie de pivote) durante los tiros en salto, rebotes ofensivos y defensivos, aceleraciones y desaceleraciones con cambios de dirección, penetraciones en el perímetro defensivo, bloqueo al rival y dribling (Boccolini 2013). Estas diversas acciones se realizan todas en un espacio limitado y requieren movimientos muy rápidos, una alta capacidad de coordinación y una fuerza adecuada (Boccolini 2013). Debido a que el equilibrio y la coordinación no están completamente desarrolladas en niños de ambos sexos (Payne 2005), es importante que se incorpore un entrenamiento específico del equilibrio en los programas para adolescentes (Behm 2008). Varios estudios han demostrado mejores puntuaciones en las pruebas relacionadas con el equilibrio con el entrenamiento del mismo (Granacher 2010). Gandevia (2001) indicó además que el entrenamiento del equilibrio podría mejorar la retroalimentación propioceptiva, resultando en una activación neuromuscular más rápida y mayor durante el ejercicio pliométrico. El entrenamiento del equilibrio puede servir para el entrenamiento pliométrico posterior mejorando la mecánica de caída y despegue (Hammami 2016). Además, el entrenamiento del equilibrio puede pre-acondicionar a un jugador para un régimen de fuerza posterior (Bruhn 2006).

Varios autores han ofrecido recientemente entrenamiento combinado pliométrico y de equilibrio en atletas jóvenes. Zemkova y Hamar (2010) demostraron que 6 semanas de entrenamiento combinado de agilidad y equilibrio mejoraron significativamente el equilibrio dinámico, la velocidad de carrera, la agilidad y el tiempo de contacto con el suelo durante un salto en caída (Drop Jump, DJ) en relación con un grupo que recibió sólo entrenamiento de la agilidad. Un programa combinado de 8 semanas de ejercicios de equilibrio y pliométricos también demostró ser superior a los ejercicios pliométricos sólos en términos de mejorar el rendimiento del sprint y la carrera de ida y vuelta (Bruhn 2006). Sin embargo, hasta donde se sabe, no ha habido estudios previos de equilibrio y pliométrico combinados en jugadoras de baloncesto adolescentes.

Por lo tanto, recientemente Yassine Negra, de la University of La Manouba (Túnez) llevó a cabo un estudio para tal fin, donde tuvo como objetivo examinar los efectos de reemplazar una parte del régimen de entrenamiento de baloncesto estándar por 8 semanas de entrenamiento combinado de equilibrio+pliométrico en jugadoras de baloncesto adolescentes. La hipótesis inicial era que el grupo experimental mostraría mayores ganancias en la aptitud física que un grupo de control que siguió el régimen estándar de entrenamiento de baloncesto.

Se asignaron al azar veintiséis jugadoras sanas de nivel regional a un grupo experimental (E; n = 16, edad = 16.4±0.5) o un grupo de control (C; n = 10, edad = 16.5±0.5). El grupo C mantuvo su programa normal de entrenamiento de baloncesto, mientras que durante 8 semanas el grupo E reemplazó una parte de su régimen estándar por sesiones de entrenamiento combinado quincenales. Las pruebas antes y después del entrenamiento incluyeron sentadilla con salto (SJ), salto con contramovimiento (CMJ), salto en caída (DJ), sprints de 5, 10 y 20 m, test de equilibrio Stork (SBT), test de equilibrio en Y (YBT) y la prueba de cambio de dirección de Illinois modificada (MICODT).

Los resultados no indicaron diferencias significativas entre los grupos en la altura del SJ y CMJ; sin embargo, el grupo E aumentó la altura de su DJ (p <0.05, d de Cohens = 0.11). No se encontraron diferencias significativas entre los grupos para el rendimiento del sprint o el SBT, pero el YBT dinámico tendió a una interacción grupal significativa (p = 0.087, d = 0.006). El análisis post hoc también mostró un aumento significativo del MICODT para el grupo E (Δ6.68%, p = 0.041, d = 0.084).

En resumen, la adición de 8 semanas de entrenamiento de equilibrio y pliométrico al entrenamiento de baloncesto regular durante la temporada demostró ser una intervención segura y factible que mejoró la altura, el equilibrio y la agilidad del DJ para las jugadoras de baloncesto adolescentes en relación con el régimen de entrenamiento de baloncesto estándar.

APLICACIONES PRÁCTICAS

El presente estudio muestra la viabilidad de incorporar un entrenamiento combinado de equilibrio y pliometría en un régimen de entrenamiento regular de baloncesto para jugadoras de baloncesto sub-17. Un programa de entrenamiento combinado mejora la altura, el equilibrio dinámico y la agilidad del DJ. Por otro lado, dicho entrenamiento es insuficiente para mejorar la altura del SJ o CMJ, o la velocidad de carrera. Por lo tanto, los presentes hallazgos deberían ayudar a los entrenadores y científicos del ejercicio en su búsqueda por optimizar las rutinas de entrenamiento diarias y mejorar el desempeño de las tareas críticas para el éxito de las jugadoras de baloncesto adolescentes.

SHARE